0
74 GÖRÜNTÜLEME
AA Paylaş

Navarra


Hay un hecho que debe ser tenido en cuenta, puesto en perspectiva. Navarra fue un Reino hasta la invasión castellano-aragonesa de 1512.


La constitución de esta comunidad política fue una evolución del antiguo Ducado de Vasconia hasta la constitución del Reino propiamente dicho. La Navarra histórica medieval como entidad estatal surge de la pugna de dos poderes mayores: El Emirato o Califato de Córdoba y el Imperio Carolingio franco. Navarra a veces intenta escapar del tributo y vasallaje a Córdoba, a veces sirve de parachoques contra los intentos de expansión hacia el sur y el oeste de Carlomagno y sus descendientes. Pamplona será capital y centro de poder, en una zona en la que se hablan varias lenguas pero los vasco hablantes tienen un importante peso.


Aunque esta etapa histórica es poco conocida, el territorio de Navarra sufrió invasiones musulmanas tras la entrada de las tribus norteafricanas en la península a partir del año 711. La región sirvió de dique de contención de las invasiones moras junto a otras zonas pirenaicas. La misma función de resistencia y comienzo de reconquista que Asturias.


La posición respecto a los carolingios es dual. A veces se alían con ellos para mantener este sistema de contención contra los musulmanes. En otras ocasiones los francos son considerados invasores y son enfrentados y rechazados como tales. Este es el contexto de la batalla de Roncesvalles, en euskera Orreaga (ano 778), en la que Roland y otros caballeros francos son derrotados.


Navarra como Reino tuvo sus épocas de vigor y expansión. Dos de las capitales vascas, Vitoria y San Sebastián/Donosti son fundaciones del Rey Sancho VI de Navarra, conocido como el Sabio.


De nuevo cogida entre dos fuegos, el aragonés, después castellano-aragonés y la presión francesa Navarra sucumbe a las fuerzas de las armas de Fernando el Católico en 1512, fecha trascendental para esta tierra.



Sigue después el tormentoso ínterim hasta 1530, en el que lucha desesperadamente por recobrar su independencia. A partir de ahí comienza su desmembramiento y división entre España y Francia.


Por su condición de Reino fue un estado y como tal un sujeto de derecho internacional, en esa época arbitrado fundamentalmente por Roma y el Papado.


Esta estatalidad navarra es la única que han alcanzado los territorios habitados por vascos en toda su historia.


Esta singularidad ha quedado registrada en los rasgos de la tierra: Una forma propia de románico, una traducción legal y jurídica. Peor suerte ha corrido la parte que quedó en suelo francés, sometida a la presión centralista de los Reyes de Francia y a la potente y forzosamente ejecutada homogeneización impuesta después de la revolución francesa de 1789.


Cuando los navarros de la parte oeste/sur de los Pirineos fueron incorporados a la corona de Castilla libraron y ganaron una batalla que ha sido salvaguarda de su identidad y sus derechos a lo largo de cinco siglos. Juraron como súbditos, no como como vasallos y los Reyes de Castilla juraron respetar sus fueros.


De esta manera han logrado mantener una posición privilegiada en la historia legal y constitucional española. A la altura de 2021 Navarra sigue siendo comunidad foral dentro del estado autonómico español construido legalmente sobre la base de la Constitución de 1978.


07 Haziran 2021 21:33:53 0 Rapor Yerleştirmek 0
~

Loyola, Javier y la Misión espiritual en Asia


El vasco es emprendedor, aventurero. Le gusta abrir ruta, ser pionero. Los forjadores de caminos, en su empresa, comunican dos o más orillas.






En toda expedición, en cualquier viaje hay un intercambio. El que llega porta algo. La tierra a la que arriva le aportará algo, con frecuencia de manera imperceptible, que llevará consigo en su camino de vuelta.


La Compañía de Jesús nació con la vocación de ser una orden predicadora y llevar el catolicismo romano a Oriente, primero a Tierra Santa, después a la India, Japón y a las puertas de China más tarde.




En el núcleo de hombres que terminaron fundando la orden destacan dos personalidades, dos vascos universales, un guipuzcoano y un navarro, Ignacio de Loyola y Francisco Jasso Azpilicueta, que pasaría a la posteridad como Francisco Javier.


Iñigo López de Loyola nació en una familia aristocrática vasca. Fue militar el primer tramo de su vida y está impronta le marcaría en su vida posterior. Educado en la disciplina y la obediencia marciales, este rasgo marcó la organización de los jesuitas desde su mismo nacimiento. El futuro fundador era un hombre determinado. Cuando combatió lo hizo con arrojo y hasta el final, dando muestras de liderazgo y con alma de capitán.


En el momento en el que sintió la llamada religiosa, se entregó de la misma forma apasionada, integral.


Loyola sintió de manera imperiosa visitar Tierra Santa. Está peregrinación aumentó su carisma y el ímpetu de construir su orden. Siempre con su trasfondo militar, completado como hombre, místico y religioso se hallaba entonces en la disposición de construir su Compañía de Jesús.


En los ejercicios espirituales de Loyola hay elementos de budismo y meditación zen. Esta obra es de una importancia trascendental, uno de los grandes logros espirituales del siglo XVI y es una guía útil para todos aquellos que se inician en el camino de la búsqueda espiritual, católicos o no, creyentes en un Dios único o no.


La misión inacabada de su íntimo amigo y discípulo Francisco Xavier fue llevar el catolicismo a la India y a China. Su etapa intermedia sería Cipango, Japón. Moriría a las puertas de la China continental, habiendo llegado a una de las islas que son su antesala. Pero la envergadura de su periplo como misionero, de Mozambique a la India Portuguesa, y desde ahí a las Molucas y Japón es impresionante. Javier predica, pero también aprende idiomas y tradiciones culturales para llegar a los pueblos que intenta convertirE. Es uno de los grandes mediadores entre Occidente y Oriente en la era dorada de la navegación e interconexión del mundo que se inicia con el descubrimiento de América y el perfeccionamiento de la técnica naval que desencadena. Es una forma de globalización, que es mercantil, comercial, pero que lo es también en la circulación de ideas y patrimonios espirituales.


En su juventud Javier perdió una patria, Navarra, por la invasión castellano-aragonesa de 1512 y el posterior reparto del reino entre la futura España y Francia. Habiendo escogido la vida religiosa, entraría en contacto con Ignacio de Loyola y ambos fueron parte del grupo fundacional de la Compañía de Jesús.


Hay una paradoja en la vida de estos dos hombres. En su juventud como hombre de armas, Iñigo de Loyola, encuadrado en las tropas guipuzcoanas y con estas bajo estandartes castellanos combatió contra los hermanos mayores de Javier, navarros que aliados con los reyes franceses intentaban reconquistar su patria.


Perdida una patria física, terrenal, el navarro se entregó en cuerpo y alma a la predicación de otra patria, de otro dominio, este espiritual. Aunque al principio Loyola y Javier parecían destinados a la enemistad por las heridas y divisiones de la Guerra terminaron forjando una gran amistad y el Navarro acabó siendo algo así como un discípulo predilecto.


Francisco Javier tiene una vida corta, 46 anos, pero intensa y con sentido. Sus aventuras por el Índico y el Lejano Oriente bien podrían ser el sueno de un aventurero, un nómada, un bohemio.


Es una pieza importante, un forjador de nodos es un mundo que empieza a hacerse más pequeño, más conectado.


Loyola y Javier son parte, en el ámbito del espíritu de una larga tradición de vascos, marineros, aventureros, comerciantes, predicadores que unieron puntos distantes en un mapa.



06 Haziran 2021 21:33:34 0 Rapor Yerleştirmek 0
~

Emigración y Diáspora


Hay una dualidad, una contracción sólo aparente en los vascos. Aman profundamente su tierra, tienen un vínculo muy fuerte con ella. Pero durante siglos la han abandonado para buscar fortuna, a veces por necesidad, a veces por algo también muy vasco: el espíritu emprendedor, aventurero.


Del lado de la necesidad, las oportunidades han sido limitadas en la tierra vasca, en Euski Herría. Son provincias, territorios pequeños. Y además, por las leyes del derecho hereditario quienes ostentaban el Mayorazgo, la condición de hermano mayor y heredero se quedaban con la parte del león, excluyendo a los hermanos o hermanas segundones.


Con esta desigualdad de partida quienes no encontraban medios de vida o ambicionaban mejores oportunidades se veían abocados o tentados de buscar vida allende el terruño.


Vascos españoles y franceses se desparramaron de esta manera por el orbe, a veces dentro de las fronteras de estos estados, con frecuencia en ultramar.


Cuando el periodista y escritor alemán Kurt Tucholsky visita la navarra francesa en 1925 observa que es virtualmente imposible encontrar un linaje completo. Siempre falta algún miembro, algún hermano, primo, sobrino. Y éste que falta, en esa época, está en su mayor parte en América, ya sea en la latina de lengua española, algunos en América del Norte como pastores, marinos, ingenieros, en cualquier oficio o medio de vida que haya aprendido.


De este doble impulso de la necesidad y el espíritu aventurero ha salido una larga estirpe de marinos, aventureros, exploradores, empresarios. En su estancia en la Baja Navarra Tucholsky observaciones con cierta diversión que pese a la abundancia de gendarmes y carabineros la práctica del contrabando hacia la frontera española está muy extendida. El vasco busca vida, se busca la vida.


Este individualismo ácrata está magníficamente retratado en uno de los mejores escritores que ha dado la tierra, Pío Baroja. Varios de sus personajes mejor retratados son individuos que viven al margen de la norma o la desafían abiertamente. Esta determinación interna, la obstinación en fijar un objetivo, una idea y en perseverar en ejecutarla es otra rasgo muy habitual en el universo vascuence.

21 Mayıs 2021 21:05:57 0 Rapor Yerleştirmek 0
~

Metafísica de Lope de Aguirre y la expedición a El Dorado


El paisaje de las tierras vascas ejerce una extraña fascinación, que va desde la admiración por un espacio pastoral, sublime hasta un toque tenebroso, intimidante, allí donde se muestra más agreste, entre luces y brumas, piedra, agua y montaña, mar, piedra y risco.


La zona de montaña pirenaica de Navarra es de una belleza subyugante. El terreno que encontramos remontantando el país del Bidasoa desde que se acerca a Irún es mágico. Cuando llega a Irún, el río está en su tramo final. Desde ahí verterá sus aguas entre Fuenterrabia (u Hondarribia, en clave vascuence) y Hendaya en el Atlántico, o cantábrico, o en el Golfo de Gascuña, como lo llaman en Francia, o Golfo de Vizcaya como lo llamamos en castellano. El río y el espacio son el mismo, los nombres son subjetivos, una mera cuestión de perspectiva.


Hacia arriba, en la montaña navarra, con su severidad y su belleza el río discurre entre los valles encantados, una tierra hermosa, pintoresca, telúrica en sus contrastes de sol y niebla. Cruza el valle de Bértiz ( en euskera, Bertizarana). En su parte más alta al río le llaman Baztán, al atravesar este valle, ya pegado a la muga o frontera con Francia.


En el Baztán nació Pedro de Ursúa, el aventurero y conquistador que dirigió la expedición en busca de El Dorado tras una primera expedición de reconocimiento realizada años antes por Francisco de Orellana. Ursúa era un Caballero para el estándar de la época. Perteneciente a una familia de la nobleza vascohablante navarra, su condición de hermano segundón le privaba de derecho a herencia. Con un solo camino natural en España, hacerse sacerdote, marchó a América a buscar su fortuna.


Ursúa fue asesinado por Lope de Aguirre, un guipuzcoano de Oñate, en gran parte psicológicamente su reverso. Aguirre, aunque sea por una razón tétrica, por su crueldad y su demencia es uno de los vascos más populares, más famosos de todos los tiempos. Ursúa siente la tentación del oro. Aguirre la siente con más fuerza, de manera fáustica. Le mueve la impaciencia, la codicia y su propio desequilibrio interno. La obsesión por el fin a lograr, la hostilidad del medio amazónico con sus fiebres y sus peligros ocultos, la persecución de los indios río abajo le exasperan hasta que estallan su maldad y su demencia, su crueldad y su pathos destructivo.


El Dorado no es un espacio físico, real. Es una creación de la mente , el impulso trastornado de que el deseo se haga realidad, como los espejismos de agua en el desierto. Es una Metarealidad: Lo que queremos que sea, no lo que en realidad es.




Pero hay y ha habido muchos Aguirres en todos los tiempos. Es la encarnación de un tipo universal, el desquiciado amoral para el que el fin justifica los medios. Aguirre es con respecto a la codicia lo que Macbeth a la obsesión por el poder. Ambos recurrirán al asesinato para lograr su objetivo, ambos desencadenarán un ciclo de violencia, ruina y muerte.


Mientras tanto, siglos después de la aventura amazónica de Lope de Aguirre y de que Shakespeare recreara el personaje de Machbeth, el Bidasoa, en su nacimiento y parte alta llamado Baztán sigue fluyendo tranquilo entre Navarra y Guipúzcoa, camino del mar.



18 Mayıs 2021 21:22:42 0 Rapor Yerleştirmek 0
~
Daha fazla oku Başlangıç sayfası 1