kissarmyw Kiss ArmyW

Él está esperando en la oscuridad de aquel callejón a su más deseada víctima. Smut Yoonmin OS MPreg


Hayran Kurgu Sadece 18 yaş üstü için.

#yoongi #jimin #homosexual #chicoxchico #yoongitop #jiminbottom #min-yoongi #park-jimin #secuestro #gay
362
4.9k GÖRÜNTÜLEME
Tamamlandı
okuma zamanı
AA Paylaş

K̶i̶d̶n̶a̶p̶p̶i̶n̶g̶

La primera vez que lo vio fue en aquella obra de teatro amateur en el centro de la ciudad, espectáculo al cual era aficionado y supo el momento exacto en el que trastocó su vida.
El joven actor debía arrodillarse al borde del escenario quedando muy cerca de la primera fila donde Yoongi. Sus ojos conectaron.
Con el paso del tiempo la sorpresa de sentirse extremadamente atraído hacia él creció al conocerlo un poco más.
Sus horas de espionaje dentro de su coche daban sus frutos.

Jimin, era su nombre y descubrió que era todo lo contrario a los hombres con los que había tenido alguna clase de relación.
Por su estatus siempre se vio rodeado de donceles superficiales, empoderados y snobs. Más preocupados por tener una vida perfecta en la redes y llenar sus armarios.
Dudaba que el joven si quiera se hubiera teñido el pelo alguna vez, ese negro ébano era tan natural que destilaba pureza. Se dejaba apenas el largo en el flequillo para tapar su tímida mirada, una dócil mirada. Sus prendas eran de colores sobrios, camisas, pantalones de pana y mocasines. Quizás alguna vez algún chaleco.
Era a sus ojos el ser más dulce e inocente que había visto jamás.

Y debía ser suyo.

Miró la hora. Agazapado en aquel callejón tras unas cajas, esperaba que Jimin pasara luego de ir a comprar sus dulces favoritos. Un antojo de altas horas de la noche.
Sabía que el tiempo era perfecto para sus noches de sofá, manta y té.
Yoongi sabía perfectamente que aquella noche sería la indicada, las personas que vivían con él habían ido a pasar el fin de semana a casa de unos familiares.

—No te muevas y ni pienses en gritar. Si lo haces podría irte muy mal, Jimin.— Fue bajando la mano que utilizó para tapar su boca, la otra aún la mantenía presionando su cuello.

— ¿C-cómo sabes mi nombre?

— Yo sé muchas cosas sobre ti, pequeño. Y esta noche tu sabrás muchas cosas sobre mi. — Jimin presionó con fuerza sus ojos y puñitos a las vez, al sentir como la caliente lengua recorría su cuello.

— No. No, por favor. — tembló en un pequeño llanto.

— Así me gusta. Que supliques. Ahora, vamos a tu casa.

Nervioso Jimin marcaba la clave de su casa. Ese hombre lo tenía totalmente a su merced y el arma que sobresalía de su chaqueta le mostraba qué clase de persona podría llegar a ser.
Dejó salir el aire con dolor cuando su espalda chocó contra la pared del recibidor, mantenía sus ojos cerrados, temblaba, sollozaba y presionaba como podía la pared como si pudiera aferrarse a ella.

— He traído algunos juguetes ¿Has utilizado alguna vez cuerdas en el sexo? — Jimin si quiera podía respirar de forma correcta como para responder algo, no levantaría la vista, no. — ¡Contéstame! — el pobre doncel se hizo pequeño en el lugar al sentir como pegó con fuerza a la pared junto a él ahogando un chillido. — Volveré a preguntártelo y espero por tu bien que me contestes ¿Has utilizado alguna vez cuerdas en el sexo? — sonrió al escuchar un débil "no" — siempre hay una primera vez para todo. Lo pasaremos tan bien, mi pequeño. Por lo menos yo, créeme que lo disfrutaré y mucho.

Inmovilizándolo por lo brazos arrastró a Jimin hasta la sala de estar siguiendo el camino de la entrada principal, al soltarlo cayó sobre el gran sofá que había en el centro de la estancia.

— No llores, nene. Guarda esas lágrimas para cuando lo bueno comience. — Jimin se apartó unos centímetro cuando Yoongi casi se abalanzó sobre él

— ¡No! ¡No, por favor! ¡Te daré lo que quieras! Pero...para...

— ¿Lo que yo quiera? — el doncel asintió — Yo te quiero a ti y esta noche serás enteramente mío. — Los botones de la camisa volaron al rededor al ser roto con sus propias manos, Jimin rogó nuevamente sin poder dejar de llorar.

— Para... para...

— Relájate, nene. Te va a gustar, te lo prometo. Lo que yo te haré, nadie jamás podrá hacerte sentir— Intentó calmar su respiración para no ahogarse con su propio llanto. Sintió algo extraño en sus mejillas y tardó unos escasos segundos para darse cuenta que era su captor lamiendo sus lágrimas. — Te haré llorar toda la noche, mi bebé — mordió sus labios con fuerza— pero de placer. Te haré llorar, gritar y me rogarás por más, Jimin. Porque alguien tan hermoso como tu se merece ser adorado, tu belleza es única y debe ser mía, competa y enteramente mía.

— Por favor... No me hagas nada... Detente.

— Será todo mucho más fácil si aceptas que esta noche te follaré como nadie te lo ha hecho. Rudo, fuerte y sucio.

—Nnn-

— Shhhh. Ahora, desnúdate.— le dijo con una media sonrisa socarrona, sabía que tenía el poder sobre el doncel y eso le excitaba en extremidad. La mezcla en sus ojos entre el miedo e ingenuidad chocaban directo en su miembro que vibraba en anticipación. Se puso recto frente a su presa y sin dudar deslizó su arma para apuntarlo quitando el seguro. — Desnúdate, Jimin.

Tragando pesado se puso de pie casi tambaleándose, terminó por quitarse la rota camisa. Tembló nuevamente cuando puso sus manos en el borde de sus pantalones. Con dos gruesas lágrimas desabrochó y bajó el cierre. Cerró sus ojos con fuerza mientras se bajaba con lentitud el pantalón. — Todo — dijo con voz lúgubre a la vez que daba un paso hacia él. Entendiendo lo que le pedía, con sus dedos pulgares calzó su ropa interior. — No, nene, no te tapes. Venga, aparta las manos, tonto.
Yoongi se relamió. Jimin sintió como lo escaneaba de arriba abajo, como disfrutaba tenerlo a su dádiva. Miró el arma sin saber qué vendría después. — Voy a dejarla a un lado pero no seas idiota, cualquier extraño movimiento y será lo último que harás en vida ¿Entendido? — Asintió

Fue amarrado con las cuerdas por sus manos y cuello desde su espalda, podía notar en la mirada de Yoongi, sabía bien lo que hacía y disfrutaba de ello.
Cuando lo tuvo nuevamente frente a él pudo observar que tenía entre sus manos parte de la cuerda. Con la derecha desabotonó el pantalón de su traje, miró hacia un costado cuando oyó el ruido del cierre. — Ahora, vas a mostrarme para que sirven esos voluptuosos labios. Nah, no me mires así. Estoy seguro que esa boquita de putita sabrá hacerme gozar. Porque lo harás ¿Verdad, Jimin? — Este no contestó, mantenía aún su vista a un costado de la habitación, hacia la ventana que daba a la calle. — ¡Contesta! — fue cuando su secuestrador tiró de la cuerda que aún mantenía en sus manos. Calló de rodillas. Asintió.
Delante de él tenía aquella gran erección, esta latía aclamando atención, su atención.
Antes de que siquiera pudiera negarse nuevamente, la soga presionó su cuello ahogándolo con levedad, pero captando el mensaje. — Mírame y no dejes de hacerlo. —

Despegó despacio sus labios mientras sus ojos se reflejaban uno en el otro. Casi titubeando fue metiendo aquella polla en su boca, lento, pero la impaciencia de Yoongi hizo presencia y forzó a que su víctima tragase su miembro entero.
Por un lado sujetaba a Jimin del pelo y por el otro presionaba con la cuerda. No dejaba que él se moviera, eran sus caderas las encargadas de entrar y salir de aquella deliciosa y caliente boca.— Joder, nene. Joder. No dejes de mirarme. — Se mordió el labio con fuerza y sin poder resistir más rompió la conexión de miradas echando su cabeza hacia atrás entre gemidos.
Eran roncos, casi como gruñidos que llenaban toda la sala de estar. — Joder con esa boca que tienes, nene.

Tiró de la cuerda despacio, lo suficiente para levantarlo y sin Jimin esperarlo lo pegó contra su cuerpo atrapándolo en un beso salvaje donde no hubo rincón de su boca sin recorrer con su fogosa lengua.
Chilló entre sus labios al sentir como sus grandes y huesudas manos aprisionaron su trasero. Amasó a placer, pero fue cuando dio con una de sus palmas a aquella redondez exquisita que su mirada se iluminó. La sonrisa con la que Jimin se encontró fue macabra e intentó soltarse sumido por el miedo que aquello le ocasionaba.
Nuevamente la cuerda tiró de él para esta vez caer sobre la piernas de Yoongi que se había sentado en el sofá.
Ahora su trasero era totalmente expuesto, sentía unas caricias sobre la suavidad de su piel y entonces una pesada mano cayó sobre él dando un fuerte golpe.
Gritó.

— ¡No! ¡Para! ¡Duele!

— Shhh, tranquilo nene, déjate llevar.

Fue un golpe, otro y otro. Yoongi se extasiaba al ver como sus manos marcaban aquella rosada piel. Acariciaba y nalgueaba. Le encantaba ver como rebotaba, firmes y ahora rojas. Quería morder y perderse allí, sí... Ese sería un buen plan. Joder que sí.
Dejó de castigarlo por un momento para apaciguar su piel con caricias que podrían pasar por dulces quizás en otra situación.
Recorrió con sus dedos su cuerpo, como si quisiera que sus dedos memorizaran cada centímetro de él.

— Espera... Que... ¿Qué haces? Espera... que...

Fueron dos dedos que entraron sin previo aviso hasta el final, Jimin sintió como si sus entrañas quemasen y entre gritos suplicó.
Yoongi movía su mano con fuerza y velocidad mientras lo ahorcaba, cuando Jimin estaba totalmente rojo aflojaba el amarre, para comenzar de nuevo luego, sentir el interior del doncel era casi mágico, si fuera por él metería la mano entera para escuchar aquellos gritos que taladraban su cabeza.
— ¿Aún me tomas como un depredador, Jimin? ¿Crees que no siento tu erección en mis piernas? Lo estás gozando, nene, creo que eres toda una putita. Estás muy duro, nene, muy duro. Te quiero follar tan mal. ¿Te duele que no sea suave? A mi me gusta así.
Al ponerlo de pie vio que nuevamente su rostro estaba húmedo por las lágrimas que caían, para él eran joyas, un tesoro que no compartiría con nadie. — ¿Son de placer o aún te niegas a esto? No me importa. Que no quieras, lo hace más divertido. Veremos que tal te parece esto.

Jimin abrió sus ojos con fuerza al sentir como su miembro era mordido, gritó otra vez pero su dolor fue apaciguado cuando Yoongi comenzó a hacerle una sonora felación. Sentía como la saliva corría por él, algunas mordidas y su trasero siendo presionado con fuerza. No pudo más, se resistió pero no pudo hacerlo.
Comenzó a gemir.

— Así, muy bien, disfrútalo, nene, grítalo, gózalo.— nuevamente llevó su mano a la fruncida entrada y esta vez fueron tres dedos que entraron de prepo, fue una mezcla entre dolor y placer lo que retumbó entre las cuatro paredes, era demasiado para él debía negarse, tenía que negarse y sin embargo su cuerpo lo traicionó moviendo sus caderas. Presionaba contra su boca, presionaba contra sus dedos, lloraba y ahora era él el que no sabía por qué.
Se repetía que no así mismo una y otra vez al darse cuenta que era lo que sucedería en cualquier momento. Sus piernas estaban por ceder, lo sabía, lo sentía, mordió con fuerza su labio y descargó toda su esencia en la boca de aquel hombre que lo tenía sometido.

— Eres delicioso. Mírate, mira esa cara, pude sentir que fue el mejor puto orgasmo que has tenido en tu jodida vida. Voy a follarte, nene. Voy a follarte ahora y duro. — sin un ápice de dulzura presionando la cuerda que rodeaba lo tiró al sofá, pasando su mano por su vientre lo acomodó colándolo en cuatro, dispuesto para él. Todo ese cuerpo entre cuerdas era enteramente para él. — No creas que voy siquiera a prepararte, me gusta oírte gritar —

— ¿Qué? ¡No! Espera ¡N- Ahhhh!

Los golpeteos de las pieles que chocaban entre sí eran arrítmicas, Yoongi sentía que desfallecería al estar dentro de semejante manjar, hubiera jurado que tendría hasta un orgasmo mental al escuchar aquellos quejidos salir de rehén.

— ¡Sí! ¡Sí! ¡Voy a acabar, nene! ¡Voy a acabar dentro tuyo! ¡Siéntelo! ¡Siéntelo fuer...-

— Yoongi: Púrpura.

— Pero, pero, pero...

— Yoongi para, es mi padre el que llama. Ponme el teléfono en la oreja. ¡Yoongi!

— Aysss ¡Está bien!

Con un dolor de huevos muy importante se estiró apartando el arma y tomando el teléfono de Jimin haciendo lo que él le había pedido.

— Papá, hola, ¿todo bien? ¿Cómo? ¿Pero están bien? ¿Qué? Ok, ok, ya vamos. Desátame, mi amor, Bangchan se ha peleado con Soobin y ahora quieren volver a casa.

— ¿Se han hecho daño? — preguntó mientras desataba a su esposo de muy mal humor — era nuestro fin de semana...

— Ays, quita esa cara de gatito enfurruñado, ayer ya te quitaste las ganas disfrazándome de Lux.

— Ya, ya... Vamos a buscar a tus hijos.

— Claro, ahora son míos nada más... Venga...si cambias de cara ... quizás el mes que viene cuando vayan nuevamente con mis padres...me pierda y necesite de la policía — le dijo guiándole el ojo y saliendo de allí. Yoongi se mordió el labio y sonrió sintiéndose afortunado de tener como esposo a ese dulce y sobrio chico que conoció una tarde de teatro.

------------------------

Espero que les haya gustado!!!! ;)

25 Ocak 2023 22:13:19 7 Rapor Yerleştirmek Hikayeyi takip edin
163
Son

Yazarla tanışın

Yorum yap

İleti!
Snake Luv Snake Luv
Me tenía un susto bien c*bron luego me quedé agarrando de señal y me reí que buen fic JAJAJAJAJAJ
Gab Gab Gab Gab
la tranquilidad y la risa q me metí cuando dijo la palabra de seguridad ajfhksh, dios jajsjjs
February 10, 2023, 14:55

  • alexa alexa
    Ay si, sentí que se me quitó un peso de encima February 20, 2023, 14:39
PL Park Lovely
Respire cuando dijo su palabra de seguridad jaja
February 09, 2023, 06:59
Minie Moonie Minie Moonie
No esperaba ese finaaaaal, pero 10/10 AAAAA ♡♡
February 01, 2023, 02:45
Gabriela Franco Gabriela Franco
Jajajjajaja que desilusión!!! Jajajjajaja me cambiaron el escenario... Me gustó mucho...
January 26, 2023, 01:32

  • Kiss ArmyW Kiss ArmyW
    Gracias a ti por leer!!!! ♥ January 27, 2023, 18:46
~