moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

Jung HoSeok es el Gran Dragón de su Clan que luchó y pagó con sangre. Ahora él quiere la paz, y comenzará con la Manada de lobos en la parte inferior de su montaña. Él reunirá a su Clan con la Manada de SangTae con el apareamiento con un Omega. Pero una traición se revela cuando un apuesto joven Omega va a Hoseok, revelando todo. SangTae pretende volver atrás con el Tratado de Paz y matar a los dragones, cuando bajen la guardia. HoSeok no se unirá con la Manada, pero no puede dejar al Omega enfrentar el castigo, especialmente desde que el chico mucho más joven que él, es su compañero. Jeon JeongGuk es apenas feliz de haber sido capaz de salvarse a sí mismo y sus amigos antes de que nada peor pudiera sucederles, y cuando es llevado a una habitación de lujo, asume que Hoseok quiere aparearse con él. No está equivocado, y piensa dejar al sexy dragón seducirlo todo lo que quiera.


Фанфик Группы / Singers 13+.

#omegaverse #dragones #lobos #hoseok #jhope #jungkook #jeongguk #hopekook
2
219 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

𝘂𝗻𝗼



Jung HoSeok, Gran Dragón de su Clan, apretó sus puños sobre las rodillas.

―Si Aris Macleod puede hacerlo, entonces sin lugar a dudas yo también podré hacerlo. Eso es todo lo que te voy a decir sobre el tema.

―Aris Macleod vive en la montaña más remota del mundo.― respondió SeokJin, murmurando las palabras en voz baja, teniendo en cuenta que estaban hablando sobre mucho más que solo aparear a HoSeok, planeaban aparearse un montón de ellos.

La Manada que les ofrecía hospitalidad en ese momento probablemente también tenía un sistema de oídos escuchando las cosas que estaban hablando.

El Alfa, Lee SangTae, los había invitado para tomar café y conversar con HoSeok dándole la oportunidad de echar una ojeada a quién le gustaría tener como compañero, y HoSeok había aceptado los términos si podía traer a su segundo al mando, Kim SeokJin, junto con él.

A SeokJin no le gustaban los lobos.

Por buena razón, considerando las cosas que algunos le habían hecho.

El Alfa los había acogido amablemente, les ofreció refrescos y entonces anunció que tenía que dejar la habitación para comprobar algunas cosas. O estaba mirando a los omegas que estaban dispuestos a renunciar una última vez, o estaba espiándolos.

El último era el escenario más probable, y HoSeok quería tener cuidado con lo que se dijo.

Esa Manada y su Clan habían estado en guerra por el territorio durante años, consiguiendo mantener el derramamiento de sangre bajo el radar de los humanos y sus leyes, pero a duras penas. Había una buena posibilidad de que esa reunión fuera una trampa.

HoSeok no había estado al mando cuando la Manada de SangTae había estado luchando con su Clan. No, él sólo había sido un Guerrero, obedeciendo las órdenes del Gran Dragón anterior. Un Gran Dragón que HoSeok había traicionado y matado. Una vez que estaba muerto, HoSeok había asumido el mando de todo el Clan una vez que él y varios otros guerreros dragones, estaban enfermos de vivir bajo el pulgar opresivo de alguien que estaba tan embriagado de poder.

HoSeok había estado al mando durante menos de tres años, pero en aquel momento, no había habido prácticamente combates entre los lobos y los dragones en la Crystal Mountain. Todavía hubo alguna escaramuza siempre que un lado intentó cazar comida y fue capturado. Todos parecían pensar que tenían derecho sobre todos los animales y plantas que vivieron y crecieron alrededor de la montaña y el lago, pero esos fueron llegando a ser la excepción y no la regla.

En todo caso, no fue lo que estaba sucediendo allí, un trato estaba siendo hecho. SangTae podría decidir tratar o acabar con ellos y olvidarse de cualquier Tratado de supuesta paz. Sería tonto hacer algo como eso, pero tontos existían en todo el mundo y hacían estupideces todo el tiempo.

―Sólo porque Aris Macleod hizo algo como eso no significa que tengas que hacerlo. Por el amor de dios, estamos hablando de vendernos a un montón de hombres lobo como un montón de putas.

―SeokJin...

―No es demasiado tarde para cambiar de opinión sobre esto. Podemos irnos y las cosas pueden seguir de la misma forma desde que asumiste el control. Desde entonces las cosas han mejorado. No entiendo por qué haces esto.

―Estoy haciendo esto, pero no estoy obligándote a hacer nada.―dijo

HoSeok, que silbó un poco sus palabras.

―Todavía no.―dijo SeokJin.

HoSeok iba a disparar algo de vuelta al hombre que sabía que habría lamentado, pero fue salvado de esa vergüenza cuando SangTae volvió.

SeokJin inmediatamente cerró la boca con la reaparición del Alfa.

SeokJin era libre de cuestionar a HoSeok todo lo que quería cuando estaban supuestamente en privado, pero cuando estaban delante de otras personas, otras personas que no eran dragones, ellos iban a mostrar un frente unido.

Sin preguntas. Sin argumentos.

Eso no quería decir que SeokJin no se encaró a SangTae con todo lo que valía la pena, y HoSeok no podía culpar al hombre.

En el reparto que habían hecho, HoSeok había solicitado específicamente que nadie relacionado con SangTae sería emparejado con nadie en la montaña. Él había hecho esa cláusula en el contrato bajo el pretexto de proteger a los Omegas en cuestión, pero realmente, HoSeok no quería a alguien relacionado con este hombre en su montaña, teniendo en cuenta que SangTae había sido encargado de torturar a unos cuantos dragones durante su mandato como Alfa.

SeokJin y su padre eran unos pocos ejemplos.

―Entonces...―dijo SangTae, una gran sonrisa en el rostro envejecido.―¿Estás listo para ver a quién he elegido para ti?

SangTae era un joven Alfa, unos sesenta y cinco o así, pero a diferencia de otros Alfas que permanecieron prácticamente jóvenes hasta los cien, podría pasar por un hombre en sus cuarenta, mientras que HoSeok había cumplido doscientos este invierno pasado, y a él todavía le pedían el carnet cuando iba a bares humanos.

Era algo que él despreciaba, especialmente en escenarios como ese. Era como si lucir más joven les diera permiso para tratarlo como un niño o un joven adulto que todavía estaba titubeante en el mundo con ninguna pista sobre lo que estaba haciendo especialmente con gente que era más joven que él.

―Estoy listo.―dijo HoSeok y luego sonrió un poco cuando se levantó. SeokJin le siguió el juego.―Espero que hayas escogido unas cuantas bellezas para nosotros.

―Es un grupo muy bello. Están alineados allí afuera, si quieres venir y echar un vistazo.

HoSeok siguió al Alfa. SeokJin se quedó atrás todo el tiempo, y HoSeok estaba bastante seguro de que su amigo estaba incluso silbando un poco entre dientes.

Iba a tener que hablar con el otro hombre sobre esto más adelante.

Los Omegas, los que estaban dispuestos a estar en la montaña por unos días, conociendo algunos dragones y quizá aparearse con ellos, de hecho, estaban alineados fuera. Todos estaban con la espalda recta, llevando pantalones vaqueros, camisetas, y uno o dos incluso llevaban chaquetas de primavera. Variaban en edad y color de cabello, pero de lo contrario, se veían como personas que venían de un entorno de clase media baja.

Fue el hecho de que estaban alineados así, tan correctos y rectos, como si debieran estar de esa forma específica con esas determinadas miradas en sus rostros, lo que realmente le asustó. De repente se sintió como si estuviera comprando esclavos en lugar de invitar a estos chicos y chicas a pasar la semana en su casa.

De repente no quería nada más que acabar con eso tan rápidamente como fuera posible.

Por el gemido de SeokJin, no le gustaba mucho la idea de elegir a alguien de la formación delante de él. HoSeok le había dicho al hombre en más de una ocasión que no forzaría el tema, no lo forzaría a tomar a un compañero si no quería, pero el idiota testarudo parecía pensar que era sólo cuestión de tiempo antes de que HoSeok comenzara a presionarlo.

Si SeokJin quisiera elegir uno de esos Omegas jóvenes, HoSeok iba a tener que hablar con él sobre cómo debería tratar a todos y cada uno de ellos. SeokJin no abusaría de un compañero, con quién se acoplara, pero HoSeok no quería que el hombre fuera excesivamente duro, o negara cariño, a un inocente tampoco.

Los hombres lobo, especialmente los Omegas, eran aparentemente sensibles acerca de cosas como esa.

HoSeok carraspeó y se acercó a la alineación. Él estaba parado en el medio. Había aproximadamente doce Omegas allí, y le sorprendió notar que había más varones que hembras. Había sólo tres mujeres. HoSeok elegiría un hombre, no encontraba a las mujeres sexualmente atractivas, pero él no estaba seguro sobre el resto de sus hombres.

¿Sólo tres mujeres dispuestas a ir hasta la montaña? ¿Sería suficiente? ¿Causaría alguna pelea?

―¿No hay más mujeres?―Preguntó HoSeok.

SangTae se encogió de hombros, y la sonrisa que tiró en sus labios estaba empezando a irritar a HoSeok.

―Costó bastante conseguir que las familias de las tres estuvieran de acuerdo en dejarlas ir. Sabes cómo pueden ser los padres y las madres. Siempre más protectores de las chicas.

HoSeok no lo sabía, porque él aún no podía recordar a su padre o su madre. De todos modos, asintió creyendo que lo que SangTae estaba diciendo tenía sentido, entonces él volvió a la alineación mientras SangTae comenzó a señalar a algunos.

―HyeJin es buena con los cachorros. Mark, YoonGi y Buwakul están ahí. Son fáciles de convivir, supongo. El compañero de JiMin está muerto, y nadie lo quiere, así que puedes quedártelo.

HoSeok apenas podía creer la forma en que habló el hombre acerca de algo como eso, y miró al Omega en cuestión, que tenía un interesante color de cabello. Rojo amarronado, con mechas azules.

―¿Hablas tan a la ligera acerca de una tragedia tan terrible como esa? ―Preguntó HoSeok.―¿Fue alguien de mi Clan quién mató a su compañero?

Las causas naturales eran poco probables para los hombres lobos y los dragones.

SangTae sólo se encogió de hombros.

―¿Importa? No tenemos mucho que ofrecer, y él es uno de ellos.

HoSeok miró hacia abajo al hombre más pequeño, que estaba evitando deliberadamente sus ojos.

HoSeok no sentía ninguna atracción por él, ninguna atracción que lo hiciera querer aparearse con él, pero si ese Omega estaba siendo forzado a ofrecerse a sí mismo, iba a hacer una nota mental para mirar por él.

SangTae fue a través de los otros nombres, pero HoSeok apenas prestó atención.

Él estaba haciendo planes.

Despejó su garganta antes de hablar con los Omegas.

―Bien, están todos invitados a venir a Crystal Mountain con nosotros. Nos acompañarán y se quedarán una semana. Se los tratará bien, habrá fiestas de bienvenida para todos ustedes, y si alguno de ustedes encuentra a un compañero en esa montaña, entonces permanecerá indefinidamente. Si no tienen ningún interés en aparearse con cualquiera de mis hombres, entonces no lo harán. Nadie les obligará, y ustedes serán escoltados abajo de la montaña al final de la semana. ¿Suena aceptable para todos?

El grupo delante de él tuvo una reacción que HoSeok no esperaba, en lo más mínimo. Algunos de ellos fruncieron el ceño, como si no fuera la oferta que esperaban. Se miraron entre sí confusos, que fue cuando HoSeok se dio cuenta de que SangTae no les contó la historia entera.

―Tenía la impresión de que sabían que regresarían si querían.―dijo y luego miró a SangTae, esperando que el hombre explicara por qué las reglas no habían sido reveladas a ellos.

―Mi intención no era asustarlos dejándolos creer que nunca iban a volver.

SangTae se encogió de hombros, otra vez. Fue otra pequeña cosa que era irritante.

―Se me habrá olvidado. Estaba seguro de que les dije. ¿Todos conocían las reglas, cierto?

Los Omegas frente a HoSeok asintieron con la cabeza, pero era el tipo de gesto con los ojos abiertos y la boca abierta que él habría esperado cuando se les ordenaba estar de acuerdo. A ellos no se les había dicho una mierda, y sólo estaban coincidiendo con SangTae porque era su Alfa.

Los lobos eran increíblemente leales a sus líderes. Era más difícil para los Omegas romper ese vínculo, considerando generalmente que eran la primera opción para pasar alrededor, pero ahora era increíblemente frustrante, viendo a estos Omegas defender a un hombre que claramente no tenía sus mejores intereses en mente.

HoSeok podía sentir la irritación de SeokJin detrás de él. El hombre se estaba poniendo inquieto. HoSeok estaba medio asustado de mirar detrás de sí mismo, en caso de que fuera a ver a SeokJin descargando una de sus espadas, o preparándose para disparar un chorro de veneno a los ojos de cualquier persona que intentara acercarse a ellos. Algo estaba muy mal allí, y HoSeok estaba sintiendo lo mismo.

―¡No te los lleves!

HoSeok se volvió. Un joven estaba corriendo hacia ellos, corriendo rápidamente en su dirección, no podría tener más de veinte años, corto cabello rubio bañado de sudor mientras corría lejos de dos lobos mucho más grandes que lo perseguían.

―¡No te los lleves! ¡Es una trampa!

―¿Qué?―gritó HoSeok, mirando a SangTae, pero luego sus ojos volvieron al joven que corrió hacia él como si su vida dependiera de ello. Fue apresado a veinte metros de distancia cuando uno de los mayores shifters estiró un brazo largo, velludo y envolvió los dedos con garras alrededor de la muñeca del muchacho. Él fue arrancado de vuelta, y un puño gigante del Alfa fue cerrado de golpe en su estómago, haciéndole jadear y resoplar para respirar. Se derrumbó sobre sus rodillas y se rodeó la cintura con su brazo libre. Parecía que el otro Alfa estaba a punto de agarrar su otra mano y tirarlo hacia arriba mientras que él casi no podía respirar, cuando cada suspiro sonaba desigual, como si estuviera asfixiándose hasta la muerte.

La presa que contenía la rabia de HoSeok explotó dentro de él.

―¡Alto!―Él estaba ya yendo hacia adelante, aunque miró atrás a SeokJin el tiempo suficiente para apuntar en el hombre.―Asegúrate de que ninguno de ellos se mueva.―espetó, mientras siguió moviéndose hasta los Alfas.

Que estaban gruñendo con los colmillos feroces de lobo fuera y sus ojos se habían vuelto rojos, desafiándole con la mirada, pero joder, él podría enfrentarlos.

HoSeok era un dragón de metal. Dejó que sus escamas crecieran en su cuerpo, sólo lo suficiente para cubrir sus brazos y la cara, para dejar saber a esos Alfas que se preparaba para una pelea, pero también dejó su puño cambiar completamente.

Las escamas de HoSeok no solo eran del color del acero, sino que eran tan fuertes como el metal, y por eso el sonido metálico resonó cuando lanzó su puño contra los dientes del Alfa que había golpeado al pequeño Omega.

El alfa voló, aterrizó duramente sobre su cóccix, y HoSeok miró al otro hombre, su mirada dura, a la espera de qué haría el otro Alfa, cualquier cosa que le diera el incentivo que necesitaba para noquearle también.

El Alfa en el suelo tosió y se atragantó, y HoSeok estaba bastante seguro de que el hombre se había tragado sus dos dientes delanteros. Bueno. Los ruidos de atragantamiento claramente daban al Alfa frente a él algo para pensar.

El hombre levantó sus manos y dio dos pasos hacia atrás, entregando la custodia del Omega a HoSeok.

HoSeok miró hacia abajo al chico, quien aún estaba tosiendo, intentando respirar y tenía los ojos rojos y llorosos, que parecía algo natural considerando que los Omegas no estaban hechos para cualquier tipo de batalla contra un Alfa, y ese chico era claramente un Omega.

Él también parecía delicioso, más delicioso que el chocolate. Fue suficiente para hacer que HoSeok diera un paso mental para atrás ya que no creía que tener ese tipo de reacción por un chico que estaba sufriendo de dolor fuera bueno.

―¿Estás bien?―preguntó, arrodillándose sobre una rodilla.

No fue hasta que el chico realmente lo miró y sus ojos se encontraron, que el corazón de HoSeok hizo algo que nunca había hecho antes. Se había saltado un latido. Los ojos azul grisáceo más bonitos que HoSeok había visto antes le miraban de vuelta directos hacia él. Incluso el leve rojo acuoso no podía ocultar ese tipo de belleza.

―No.―dijo él.―Eres el único que está hasta el cuello de mierda.

All the love, x.

30 марта 2020 г. 21:16:02 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Прочтите следующую главу 𝗱𝗼𝘀

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 11 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Больше историй

Ode to Living Things Ode to Living Things
The Fall Of His Heart The Fall Of His Heart
Time Loop Time Loop