anathymic_5683 Isabel Orozco

Romance, drama, muerte y tragedia. Solo queda sobrevivir a cualquier costo.


Драма Всех возростов.

#258 #381 #385 #316
0
1.6k ПРОСМОТРОВ
В процессе - Новая глава Каждый четверг
reading time
AA Поделиться

Parte 1

Erika

Capitulo uno

La muerte nos rodea.

Los disparos nos aturden.

La desesperación se ha apoderado de todo en nuestras vidas, si es que se le puede llamar a esto vivir.

Hacía años que el aire estaba impregnado por este olor metálico, un olor que quemaba. A sangre, a muerte o a fuego. Un olor que siempre traía consigo nuestros peores miedos vueltos realidad, que traía recuerdos de dolor, tristeza, desesperación y agonía inagotables.

De los últimos cinco miembros que quedaban del gremio, tres estaban detrás de mí. Apenas y podía sostener la Browning GP-34 que tenía en la mano derecha, tratando de controlar los nervios y el temblor, sacudiendo la estructura interna del arma haciéndola sonar como una tormenta de granizo. Siempre que tenía este temblor incontrolable temía que el arma se fuera a disparar de la nada, o que simplemente se me resbalara de las manos y por alguna razón ya no fuera capaz de sostenerla.

Quedaban aproximadamente siete balas en el cartucho con el que estaba cargada y sabía que con la sangre y el sudor en mis dedos sería más difícil tener que volver a cambiar las municiones, retrasándome y poniéndonos en riesgo a mis compañeros y a mí.

Klein estaba herido. Con heridas de bala en la pierna y en el hombro no habría logrado salvarse de no habernos escondido detrás de un enorme auto abollado y volteado de cabeza. Clark lo había amordazado con su propia camiseta y sostenía su mano mientras le decía al oído que resistiera solo un poco más. Joseph cuidaba del otro extremo del vehículo, tan severo y quieto como de costumbre, denotando una seguridad y una calma tan desconcertantes que resultaban inquietantes la mayoría de las veces. Solo esperaban mi señal para escapar en cuento encontrara la oportunidad perfecta, talvez cuando los imbéciles a unos metros de nosotros coincidentemente tuvieran que recargar al mismo tiempo. Las probabilidades eran casi nulas, pero en alguno momento veríamos una ventana y entonces podríamos salir de ahí.

Según lo que habíamos logrado observar, eran al menos dos hombres con dos o tres armas de fuego cada uno, sin embargo, no sabíamos si contaban con algún arma blanca, cuchillos, navajas, habíamos llegado a toparnos con gente que incluso llevaba destornilladores como último recurso. Pero, tenía la seguridad de que esos insectos habían robado al menos cuatro granadas de los siete cadáveres que había a su alrededor.

La Primera Guerra Mundial había comenzado hacía varios años atrás. No, no estamos en 1914. Esta guerra sin precedentes ha opacado sin lugar a duda a cualquier otro conflicto bélico que pudo haber existido en la historia de la humanidad. No se trataba de un enfrentamiento entre dos naciones, sino que todo el mundo se había sumergido en este lío. De pronto las personas se tornaron unas contra otras para probar quienes eran los más hábiles, fuertes y con mejor instinto de supervivencia. Ahora ser útil era ser despiadado, no vacilar en hacer lo necesario para sobrevivir, a cualquier costo.

En resumen, la humanidad era parte de una prueba absurda de la que aproximadamente veinticinco mil gremios en los que se había dividido el mundo de quinientos millones que había originalmente, sobrevivirían para reconstruir la sociedad. De ocho mil millones de habitantes que había al inicio de la guerra quedamos menos de quinientos mil, pero estas cifras no son razón suficiente para detener el conflicto.

Las personas se dividieron en gremios, ninguno con un número determinado de miembros, incluso llegaron a haber gremios de tres personas. Algunos decidieron asignarse un nombre en lugar del número con el que se les registró hace años, uno entre aproximadamente quinientos millones de números.

¿Cómo se registraron estos gremios? Simple. Una vez reunidos, la persona de mayor edad en cada grupo sería llevada a un centro de eutanasia. Hay que considerar que la persona de mayor edad no necesariamente debía ser de la tercera edad. En nuestro caso, ella tenía cuarenta y tres años. Viuda y con un hijo, las patrullas se la llevaron al centro de eutanasia sin darle la oportunidad de despedirse.

Nueve años, cuatro meses, tres semanas y cinco días después hemos perdido a nuestras familias, a nuestros seres queridos, nuestros hogares. Cada día muere una parte de nosotros. Cada día es todavía más difícil encontrar un poco de esperanza, esperanza que nos haga sentir miedo cada vez que salimos, porque aún queremos vivir porque en el fondo creemos que todo habrá valido la pena una vez que haya llegado a su fin.

En este continente quedan al menos tres mil gremios más, pero no sabemos cuántos quedan en el resto del mundo para tener un estimado de cuándo terminara todo.

Somos de los gremios con menos miembros en el continente. Quedamos cinco personas de Los androides con alas. Un nombre un poco ridículo, si no entiendes el significado y la historia detrás de ese título.

9 апреля 2020 г. 21:07:39 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Прочтите следующую главу ...

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 10 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Больше историй