moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

El lobo Alfa Im JaeBeom acaba de ser forzado a someterse al Gran Dragón después de su traición. Ahora, él es un lobo Alfa en un Clan dragón, pero no terminó allí. El Gran Dragón quiere que escoja un compañero de su Clan, cimentando su lealtad a los dragones para siempre. De los voluntarios, él elige a Choi YoungJae, quien odia a los lobos Alfa lo suficiente como para tratar de matar a JaeBeom en su primera noche juntos. JaeBeom ahora está apareado con su nuevo compañero y lo suficientemente intrigado como para que quiera quedarse. YoungJae tiene algo en él que hace a JaeBeom querer hacer algo que él nunca ha hecho con nadie. Quiere cuidar de él, consolarlo y protegerlo de la amenaza de los otros Alfas cuando atacan el castillo. YoungJae se entera de que JaeBeom no es como cualquier otro Alfa, y que tal vez, sólo tal vez, quiere hacer lo que tienen juntos trabajar.


Фанфик Группы / Singers 13+.

#youngbum #dragones #lobos #omegaverse #jb #jaebum #jaebeom #youngjae #jaejae
1
178 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

𝘂𝗻𝗼



―He decidido con quién quiero aparearme.―dijo Im JaeBeom, mirando hacia abajo a los cuatro voluntarios, tres hembras y un macho.

Sólo uno de ellos le interesaba, y ese fue el chico que seguía mirando hacia abajo en el suelo, como si no tuviera el valor de mirar a JaeBeom a la cara. Eso no fue lo único interesante sobre él tampoco. No sólo su mirada, sino también la manera en que apretó sus puños y la forma en que los puños le temblaban ligeramente.

HoSeok parecía sorprendido por su anuncio.

―Dije que podías hablar con ellos y conocerlos. No tienes que elegir ahora mismo.

―Lo sé, pero quiero hacerlo.―dijo JaeBeom, y apuntó con su dedo.―Ese mismo, el rubio.

Podría haber sido rubio, o tenía el cabello castaño increíblemente claro, pero puesto que las dos hembras tenían el cabello de color oscuro, y una era pelirroja, no había duda de que JaeBeom apuntaba hacia el chico.

Las hembras se miraban entre sí, la decepción en sus ojos y los celos hacia el chico, que estaba mirando a JaeBeom por primera vez, con ojos sorprendidos y amplios.

Tenía los ojos azul claro. Eran agradables de mirar. Él chico era agradable para la vista.

Eso era bueno. Si iba a ser forzado a hacer eso, por lo menos quería escoger a un compañero que sea un regalo para los ojos. Las hembras son muy bonitas, pero el chico era más hermoso que ellas, si esa era la palabra adecuada para un hombre. Eso, y que se sentía muy curioso por saber qué ponía ese ceño en su cara.

Obviamente era él.

Pues bien, iba a lidiar con eso. Si ese dragón estaba molesto con él, iba a dejar que descargara un poco de esa agresividad. Él no debería ser el único en sufrir por eso.

Si alguien que no entendiera lo que estaba sucediendo caminara cerca, podría haber asumido que un macho y tres hembras estaban siendo ofrecidos a JaeBeom porque eran una especie de recompensa para él.

No.

JaeBeom tenía que aparearse con uno de ellos.

Él era un lobo Alfa en un castillo lleno de dragones, y tuvo suerte de que esos dragones no lo despedazaran por lo que casi había hecho contra ellos.

JaeBeom lo habría hecho.

Si hubiera sido el Alfa, o el Gran Dragón en ese caso, habría arrancado la cabeza de cualquier persona que pusiera a su Manada en peligro.

El hecho de que se vio obligado a someterse, para tener a su lobo cambiando de líder de su ex líder Alfa SangTae, a un Gran Dragón de todas las personas, fue misericordioso. Tan misericordioso que él tenía que preguntarse acerca de las habilidades de HoSeok como líder.

Por supuesto, el hombre también había engañado a JaeBeom haciéndolo pensar que él iba a morir, y que ya había ejecutado a Jackson y aunque JaeBeom no quería admitirlo, él casi tuvo miedo de mearse encima.

Así que tal vez HoSeok no era tan suave o benigno, después de todo. De hecho, el hombre claramente quería asegurarse de que JaeBeom iba a ser fiel a él, por lo tanto, esa era la razón de por qué JaeBeom tenía que elegir un compañero.

Si JaeBeom se acoplaba y se enamoraba de un dragón, entonces sería fiel por el resto de su vida. HoSeok podría ser asesinado mañana y la lealtad de JaeBeom todavía estaría con el Clan.

―¿JaeBeom? ¿Me has oído?― Preguntó HoSeok.

―Te he oído.―dijo JaeBeom, aunque apenas volvió la cabeza para mirar al dragón a los ojos.―Pero he hecho mi elección. Es él a quien quiero.

El dragón se erizó.

―Tengo un nombre.―dijo, esos ojos azules iluminándose con ira. Verdadera ira, porque ahora que el chico realmente estaba mirando a JaeBeom a los ojos, podía ver la real ira que sentía este muchacho.

¿Ese ceño de antes? Eso fue una leve irritación en comparación con eso.

Pero le quedaba muy bien.

JaeBeom no podía dejar de sonreír ni un poco.

Oh ¿así que él era del tipo que estaba más guapo cuando estaba enfadado?

Dios, iba a esforzarse por mantener al chico molesto, se veía realmente sexy... ¡estaba para comérselo!

La forma en que sus ojos brillaban, las mejillas sonrojadas y fosas nasales dilatadas como si quisiera saltar sobre él y... hacer ¿qué? ¿Pelear con él?

El chico no era lo suficientemente grande como para ganar una pelea. No era tan pequeño como un Omega, pero no era tan grande como los guerreros, o como JaeBeom era, para esa materia.

HoSeok miró entre JaeBeom y el dragón.

JaeBeom estaba de pie en una plataforma junto a HoSeok y SeokJin, el dragón que le venció en la lucha y lo obligó a someterse, junto con los otros guerreros dragón, por lo que JaeBeom estaba en la interesante posición de ser capaz de mirar hacia abajo en todo el mundo en el gran salón.

Muchos ojos lo miraban desconfiados, aunque algunos eran especulativos y esperanzadores. Ninguno estaba tanfurioso como el dragón que iba a ser compañero de JaeBeom.

HoSeok realmente se agachó, pero todavía no fue suficiente para ponerlo en el nivel de los ojos con el hombre, pero incluso entonces, JaeBeom tuvo que preguntarse qué demonios estaba haciendo. Ningún Líder debía permitirse estar tan bajo frente a la gente que gobernó.

―YoungJae, si no quieres acoplarte a él, entonces da un paso atrás ahora. Solo quiero personas que estén dispuestas.

¿Su nombre era YoungJae? Un nombre bonito y fuerte.

JaeBeom lo miró con cuidado.

―Estoy dispuesto.―dijo YoungJae, cuadrándose de hombros otra vez, y JaeBeom apenas podía creer la valentía del chico para contestarle a su líder, su Gran Dragón.

Al principio JaeBeom pensó que HoSeok haría otra muestra de debilidad por dejar el acto desafiante pasar, pero todo lo que HoSeok tenía que hacer fue levantar una ceja e inclinar ligeramente su cabeza hacia el lado. La mirada en sus ojos era peligrosa. HoSeok no se veía atractivo o sexy cuando estaba enfadado, no como YoungJae lo hizo.

YoungJae bajó sus ojos para su líder y cambió de puesto en sus pies. La ira derritiéndose lejos de él en silenciosa alerta.

―Lo siento, HoSeok.―dijo, mirando de vuelta para arriba con un poco más de sinceridad.―Pero estoy dispuesto.

―No lo pareces.―dijo HoSeok, y entonces él gesticuló hacia las hembras.―¿Alguna de ustedes todavía está dispuesta?

Las tres asintieron con impaciencia antes de encender los ojos esperanzados hacia JaeBeom. No quería ser parte de eso.

Si esas hembras pensaban que era un perro enfadado que sólo necesita el amor de una mujer para ser domado, entonces no quería ser parte de eso. No quería ser domesticado y no quería ser mimado por una mujer que sólo se sentía atraída a él, porque ella sentía pena de él.

―Muy bien, ¿ves? ―Preguntó HoSeok.―No necesitas ofrecerte a ti mismo porque sientes que estas mujeres aquí necesitan protección. Están dispuestas y más que ansiosas por lo que parece.

―Yo también.―dijo YoungJae.―No estoy aquí porque quiera proteger a las hembras de él.

―Entonces ¿por qué estás aquí?

JaeBeom estaba ansioso por saber la razón de eso también, pero todo lo que YoungJae hizo fue girar una mirada fulminante hasta JaeBeom.

―Quiero aparearme con él.―dijo.

No era una respuesta a la pregunta de HoSeok, pero tal vez el Gran Dragón se dio cuenta de que no estaba a punto de conseguir más del chico porque él sacudió su cabeza y se enderezó.

―Muy bien. Si quieres aparearte con él, vale, es tuyo. JaeBeom te escogió. ¿O has cambiado de opinión?―Preguntó HoSeok.

SangTae habría forzado a cualquier par juntos, que él asumió que sería una buena combinación, o para crear fuertes cachorros. No habría habido ninguna pregunta, ni posibilidades de retroceder.

Aunque molestó a JaeBeom que le preguntara una y otra vez, estaba agradecido en nombre de YoungJae sin realmente entender por qué.

―No, no he cambiado de opinión. Lo quiero a él.

―YoungJae.― dijo YoungJae, mirándolo otra vez.―Llámame por mi nombre.

JaeBeom apenas sonrió para él otra vez.

Guapo y con fuego en él también. Eso era bueno.

Ese fue el tipo de cosa que JaeBeom encontraba atractiva, que buscó en una pareja sexual. El problema era que él nunca había mantenido a alguno de sus amantes por mucho tiempo. No tenía sentido correr el riesgo de volverse apegado o dar a SangTae algo que pensó que podría utilizar contra JaeBeom en el futuro.

Si ese chico iba a ser su compañero, entonces nadie sería capaz de apartarlo de él. Ningún Alfa amenazará con desmembrar a YoungJae frente a él si no hacía lo que ellos quisieran.

¿Hasta dónde sería capaz de llevar eso? ¿Si le molestaba un poco más conseguiría que se vea más delicioso de lo que ya era?

―Claro que sí, cielo, te llamaré como tú quieras que te llame.

Eso pareció hacer el truco cuando la cara de YoungJae se oscureció con más rabia. El chico parecía listo para explotar. Fue interesante de ver.

HoSeok suspiró.

―No sé lo que está sucediendo contigo, pero date prisa y dale la mordida de apareamiento antes de que cambie de opinión y escoja a una de estas hembras dispuestas para ti.―dijo HoSeok.

Entonces HoSeok agarró a JaeBeom por el brazo, sus garras fuera y la carne de JaeBeom fue perforada un poco. Fue un agarre de advertencia, lo mismo que cualquier mordida de advertencia que viniera de un lobo.

HoSeok se inclinó un poco, manteniendo su voz baja de modo que sólo JaeBeom le oiría, pero con todos mirando eso en el gran salón sabrían que se le estaría dando un consejo preventivo.

―Si alguna vez descubro que lo lastimaste para vengarte de mí, no habrá segundas oportunidades, ¿me has entendido?

JaeBeom quitó su brazo del agarre de HoSeok. Eso solo le dejó las marcas de rasguños, pero no le importaba y no hizo ninguna mueca de dolor tampoco.

―Será mi compañero. Yo no lastimaría a mi compañero o haría cualquier cosa para hacerlo sentir inseguro o infeliz. Ese es el punto de todo esto, ¿no?

Los ojos de HoSeok cambiaron. Las pupilas negras cambiando en cortes de diamante que se encuentran a menudo en reptiles y serpientes.

O dragones furiosos.

―Sé que no será instantáneo. Sólo porque lo muerdas, no significa que vas a amarlo de inmediato. Estoy hablando de antes de que se establezca.

JaeBeom miró hacia abajo en el dragón cabreado, que estaba mirando fijamente para los dos pareciendo como si estuviera molesto.

JaeBeom honestamente no se sorprendería si el chico intentaba cortar su cuello mientras dormía, por cualquier motivo, y en un alarde de valentía, JaeBeom dio un golpe en el hombro de HoSeok como si fueran viejos amigos o algo.

―Sin promesas.―dijo, y entonces él saltó de la plataforma, aterrizando delante de su fututo compañero.―Bien, cielo, ahora solo inclina tu cuello un poco de lado y todo esto terminará antes que te des cuenta.

All the love, x.

30 марта 2020 г. 23:33:19 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Прочтите следующую главу 𝗱𝗼𝘀

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 10 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Больше историй

Ode to Living Things Ode to Living Things
The Fall Of His Heart The Fall Of His Heart
Time Loop Time Loop