moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

Jackson Wang es un Alfa que fue capturado por un Clan dragón, pero lo que no saben es que él y su amigo JaeBeom deliberadamente se entregaron. Su plan era ganar la confianza de los dragones antes de escapar y regresar a su Alfa con información sobre el castillo. Pero eso fue antes de que Jackson viera por primera vez al guerrero dragón NamJoon. En un momento de necesidad, NamJoon liberó a Jackson de su celda y lo mandó a la batalla, y sin darse cuenta, Jackson hizo al hombre fuerte su Alfa y su compañero. Ahora, han cambiado sus lealtades y mientras él se enamora más y más de NamJoon, su nueva misión es convencer de alguna manera al otro Alfa que tienen que ir en contra de su antiguo líder, que tienen que estar del lado de los dragones, antes de que estén ambos etiquetados como traidores, y que a Jackson le sea arrebatado lo mejor que le ha pasado en toda su vida.


Фанфик Группы / Singers 13+.

#dragones #lobos #omegaverse #namson #namjoon #rm #jackson #jackmon
0
183 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

𝘂𝗻𝗼



Jackson Wang, Lobo Alfa de la manada de SangTae, ya no era un prisionero en el Clan de dragones de HoSeok. La única razón de eso era porque NamJoon, el dragón que era probablemente demasiado bueno para su propio bien, había liberado a Jackson y su compañero de celda, JaeBeom, en un momento de desesperación.

NamJoon era un guerrero dragón, y tenía la altura y anchos hombros iguales a lo que Jackson tenía incluso, aunque esa estúpida sonrisa que él había estado usando en su cara no daba exactamente la impresión que se trataba de un guerrero al que temer.

Bueno, lo que sea, ese no era el punto. El punto era que NamJoon había sido el guardia de Jackson y de JaeBeom, vigilándolos en su celda, trayéndoles comida e incluso charlando con ellos para no morir de aburrimiento absoluto en esa pequeña habitación.

Jackson y JaeBeom habían sido capturados después de que SangTae les ordenó atacar a los Omegas que vivían con HoSeok.

SangTae y HoSeok se odiaban mutuamente.

Entonces un grupo de idiotas, estúpidos cazadores humanos con sus armas y su necesidad de desollar vivo a cada shifter animal que pudieron encontrar, de alguna manera consiguieron llegar a lo alto de la montaña y en el castillo mismo, que siempre estaba vigilado.

Jackson todavía podía recordar la mirada de NamJoon cuando corrió fuera de la celda en el momento que escuchó los disparos, gritando detrás de él para que Jackson y JaeBeom no se movieran.

Jackson le había gritado, molesto por el estúpido comentario y por haber sido dejado atrás mientras que NamJoon, su único amigo entre los dragones en el castillo, se apresuró fuera mientras que hubo un ataque.

Jackson todavía podía recordar el miedo absoluto dentro de él con la posibilidad de no volver a ver a NamJoon. Que lo que estaba más allá de esas puertas iba a matarlo y luego Jackson nunca vería otra vez esa estúpida sonrisa o escucharía su alegre voz.

Pero entonces NamJoon había vuelto a él, sus ojos grises y su rostro pálido cuando cerró de golpe la puerta detrás de él. Tenía las llaves de la celda en las manos, y había corrido sobre la celda de Jackson primero. Jackson se apoderó de las barras con fuerza cuando el rubio abrió su puerta.

―¿Qué está pasando?―exigió Jackson.

Tenía que ser algo grande para que NamJoon estuviera liberándolo, como que el castillo entero estuviera en llamas.

―Los cazadores están en el castillo. Los guerreros están siendo superados.―había dicho NamJoon, mirando hacia la cara de Jackson cuando abrió la puerta, nada separándolos por primera vez desde que fue llevado a esa prisión.―Necesitamos tu ayuda. Van a matar a los Omegas y los civiles.

Jackson no tenía que pensar dos veces en qué hacer a continuación. Él tendió sus manos para que NamJoon pudiera liberar sus grilletes, y luego esperó para que el dragón hiciera lo mismo con JaeBeom.

JaeBeom todavía tenía una mirada de desconfianza en el rostro, pero Jackson sólo tuvo que mirar en el otro Alfa una vez antes de que JaeBeom bajara los ojos. No iba a causar problemas.

―Dinos qué hacer.―dijo Jackson, e interiormente hizo a NamJoon su líder Alfa por el momento. Tuvo que hacerlo. Como un Alfa él mismo, era incapaz de seguir a un hombre que no tenía autoridad sobre él. Así, en su mente, él tuvo que hacer al dragón rubio frente a él su Alfa.

Tal vez fue por eso que Jackson se encontraba de mierda hasta el cuello en esos momentos.

Aunque él y JaeBeom habían logrado salvar al Clan, habían matado a unos cazadores y ganado el derecho a caminar alrededor de los muros del castillo sin las cadenas en sus muñecas, Jackson estaba todavía encadenado a alguien en particular. Él estaba encadenado a ese maldito dragón con la tonta sonrisa alegre, siempre en su rostro.

*Cómo mierda podía alguien ser un guerrero y aun así estar feliz todo el rato?

No tenía ningún sentido.

Por supuesto, Jackson estaba simplemente molesto porque estaba atrapado allí. A pesar de ser libre para vagar alrededor del castillo, todavía tuvo a NamJoon siguiéndolo mientras que uno de los otros guerreros tenía a JaeBeom haciendo alguna cosa estúpida y como Jackson y JaeBeom eran parte del grupo de Alfas que habían tratado de atacar y secuestrar a JeongGuk y YoonGi, eso significó que no tenían permitido dejar el castillo tampoco.

HoSeok no quería correr el riesgo de que Jackson o JaeBeom intentaran escapar y correr a decirle a SangTae sobre el ataque o hacerle saber acerca de la disposición del castillo o cualquier pequeña cosita que podría ser utilizada contra el pueblo del dragón.

Eso fue inteligente, teniendo en cuenta que Jackson y JaeBeom se habían dejado capturar a propósito para eso. SangTae había estado absolutamente seguro de que si alguno de ellos fue capturado, él esperaba que algunos de ellos se rindieran, y luego debían estar muy atentos. Tenían que mirar su entorno, comprobar cualquier debilidad que tuvieran los guerreros, y luego buscar todas las entradas y salidas. El castillo estaba en la montaña, pero no era fácil entrar a menos que alguien pudiera volar o conociera las rutas exactas y la ubicación de las puertas.

No podía hacer eso.

Lo había intentado.

Él había querido hacer como su Alfa le había mandado y buscar los puntos débiles. Demonios, esa fue la única razón de por qué empezó a hablar con NamJoon en primer lugar. Si ese dragón estaba dispuesto a dejar escapar algo, algún secreto que no se sabía, entonces Jackson quería estar ahí para aprovecharse de eso.

Pero en los días que había estado dentro del castillo, esperando que NamJoon viniera a él con esa sonrisa molesta, una bandeja de comida y una buena conversación, Jackson había hecho algo que arruinó la misión de infiltración.

No podía haberla jodido de otra manera...

No...

¡Tenía que empezar a gustarle el maldito dragón!

Eso no fue lo peor.

Porque él había estado tan empeñado en ayudar a NamJoon con sacar a esos cazadores, que había tenido que hacer de NamJoon su Alfa. Era tan fácil como chasquear un interruptor, y tal vez sólo parecía tan fácil debido a la desesperación en el momento. Después de todo, la misión de Jackson fue tratar de recuperar a los Omegas y ver si había cualquier debilidad en el castillo, pero no quería a ninguno de los Omegas muertos y los cazadores seguramente habrían matado a todos si les hubieran dado la oportunidad. Él había necesitado luchar contra los cazadores. Los hijos de puta habían merecido morir, y los que habían vivido tenían sólo suerte de estar vivos.

Pero ahora NamJoon era su Alfa, y Jackson se arrancaría su propio brazo antes de traicionar al hombre. Era exactamente la forma en que su lobo pensaba.

¡Era una maldita locura!

¿Negarse a que SangTae fuera su Alfa y tomar a NamJoon como tal no era una traición a su ex Alfa? ¿Por qué su lobo no tenía ningún problema con eso?

¿Por qué la estúpida bestia no gruñía cuando pensaba en darle la espalda a SangTae?

¡Eso era una putada!

¡Era una putada con mayúsculas!

Sobre todo porque JaeBeom todavía parecía pensar que la misión seguía.

―¿En qué estás pensando tanto?―preguntó NamJoon.

Su voz fue suficiente para sacar a Jackson fuera de sus pensamientos.

―¿Qué?

Los ojos grises de NamJoon brillaban, y esa maldita bonita sonrisa tan molesta estaba de vuelta en su cara mientras señaló el tenedor en la comida de Jackson.

―Estás mirando en tu sándwich como si estuvieras intentando incendiarlo con tu mente. ¿Qué pasa?

Una vez más, para alguien que era un guerrero, que tenía el cuerpo de un guerrero, no actuaba mucho como uno.

Demonios, NamJoon era del mismo tamaño que Jackson, y Jackson no se sorprendería al saber que estaban a dos kilos de diferencia. Era cuánto músculo había en el cuerpo de NamJoon.

Su cara era la del chico-de-la-puerta-de-al-lado, Jackson suponía, si ignoraba el piercing en su ceja, pero era sólo un aro pequeño y un piercing que era considerado tan manso hoy en día que no arruinaba las hermosas características de NamJoon.

Jackson no solo hizo a NamJoon su Alfa. También se moría de lujuria por el bastardo. Quería follarlo, y eso era lo peor que podía suceder, especialmente cuando miró en el otro lado del gran salón recientemente reformado y vio a JaeBeom mirándolo.

El Alfa no asintió la cabeza o dio cualquier tipo de señal evidente como eso. Era demasiado peligroso teniendo en cuenta que estaba sentado enfrente de TaeHyung, otro guerrero dragón, pero Jackson todavía sabía lo que estaba pensando el hombre. Suponiendo que su misión estuviera todavía activa, y Jackson no tenía idea de qué mierda iba a hacer, porque ahora que había pasado unos días fuera de esa celda, que él había disfrutado de las alabanzas y agradecimientos que vinieron de los muchos dragones civiles agradecidos después de haber sido protegidos de los cazadores, y ya no quería seguir al liderazgo de SangTae.

Ahora que él estaba ligado a alguien más, que no iba a ordenarle hacer algo demasiado horrible o violento para las personas que eran más débiles que él, quería quedarse.

Jackson miró de vuelta a los ojos de NamJoon, ojos que eran tan bonitos y amplios, abiertos e inocentes y Jackson no pudo dejar de imaginar cómo se verían medio cerrados con lujuria cuando esos labios se extendieran alrededor de su pene.

―Uh, ¿bien?―preguntó NamJoon, inclinándose hacia atrás en su asiento, ignorando el resto de su comida mientras él casualmente dejó que sus brazos colgaran detrás de su silla.

De alguna manera eso hizo que se le marcaran el pecho y el abdomen, lo que no tenía sentido porque no era como si NamJoon estuviera sentado allí sin camisa.

―Nada. No pasa nada.

All the love, x.

30 марта 2020 г. 22:56:45 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Прочтите следующую главу 𝗱𝗼𝘀

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 11 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Больше историй

Lunaria River Lunaria River
Boku No Hero One Shots Boku No Hero One Shots
Ode to Minutes to Midnight Ode to Minutes to Mi...