agatinadiblasi Agatina Di

Un día mientras Afrodita dormía, había tenido un sueño sobre un chico que tenía puesto un suéter amarillo. En ese sueño se sintió tan feliz, y con ese chico pudo ser ella misma sin importarle las críticas de los demás. Así que decidió que buscaría a ese chico en la vida real, cueste lo que cueste.


Любовные романы эротический 13+. © Derechos Reservados

#cliche #erotismo #drama #258
1
3.2k ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

Prólogo

En esa noche las estrellas se encontraban brillando con intensidad, la luna llena se veía hermosa. Muchas personas y jóvenes se encontraban en aquel centro comercial que habían inaugurado justamente ese día, pero, un grupo de jóvenes llamaba un poco la atención de las personas, se podían escuchar sus risas escandalosas y algunos comentarios de aquellos jóvenes. Algunas personas que pasaban por su lado se sentían incómodos o les desagradaba aquel escándalo, otros se reían de sus risas o no le daba importancia al asunto.


En aquel grupo de jóvenes se encontraba Afrodita, una joven de 16 años y por parte de la familia de su padre es mitad griega, y es por eso su nombre. Sus mejillas se encontraban rojas de tanto reír con sus amigos. Aquella joven sentía que iba a ocurrir algo en el centro comercial, sentía una fuerte opresión en su pecho, se sentía emocionada y angustiada, sus amigos trataban de distráela, y lo estaban logrando. Aquellos jóvenes comenzaron a caminar por un pasillo lleno de muchos cuadros y estatuas de arte, Afrodita se comenzó a tirar fotos, por un momento ella volteo para una esquina, y observo a otros jóvenes que eran mayores que su grupo. Justamente mientras Afrodita observaba con más detalles aquellos jóvenes, uno le llamó la atención.


Era alto, cabello negro y traía puesto un suéter amarillo, le dio un poco de risa que fuera de ese color, ella tenía puesto uno rojo oscuro con detalles de la empresa quien lo fabricó. Ella no supo en qué momento fue que aquel chico también se le quedó mirando, su cara se comenzó a ponerse roja por la vergüenza, salió con sus amigos rápido de aquel lugar sin poder estudiar con más detalle la cara de aquel joven.


Afrodita tampoco se dio cuenta que alguien la seguía con la mirada junto con una sonrisa divertida. Afrodita se encontraba en la fila para comprar comida, sus amigos les dijeron que la iban a esperar dentro del cine, ella no se preocupó. Al llegar su turno pidió un combo pequeño y unas golosinas que metió en su bolso negro, comenzó a caminar otra vez por el pasillo de arte, no le dio mucha importancia que la película haya comenzado. Pasó como una hora caminando por las tiendas hasta que decidió por fin ir a la sala de la película, cuando entró todo estaba oscuro, pero distinguió una figura de un hombre en el pasillo, estaba viendo la película, pero no estaba en uno de los asientos, cosa que se le hizo rara.


Cuando cruzo el pasillo para ir a los asientos sus ojos se abrieron más de lo normal y su rostro comenzó a teñirse de un rojo intenso y entendió porque aquella persona estaba viendo la película en el pasillo.


La mayoría de las personas que estaban viendo la película se estaban besando con sus parejas o estaban montadas enzimas de ella, se sentía un poco incómoda, así que se quedó en el pasillo con aquella persona. Pasaron unos cuantos minutos y la película era un poco aburrida. Afrodita se sobresaltó un poco cuando sintió que alguien le estaba tocando el hombro, cuando se volteo vio que era aquella persona, no podía verle el rostro y tampoco su ropa.


Comenzaron a hablar sobre cosas triviales, que le gustaban, bandas, animales y política. Era una charla tranquila y divertida, Afrodita no sabía en qué momento le había tomado tanta confianza aquella persona, podía hablar con normalidad y sin pánico. No se dieron cuenta cuando terminó la película y a causa de eso una ola de personas que querían salir los estaban empujando hacia la puerta, cuando se encontró afuera comenzó a buscar aquella persona con la mirada. Pero era una pérdida de tiempo, no sabía el nombre, no vio su rostro y mucho menos vio como estaba vestido. Soltó un suspiro decepcionante.


ー Hey, te estuve buscando. ー Cuando Afrodita volteo no lo podía creer, era el mismo chico que vio en el pasillo de arte, el chico de suéter amarillo. Ninguno de ellos hablo, solo se estaban viendo con una sonrisa tímida y llena un poco de amor. Justo ese momento fue interrumpido por dos peculiares grupos de amigos, los amigos de Afrodita estaban atrás de ella riendo y otros miraban la escena un poco confundidos. El otro grupo de chicos estaban iguales que los otros, algunos con una sonrisa de felicidad.


ー ¿Qué tal si caminamos todos en grupo para conocernos mejor? ー Ninguno de ellos se negó, comenzaron hablar y pasear por el centro comercial.


Un poco atrás del grupo se encontraban Afrodita y aquel chico agarrados de mano, estaban caminando por una piscina pequeña, en donde se encontraban piedras para ir al otro lado, los aspersores estaban encendidos y tenían luces de varios colores. Era hermoso, cada uno comenzó a caminar por las piedras algunos se mojaban o se resbalaban causando algunas que otras risas. El chico pasó a la primera piedra y no soltó la mano de Afrodita.


ー No te soltaré, quiero que lo hagamos juntos.


ー Nos vamos a caer, yo me voy a caer. ーAfrodita soltó una pequeña risa ante la idea, no estaba segura ante la petición del chico. Pero algo en ella hizo que estuviera segura, el agarre de la mano se hizo más fuerte y ella sonrió.


ー Si te caes, caere contigo. ー Ella presenció aquella hermosa sonrisa que le estaba dedicando aquel chico, nunca había visto algo más hermoso.


Ella intensificó más el agarre de la mano y saltó hacia la piedra que estaba el chico. Cuando sintió que sus piernas tocaban la piedra abrió los ojos y al subir la mirada se encontró con los hermosos ojos marrones de él, comenzaron a saltar a las demás piedras y al llegar a la última los dos resbalaron, haciendo así un salpicadero de agua. Cuando se levantaron se estaban riendo, el chico se acercó a Afrodita. Estaban pecho a pecho, ella miraba hacia arriba y él tenía que bajar un poco la cabeza. En ese momento solo existían ellos dos, alrededor de ellos comenzaron a ver más luces. Él le agarró las dos manos y las comenzó acariciar.


ー Dime tu nombre. ー Afrodita miraba con suplica a aquel chico, ella sentía que algo iba a pasar. Algo malo.


ー Me llamó J... ー Afrodita no pudo escuchar el nombre. Todo a su alrededor comenzó a verse borroso. No entendía lo que pasaba. No quería irse.


ー No, no, no, no me quiero ir. Te prometo que te voy a buscar. Te lo prometo... ー Lagrimas salían de los ojos de Afrodita, poco a poco se iba. Y una tristeza se llenaba en ella.

En una habitación, una joven se levantaba con lágrimas en los ojos después de haber tenido un sueño hermoso y una despedida horrible. Afrodita se sentó en su cama y tomó el teléfono que estaba en una mesa de noche, observo la hora, 3:20 am. En su mente aún seguía rondando la letra de aquel nombre J.


Ella con una sonrisa triste y la mirada observando las estrellas tomó la decisión de buscar aquel joven de su sueño, no le importaba si solo hubiera sido un sueño y que probablemente no lo encontraría, algo en su interior le decía que tenía que buscar.


En otra parte de la misma ciudad se encontraba un joven de 23 años, asomado en su balcón mirando las estrellas con un cigarrillo en mano. Se encontraba nervioso, confundido y sobretodo feliz. Había tenido un sueño con una chica, no sabía el nombre de la joven, pero sabía cómo era su rostro y solo eso le bastaba. Después de exhalar lo último que le quedaba a su cigarrillo lo boto en un cenicero y con las últimas pocas brazas de fuego que le quedaban a las cenizas del cigarrillo, se prometió buscar aquella joven y tanto lo hizo feliz en ese sueño.


Aquellas dos promesas fueron tan verdaderas y puras que el destino les iba a conceder tal deseo. Pero no todo sería felicidad y amor, también tendrían sus consecuencias y problemas.


19 января 2020 г. 20:28:06 0 Отчет Добавить 0
Продолжение следует…

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Больше историй

At First At First
The Lunar Maid The Lunar Maid