Короткий рассказ
0
3.9k ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

Nadie más

—A Leo:

Dejar a Alejandra, mi novia, como lo hago todos los días. Subir a mi coche y encender la radio. Observar con detenimiento por milésima vez el camino a casa. La parte más densa es la calle donde está mi casa, probablemente porque forzosamente siempre tengo que pasar por ahí. Estacionar el carro. Abrir la puerta. Todo con una sensación de pesadez enorme, casi quiero desabrocharme el cuerpo y arrojarlo a la ropa sucia, solo para sentirme más ligero.

Poner seguro a las puertas, subir las escaleras y saludar a algunos familiares. Mientras, mi cabeza tiene los mismos pensamientos; todo el día implica saludar a personas, sonreír de forma hipócrita, sentir que debes actuar de cierta manera, ahondar por los mismos caminos y las mismas calles, pero cuando llego aquí todo se siente un poco más real. ¿Risas? ¿Sonrisas? ¿En serio? La vida no se trata solo de eso. En fin. Entro a mi cuarto, me siento o me acuesto, lo que mejor me parezca, y aun así la cama o lo silla se siente incomoda, mientras pienso; allá afuera soy distinto, porque aquí en este cuarto no me puedo esconder, aquí dentro soy quien soy, estoy yo frente a mí mismo, sin excusas, distracciones o hipocresía, solo yo y la verdad. Nadie más.

18 декабря 2018 г. 4:10:24 0 Отчет Добавить 0
Продолжение следует…

Об авторе

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Больше историй