angelnovo Angel Novo

Colaboración con Leo Alcaraz Oliver. En las afueras de una tranquila ciudad, todo se torna oscuro cuando gente empieza a desaparecer. Cuento escrito exclusivamente como especial de Halloween 2022 Imagen de StockSnap en Pixabay


#18 in Ужасы 13+.

#horror #terror #50773 #50774 #cuento #halloween #50810 #alter
Короткий рассказ
20
5.1k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Alter

Apenas puedo ver por donde voy, todo está nublado y además es de noche.

Bajo la mirada al notar una textura extraña sobre mi mano.

Estoy arrastrando el cuerpo de un chico tirándole de los pelos, no tendrá más de veinte años.

Aterrorizado al ver la escena, intento abrir la palma de la mano para dejarlo caer, pero no puedo…

Es como si fuera un simple espectador.

Cierro los ojos dejando que todo se convierta en oscuridad completa. Al abrirlos, me sorprendo al ver que estoy de nuevo en mi habitación.

Me alegro al ver que ha sido un sueño, aunque estoy extremadamente cansado, como si de verdad me hubiese pasado la noche caminando.

Una vez de pie, camino a paso ligero hasta la cocina para beber un vaso de agua, ya que es algo que hago todas las mañanas.

Esta mañana es especialmente extraña, apenas tengo sed.

Mirando por la ventana me doy cuenta de que es un día gris. Las nubes tapan el cielo a pesar de la escasa lluvia.

Vivo en una casa de campo, fue lo más barato que encontré y cada vez parece más complicado encontrar una casa en condiciones.

Este mes estoy de vacaciones, por lo que no hacía cuentas ir a la ciudad a menos que fuera estrictamente necesario.

Gracias a las tierras que forman parte de mi propiedad, puedo cultivar los alimentos que ingiero, haciendo aún más cómoda mi estancia.

No soy una persona especialmente abierta, apenas tengo amigos y hace siglos que no los veo. La única persona con quien tengo contacto más o menos frecuente, es con la vecina, a quien solía ver todos los días, pero ahora hace una semana que no la veo ni parece haber movimiento en su propiedad.

Su nombre es Julia, tiene más o menos mi edad, ella me ha enseñado todo lo que se del campo y por ello le dije que le ayudaría a reparar el tejado de su casa.

Justamente hoy habíamos quedado a las diez en punto para llevar a cabo esa tarea. Voy hasta la puerta principal y abro la puerta. Me gusta tomar el aire cuando me despierto.

Salgo de la casa y camino unos pasos hasta que su casa se hace visible. No hay ni una sola luz en marcha y su coche sigue exactamente donde estaba ayer.

Me planteo llamarla para ahorrarme el viaje en caso de que no esté pero al final decido no hacerlo.

Mejor ir directamente.

Doy media vuelta y entro a casa de nuevo, subo las escaleras y regreso a mi habitación por algo de ropa limpia. Acto seguido entro en el baño y me preparo para la ducha.

Abro el grifo para que el agua se vaya calentando, por desgracia aquí tarda bastante y mientras espero siempre me cepillo los dientes.

El lavabo está a la altura de mi cintura y justo encima hay un pequeño espejo cuadrado rodeado por una estantería en la que guardo cosas útiles como el cepillo y la pasta de dientes.

Hace un par de años que vivo en esta casa, y soy una persona a quien le gusta tenerlo todo siempre en el mismo lugar así que la mayoría de mis movimientos son instintivos y automáticos.

Alzo la mano lentamente para alcanzar la taza en la que guardo el cepillo mientras giro la cabeza para comprobar que el grifo de la ducha no vuelve a estar roto. Al sentir la taza vacía, vuelvo a mirarla confuso y busco donde podría haber dejado el cepillo.

Para mi sorpresa, estaba ahí, en el mismo estante, pero no estaba en el mismo lugar donde lo pongo siempre.

No le hago mucho caso ya que a pesar de que me gusta llevar un orden, soy una persona bastante descuidada y no es la primera vez que me sucede.

Termino mis quehaceres en el baño y me visto observando las manecillas del reloj de la pared.

Al comprobar que son las nueve y media, vuelvo a bajar las escaleras y salgo de casa asegurándome de cerrar la puerta.

Como voy con tiempo, puedo permitirme ir despacio, dando un paseo observando el paisaje.

De un salto, sorteo la valla que delimita mi propiedad. Debería cambiar la valla de inmediato, apenas puedo abrirla. Obligándome así a saltarla cada vez.

Muevo la cabeza de izquierda a derecha ya que lo único que separan nuestras casas es un simple camino por el que de vez en cuando pasa algún tractor.

Toco su puerta cuatro veces, ya que esa es mi forma de llamar su atención, pero no se oye nada.

Ligeramente molesto, dedico un par de segundos a dejar que le dé tiempo a salir, ya que puede estar haciendo algo importante. Pero no hay señales de que Julia esté ahí.

Doy la vuelta a su casa e intento llamar su atención desde la puerta trasera, aunque tampoco hay suerte.

Giro la cabeza visualizando el establo. Julia tiene un caballo y puede que esté ahí con él.

Aligero un poco el paso y me adentro en el establo, escaneando la zona viendo que no hay nadie. Me acerco al caballo.

El recipiente donde suele tener su comida está vacío. Me sorprende mucho ya que ella nunca dejaría que su caballo pasara hambre.

Abro la puerta del almacén y el hedor que proviene de ahí prácticamente me tira al suelo.

Después de unos segundos vuelvo a incorporarme y asomo la cabeza. Está muy oscuro ahí dentro por lo que no logro ver nada fuera de lo común. Lo que sí logro ver es lo que estoy buscando.

Una vez el caballo vuelve a tener comida, saco mi libreta donde tengo unos planos de la casa dibujados y escribo una nota.

¡Saludos!

Me he pasado por tu casa para arreglar el tejado pero no había nadie. Hace una semana que no veo movimiento por tu casa así que supongo que te habrás ido de viaje.

He ido hasta el establo y me ha sorprendido ver la escasa comida que tenía el caballo, por lo que le he puesto más.

Ahora tiene para unos cuantos días así que no te preocupes.

Pd: Cuando veas esta nota, pásate por mi casa y establecemos una nueva fecha para arreglar el tejado.

John.

Salgo del establo y dejo la nota en su buzón.

Vuelvo a casa y me pongo ropa un poco más cómoda.

El resto del día es bastante común, mantener esta casa limpia es un trabajo arduo. Aunque no puedo quejarme.

Mi madre me ha llamado esta tarde. Me ha venido bien para despejarme. Aunque solo era para decirme que me pasara por casa de vez en cuando. Últimamente no he tenido nada de tiempo y no he podido ir, a pesar de vivir en la misma ciudad.

Mis padres viven en un piso en el centro, y yo a las afueras. Realmente sería un paseo… Puede que vaya este sábado.

Enciendo el televisor aunque se que no hacen nada de mi agrado, pero esta vez algo llama mi atención.

El canal de noticias está emitiendo un comunicado del alcalde.

Estimados ciudadanos, me veo en la necesidad de hacer este comunicado pese a las objeciones en mi propio partido.

En los últimos dos meses, han desaparecido tres personas. Algo que nunca había sucedido en esta pequeña ciudad.

La teoría inicial era que dos de los jóvenes, Martha Creevs de diez y siete y Anthony Stuard de diez y ocho años, se habían fugado para comenzar una vida juntos. Algo que llevaban tiempo amenazando con hacer.

El caso dio un giro inesperado al desaparecer James Aston, de veinticinco años. Un joven talento que nunca se escaparía de casa.

Hemos hecho todo lo posible para encontrar a todas y cada una de las personas desaparecidas.

La siguiente información ha sido confidencial durante los últimos días.

Hace exactamente cinco días, un perro policía siguió el olor de uno de los desaparecidos hasta un pozo a las afueras. En él se hallaron los cuerpos sin vida de los tres desaparecidos y todos presentaban el mismo estado.

Sus cuerpos estaban llenos de arañazos, y sus cabezas completamente destrozadas.

El equipo de forenses nos ha comunicado que los desaparecidos fueron arrastrados durante varios metros en vida. Los tres murieron de golpes en la cabeza con pocos días de diferencia.

La teoría actual es la siguiente:

Algo o alguien los cogió individualmente por sus cabezas, los arrastraron varios metros y una vez satisfecho, golpeaba brutalmente sus cabezas contra el suelo hasta que dejaban de moverse.

A todo esto, se suma la desaparición de Julia Clarence de veintiocho años. Sus padres han denunciado su desaparición hoy tras pasar varios días sin saber nada de ella.

Por algún motivo, el comunicado no me afecta demasiado.

Es decir, me siento mal por esos jóvenes y sus familias, aunque no los conocía personalmente.

Lo que sí me afecta, es ver el nombre de Julia ahí. Sinceramente quiero seguir creyendo que está de viaje o algo por el estilo… No me puedo creer que haya desaparecido.

Vuelvo a salir de la casa y me quedo mirando la casa de Julia mientras el cielo se tiñe de negro. La zona se ve inundada por las luces rojas y azules de dos coches patrulla. Supongo que van a buscar pruebas en su casa.

Vivo en una zona extraña, forma parte de la ciudad, pero está en las afueras. Somos como un barrio, pero yo no lo llamaría así ya que solo hay cinco casas y estamos todos muy separados.

Este “barrio” se llama Monteblanco, y sin duda lo máximo que había pasado antes de las desapariciones fue que un coche hizo parche y tuvimos que ayudarle a cambiar la rueda.

Un coche negro se aproxima a mi casa. Parece el coche de mi madre.

Comienza a decelerar y para el coche justo al lado del mío.

Tarda unos segundos en salir del coche, tiene cara de preocupada… No la juzgo.

Mi padre no está, supongo que se habrá quedado en casa como siempre.

Mamá sale del coche y nos saludamos. Entramos en casa y preparo unos cafés.

— ¿Qué te trae por aquí a estas horas? — Pregunto mientras me siento a su lado.

— Tu padre y yo estamos preocupados por ti… Hace semanas que no te pasas por casa y solo nos llamas una vez a la semana. — Se toma su tiempo para dar un sorbo a la taza. — Sé que estás ocupado… Pero aún así podrías llamar más a menudo.

— Tienes razón mamá. — Me levanto para buscar unas galletas para acompañar el café.

— Aunque bueno… No he venido solo por eso.

— Creía que venías a disfrutar de un café con tu hijo.

Ambos reímos.

— Me he enterado de la desaparición de Julia… Y lo de esas otras personas…

— La verdad es que me ha cogido por sorpresa lo de Julia, habíamos quedado esta mañana… Tenía que arreglar su tejado, pero no había nadie…

— Parece que estas cosas están sucediendo solo en Monteblanco… ¿Por qué no vienes a pasar un tiempo en la ciudad? Hasta que pase todo esto…

— No te preocupes por mí. Supongo que no pasará nada habiendo policías en casa de Julia… E imagino que estarán hasta que encuentren algo.

— Suponía que no darías tu brazo a torcer… Eres tan cabezón como yo.

Pone su mano sobre la mía.

— Deja al menos que me quede aquí un tiempo, así tendrás compañía y me quedaré más tranquila.

— Está bien… Aunque no cambiará mucho las cosas.

Charlamos durante un rato hasta que oímos el timbre.

Voy hacia la puerta y al abrirla, dos agentes dicen que quieren hacerme unas preguntas.

Les invito a entrar y los llevó hacia el salón.

— Usted debe ser John, ¿No es así?

— Así es.

— ¿Vive solo? — Dice su compañera mientras saca una libreta de su bolsillo delantero.

— Correcto, mi madre acaba de llegar porque está preocupada por las circunstancias que nos rodean.

— Entiendo… ¿Qué relación tiene con Julia Clarence?

— Cuando me mudé, no conocía a nadie… Ella fue muy amable y me enseñó muchas cosas.

— Hemos encontrado esto en su buzón. — Me muestra un sobre transparente con la nota que le he dejado esta mañana. — ¿Reconoce esta nota?

— Si… Habíamos quedado esta mañana, iba a reparar el tejado pero no estaba.

— Y supongo que la ha buscado por su propiedad.

— Realmente no, fui a la parte trasera ya que suele estar con su caballo, y he visto que apenas tenía comida. Así que entré en la pequeña habitación donde guarda el Heno y le puse algo de comida al caballo.

— ¿Y no notó nada extraño? — Pregunta achinando sus ojos

— Bueno, cuando abrí la habitación del heno, olía muy mal y estaba muy oscuro. Pero no tengo ni idea de si eso cuenta.

— Se podría decir que no vio nada porque estaba demasiado oscuro.

— ¿A que se refiere?

— Hemos hallado el cuerpo sin vida de Julia Clarence en esa misma habitación, estaba escondido dentro de un montón de heno y todo estaba cubierto de sangre… Llevará ahí unos tres días.

Mi expresión facial cambia por completo.

Empiezo a llorar desconsoladamente.

— Me está diciendo… ¿Qué el montón de heno del que cogí la comida del caballo, contenía el cuerpo de Julia?

— Me temo que sí… Y la otra pregunta que tenemos… ¿No se le ocurrió denunciar su desaparición? Es decir… En su nota dice claramente que no la veía desde hacía días.

— Esto era algo que hacía de vez en cuando. Una vez llegó a marcharse un mes entero sin decirle nada a nadie. Normalmente cogía un vuelo de un día para otro para reunirse con su familia.

Continúan interrogándome durante unos minutos e insisten en interrogar a mi madre.

Salgo al exterior y me siento en un cúmulo de piedras que hay al lado de donde hemos aparcado los coches.

Al poco tiempo, mi madre sale de la casa junto a los dos agentes, quienes se despiden y nos advierten de los peligros.

Mi madre se queda cruzada de brazos a mi lado mirando la casa de Julia. Tras unos segundos de puro silencio, entramos en casa de nuevo.

Ella se queda en la habitación de invitados.

Deambulo por la casa a paso ligero, sin pensar en nada.

Puede que mamá tenga razón y deba ir a la ciudad una temporada, hasta que todo esto se calme…

Aunque realmente no hay certeza de que vuelva a atacar.

Regreso a la cocina, normalmente no suele pasar, pero a veces me despierto por la noche con un poco de sed y para no tener que levantarme, siempre me llevo una botellita de agua.

Una vez esta en mis manos, subo de nuevo a mi habitación e intento conciliar el sueño.

La luz del sol me despierta, creo que va siendo hora de que instale unas cortinas. Giro mi cabeza lentamente hasta visualizar el reloj.

Son las seis de la mañana.

Intento dormir de nuevo pero tengo la boca demasiado seca como para hacerlo.

Estiro el brazo para llegar a la botella de agua mientras me quito las legañas. Para mi sorpresa, mi mano llega a la pared.

Extrañado al no haber entrado en contacto con la botella, me giro, pero la botella no está.

Furioso, voy hasta el baño para limpiarme la cara antes de bajar.

Mis manos y cabeza hacen una moción sincronizada bajando a la par para llegar al agua del grifo.

El agua está fría, lo cual termina de despertarme. Vuelvo a incorporarme y abro los ojos para mirarme al espejo.

Me quedo paralizado al ver el rostro de mi madre en lugar del mío. Pero le sangran los ojos y tiene un golpe muy fuerte en la frente, revelando una parte de su cráneo.

Salgo corriendo de mi habitación para comprobar si mi madre está bien. Aunque al llegar a su habitación, la puerta está cerrada.

— Supongo que aún no se ha despertado…

Doy unos pasos hasta la cocina y me preocupa ver el desorden que hay. Cuchillos en la encimera, platos rotos encima del mármol…

Abro la nevera para coger un poco de agua, pero la nevera está vacía… Es como si hubieran entrado a robar.

Sin pensarlo dos veces, mis pies comienzan a moverse rápidamente, saliendo de la casa y yendo hacia el garaje.

Realmente no aparco en el garaje, lo uso más como despensa.

Nada más entrar, cierro los ojos, un sonido me enerva. Cada vez que doy un paso es como si estuviera pisando un charco.

Inclino lentamente la cabeza hacia abajo y puedo ver que es sangre…

Sigo el rastro hasta ver un zapato. A su lado está el cuerpo sin vida de mi madre.

Vuelvo a quedarme paralizado, aunque esta vez dura varios minutos.

Saco el teléfono y llamo a la policía.

Al llegar, me ven en estado de shock y me piden que les acompañen.

Uno de los agentes abre la puerta trasera de su coche y me hace un gesto para que entre.

El resto del día lo paso en comisaría. No paran de hacerme las mismas preguntas y me piden que repita lo sucedido.

Cuando se hace de noche, dicen que puedo marcharme.

Estoy en medio de la ciudad, por lo que ahora mismo, mi única manera de llegar a casa rápidamente es pidiendo un taxi.

Por desgracia, esta mañana hemos ido a comisaría con mucha prisa así que no he podido coger nada de dinero.

Intento convencer a unos taxistas para que me lleven y les pagaré una vez lleguemos, ya que aquí los taxis cobran por adelantado. Aunque solo haya uno dispuesto a llevarme, es suficiente.

De alguna manera consigo que uno me lleve. Aunque al llegar, veo como mi casa se ha convertido en la escena de un crimen.

Todo está acordonado y no me dejan quedarme.

Consigo entrar en casa y coger algo de dinero.

Pregunto al taxista a ver si conoce algún hotel en la ciudad.

Tras unos segundos pensativo, asiente varias veces.

El cansancio me puede y me duermo nada más entrar en el taxi.

Despierto en una habitación oscura.

— ¿Qué es esto? — Pregunto abrumado.

A pesar de la oscuridad, puedo ver claramente la arquitectura de la habitación. En una de las esquinas parece haber una persona.

— Perdona… ¿Dónde estoy?

El televisor se pone en marcha.

Vuelve a aparecer el alcalde.

Me temo que hoy es, de nuevo, un día triste para Monteblanco.

A las 21:00 de esta noche ha sido encontrado un taxi parado en medio de la carretera.

Tras una breve búsqueda, el taxista de treinta y cinco años ha sido encontrado con las mismas lesiones que las víctimas de los hechos recientes.

Afortunadamente, una cámara CCTV ha conseguido grabar el momento exacto en el que sucedía.

Hemos identificado al agresor como John Krebber, cuya madre ha sido asesinada de la misma forma esta misma mañana. Se está estudiando que John sea el individuo que andábamos buscando.

Si alguien le ve, no os acerquéis. Es extremadamente peligroso y se debe contactar directamente con nosotros.

Un video se reproduce, es la grabación de la cámara.

Horrorizado al darme cuenta de que el agresor soy yo y de que la víctima es el taxista que me estaba llevando, comienzo a llorar.

— ¿Duele ver cómo todo se desmorona verdad? — Pregunta una voz que parece venir de la persona en las sombras.

En un abrir y cerrar de ojos, se pone en pie y camina hasta que está lo suficientemente cerca para poder verle la cara.

¡Soy yo!

— ¿Cómo puede ser? — Mi voz es cada vez más temblorosa.

— Verás John, como puedo explicarte esto para que lo entiendas… Yo soy tu, pero tu no eres yo.

— ¿Qué demonios estás diciendo? — Pregunto asustado.

— Dos décadas atrapado en tu cuerpo, viendo el mundo a través de tus ojos, escuchando tus pensamientos… Uno acaba harto. — Se agacha. — Así que cuando tengo la oportunidad de salir… Salgo.

—¿Has hecho tú todo esto?

— ¿A qué es gracioso?

— No es gracioso, has matado gente.

— Exacto, tampoco es gracioso estar a la sombra de alguien… Solo… Atrapado.

— ¿Qué es lo que quieres exactamente? — El tono de mi voz vuelve a estabilizarse de nuevo.

— Quiero que me ayudes a morir…

— No le encuentro sentido a tu petición…

Se ríe.

— Verás… Para que yo pueda morir, tú debes morir y no estarías dispuesto a menos que tus seres queridos… No se encontrasen en circunstancias peligrosas.

— ¿Entonces por qué mataste a aquellos chicos? No los conocía de nada.

— Eso no fue más que un pequeño entrenamiento. Pero empezó con Julia, luego con mamá… El siguiente será papá. — Se sienta a mi lado. — Solo tú puedes parar esto.

— La policía te parará.

— No lo creo… Solo se darán cuenta si yo quiero que se den cuenta… He pasado veinte años en las sombras. ¿Crees que no se esconderme? — Vuelve a levantarse — La policía acabará rastreando tu posición y será a ti a quien castigará. No hagas esto más complicado de lo que ya es.

Tiende su mano para entregarme algo, al cogerlo me doy cuenta de que es una pistola.

En este momento es vivir o morir y no estoy dispuesto a morir sin intentarlo.

Apunto a su cabeza y dejo escapar mi dedo accionando el gatillo.

La bala atraviesa su cabeza sin dejar marca y se hunde rápidamente en el techo.

— Creía que no podía detestarte más… Veo que me equivocaba.

Da unos pasos lentamente hasta situarse justo a mi lado.

Agarra mi brazo con el que estoy aguantando la pistola con fuerza y lo mueve hasta que el cañón apunta directamente a mi cabeza.

— Yo no puedo hacerlo por ti… Pero recuerda que decidas lo que decidas… Tu vida ha terminado con ese comunicado en las noticias. Solo tú puedes decidir de qué forma pasar el resto de tu vida… En rejas o en una tumba.

Miro el televisor durante unos segundos y agacho la cabeza cerrando los ojos lentamente segundos antes de notar la bala salir rápidamente del cañón.

—------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Estimados ciudadanos.

Eventos recientes han supuesto una complicación en la investigación.

El cuerpo de John Krebber ha sido encontrado sin vida en el hotel ‘Buena vista’ de Monteblanco.

Un agujero de bala proveniente de una pistola hallada en su mano parece haber sido la causa de muerte.

Lo más extraño de todo, es que John mostraba signos de forcejeo, como si hubiese intentado defenderse de algo.

Un segundo disparo ha sido encontrado en el techo de la misma habitación.

Aunque nunca se podrá hacer justicia con ese monstruo. Puedo confirmar que Monteblanco parece estar fuera de peligro.

20 октября 2022 г. 17:36:55 6 Отчет Добавить Подписаться
14
Конец

Об авторе

Angel Novo Contactemos: [email protected]

Прокомментируйте

Отправить!
Malik Liam Malik Liam
Increíble, realmente me gustó mucho

  • Angel Novo Angel Novo
    Mil gracias!! Estoy muy poco activo por aquí pero este tipo de comentarios me dan ganas de volver. 1 day ago
Mary Lou_1411 Mary Lou_1411
Uuhhhh !!!! Me gusto muchísimo esta historia. Y adore mi lectura, entre la narrativa y las imágenes mentales que se iban creando . Genial escrito !!!! 👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏

  • Angel Novo Angel Novo
    Muchas gracias!! Me alegro de que te haya gustado! December 20, 2022, 10:21
ag angela melisa ghelfi
no puedo dejar de leer! me encanta!

  • Angel Novo Angel Novo
    ¡Muchas gracias! Me alegra ver que te ha gustado November 02, 2022, 15:32
~