sassie Sassie

Porque al final, Mar, en otra dimensión no podía hacer nada aunque quisiera, no importo cuantos años pasaron de dimensión en dimensión, las novedades de ellas no le hacían sentir mejor, solo hacían extrañarle más. † 𝓓𝓲𝓪𝓶𝓸𝓷𝓭 † ❥︎ Escrito: 08/10/2022. ❥︎ Publicado: 09/10/2022. ❥︎ Cuentos de Nia – Colección.


Короткий рассказ Всех возростов. © © Prohibida la copia y/o adaptación historia original. todos los derechos reservados.

#cuento #halloween #dimensiones #sassie
Короткий рассказ
1
3.0k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

From :: To

𝑭𝒓𝒐𝒎 𝑺𝒆𝒑𝒕𝒆𝒎𝒃𝒆𝒓 𝒕𝒐 𝑶𝒄𝒕𝒐𝒃𝒆𝒓

𝒂𝒏𝒅 𝑶𝒄𝒕𝒐𝒃𝒆𝒓 𝒕𝒐 𝑫𝒆𝒄𝒆𝒎𝒃𝒆𝒓


Eran mediados de Septiembre y Jay paseaba en su bicicleta por las calles, cruzando como siempre por el mismo lugar y saludando como siempre a las mismas personas, tan monótono como siempre, sin embargo, esos "siempre" cambiarían en diciembre, era el último año escolar y se preparaba para ir a la universidad, la más anhelada desde hace un tiempo, convertirse en un arqueólogo fue su sueño a los 10 y lo seguía siendo a los 19.


Siempre creyó que vivir un pueblo tan pequeño como Spring era aburrido y monótono, las mismas personas todo el tiempo, nunca algo cambiaba ni sucedía algo interesante, así que no sería un lugar al que extrañar, ni siquiera a sus padres que viajaban todo el tiempo.


Esta noche que iba de la piscina a la casa, pues tomaba clases de natación, estaba un poco tarde y también estaba cansado, así que decidió tomar un pequeño “atajo”, este constaba en pasar una calle muy fea sin pavimentar, era un dolor de cabeza si ibas en cicla como él, sin embargo, el cansancio era mayor y solo quería llegar y tocar su cama para caer en un sueño profundo, cruzando por allí se dio cuenta de que había unas casas que nunca en el día había visto, lo cual se le hizo curioso, personas que lucían felices vivían por allí.


Tan deslumbrado estaba que no se fijó en la piedra que había en el camino y su cicla se tambaleó haciéndolo caer, empezando a considerar que el camino original era mucho mejor aunque le tomara media hora más.


Quejándose y renegando alguien se acerca a él y le ofrece su mano para que pueda levantarse, Jay levantando su rostro, logra ver a un guapo muchacho, piel acanelada, ojos cafés, tan oscuros que brillaban de más, un bonito lunar en mejilla y el resto no pudo detallarlo más, pues el muchacho sacudió su mano frente a él, diciendo un:


“Bien, uno más que no logra verme, vas estupendo Mar”, se decía a sí mismo, logrando llamar la atención de Jay haciéndole pensar que era un loquito más de aquel pueblo, más, sin embargo, se atrevió a preguntar.


“¿A qué te refieres con eso?”, y entonces un a sonrisa apareció en el rostro de aquel chico de piel acanelada, negando con la cabeza, volvió a extender su mano, sugiriendo ayuda para levantarse, pues Jay se había quedado tan embelesado con la belleza del contrario que no logro darse cuenta de que aún seguía en el suelo.


Levantándose con ayuda del chico se dio cuenta de que se lastimó la rodilla cuando intento flexionarla, “Ten cuidado”, le dijo, “Puedo ayudarte a desinfectarla en mi casa, mis padres compraron un botiquín hace poco justo por esta razón”, volvió a hablar.


“Te lo agradecería”, respondió Jay, “Por cierto, mi nombre es Jay y me pareció oír que el tuyo era ¿Mar?”


“Así es, y deja la bici ahí, nadie se la llevará, ahora necesito ayudarte a caminar”, dijo con confianza.


“Oh vamos, no es tan grave como para recibir tanta ayuda de un chico tan guapo”, renegó y alago al tiempo.


“Gracias por el alago y no me contradigas, solo sígueme”, contradijo.


Y de esta manera empezó la bonita amistad entre Jay y Mar.


Jay recuerda el primer momento que quiso ir a buscarle en la mañana para invitarlo a almorzar con él y se dio cuenta de que nada de lo que vio en la noche estaba allí, no había habitantes, ni casa, lo único que se mantenía igual era la horrible carretera que nadie quería recorrer, recuerda haber regresado aquel día al mismo lugar, pero en la noche y todo estaba allí nuevamente, no sabía qué clase de magia era aquella, pero le preguntaría a Mar.


“He venido hoy en la tarde y no había nadie ni nada”, dijo desconcertado.


“Es una especie de maldición irrompible”, respondió viendo la nada, “El único día que podría salir en todo el día es Halloween”, complemento su respuesta.


“¿Por qué no me dijiste antes?”, había duda en la voz de Jay.


“No quería decirte porque las personas se espantan con eso, no quería que tú también te alejaras”, decía con los ojos llorosos.


Fijando su vista en Mar, acaricio su rostro con la mayor delicadeza del mundo, como si fuese una flor, no, no como si lo fuese, para Jay, Mar no era menos que una delicada y suave flor.


“No vuelvas a pensar eso, te quiero mucho Mar, no lo olvides, ya sea en la noche o en el día” Decía mientras le veía a los ojos, finalmente bajando sus ojos a sus suaves y rosados labios, dando un fugaz beso en ellos volvió a decir: “Y ¡Hey!, podremos salir todo un día juntos, estamos a mediados de Octubre ya, podemos esperar un poco más y entonces te invitaré a una cita, y haremos tantas cosas que quedaran en tu corazón por el tiempo en que me recuerdes, además si vemos otro lado positivo, podemos usar disfraces ese día”.


Mar sonrió mucho más animado y atontado por aquel beso fugaz, “Tienes razón, será divertido salir entonces, además no olvido que en diciembre te irás, quiero tener cada pequeño recuerdo contigo, así sea un pequeño tiempo el que dure esto”.


Y así fue como Jay y Mar siguieron reuniéndose cada noche en aquella calle, Jay adoraba pasar por la casa de Mar y encontrarse con sus cálidos padres que le hacían sentir de manera tan hogareña, cosa que en su casa nunca consiguió y aunque al inicio del capítulo dijo que no extrañaría nada cuando se marchase, eso cambiaria ahora que lo conoció a él, era tan grande el amor que sentía que su corazón se sentía estrujado y mareado por la manera tan imprevista que todo sucedió.


Finalmente, llego Halloween para ellos y sentían mareados con la cantidad de emociones en ese día, empezando por el momento en que fueron a una pequeña cafetería a desayunar y luego salieron a un parque a ver la naturaleza y lo hermosa que se lograba ver en el día, pues Mar nunca había presenciado aquello.


A medio día fueron a almorzar a un restaurante que Jay estaba encantado por pagar, compraron ropa elegante (cortesía de Jay también), pues ambos muy en el fondo sabían que nunca se repetiría un momento como este, aquel almuerzo estuvo lleno de coqueteos por parte de Jay quien no se retenía que recordarle lo hermoso que lucia en cada momento y detalle.


Más tarde decidieron cambiar su ropa a algo más casual y caminar por las calles que aquel pueblo, visitando las dulcerías, pues Mar tenía una gran admiración por los dulces y su delicioso sabor. Pero claro, no se olvidaron del hecho que usarían disfraces, razón por la que visitaron una tienda y escogieron uno de un hongo y el otro de un Girasol, sí, plantas porque era algo que amaba.


Así que la noche finalmente llego y ellos eran un conjunto de plantas caminando por las calles, viendo niños y adolescentes por ellas también, pidiendo dulces donde fuese, sin embargo, ellos solo caminaban como una pareja por allí, besándose de vez en cuando y diciéndose el uno al otro lo guapo y graciosos que lucían, una noche perfecta que no duraría para siempre, así que faltando media hora para las 11:30 Jay llevo a Mar a su casa y beso sus labios como nunca lo había hecho, con parsimonia y cariño, tantos sentimientos transmitidos sin siquiera notarlo, era la última noche, ambos lo sabían, porque el 31 de octubre nunca se volvió a sentir de la misma manera desde el día en que ellos lo pasaron junto al otro, no se volverían a ver porque la dimensión de aquella maldición era aleatoria y coincidir 2 veces era algo imposible, cuando existía una cantidad incontable.


Alguna vez Jay supo que el cumpleaños de Mar era en diciembre más no se mencionó más allá; sin embargo, en el traje de hongo este tenía un obsequio para él, un hermoso guardapelo donde había una foto de los dos, una para que le recordara por el tiempo que deseara.


Finalmente, le dejo entrar en su casa y se marchó con lágrimas en sus ojos a la suya, nunca amaría a nadie como lo hizo esa noche, ambos lo sabían.


Así que finalmente nunca volverían a unir sus labios o sus manos, nunca volvería a rozar una piel tan cálida y suave como la suya, deprimente, agobiante y hasta asfixiante de solo pensarlo.


Más, sin embargo, ahora era diciembre y luego de haber tratado de mejorar en noviembre, finalmente podría partir, quizás no completo, pero los trozos siempre están por algo, el bus se empieza a marchar de aquel pueblo, Spring va quedando atrás y junto a ello una gran parte de su amor.


Porque al final Mar en otra dimensión no podía hacer nada aunque quisiera, no importo cuantos años pasaron de dimensión en dimensión, las novedades de ellas no le hacían sentir mejor, solo hacían extrañarle más.


Pues al final se sentía solo y tan poco efímero que no podía sentir nada, solo sabia que nunca fue un error conocerle, pues al desaparecer le había dejado como una ballena solitaria en medio de un gigante océano, sin embargo, le hizo amar de una manera tan profunda que creía incapaz de repetirse, tanto así que a pesar de haber tenido un trágico final no lamentaba ni un solo segundo que paso a su lado.




- Fin -

9 октября 2022 г. 11:28 0 Отчет Добавить Подписаться
3
Конец

Об авторе

Sassie Quizás hay alguien esperando por mis escritos, pero ¿como explico que mi inspiración se fue con mi corazón?

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~