kimx2jisoo Kim Amy

SAGA GRAY RIDGE (3° PARTE) La primera vez que Taehyung vio a Seokjin, él estaba solo en el bosque sin recuerdos de donde venía. Con una mirada él supo que algo era diferente. Cuando Seokjin finalmente llegó a la edad y el apareamiento lo tomó, percibió que él siempre fue su único compañero. Enviado a vivir con una familia extraña, Seokjin fue forzado a lidiar con el tratamiento odioso de su madrastra y sus hermanas. Aparearse con el alfa cambia todo eso. Pero cuando su pasado vuelve para encontrarla ¿Va desaparecer el amor después de que el reloj marque la media noche? Pareja principel: Taehyung TOP Seokjin BOTTOM ADAPTACIÓN TODOS LOS DERECHOS AL AUTORX ORIGINAL.


Фанфикшн Группы / Singers 18+.

#bl #fanfic #bts #kimnamjoon #kimtaehyung #kimseokjin #jeonjungkook #parkjimin #mpreg #jintae #taejin #vjin #btsfanfic #shifters #btsfic #
53
3.2k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Prólogo

Seokjin

En el pasado...

—Por favor no me dejes aquí— mi voz falla. Odio eso. Odio todo eso. Encaro al alfa de Gray Ridge sin querer luchar con él.

Cualquiera podría pensar que querría estar lejos de él lo más pronto posible. Todo acerca de él grita fuerza y poder. He notado que nadie realmente hace contacto visual siquiera, con él, pero yo sí. Lo miro implorando. Me siento seguro con él. Es casi gracioso eso, porque él es, fácilmente, unos 30 cm más alto que yo. Tal vez más.

Taehyung es un alfa en todo el sentido de la palabra. Lo supe desde el momento en que me levantó en sus brazos. Puedo sentir que casi puedo derretirme. Él era atrayente pero no consideraría guapo. Su cabello castaño oscuro estaba rapado en los lados con la parte superior un poco más larga. Él siempre lo despeina cuando está agitado conmigo. Lo cual sucede a menudo desde que comencé a seguirlo como un cachorro perdido, lo cual soy.

Incluso de noche, cuando todo el mundo iba a dormir, yo me escabullía a su cuarto y me acurrucaba en su cama con él. Tal vez por eso él está haciéndome salir. ¿Quién quiere a un pequeño cachorro perdido siguiéndolo donde quiera que va? Él es todo lo que yo conozco pero eso no significa mucho más ya que yo solo recuerdo los últimos siete días de mi vida. Él es todo mi mundo en este momento.

Su gran mano sostiene mi mentón y me inclino hacia él intentando inhalarsu olor. Ese es ahora, el aroma para mí cuando pienso en casa y él está intentando quitar eso de mí. Su pulgar acaricia mi mejilla y algo surge en sus ojos azules antes que él aparte la mano. Quiero traerla de vuelta en mi rostro pero no lo hago.

Cuando fui encontrado por primera vez en el bosque, me trajeron a él y él me mantuvo por días. Se acostó en el suelo conmigo en su casa, acariciándome, intentándome hacerme cambiar de la forma de oso. No podía hacerlo. No sabía cómo. No sabía nada salvo mi primer nombre. Todavía no sé mucho. Me recuerdo de todo excepto de mi vida anterior. Sé cómo todo funciona y puedo leer y escribir, pero los recuerdos de mi vida no están allí. Incluso los primeros días después de haber sido encontrado en el bosque también son nebulosos en mi mente. Así como el resto de mi vida previa, pero nadie me buscó. Nadie vino a reclamarme como parte de ellos.

Soy un abandonado e indeseado a lo que parece. Y ahora está sucediendo nuevamente. En siete días soy expulsado dos veces. Ok, tal vez Taehyung no esté expulsándome solo dándome una nueva casa, pero el sentimiento es el mismo. Él me encontró un lugar permanente en una familia de la manada pero se siente como si estuviera pateándome hacia afuera

—Esto es lo mejor. Confía en mí— dice finalmente Taehyung.

Quiero creer y confiar en él. Giro la cabeza para mirar el lugar que será mi casa ahora. Un hombre y una mujer están en el porche con dos niñas rubias que parecen tener mi edad. Bien, estoy suponiendo que es mi edad. Ellos parecen haber salido de una revista. Taehyung dice que son una buena familia. Ellos tienen dos hijas y me gustará estar aquí.

Escucho a Beomgyu, el hermano de Taehyung soltar un gemido infeliz atrás de él. Beomgyu no quiere que salga tampoco. Él y Taehyung han discutido en los últimos días sobre el asunto. Odio que ellos peleen por causa mía. Tal vez ese sea el motivo por el cual él me quiere fuera. Beomgyu quería que me quedara, pero Taehyung dijo que no era posible. Creo que es mentira. Él es el alfa y podría hacerlo. Solo que él me quiere lejos.

Incluso sabiendo que es mentira, intento nuevamente sin importarme lo patético que suena:

—Por favor no me hagas ir. Prometo que voy a ser mejor— mi voz cae en un susurro aun sabiendo que todos van a escuchar de todas formas. Ellos son lobo y escuchan todo. —No voy a entrar más en tu habitación. Voy a quedarme en la mía. Por favor no me hagas ir— siento las lágrimas descender por mi rostro.

Extrañamente, es la primera vez que lloré. Incluso cuando finalmente cambié de la forma de oso, yo no lloré y parecía que mi cuerpo estaba en llamas. De alguna forma eso duele más.

Cómo me torné tan cercano a él, no lo sé. Pero lo estoy. La idea de dejarlo me roba el aire de los pulmones. Un gruñido bajo sale de su pecho y puedo escuchar a todo el mundo dar un paso atrás, pero yo no. No, yo me acerco más. Me gusta el sonido. Parece asustar a todo el mundo, pero a mí me hace sentir seguro. Aun cuando el gruñido sea para mí. Quiero poner mi cabeza en su pecho y escuchar de donde el gruñido emana.

Él va hacerlo. Me va dejar aquí.

—Voy a volver mañana para comprobar que estás bien, Seokjin—entonces él gira y camina a su camioneta.

Beomgyu se queda frente a mí tirándome a sus brazos y susurrando en mi oído.

—Tienes mi teléfono. Puedes llamarme a cualquier hora. Vengo a verte mañana también. Me voy a asegurar que estas bien establecido— él se aparta mirándome con los mismos ojos azules de Taehyung. Como todo el mundo por aquí, él es más alto que yo. Creo que los osos son bajos o tal vez sea solo yo.

—Vamos a encontrar a tu familia— intenta tranquilizarme pero no es reconfortante.

Soy un shifter oso, lo cual sé que es raro. No solo eso sino que además soy un omega y no hay muchos shifter osos omegas. Taehyung me dijo que iba a encontrar a mi familia, siendo como soy, tan raro, pero aún no lo consiguió. No me siento raro o especial. Todo lo que me siento es indeseado.

Beomgyu me suelta totalmente y sigue a Taehyung entrando en la camioneta. Los veo alejarse y no consigo moverme hasta que siento una mano caliente en mi hombro. Miro a la mujer que parece estar en sus treinta años. El cabello rubio coincide con las niñas que estoy suponiendo son sus hijas. Es difícil decirlo con los shifters.

—Ven adentro querido. Voy a mostrarte tu habitación.

—Él huele como un oso— dice una de las niñas. Su ceño se frunce como si estuviese oliendo algo horrible.

—No voy a compartir mi habitación con ella— dice la otra niña, haciendo una mueca igual a la de su hermana.

—Vas a hacer lo que yo diga. El alfa dijo que vamos a cuidar de ella y eso es lo que haremos—dice finalmente el padre. La mano de la mujer me aprieta con las palabras, las uñas clavando un poco. Ella claramente no está feliz con las órdenes del alfa.

—Ven adentro— esta vez su tono es irritado cuando comienza a empujarme hacia la casa.

Quiero soltarme pero me quedo quieta. ¿Qué elección tengo? Cuando pasamos a las dos niñas en la baranda, ambas me dan una mirada que podría matar. Lejos de ser las dulces niñas que eran cuando el alfa estaba aquí.

Cuando entro, soy subido dos niveles de escaleras hasta llegar al ático. Enseguida la mujer me suelta destrabando la puerta y mostrándome el espacio. El cuarto es un revoltijo con una cama en el centro del caos.

—Vas a tener que dejar esto limpio y habitable. Estoy segura que el alfa va querer verlo cuando vuelva mañana. Asegúrate de hacerlo bien—ella gira y baja las escaleras. —La cena es a las siete. Es mejor que termines todo a esa hora o no vas a comer— dice ella mientras baja.

—No es como si lo necesitaras— agrega en un murmullo.

Me siento en la cama y miro alrededor. Me siento más solo ahora de lo que estaba cuando corría solo por el bosque sin memoria. Por lo menos ahí no tenía a nadie para extrañar.



Taehyung


—Estás cometiendo un error— las palabras de Beomgyu duelen. Los dos sabemos que es cierto pero no respondo nada.

Pongo la camioneta en marcha y me alejo de la casa de los Stocktons y siento que mi pecho duele. Sujetando el volante con más fuerza me fuerzo a no mirar hacia atrás mientras conduzco. Solo unos pocos minutos más y puedo acelerar. Solo necesito regresar a casa.

Beomgyu y yo guardamos silencio durante todo el camino de regreso a casa. Afortunadamente él no sigue diciéndome lo que ya sé y solo me deja sufrir en silencio. Es lo correcto que había que hacer. Me siento como si me repitiera eso una y otra vez, me convencería que es verdad. Es como si repitiéndomelo entonces de alguna forma creería en esa mentira.

Paro frente a la casa, salto de la camioneta y voy corriendo hacia el bosque. Escucho la grava bajo mis botas. No miro atrás cuando Beomgyu grita mi nombre.

—¡Taehyung! ¿Adónde vas?

Una vez que llego detrás de la casa, me saco la camisa y la tiro al suelo. Continúo desvistiéndome sin detenerme en mi camino hacia los árboles, sacándome las botas de una patada y sacándome los jeans mientras sigo. Cuando doy un salto al aire me transformo antes que mis patas lleguen al suelo siguiendo en una carrera por las tierras protegidas.

Sentir mis músculos quemar y doler es lo que necesito. Tengo que hacer que mi cuerpo sienta el dolor que está corroyendo mi corazón. ¿Qué está mal? ¿Por qué no puedo detener este sentimiento, esta necesidad?

Acelerando, corro tan rápido cuanto mi lobo puede llevarme. Él está con rabia y necesita tener el control. Corro por millas hasta que llega a las fronteras de nuestra pequeña Gray Ridge, Colorado.

Nuestra comunidad shifter es pequeña, pero fuerte. Encontrar a otro shifter vagando en el bosque es raro. Hay otras manadas alrededor y somos amigables. Entonces, cuando el sheriff de la ciudad, Park Jimin encontró a un cachorro de oso, fui a investigar con nuestros vecinos, pero volví con las manos vacías. La primera vez que lo vi, Jimin estaba llevándolo fuera del bosque.

Él era un pequeño cachorro marrón y la cosa más linda que ya vi. Su cabeza giró en mi dirección cuando me acerqué y los grandes ojos castaños se encontraron con los míos. En aquel momento, sentí algo dentro de mí, cambiar.

Había conocido toda mi vida lo que era ser el alfa. Mi padre era el alfa de Gray Ridge hasta que murió de repente cuando tenía dieciocho años. Él fue a una carrera y tuvo un ataque cardiaco. Los médicos hicieron todo lo que pudieron, pero no lo consiguieron. Yo era joven y con rabia y no quería la responsabilidad sobre mis hombros. Pero nací con sangre alfa pura y no tenía elección más que ser el líder. Sabía que lo que asumir este papel representaría y que un día encontraría a mi compañero.

Siempre asumí que sería otro lobo y alguien de linaje semejante. Lo que no esperaba era tener una conexión con un, muy joven, cachorro de oso. Lo que siento no es lo que las personas han definido como una atracción de apareamiento, pero es algo así. Me siento muy protector con él y haría cualquier cosa para mantenerlo seguro, pero siento que si no me distancio de Seokjin, podría arrepentirme. ¿Y si acabo apareándome con otra persona? Esos sentimientos por Seokjin traicionarían a mi verdadero compañero y no es justo.

Finalmente me detengo cerca de un riacho para tomar un poco de agua y recuperar el aliento. Mis pulmones queman y mis piernas están trémulas mientras me agacho para beber.

Al instante en que vi a Seokjin por primera vez, algo en mí cambió. Estuve con rabia por tener que soportar la responsabilidad de la manada sobre mis hombros por tanto tiempo, que, la primera vez que lo vi, me sentí leve. Como si mirar en sus ojos asustados quebrase algo dentro de mí y no consigo repararlo.

Aquel día en el mato, lo tomé de los brazos de Jimin y lo llevé a mi casa. El pequeño cachorro temblaba de frio y miedo pero cuando estuvo anidado en mis brazos, paró de hacerlo. Fue como si nuestro vínculo estuviese hecho y, a partir de ese momento, no salí de su lado.

Después de tres días, finalmente fui capaz de convencerlo a volver a su forma humana. Tomó un largo tiempo y sé que debe haber sido doloroso pero él es fuerte. Estaba tan orgulloso. Lo envolví en una manta y apenas lo sostuve frente al fuego. Él parecía tan joven, tal vez cerca de los catorce años y no quería asustarlo con preguntas o hacer que hablara si no estaba listo.

Solo quería mantenerlo a salvo.

Seokjin. Fue la primera palabra que dijo y era todo lo que conseguía recordar.

Él durmió en mi cama cuando era un cachorro, pero después que se transformó, lo llevé al cuarto de huéspedes. Fui allá en medio de la noche sintiéndome solitario sin él. No hubo ninguna atracción sexual. Los shifters machos no pueden ni siquiera tener una erección sin el calor del apareamiento. No, lo que sentía por Seokjin era diferente. Un tirón fuerte que no sabía cómo explicar. No podía contarle a nadie y tenía la maldita certeza que no podía hablar con Seokjin sobre eso.

Cuando él se arrastró a la cama conmigo aquella primera noche, fingí estar dormido. Pero cuando él durmió, lo tiré hacia mí y lo abracé mientras dormía. Nunca hice otra cosa más que sostenerlo y asegurarme que estaba a salvo. Nunca admití lo feliz que estaba el que Seokjin haya sentido la necesidad de estar cerca de mí. Todas las noches él se escabullía a mi cuarto y me gustaba sujetarlo mientras dormía.

Después de casi una semana, sabía que necesitaba detener eso.

Comencé a ponerme ansioso si estaba lejos de él por mucho tiempo y cuando su olor comenzaba a desvanecerse de mí, intentaba encontrar maneras de tocarlo accidentalmente y recuperarlo.

Me estaba obsesionando y sabía eso.

Peter Stockton era uno de nuestros mejores cazadores y sabía que tenía dos hijas de la edad de Seokjin. Cuando le pedí para vigilar a Seokjin y protegerlo como si fuera suyo, él concordó.

A Beomgyu no le gustó la decisión pero él es joven y no entiende la forma en como la manada funciona. Él es parte de nosotros y va a cumplir con su deber así como yo cumplo con el mío. Tengo la responsabilidad de proteger a todos y no puedo dejar de ser llevado en otra dirección por un pequeño cachorro perdido. No puedo pasar mis días ansiando algo que no es mío y nunca será. No puedo poner la seguridad de la manada en peligro porque me siento protector.

Mi vida no es así. Mi vida es sobre el deber y la honra y para cumplirlo tengo que dejarlo ir. Siempre voy a verlo pero no puedo permitirme soñar con cosas que no voy a tener. No importa lo que quiero. La manada es mi mayor responsabilidad.

Alejándome del agua doy vuelta y regreso a casa. Un día Seokjin se va aparear con alguien y voy a ser capaz de seguir adelante.

Mi lobo gruñe con esa idea pero lo ignoro.

Tal vez un día sea capaz de llenar el vacío que él dejó en mi corazón.

29 ноября 2022 г. 22:55 1 Отчет Добавить Подписаться
16
Прочтите следующую главу 🐻1🐺

Прокомментируйте

Отправить!
JannieRJ12 Jan JannieRJ12 Jan
Pobrecito mi bebé, va a sufrir mucho al lado de esas brujas por mamá y hermanas adoptivas😞 aish😑 Gracias😉 esperare los próximos capítulos!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 17 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму