sassie_ Sassie

Ella tomo la mano de Jimin y volvió a hablar. Selene: Jimin, solo cierra tus ojos y olvida este momento y cuando los abras te encontraras con quien amas y deseas ver. ♤ One Shot ♤ Yoonmin † Prohibida la copia y/o adaptación † Historia original. Todos los derechos reservados.


Фанфикшн 18+.

#oneshot #yoongi #jimin #yoonmin #sassie_
Короткий рассказ
2
493 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Luna

Selene... Selene... Querida Selene, ¿Me permitirías ir con él? Sé que quizás es mucho pero tú eres la única que puede hacerlo.


De repente aquel cuarto empieza a brillar con un color lunar intenso y Jimin empieza a asustarse.


Una hermosa mujer aparece con la luz de la luna y se acerca a aquel muchacho, toma su rostro entre sus manos y hace que la mire directo a los ojos.


Selene: No tengas miedo Jimin.


Jm: ¿Q-Qui-ien eres?


Selene: Soy yo, Selene, estuviste llamándome durante dias y aquí estoy finalmente.


Jm: Selene, ¿p-podrías ayudarme? —Su voz cada vez era más quebrada. —Sé que es mucho pedir, pero... —Ahora salió un sollozo de su boca —¿Me ayudarías a ir con él? ¿Y podrías responder otra pregunta?


Selene: Claro, ¿Cuál es tu pregunta?


Jm: Todos esos sueños... tú sabes de a cuales me refiero. ¿Todos esos sueños fueron reales?


Selene: Creo que eso deberías averiguarlo por ti mismo, y en cuanto a lo otro, a eso he venido, ha sido tan duro para ti que mereces volver lo a ver.


Ella tomo la mano de Jimin y volvió a hablar.


Selene: Jimin, solo cierra tus ojos y olvida este momento y cuando los abras te encontraras con quien amas y deseas ver.


Muchos piensan que el responsable de esto debería ser Morfeo, pero no es así, Selene, Diosa de la Luna, se encarga de cumplir los deseos que muchos tienen de noche. Porque ella se responsabiliza de que pase y no sea solo parte de tu mente.


Jimin abrió sus ojos, estaba acostado en el suelo en quién sabe dónde, pero cuando camino un poco más y vio el edificio supo dónde estaba. Era Venecia el lugar en el que su novio vive, así que fue corriendo hasta allí. Se acercó a la recepcionista y le saludo.


Rcp: Vienes para dónde Yoongi? —Él solo asintió. —Él en este momento no está pero dejo sus llaves para cuando llegaras. —Y la señorita le entrego un juego de llaves.


Jm: ¡Muchas gracias! Ten un lindo día.


Rcp: Igualmente.


Y así fue como Jimin se dirigió al ascensor para finalmente llegar a la puerta abrir y por último entrar.


Jm: Llevaba dias sin venir —dijo quitándose el abrigo, pero se asustó al oír la puerta del baño en la habitación cerrarse. —¿Quien está ahí? —Jimin agradecía aprender artes marciales en su tiempo libre.


Iba a lanzar un golpe pero no pudo porque fue abrazado por detrás, de inmediato reconociendo la colonia, dándose vuelta para besar a su novio.


Jm: Yoonie me dijeron que no estabas.


Yg: ¡SORPRESA!


Jimin bufo.


Yg: Amor, te extrañe demasiado estos dias... ¿Por qué no venias a verme?


Jm: Ya sabes que tengo trabajo en Corea.


Yg: Tú tambien sabes que podrías venir aquí a vivir y trabajar. Te extraño mucho mientras no estas.


Jm: Gatito yo tambien te extraño pero no puedo dejar mi trabajo como si nada.


Yg: ¿Sabes qué? Mejor dejemos esto así. Hoy no te pienso soltar todo el día.


Jm: Me parece bien —Una sonrisa. —Pero, ¿tú no tienes que trabajar? —Su sonrisa se borra.


Yg: ¿Qué crees que es lo mejor de ser el jefe? Llame a Jack y le pedí que cancelara mi agenda por una semana. No te dejare durante ese tiempo. —Lo acerco a él y repartió besitos por toda su cara.


Jm: Bien gatito, ahora dame mimos que los necesito, el viaje fue agotador.


Yg: lo que mi tu quieras. —Y lo llevo hasta la cama donde pasaron lo que restaba del día acariciándose y dándose amor. Ese amor que solo podían dar y recibir durante su encuentro.


— Día siguiente —


El día inicio y junto con él una pareja muy animada.


Jm: Yoon ¿podemos ir a desayunar?


Yg: Lo que tú pidas. ¿Qué quieres desayunar?


Jm: Mmmmm —Jimin pareció meditarlo un poco para luego dar su respuesta. —¿Te parece si desayunamos huevos con tajadas y chocolate?


Yg: Me parece bien. Pediré servicio a la habitación.


Jm: ¡YOONGI! No me digas que no tienes comida en el refrigerador.


Este solo volteo la mirada confirmando la suposición de su novio.


Jm: Yoonie te dije que debes empezar a comer bien.


Yg: Cariño, pero si como bien, solo que no cocino.


Jm: Está bien, esta tarde iremos a comprar comida para la cena


Yg: Esta bien...


Después de la pequeña "discusión" pidieron servicio a la habitación y desayunaron. Se ducharon juntos con uno que otro toqueteo y finalmente salieron a vestirse.


Ahora se encontraban en un parque de diversiones como idea de Yoongi.


Yg: Cariño ¿a dónde quieres ir ahora?


Jm: ¡Al carrusel! —Dijo como un niño, alargando las dos últimas letras en un tono muy animado, sin duda estaba disfrutando estar allí.


Yg: Pero si eso es para niños. —Dijo en tono burlesco.


Jm: No vengas si no quieres, hum —Dijo en tono indignado cruzando sus brazos.


Yg: Vamos, te veré desde abajo.


Y así fue. Llego la hora del atardecer y Yoongi le sugirió subir a la noria.


Ambos chicos allí conocían la historia del beso. Así que ambos lo intentarían, el recorrido hasta la cima pareció largo pero no aburrido, ambos reían y se profesaban su amor, el lindo color naranja quedaba tan bien en ese momento aunque lastima, el protagónico de ambas personas lo tenía su pareja.


Llegaron a la cima y ambos se acercaron juntando sus labios en un apasionado y a la vez cariñoso beso, se separaron por falta de oxígeno y volvieron a hacerlo, tanto fue así que no notaron que llegaron a donde inicio el recorrido en la noria pero poco les importo y siguieron en lo suyo dando una vuelta más.


Cuando bajaron ambos tenían los labios rojos e hinchados, pero no les importaba, Yoongi iba agarrando la cintura de su novio mientras iban hacia el estacionamiento. Jimin creyendo que irían a casa y Yoongi con los planes de ir a cenar a un lindo restaurante.


Cuando llegaron a Jimin se le notaba lo confundido pues este tenía planeado ir a casa y hacer la cena.


Yoongi bajo primero y le abrió la puerta de Jimin, estirando su mano para que este saliera.


Jm: Ohhh Yoonie no tenías porque...


Yg: Si tenía porque, es tu restaurante favorito. Además no quería que después de un largo día cocinaras.


Jimin le dedico una sonrisa llena de amor.


Al final comieron allí, hablaron acerca de cómo habían sido sus dias sin ellos y más cosas triviales, para después irse a casa, ducharse y caer en brazos de Morfeo.


Al día siguiente optaron por quedarse en casa descansando y claro fueron al súper mercado para llenar la lacena del apartamento y consiguiendo a Jimin cocinar el almuerzo y la cena. Por más que Yoongi insistió en que no lo hiciera termino por hacerlo.


Yg: Minnie tu sazón es maravilloso.


Jm: Lo sé, lo sé; Gracias, gracias.


Yg: Me olvide que hablaba con Park Modestia Jimin.


Jm: Para que la próxima no lo olvides.


Y ese día finalizo con un Jimin dormido en el sofá mientras veían una película, Yoongi lo llevo a la habitación y terminaron por dormir.


Pasaron el día siguiente igual al anterior, en casa con Jimin cocinando y Yoongi lanzándole piropos de camionero que solo lo hacían reír, con mimos y hablando de ellos dos.


Llegaba el jueves y a Jimin le habían enviado un mensaje en el que notificaban que debía estar el domingo a primera hora allí y para su desgracia el viaje duraba alrededor de 18 horas lo cual gritaba que tenía que volver el sábado en la mañana, estaba triste y no era el único.


Yg: Cariño ¿De verdad tienes que volver? No quiero que te vayas.


Jm: Yo tampoco quiero ir pero el deber llama.


Ese día pasaron repartiéndose amor y caricias, entregando al otro su cuerpo y marcando el contrario como suyo hasta que llego la noche.


Jm: Bebé ¿Quieres ir a dar un paseo? Esta noche hay una hermosa luna.


Yg: Si te sientes bien, entonces vamos.


Tardaron alrededor de una hora organizándose para finalmente salir.


Caminaron por las lindas calles de Venecia, ninguno decía nada solo apreciaban la compañía del otro, cenaron y volvieron a su casa.


Llego el viernes y ¡uh! Este ya era el último día de los dos chicos juntos, era nostálgico pero no se dejarían vencer por la nostalgia, es más ese día lo disfrutarían al máximo.


Fueron a dar un paseo en una góndola ya que era lo que más atraía a Jimin allí.


Yg: ¿Quieres hacer algo más hoy? - Este solo negó - Venga bebé no te sientas mal.


Jm: ¿Dónde quieres ir a almorzar? Yo invito hoy.


Yg: Pero cariño tú eres mi invitado, yo soy quien invita.


Jm: Pero nada. Tú solo elije que yo pago.


Al final decidieron ir al restaurante favorito de Yoongi, Jimin pudo entender porque, la vista desde allí era fenomenal, toda Venecia se veía, incluso las oficinas donde su novio laburaba.


En la tarde fueron de compras ya que Jimin es un gran fan y Yoongi aunque no lo acepte tambien.


Llegaron a la casa y Jimin empezó a probar la ropa para ver con cual se iría al otro día.


Jm: Que dices bebé, ¿Cuál se me ve mejor?


Yg: El rojo sin duda, resalta muy bien tu piel.


Jm: Tambien lo pensé... Espera aquí y me lo pruebo.


Después de unos minutos Jimin salió con el dichoso traje rojo. Yoongi no resistió y fue hasta él a darle un beso o... unos cuantos.


Yg: Divino, dios griego, hermoso, precioso, Dios... realmente no hay una palabra.


Jm: ¿Sabes? Dicen que no puedes probar el dulce si no le quitas el envoltorio. —Dijo con una expresión inocente que escondía picardía y su novio lo sabía bien.


Yoongi procedió a sacar su traje viendo que el chico llevaba lencería roja puesta.


Yg: ¿En qué momento compraste esto...?


Jm: Cuando fuiste al baño.


Yg: Travieso, chico travieso.


Y entregándose en la cama de aquella habitación termino su noche. Caricias, besos, adulaciones y más cosas que quedaron en esas cuatro paredes.


El molesto sábado llego y ya habían despertado, ya estaban listos para ir al aeropuerto pero antes Yoongi lo detuvo.


Yg: Jimin cariño, ven aquí. —Lo tomo del brazo y lo puso frente a él. —Estira tu brazo.


Jimin lo hizo sin entender nada, Yoongi le puso un brazalete de plata allí, era hermoso con una luna al final de la cadena.


Yg: Mira —Levanto su brazo izquierdo. —Yo tambien tengo uno.


Jm: Están hermosos. —Soltó un sollozo —Te amo tanto. —Sollozo un poco más fuerte. —¿en qué momento lo compraste?


Yg: Tu no fuiste el único con compras cuando "fui al baño" —Jimin se sonrojo un poco. —No te lo quites nunca. —Y yo tambien te amo mucho.


Jm: Prometo no quitármelo. —Y Yoongi podía confiar en esa promesa, porque entre ellos nunca hubo, hay ni habrán promesas rotas.


Se dirigieron al aeropuerto y cuando estuvieron allí Jimin empezó a llorar y a Yoongi a rompérsele más el corazón.


Yg: Jimin-ah, no llores, esta no será la última vez que nos veamos.


Jm: Yoonie sabemos que no es cierto, este mundo no es real ni tampoco ficticio, este mundo fue hecho por Selene para que dos amantes puedan encontrarse. —Su llanto se volvía más fuerte. —Estuve mucho tiempo rogando por este día y ella al final cedió. Dime Yoonie tú tambien existes ¿Verdad? ¿Eres real? No quiero que esto termine pero es el final.


Al final terminaron los dos llorando abrazados llenándose de consuelo y palabras de amor para al final darse un beso y oír como todo se vuelve un segundo plano menos el sonido de vidrios quebrándose.


• • •


Jimin despertó, ya era de mañana, y en cuanto recordó no hizo más que llorar hasta quedar sin ganas. Sin duda agradecía a Selene por haberle dado la oportunidad que pedía y quería, aclaro todo con Yoongi, su único amor hasta sus 22 años. Se limpió sus lágrimas hasta que noto su muñeca y vio el brazalete, un brazalete de plata con una luna al final.


Jm: Gracias Selene por hacer tu trabajo pero de aquí en adelante es mi turno y Yoongi solo espera por mí que yo tambien esperaré por ti.


=× Fin ×=

3 октября 2022 г. 2:46 0 Отчет Добавить Подписаться
2
Конец

Об авторе

Sassie Autumn Leaves me deprime para escribir, si no les gusta las historias tristes, culpen a todas las canciones tristes.

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~