Короткий рассказ
1
4.1k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Esperanza

Por última vez, subían la pendiente con la acostumbrada dificultad, arrastraban los pies sobre el suelo árido donde el polvo ocre se elevaba arremolinado en trémulas brisas hasta invadir los cuerpos y pegarse a las gargantas. En pocos minutos se marcharían para nunca más volver. Todo el esfuerzo había sido en vano.

El cielo madrugador no terminaba aún de sacudirse las últimas estrellas y sus colores luchaban una guerra silenciosa entre el naranja y el rojo, el azul y el violeta, la silueta de la luna, las primeras pistas del sol. Y como cada mañana, buscaban sus miradas sombrías grabar la imágen de la batalla apacible y sin nubes en sus retinas. Ni la memoria más traicionera sería capaz de adulterar el testimonio de lo único bello que quedaba en casa.

Intercambiaban pocas palabras, las estrictamente necesaria. El vaho que emanaba de las bocas se dispersaba hasta esfumarse rápidamente, como si se sintiese intruso en medio de una intimidad ritual.

De pronto, la muchacha que caminaba al final del grupo tropezó con escollos en el suelo y no pudo evitar la caída. Colocó instintivamente las palmas hacia adelante para escudarse pensando ya en la dureza y hostilidad del impacto venidero.

El encantamiento fúnebre de la procesión fue interrumpido con un grito agudo y breve. El resto del grupo se volvió alarmado y retrocedió sobre sus pasos para reunirse alrededor de un lunar verde de donde la muchacha aún no se había levantado. Compartieron ese momento como si de una epifanía se tratara. Acariciaron la hierva, aspiraron su aroma fresco y joven, contemplaron maravillosos y ansiosos. Brillosos caminos marcaban las lágrimas en sus mejillas mientras el aire contaminado y áspero parecía de pronto alivianarse. Sus ojos recuperaron una luminosidad que llevaba tiempo perdida. Tal vez algún día, pensaban, los hijos de sus hijos podrían volver a casa.



30 августа 2019 г. 19:23:04 2 Отчет Добавить 1
Конец

Об авторе

Helena Kamenov Disfruto escribir. Ojalá les guste lo que tengo para contar. ¡Bienvenidos!

Прокомментируйте

Отправить!
Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
Muchos sentimientos en un relato muy corto, pero sustancioso!

~

Больше историй

Petrichor Petrichor
When the trees bled and other dark micro-fictions © When the trees bled ...
220 Queen Street Starbucks 220 Queen Street Sta...