1566617928 Francisco Rivera

Cuando el estado de inteligencia excede sus propios límites, no hay poder humano que lo aclare con justa inteligencia... ¿Gusta el lector, acompañarnos para averiguarlo...? Y, otras historias distantes...


Mizah hiciv Yalnızca 21 yaş üstü (yetişkinler) için.

#historias-distantes #concurso #envidia #belleza #más-cuentos
Kısa Hikaye
9
25.5k GÖRÜNTÜLEME
Devam etmekte
okuma zamanı
AA Paylaş

Declaraciones y otros cuentos...

Declaraciones


En cierto concurso de belleza llega el momento de calificar las características de propia de la inteligencia femenina antes que las beldades físicas y anatómicas de las concursantes, no obstante, los jueces ribetean sus argumentos de suficiencia para declarar una pretendida convicción personal que impacte ante el público asistente y deje a las participantes de pasarela con un palmo de narices respecto a lo que ellos cualifican como sorprendente.

Los expertos del panel de la presente emisión del certamen de Miss Universo debaten en medio de cuchicheos nerviosos sobre si tales rasgos pueden ser susceptibles de análisis cuantitativo.


Para una jueza, por ejemplo, bastante madura y experimentada, ser mujer, exhibirse en bañador sin evitar remarcas corporales de lo que las concursantes muestran con desenfado en sus recorridos, las hace poseedoras de un punto más que aquellas que ya han desfilado o la de las demás quienes están a punto de hacerlo en minutos posteriores.

El resto de las chicas, confiadas en sus palmitos como fuente de surtidor, se disponen a provocar los más vivos andares para complacer las miradas escrutadoras de los varones calificados para esos asuntos.


No obstante, las percepciones de las damas del jurado, en cambio, no se decantan por la evidente belleza natural y física.

Advierten entre sí cuando alguna participante muestra alteraciones del cuerpo al tratar de impresionar al respetable auditorio en el momento de mostrar la simetría de sus cuerpos, libres de supuestas correcciones a imperfecciones corporales bajo sofisticadas técnicas de cirugía estética que casi evidencian descalificaciones probables entre las restantes concursantes.


Pero cuando Eva pasa bajo otro nombre un tanto más prosaico, muestra cuánto Dios le otorga...

Sin reclamo de la acción sobrenatural, los analistas hallan un placer indescriptible desde el arranque de su recorrido.


Ella, muy conveniente y con un velo de impúdico recato, mientras la miran, detecta obvia concupiscencia al descubierto desde esas miradas interesadas de todos los expertos en el tema e intuye en que convienen hacer señal de caro favor directo sobre tal beldad inenarrable.

Así, cada cual mira y obtiene lo que agrega a su propia lista durante esa fase del concurso.


Quemado el Espíritu de Dios en ese enredo de vanidades, Él, no obstante, dispone cegarlos de modo literal y tácito, para que aprendan a ser justos.

Por parte de las jueces mujeres, en cambio, cada una es reducida al despojo de mejores razonamientos lo que extravía toda certeza femenina desde el momento en que quedan transformadas en serpientes e incluso las deja enredadas y condenadas a la atención de ocupaciones más triviales sin necesidad de poner un alto a su talento intrigante, más no así a su inveterada envidia.


Resuelto ese par de dilemas entre ellas, algunas de las no finalistas se dan a la tarea de lucrar con la resolución de vagos y ajenos enigmas.

En tanto que otras, por ejemplo, solo acceden a trabajar unos cuántos acertijos de comunión y dominio público convertidos en cuenta de suertes de destino, amores y traiciones de pareja.


Pero, en esa existencia de la Viña del Señor, hay de todo, y se acomoda a un equilibrio frágil, donde cada juez experto debuta como descifrador táctil de petroglifos, relieves y bajorrelieves de notoria antigüedad que sirven para maldita la cosa a los estudiosos del pasado, sin ponerse de acuerdo si uno u otro es más antiguo que aquello recién descubierto.

Así, desempeñan una actividad personal sometida el constante descubrir evidencias en catafalcos enterrado bajo ardientes arenas desérticas.


Otros, apenas ayer muy cualificados y sobresalientes, solucionan sus vidas a partir de sus ingentes deseos por acarrear sobrevivencias personales en medio de las mayores penas que se pueda imaginar, pasando, así, a ser agoreros del porvenir.

Luego, a través de una perspicacia conjunta y extranatural, abandonan sus puestos de jueceo y aprenden a sobrevivir como mejor pueden, sin ser aceptados en lo sucesivo a siguientes concursos anuales.


Pero hay una salvedad en ese asunto.

Reservarse el derecho de opinar sobre quién debe ser la siguiente belleza del certamen que resulte triunfadora.


Finalmente, con la garantía de poder vivir un tiempo más para contarlo, aunque con menores penalidades que las que hasta entonces continúan llevando, se asumen en acomodadores de asientos reservados para un público elitista de cada certamen que abarrotan cada espacio, y sienten el desprecio de la indiferencia a cómo cuando eran jueces de certámenes y les importaba un comino lo que ocurriera a sus entonces infatuadas espaldas y celosa labor a golpe de vista en ese escenario de lucimiento personal, jactancioso y pueril humano.


CONTINUACIÓN:

CONTEXTOS

21 Aralık 2021 00:47 0 Rapor Yerleştirmek Hikayeyi takip edin
4
Sonraki bölümü okuyun Contextos: Mortecina.

Yorum yap

İleti!
Henüz yorum yok. Bir şeyler söyleyen ilk kişi ol!
~

Okumaktan zevk alıyor musun?

Hey! Hala var 15 bu hikayede kalan bölümler.
Okumaya devam etmek için lütfen kaydolun veya giriş yapın. Bedava!