C
C Clark Carbonera


Recordando los momentos felices de su infancia, Danilo acaba siendo llevado a un mundo fantástico, donde la magia todavía era posible. Una historia creada para el Desafío Aroma de los Libros de la Embajada de Brasil


Фанфикшн Всех возростов.

#anime #fanfiction #sakura-card-captors #mago #magia
Короткий рассказ
13
854 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

✯✯✯

Algunas notas:

1. este es el primer fanfiction que escribo en mi vida. Así que me gustaría dar las gracias a todos los escritores de fanfiction que aparecen aquí con comentarios, sugerencias y críticas 😊 hacéis un trabajo interesante aquí en la plataforma;

2. Clow es un personaje que aparece en al menos 3 cómics (manga) diferentes: xxxHolic, Tsubasa Reservoir Chronicle y Sakura Card Captors. De este modo, hay referencias a algunos personajes de estas obras a lo largo del relato. Hay varias teorías sobre Clow por ahí, sólo me quedé con la más lógica y sencilla de entender que no dejara a los lectores demasiado confundidos.

De todos modos, ¡que tengas una buena lectura!



Danilo Tavares da Silva era un adulto sin muchas perspectivas en la vida. Colegio, enseñanza media, luego escuela técnica para acabar en una tienda de productos de limpieza como telefonista, empleado, reponedor y, de vez en cuando, arreglando el ordenador del señor Zeca con una buena patada.

Su rutina era la misma desde mucho tiempo y los días le parecían pasar como quien mira por la ventanilla de un tren a toda velocidad. Todo borroso.

Con un suspiro entumecido, se apoyó en el mostrador de la tienda vacía, la gente pasaba por la acera, ninguno entraba. "¿Cuánto tiempo podré mantenerme en este lugar? O mejor dicho, ¿hasta cuándo podrá el Sr. Zeca pagar mi salario? Si pierdo este lugar, ¿qué pensarán mis padres? Bueno, ya no me molestarán más... ya entendieron que algunas cosas ni siquiera dependen de mi esfuerzo."

Danilo sintió que su corazón latía más rápido y trató de controlarse para no tener otro ataque de ansiedad. Después de todo, la medicina sería demasiado cara, literalmente. Notó que sus ojos empezaban a nublarse. "Maldito llanto".

Después del trabajo, ya duchado y sin apetito para comer el pan y el queso que su madre había dejado preparado en la mesa de la cocina, Danilo se sentó en la vieja silla de su habitación, mirando por la ventana sin ver. Ciertos pensamientos extraños habían cruzado su mente ese día. ¿Por qué demonios estaba ocurriendo esto? Odiaba que sus pensamientos le pillaran por sorpresa. Eran preguntas que le hacían ver hasta qué punto era rehén de una rutina monótona, aburrida y gris... "Cuando todo esto había comenzado. ¿Fui yo quien diseñó este ridículo futuro para acabar así?"

Danilo no recordaba haber tenido una infancia o adolescencia triste, ¡todo lo contrario! Recordaba que ir andando a la escuela era una aventura cada día, y los periodos allí... ¡vish!

Dejó escapar una risita tonta en la oscuridad de la habitación. Vaya, las tonterías que pensaba cuando iba al colegio... se imaginaba caminando, diciendo tonterías y planificando el día con los personajes de los dibujos animados que veía en la televisión pública y leía en los cómics, como si estuvieran allí a su lado, creando estrategias sobre cómo Danilo podría esquivar las burlas de los niños en clase. Después de todo, él era el único otaku allí.

Con una nueva carcajada y un "Dios mío, ¿cómo se llamaba ese personaje?", cogió su teléfono móvil de pantalla rota y empezó a buscar sobre imágenes de viejos dibujos animados y páginas de cómics. No es necesario mencionar cuántos "¡Oh, Dios mío! Ni siquiera me acordaba de eso!", "Qué vergonzoso...", "¡Vaya, ese fue el mejor episodio de la historia!" o "Espero que nadie tenga fotos mías de esa convención de anime..." se dijeron en esa madrugada; ni que una sola madrugada hubiera sido suficiente para cubrir todas las historietas, personajes, aperturas y cierres que marcaron la infancia de Danilo con colores vivos y alegres.

Los recuerdos llenos de brillo infantil calentaron el corazón de Danilo de una manera que no había sentido en mucho tiempo. Y sus ojos se cerraron con imágenes de sus personajes favoritos, sus oídos sonaron con la melodía de Dense Forest y sus labios con una sonrisa de ensueño. "Estaría bien poder viajar sin dirección..."

✯✯✯

Antes de abrir los ojos, Danilo y sus pensamientos eran uno solo, como un entramado dormido, y su cabeza estaba algo... incómoda. Con las manos pesadas que intentaban seguir un rumbo mientras el sueño las desorientaba, se acercaron a su cabeza, buscando la almohada, pero en lugar de encontrar algo blando, tropezaron con varios objetos pequeños que cayeron al suelo, haciendo un enorme ruido para los sensibles oídos de la mañana.

Con un salto, Danilo levantó la cabeza, haciendo que todo diera vueltas. "¡¿Dónde está el teléfono móvil?! ¡Mierda, si rompe la pantalla más, estoy jodido!” Rápidamente miró el suelo de madera, se rascó los ojos y buscó a tientas el teléfono, tropezando solo. Tardó un poco más de lo habitual en darse cuenta de que aquella no era su habitación.

Danilo se levantó y miró a su alrededor, pensando que todavía estaba dormido. Aunque no parecía un sueño. De hecho, todo parecía muy real y... palpable. Recogió los objetos del suelo y los devolvió todos a la mesa donde probablemente se había despertado. Se dio cuenta de que eran objetos algo antiguos, pero también modernos, varios papeles de pergamino escritos y manchados, e instrumentos que parecían más bien elementos de la ciencia antigua. Y sólo una cosa, por banal que fuera, hizo que Danilo sintiera un escalofrío de pies a cabeza: un plato de porcelana floreada con un tenedor de plata en la esquina de la mesa. Eso no parecía estar en el lugar correcto.

Por un momento pensó que tal vez estaba sufriendo algún extraño ataque de ansiedad aún no documentado por la ciencia médica. Pero su corazón no latía desbocado, ni sus pulmones parecían perder su capacidad de absorber oxígeno. Así que, hey, tal vez realmente estaba en un sueño. Con los ojos brillantes de emoción, Danilo levantó las manos, con los brazos separados, y se concentró en un pequeño reloj de sol antiguo. Si esto fuera un sueño, seguramente usaría la Fuerza para hacer levitar algo.

Sin embargo, fue el propio Danilo quien de repente se vio lanzado por los aires. Su cuerpo fue lanzado con una fuerza innecesaria a través de la habitación, estrellándose contra una pared donde colgaba un enorme cuadro y haciendo que el soporte de una gruesa cortina roja cayera sobre él. No hace falta decir también que todo este curso fue sonado por un grito espeluznante.

Después de que Danilo consiguiera recuperar el aliento y salir a gatas y tosiendo de debajo de las cortinas, sus ojos vieron un par de zapatillas azul oscuro con detalles dorados. Lentamente, y todavía ahogado, levantó la vista para encontrarse con un joven alto, con el cabello negro hasta los hombros, gafas finas de montura redonda, ojos oscuros y afilados, piel blanca y labios finos.

Fue entonces cuando la mente de Danilo se detuvo definitivamente. ¡Sabía que había visto a ese tipo en algún lugar antes! Pero, ¿dónde, dónde?

– ¡Jesús amado! – se llevó las manos a la cabeza, con los ojos muy abiertos.

– ¿Jesús? – La voz tranquila del otro era alucinantemente familiar, pero aún así la memoria de Danilo parecía no querer cooperar. – Es evidente que es usted extranjero, pero ¿de qué país, me pregunto?

Levantó un brazo y la suave capa negra colgó anhelante de su brazo, rozando ligeramente el rostro aturdido de Danilo. Ese roce le recordó algo más... oscuro pero brillante y... ¡una voz de chica!

Danilo cerró los ojos al ver que su cuerpo comenzaba a ser levitado de nuevo por el joven.

– ¡Espera, espera, espera! ¡Cálmate! – agitó los brazos en el aire, con el cuerpo girando por la falta de gravedad. – Me estoy acordando de algo, es... eh, algo, ¡pero qué! Mierda... tú, ¡te he visto!

Al revés, señaló acusadoramente al joven, que sonrió divertido, pero su mirada mostraba cierta preocupación.

– Fingir la demencia no es un nuevo movimiento contra mí. Y estoy seguro de que no te he hechizado para que olvides quién soy. – se cruzó de brazos y miró brevemente hacia otro lado – Soy un mago, pero no lanzo maldiciones a nadie.

– ¡Mago... MAGO! ¡MAGO! ¡ESO ES! – Danilo se dio una palmada y se echó a reír. Eso era imposible y divertidísimo. Hacía años que no recordaba a aquel tipo, aquel dibujo con cartas y brillos... – ¡MAGO CLOW! ¡CLOW REED!

El otro joven entrecerró los ojos y estudió analíticamente a Danilo antes de tirarlo al suelo sin contemplaciones. La caída no le hizo perder la animación, pero el nuevo dolor le hizo pensar rápidamente que quizás esto no era realmente un sueño. La presencia del mago era una monstruosidad tal que la gran sala separada en cuatro habitaciones por sillones, mesas y objetos extrañamente grandes parecía diminuta con él dentro.

Danilo seguía riendo como un niño, su memoria trabajaba en flashes, lanzando imágenes del manga, el dibujo animado infantil, la canción de apertura, el bicho amarillo con una gran cabeza. Clow Reed hizo una mueca al ver al hombre aparentemente loco y optó por volverse hacia su escritorio cuando se dio cuenta de que Danilo era inofensivo.

Sin darse cuenta, los pies de Danilo comenzaron a vagar sin control, yendo de una esquina a otra, parloteando sin parar sobre Sakura, Tomoyo, Shaoran, Meiling, Touya, Yukito, y por supuesto: ¡las Cartas!, mientras Clow Reed trataba de ignorar el parloteo sin sentido.

– LAS CARTAS ¿Dónde están? – gritó Danilo desde el otro lado de la habitación. – ¡Siempre, SIEMPRE quise esas cartas! Tendría que vender mi riñón para conseguirlos. ¡Por favor, muéstrame sólo una!

Clow Reed se volvió, repentinamente confundido, pero en silencio. Danilo corrió por la habitación, lo que el mago entendió instintivamente como un ataque y levantó los brazos frente a su cara.

El movimiento y la fuerza mental de su instinto fueron suficientes para que varias cosas salieran volando por la habitación, las ventanas fueron rotas por numerosas y gruesas ramas que venían del jardín, infestando la habitación de plantas, una fina lluvia comenzó a caer de la nada, mojando todo y haciendo resbaladiza la alfombra de madera, pequeñas bolas luminosas aparecieron en la lluviosa atmósfera disparando hacia todos los lados (golpeando a Danilo varias veces y haciendo que Clow Reed esquivara como pudiera mientras intentaba salvar el mayor número de pergaminos posible en aquella tormenta interna), una espesa niebla se apoderó del lugar dificultando la visibilidad y, como la cereza en el pastel, Danilo fue atrapado por una cadena de hierro increíblemente dura, sin posibilidad de escapar cayendo como un tronco en un pequeño lago que ya se estaba formando en la sala.

Clow Reed, con los brazos llenos de pergaminos empapados y las gafas salpicadas de gotas de agua, sentía un buen peso sobre los hombros (y no era por la túnica pegada al cuerpo). Cerró los ojos con fuerza, equilibró la pila de pergaminos sobre un brazo como pudo, corrió hacia Danilo (que se debatía con la cara en el agua, tratando de respirar), lo levantó con la mano libre, arrastrándolo fuera de la habitación. A través de una de las ventanas altas y rotas, Clow Reed arrojó los pergaminos al jardín y comenzó a sacar a Danilo encadenado al exterior.

El joven mago dejó caer a Danilo en medio de la hierba alta y también se sentó pesadamente con un suspiro de cansancio. Miró a Danilo, con la cara blanca de miedo y los ojos muy abiertos, sus labios pálidos murmuraban suavemente "Esto no es un sueño, es una pesadilla, casi me muero, no podía respirar, es una pesadilla..."

Sonriendo a modo de disculpa, Clow Reed comentó en un tono falsamente alegre:

– Me alegro de haber conseguido sacarlo. Creo que sería un poco embarazoso que te ahogaras en un charco de agua. Menos mal que hoy no estaban los gatos.

Danilo volvió su rostro perplejo hacia el mago, intentando liberarse del agarre de las cadenas.

– Cuanto más te mueves, más se aprietan las cadenas –el tono ligero mezclado con la risa del mago, la sonrisa amable de su rostro y el encogimiento de hombros, hicieron que Danilo replicara airado.

– ¿Y esto es un ascensor para ese tipo de conversaciones? ¿Qué demonios ha pasado? ¿Por qué has hecho eso? No he hecho nada, ¡sólo quería ver las cartas!

Clow Reed volvió a encogerse de hombros y bajó la cara con una sonrisa avergonzada. Al parecer, no sabía qué hacer con sus dedos.

– Sí, yo... eh, ¿perdón? Lo que acabas de ver ahí era mi... poder.

– ¿Su poder?

Clow asintió en silencio, pero su semblante sonriente no fue suficiente para ocultar su tristeza y abatimiento.

El cerebro de Danilo trabajó durante varios minutos, yendo y viniendo de Clow a la caótica habitación unas cuantas veces, hasta que consiguió unir los puntos. Se aclaró la garganta:

– No hay ninguna carta ahí, ¿no?

– Realmente no tengo ni idea de qué son estas cartas. Si alguien le ha informado de que tengo alguna carta mágica o algo así en mi casa, puedo decirle que su inversión ha sido muy mal empleada.

– ¿Inversión?

– Sí. El dinero que pagaste a tu informante que dijo que tenía cartas mágicas aquí. Eres otro de esos ladrones que intentan robarme secretos místicos, ¿no?

Danilo frunció las cejas, entendiendo ahora mejor cómo le había recibido el mago antes.

– Te doy mi palabra de que no soy un ladrón, ni entraría en la casa de un mago. He leído suficientes historias para saber que es arriesgado, por decir algo... De hecho, ni siquiera sé cómo he llegado aquí, sinceramente. Anoche me fui a dormir y cuando me desperté... ¡bum! Estuve en tu mesa.

– Uh. ¿Simples así?

– Simples así.

Clow Reed volvió a callar, dejando a Danilo algo avergonzado. A su vez, Danilo volvió a mirar la habitación donde seguía lloviendo, el jardín donde las plantas no dejaban de crecer (ahora a un ritmo menos acelerado), la niebla que empezaba a salir por las ventanas como si tuviera vida propia disipándose con los rayos del sol. Su memoria estaba siendo ahora una buena amiga, pues empezó a reconocer cada uno de los poderes que allí se habían evocado. Se quedó quieto para que las corrientes no le apretasen aún más y el aire empezase a acortarse.

– Ah, entonces, dime algo. ¿Cuándo vas a deshacer esto... la magia o el poder?

El mago, que había estado sumido en sus pensamientos, apartó la mirada de Danilo y luego, como si acabara de recordar su existencia, soltó un "¡ah!" y respondió con una sonrisa:

– Todavía no sé cómo hacerlo bien para ser honesto. Solo dejo que la magia pierda su fuerza mientras aquieto mis pensamientos.

Danilo respiró hondo, sintiendo que su paciencia disminuía al contacto con aquellas cadenas. No quería tener ni siquiera el principio de un ataque de ansiedad. Al parecer, en esta situación, Clow sería tan útil como una mosca y acabaría siendo aplastado poco a poco por el hierro. "Bien, Danilo, sólo cambia el curso de tus pensamientos".

– Muy bien, ¿qué sueles hacer para calmar tus pensamientos?

Clow sonrió ampliamente, ahora con sinceridad.

– Como dulces. Una buena idea. Vamos, te llevaré a la espalda mientras vamos a la cocina. Sé que no lo parece, ¡pero soy bastante fuerte!

Y Danilo se dejó llevar tímidamente a otra parte de la residencia del mago. A lo largo del camino, no pudo ver mucho, salvo varias partes del jardín (que, si no fuera por el poder desbocado, sería muy, muy hermoso) y pasillos, varios pasillos.

Cuando llegaron a la cocina, Clow depositó su carga humana en una silla y abrió la nevera, algo que dejó a Danilo aún más perplejo. Desde luego, no esperaba ver una nevera en un lugar así, y mucho menos una cocina moderna como aquella...

– Todavía tengo un pastel de fresas que hice ayer por la mañana, es divino. ¡Ah! ¿Te gusta el té? – y antes de que Danilo pudiera responder, continuó – ¡Este té tiene un aroma especialmente magnífico que enamora a cualquiera!

Eso hizo que Danilo pareciera un pimiento, pero el mago ni siquiera se dio cuenta, ocupado como estaba con los utensilios de lo que aparentemente era una moderna ceremonia del té.

Aunque las formas de Clow Reed eran un poco excéntricas, no podía negar la buena sensación que sentía en su interior. En ese lugar, estando dentro o fuera de la residencia del mago, todo se sentía como luz, sol, estrellas... No en vano el diseño de Sakura se consideraba "hecho para niñas", aunque Danilo no entendía la razón de que el brillo y la alegría estuvieran estrictamente ligados a un género concreto. Cuando era más joven, solía ver los dibujos animados en la televisión (aunque lo hacía en completo secreto, por supuesto). "Maldito machismo, nos ha jodido..."

Mientras el mago servía los trozos de pastel y el té, Danilo empezó a recordar la historia de Clow. Sus padres también eran magos: su padre, inglés; su madre, china. Así que era natural que Clow Reed disfrutara de la magia de Occidente y Oriente. Quizás el mago era una especie de manifestación del Yin y el Yang, las dos polaridades que rigen el universo. Su mente trató de buscar en los rincones más profundos de su cerebro algo más de información sobre el mago, pero todo lo que volvió fueron algunas peleas que había hecho Sakura.

Internamente se despreció un poco por eso y frenó el impulso de cantar la canción inicial del anime. Durante esta lucha interna, varios gatos aparecieron en la cocina, maullando y frotando sus largas colas en la silla en la que estaba encaramado. Danilo se preguntó divertido si por eso Kero y Spinel tenían forma felina.

Desvió su atención de los gatos hacia Clow, que trabajaba pacientemente mezclando las hierbas y acariciando de vez en cuando a los gatos.

Se dio cuenta de que el mago parecía ser unos años más joven que él. "Si el mago Clow realmente no sabe nada de las cartas, significa que aún no han sido creadas. Creó las cartas precisamente para controlar sus poderes... así que probablemente llegué antes de que ocurriera todo esto".

El joven mago volvió a remover la tetera, añadió una ramita de una planta desconocida y volvió a remover el agua, cerrando los ojos mientras aspiraba el fragante aroma. Danilo intentaba forzar su memoria sobre la historia que conocía, pero no recordaba muy bien el pasado de Clow. Al menos no se hablaba mucho de eso en la historia de Sakura.

En cuanto hubo colado el té y llenado dos hermosas tazas de porcelana, Clow Reed se sentó junto a su visitante encadenado, tomó un trozo razonable de pastel con un tenedor de plata y dijo

– Abre la boca así: aaaaahhhh.

Los ojos de Danilo se abrieron de par en par y casi se cayó de la silla.

– ¡Tienes que estar bromeando!

Clow realmente no entendía la actitud exagerada.

– Al parecer, las cadenas siguen atadas a ti. Dudo que puedas comer por tu cuenta.

– Me arriesgaré – obviamente el lado varonil de Danilo estaba gritando por dentro e intentaba mal y mal sostener el tenedor o coger un trozo del pastel con las manos. Se cayó varias veces, y la última vez simplemente se quedó tirado en el suelo, exhausto y un poco sudoroso por el esfuerzo.

Preguntó el mago, que iba por su segundo trozo, con la boca llena de chantilly:

– ¿Te rindes o tu orgullo te sigue hiriendo?

Danilo soltó un bufido.

– Ah, a la mierda. Sólo ayúdame a levantarme...

Lo que Clow hizo rápidamente. A pesar de la sonrisa en su rostro, Danilo no vio malicia ni impresión en aquella réplica de "¿No te lo dije?". Al contrario, la ligereza de su rostro, de sus movimientos, de sus miradas era demasiado diferente a todo lo que conocía en su mundo. Su mente se aferró tan fácilmente a esos detalles, que poco a poco fue soltando varios nudos creados en su interior, haciéndole sentir como si se dejara llevar por una suave corriente. Hasta que...

– ¡Yuuka! – Danilo recordó de repente el nombre del personaje de los cómics xxxHolic.

Clow enarcó las cejas un poco desconcertado, pero más bien sospechoso. Le dio a Danilo otro trozo de pastel.

– ¿Conoce a la señorita Hajiwara?

– Bueno, no exactamente. Recuerdo a una chica del colegio a la que le gustaba este mang–... –Clow apoyó los codos en la mesa, acercándose a Danilo. Se preguntó si era buena idea mencionar que el propio mago formaba parte de un mundo imaginario. Mirando el brillo de sus ojos, Danilo pensó que era mejor no hacerlo. – Un amigo mío, de muchos, muchos años, comentó una vez sobre esta mujer llamada Yuuka. Que era una mujer poderosa.

Clow esbozó una media sonrisa y cogió una fresa de la parte superior del pastel.

– Llamarla poderosa es quedarse corto.

– Sí, bueno, de todos modos. Quizá pueda ayudarte a hacer algo con tus poderes. – Danilo intentó jugar una carnada. La sugerencia hizo pensar al mago.

– Todavía no se había planteado pedir ayuda a la señorita Hajiwara. Es una idea intrigante, pero no más intrigante que su conocimiento de la existencia de Hajiwara.

Danilo sintió un escalofrío. ¿Se había equivocado? De hecho, nunca se había acercado a los cómics xxxHolic, sólo recordaba superficialmente algunas cosas bastante locas que hablaba la chica del colegio. Algún asunto extraño sobre viajes en el tiempo y realidades paralelas; había dicho que el mago Clow de Sakura Card Captors había conseguido ayuda de esta llamada Yuuka del xxxHolic para contener sus propios poderes, creando las cartas Clow. Así que, en el fondo, Danilo no sabía nada de la tal Yuuka.

Abrió la boca para coger otro trozo de pastel y ganar tiempo.

– No sé por qué dices que no debería saber de ella.

– Vamos, los seres humanos normales no pueden ver a Yuuka tan fácilmente. – Los ojos de Clow brillaron de forma extraña al decir eso.

– Te aseguro que soy muy, muy normal. Como lo más normal de lo normal. Si te contara mi vida, verías que es... bastante normal.

– Adelante.

– Oh, de acuerdo, claro. Muy bien. Eh, vivo con mis viejos y trabajo en una tienda de artículos de limpieza todos los días de la semana, incluidos los sábados. La tienda no ha ido muy bien, así que quizá me despidan pronto... Si no estoy en el mostrador esperando a que alguien entre en la tienda, me quedo en casa. Ceno con mamá y papá y veo el periódico. Si hay una película por la noche la veo con ellos... No tengo contacto con nadie de la escuela, ni con nadie que haya hecho la escuela técnica conmigo. Solía jugar a algunos juegos en mi teléfono móvil, pero después de que la pantalla se rompiera perdió un poco de diversión... Tampoco he salido nunca con nadie, ni tengo gato ni perro. Nuestra casa tampoco tiene un jardín que cuidar, pero mi madre tiene un árbol de boldo que es su favorito. En realidad, creo que a ella le gusta más esa planta que a mí...

Clow Reed analizó y sopesó cada una de las palabras pronunciadas con una seriedad anormal. Si Danilo no conociera un poco la vibe de la historia, pensaría que el mago se estaba burlando de él.

– ¿Y bien? Mi vida es bastante normal. Bastante genial.

– En realidad no. Tu vida se dirige a una depresión degradante si no encuentras algo a lo que aferrarte. Tu vida parece bastante triste.

La bofetada en la cara fue bien dada y Danilo permaneció en silencio. Aunque ya lo supiera, escuchar las palabras de otra persona era como enfrentarse a su vida gris de frente. A veces es más fácil fingir que estas cosas no están en nosotros.

– Pero eso no es un problema, amigo mío –se levantó el mago. – Oír hablar de tu vida me ha hecho reflexionar sobre ciertas cosas y creo que he descubierto algo.

Se dirigió a una puerta en el lado opuesto de la cocina y la abrió.

– ¡Oh, mira! ¡Sus cadenas han desaparecido! Ven aquí. – hizo un gesto a Danilo para que le siguiera por la puerta. – Salgamos fuera, la noche ya está cayendo y desde el campo podemos ver las estrellas más fácilmente.

Danilo se pasó las manos por los brazos, para masajear las partes donde las cadenas le habían apretado con fuerza, y se dirigió a la salida de la residencia. En el paseo por la hierba baja y verde, miró hacia atrás. La arquitectura de la residencia del mago era hermosa, la mezcla perfecta de equilibrio entre la arquitectura occidental y la oriental, lo moderno con lo antiguo.

Una brisa húmeda y ligeramente fría subió por el barranco y alborotó el pelo de ambos.

– Creo que sé cómo has llegado hasta aquí, amigo mío. Ayer estuve estudiando y practicando diferentes técnicas para controlar mis poderes. – Clow cerró y abrió las manos, mirando con pesar las líneas de sus palmas – Pensé que si podía disipar mi poder en partes, distribuyéndolo a otras realidades, podría controlarlo mejor.

– Eso tiene sentido con la historia – empezó a hablar Danilo, haciendo que el mago dirigiera la misma mirada extraña desde la cocina. – Es decir, tu razonamiento es lógico, pero sinceramente, ¿cómo me ha traído aquí eso que hiciste ayer?

Clow cerró los ojos y amplió su sonrisa en una carcajada que se elevó hasta las estrellas del cielo. Sonaba como una suave campana de viento. Ese sonido hizo que el corazón de Danilo latiera más rápido y se avergonzó. El mago respondió:

– Digamos que para crear un puente entre lugares necesitamos demarcar al menos dos, llamémoslos puntos. Uno en cada lado. Estos puntos son como pilares que sostienen el puente, la conexión. Al parecer, debo haber localizado uno de estos puntos en su lugar de origen.

Danilo se cruzó de brazos y se rascó la barbilla, fingiendo entender.

– Ajá, ¿y cuáles son esos puntos que has marcado?

– Eso es sencillo. O al menos eso creía... Ahora no estoy tan seguro, ya que al parecer la magia no funcionó como estaba previsto. Pero mi punto inicial era elegir uno de los "puntos" que existen en cualquier parte del universo y que son algo "eterno". En este caso, elegí la que más necesitaba y la que más me apoya en este momento.

Hizo una pausa y finalmente dijo:

– La esperanza.

Danilo se tomó un tiempo para entender la profundidad de eso, sin mucho resultado. Clow apartó la cara conteniendo una risa al ver la confusión de Danilo.

– No te preocupes tanto por entender la mecánica de la magia – se palmeó el hombro y se tumbó en el pasto. – Mientras tanto, nos limitaremos a escuchar las estrellas.

Y esta nueva costumbre de acostarse y mirar el cielo, las nubes, las gotas de lluvia en las plantas, los rayos de sol que entraban por las ventanas, de sentir el aroma de los tés, el viento en el pelo, hizo que el vínculo de Danilo con aquel excéntrico mago, que debería existir sólo en sus recuerdos de infancia, fuera aún más profundo.

Mientras Clow se dedicaba a sus labores como de costumbre, desvaneciéndose de vez en cuando como el humo para practicar alguna magia que Danilo no podía ver (y aparecer de repente a su lado), Danilo observaba desde la distancia no sólo al mago, sino a sí mismo. Los recuerdos de los momentos en los que leía a Sakura Card Captors volvían poco a poco, como pequeñas olas que, con cada una, traían un nuevo–viejo recuerdo, robándole una sonrisa (y a veces alguna lágrima).

Una historia que hablaba de sentimientos, de desarrollo emocional, de relaciones entre personas, de momentos vividos. Un "cuento infantil" que enseñaba que el amor era independiente del género y que era puro en sí mismo. Esta fue la historia de Sakura. La historia que había elegido olvidar en su camino de ser adulto...

Y fue en una de estas reflexiones de Danilo, sentado bajo un cerezo, cuando Clow Reed volvió a sorprenderle apareciendo flotando a su lado riendo de esa manera que sólo él podía:

– Pensé que te llevaría un poco más de tiempo entender.

Danilo, sorprendido y un poco avergonzado, se secó los ojos llorosos e intentó cambiar de tema.

– ¿De qué estás hablando? ¿Ya es la hora del té?

El mago sonrió simplemente, pero Danilo notó una mirada diferente en sus ojos.

– Tal vez mi suposición fue que me gustaría que te quedaras un poco más. A veces algunos momentos pueden ser solitarios. Su presencia ayuda cuando eso ocurre.

– ¿Qué quieres decir con eso?

– Que es hora de que vuelvas. Vamos.

Eso sorprendió a Danilo y y tardó en moverse. Hasta que corrió hacia el mago unos metros más adelante.

– ¡No, no! ¿Qué quieres decir con volver?

– Ya has estado aquí bastante tiempo. Si te quedas más tiempo, es probable que alguna línea de tiempo cambie demasiado causando un efecto dominó y reflejando en varias otras personas de otros tiempos y espacios...

"¡Otra vez este alboroto del viaje en el tiempo! Nunca entendí esta mierda!".

– Pero, ¿y si no quiero? – el mago siguió caminando hacia una de las habitaciones de la residencia donde solía leer sus libros de magia. – Eres poderoso, Reed. Lo suficientemente poderoso como para permitirme quedarme. Por favor...

Su voz temblorosa le hizo detenerse, pero Clow no se volvió, sólo se excusó, abrió la puerta de la habitación y entró.

Danilo pensó durante uno, dos, tres momentos antes de entrar. Tal vez podría decir algo que haría que Clow lo pensara dos veces antes de decirle que volviera a su mundo.

– ¿Y si sale mal y me envían a un mundo distinto del mío? La primera vez salió mal y acabé aquí, ¿no?

– Pensé lo mismo que tú, así que en los últimos días seguí practicando mi magia para ver si la conexión iba bien. Así que sólo quedaba esperarte.

Danilo estaba parado en la puerta, como si algo le impidiera acercarse. Clow podía sentir el malestar y la tristeza en la habitación.

– Sabía que ese mundo era el tuyo, porque allí faltaba algo, algo que también te faltaba antes, pero que ahora has vuelto a encontrar. – Clow cogió una especie de papel rectangular, una de cuyas caras estaba limpia y la otra con varios trazos de tinta negra. – ¿Podría ser esta la carta que buscaba el primer día que vino aquí?

Incluso desde la distancia, Danilo identificaría esas líneas de todos modos. Era el símbolo de Clow en el reverso de cada una de las cartas de Clow. Asintió con la cabeza.

– Aunque conocías aspectos concretos de mi realidad que no serían de dominio público en tu mundo, dada la forma en que es, seguías guardando silencio sobre ciertas cosas. Pero incluso el silencio habla y comprendí que tal vez la creación de cartas podría ayudar a controlar mi poder. Dividir el poder en características y transferir cada una de ellas a... cartas. Una idea interesante, muy interesante. Si no fuera por ti, no estoy seguro de haber pensado en eso...

Los hombros de Danilo se desplomaron sugestivamente ante aquello: "Entonces, ¿eso es todo? Ahora que entiende lo que tiene que hacer, las cartas se crearán; de alguna manera acabarán en manos de una niña de diez años en un Japón ficticio; y yo volveré a mi mundo y veré toda la historia desarrollarse adecuadamente desde la distancia... ¿Por qué estoy siempre a distancia?"

– Estarás bien, eso es seguro.

Danilo apretó los puños, las uñas le dolían. Esas palabras se sintieron tan bienvenidas de él. Jugaron tan profundo...

– Si realmente tengo que irme, hay algo que quiero preguntar. Una cosa que me ha estado molestando un poco, Reed, por ridículo que suene. Antes de irme, ¿puedo saber?

– ¿Sí? – Clow se volvió hacia él con su rostro angelical.

– Sé que esto puede ser un poco tarde, pero... desde que llegué no me han preguntado cómo me llamo. Yo sé el tuyo, pero tú no conoces el mío. Supongo.

Clow Reed se puso las manos detrás de la túnica y esbozó una tímida sonrisa, recordando a su amiga japonés.

– La señorita Hajiwara a menudo bromea diciendo que si le das tu nombre a alguien, esa persona puede controlar tu alma. Y que si le das su cumpleaños, puede controlar tu vida. No deseo tener ese control sobre ti, el solo pensar en ello es horrible en sí mismo. Prácticamente una pesadilla.

Danilo sostuvo la mirada del mago con lágrimas y un nudo en la garganta. Por una razón casi infantil, dirían los duros de corazón, no quería volver a su mundo, pues un lugar de fantasías era mucho mejor que la crudeza de la realidad. Sin embargo, la simple verdad era que no quería dejar a Clow, aunque sabía toda la historia que se desarrollaría en el futuro; ¿no era esa razón suficiente?

Clow Reed también notó que se le formaban algunas lágrimas, pero su sonrisa se mantuvo firme y serena. Abrió sus largos brazos y atrajo a Danilo en un abrazo. Como si ese fuera el detonante para que los abrumadores sentimientos de Danilo desbordaran su pecho.

Lloró y lloró, copiosamente. Sus manos agarraron con fuerza la capa oscura del mago. Entendió entonces lo que el personaje de Yue debía sentir por Clow, era lo mismo que sentía Danilo ahora. Definitivamente no quería volver a aquella vida gris. "Él es la vida. ¡Clow es la pura Vida! No quiero dejarlo".

Mientras duraba el abrazo, un símbolo mágico de Clow apareció brillante en el suelo alrededor de ambos. La luz los iluminó intensamente, junto con una presión que hizo que la ropa de ambos se balanceara violentamente.

Danilo apretó aún más los párpados y los brazos alrededor del mago, que le susurró unas palabras al oído. Pero para entonces Danilo no pudo escuchar nada más y cuando abrió los ojos, estaba de nuevo en su cama.

El cuerpo le cosquilleaba donde se había tocado al mago. Se cubrió la cara y empezó a llorar, acurrucado en su nido.

✯✯✯

Las semanas que siguieron para Danilo fueron duras. Aunque había vuelto a su casa, su aburrida y monótona rutina formó parte de su vida durante muchos días. Hasta que el entumecimiento se convirtió en color con sus recuerdos de Clow y optó por releer de nuevo aquella historia de la infancia. Nuevamente se reencontró con el personaje Sakura.

Hasta que un día, a pesar de que su rutina normal, bastante normal, seguía siendo la misma de siempre, Danilo notó que empezaba a experimentar al máximo el regalo de las cosas banales de su día: colocar los productos de la tienda en las estanterías, ver a la gente caminar por la acera, patear el ordenador del señor Zeca, ver a su madre regando su boldo, a su padre abriendo el periódico... Cosas banales, cosas que daban sentido a su vida.

Esa perspectiva le atrapó como un pez en un anzuelo y, al salir del trabajo para ir a casa, sus pensamientos se arremolinaron con imágenes de Clow, de sus conversaciones, de las cartas, de la magia. En las historias, Clow tenía reencarnaciones y guardianes... algunos de estos aspectos aparecían en el mundo de Sakura porque había un vínculo entre esos mundos...

"Y si había un vínculo... entonces... eso significa..."

Danilo se detuvo repentinamente en la acera, lo que hizo que la mujer que se precipitaba detrás de él se estrellara de bruces contra su espalda y diera un volantazo, murmurando un "gilipollas". Ni siquiera se movió, con los ojos fijos y vidriosos en el pavimento manchado y sucio. "Clow dijo que había otras realidades y que su poder debía dividirse de una manera u otra para que no se produjera el caos. Y si realmente pudiera encontrar un punto aquí que estuviera conectado a su mundo, entonces... entonces..."

Mientras el hormiguero humano continuaba su carrera rutinaria, con las cabezas gachas y los pies apresurados, levantó la cara hacia el cielo azul, adivinando un resplandor lejano a través de las nubes. Danilo escuchó la voz de las estrellas, la risa de Clow en sus oídos como si estuviera a su lado, al pie de su oreja. Sus ojos lagrimearon luminosamente y él finalmente consiguió esbozar una sonrisa del tamaño del mundo.


30 ноября 2022 г. 0:00:10 0 Отчет Добавить Подписаться
1
Конец

Об авторе

C Clark Carbonera “A utopia está lá no horizonte. Me aproximo dois passos, ela se afasta dois passos. Caminho dez passos e o horizonte corre dez passos. Por mais que eu caminhe, jamais alcançarei. Para que serve a utopia? Serve para isso: para que eu não deixe de caminhar.” Fã de carteirinha de Buffy - The Vampire Slayer.

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~