shiindechan Shinde Chan

Kim Taehyung un alfa de manos bonitas y sonrisa cuadrada se encuentra con un omega perfecto y decide que lo va a conquistar... Aunque antes hay que averiguar unos cuantos sórdidos secretos que el omega oculta tras esos ojos que esconden el misterio mismo del universo. Historia completamente original. prohibidas copias y/o adaptaciones.


Фанфикшн Группы / Singers 18+.

#romance #drama #acoso #secreto #vkook #taekook #boyslove #tierno
230
10.0k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

U n o.

Perfecto.

Jeon Jungkook era perfecto.

Quién tuvo el beneplácito de crearlo se encargó de cuidar cada detalle de su persona y volverlo algo mágico e impresionante, su sola presencia merece reverencia y adulación.

Pero él andaba por allí sin presumir sin reflexionar sobre lo exquisito de su presencia, caminaba "normal", sonreía "normal" y se relacionaba con otros pretendiendo no mostrar la naturaleza de su ángel, aunque ante su paso cualquiera quisiera hacerle una reverencia.

Aunque... Mucho tiempo no pasa antes de que alguien caiga en su encanto, pues su linda personalidad combinada con esa conejil sonrisa y ojos donde nace el universo hace caer a cualquiera.

—¿Cuándo le vas a hablar?

Taehyung se sobresaltó al escuchar a su amigo que sorbía una malteada despreocupadamente a su lado, Tae se había quedado embobado mirando al bonito mesero al que pensaba coquetearle desde hace tres semanas, pero él no sabía cómo se hablaba con los ángeles.

¡Que alguien le enseñara por favor!

—¿Qué le puedo decir?—el infantil puchero que hizo el alfa haría ablandar el corazón de cualquiera.

—No te había notado tan tímido nunca.

Taehyung revoleó los ojos—No lo conozco, ¿No sería raro que comenzará a hablarle así no más?

—Un alfa tímido es una tragedia...—se burló el beta.

—¡Vete al diablo con tus estereotipos!—bufó el más joven por meses y tomó la galleta que tenía a medio comer encima de la mesa para irse del lugar con la indignación brotandole de cada uno de sus poros.

Jimin iba a correr detrás de él a explicarle que era una "bromita" su amigo era algo "sensible" y a él le gustaba molestarlo por eso, pero se percató de que cierto mesero de ojos centelleantes que por cierto era quien les había tomando la orden ese día miraba a su amigo de forma atenta, por lo que decidió seguir sorbiendo su malteada y viendo como el "destino" se encargaba de hacer su jugada.

Jeon Jungkook un joven mesero omega de 23 años apretaba entre sus dedos el elegante pañuelo que se había resbalado del bolso del alfa con aroma como a un bosque de pino y las manos más hermosas que haya visto en su vida, en lo que se preguntaba si corría a entregar el trozo de tela o no.

"Era la oportunidad perfecta"

Pffff.

"¿Para arruinarlo? ¿Para que todo se volviera drama?"

El omega ya se había percatado del elegante chico con aires bohemios que siempre venía a visitar el café en donde trabajaba hace seis meses, se percató entre otras cosas de su increíble apariencia, atípica sonrisa y dedicada mirada. El chico llevaba cuestionandose ya tres semanas si el alfa ¿Iba por él? Y se lo preguntaba porque cada vez que lo miraba sus ojos se encontraban...

Jungkook volvió a apretar el bonito pañuelo entre sus dedos y llenó sus pulmones con todo el aire que estos lograron juntar, ¡solo iba a devolverle el jodido pañuelo! ¿Qué era lo peor que podía pasar? Se dio valor, alisó su uniforme con las manos y a pequeños pasos se acercó al alfa que ya tomaba la manija de la puerta de cristal que resguardaba la entrada, el corazón del omega latía a toda velocidad solo observándole la espalda.

Jungkook se aclaró la garganta pasó un poquito de saliva y con voz pequeña pero determinada lo llamó—¡Hey! Emm eh... Se le cayó ésto—Jungkook deseó que no sonara tan patético como se escuchó.

Taehyung... Ay Taehyung reconocería esa voz en cualquier parte, así solo la hubiera escuchado diciendo: "¿Qué va a ordenar?" "Este es su cambio" o soltando una risita porque se negaba a beber café en una cafetería... El alfa odiaba el café, pero bebería 1000 litros si eso le permitía ver a Jungkook, y se negaría a beberlo y parecer idiota si eso le permitía escuchar esa risita, aunque no había necesidad de llegar a extremos, el lugar ofrecía una cantidad bastante importante de variedad en bebidas para complacer a sus clientes.

El alfa paró su andar y tratando de no verse tan emocionado volvió si cuerpo para constatar lo que la felicidad de su corazón le gritaba, el bonito omega se estaba dirigiendo a él por algo distinto a laorden del día, que Taehyung se aseguraba en cambiar para escuchar al chico recitar la carta una vez más así se la supiera de memoria.

Miró hacia las bonitas manos del omega aunque estaban enguantadas y estás sostenían el pañuelo que él solía llevar atado en su maletín, mientras un coro de ángeles le sonaba a las espaldas.

¿El mesero siempre había sido tan brillante?

—¡Oh! gracias... ¿Jeon?

Era el apellido que reposaba en la pequeña placa que portaba el chico en su uniforme, aunque el alfa sabía que se llamaba Jungkook porque uno de sus compañeros alguna vez lo molestó diciéndole que era un producto de la tienda, era una "Jungkookie" de cereza, ese era el olor del omega.

¿Se podía ser más perfecto?

—J-Jungkook—aclaró el mesero que pudo haber únicamente afirmado ante la mención de su apellido... Pero quería asegurarse de que el alfa lo conocería más que como un "mesero" o el "mesero Jeon" y .... Y ¡Era tan idiota! Lo miró a los ojos y se perdió. ¡La jodió! ¡Se condenó! Ese alfa era tan precioso.

Taehyung extendió su mano con la gracia y elegancia que caracterizaba su andar para obtener el pañuelo que el joven le ofrecía y aunque los increíbles ojos de este eran lo más cautivante se aseguró de rozar delicadamente la mano del omega y sintió ¡Por todos los cielos que lo sintió! Que un rayo casi le atraviesa la columna y recordemos que el omega tenía sus manos enguantadas.

—Gracias... Eres muy amable, Jungkook— y Taehyung se permitió saborear ese nombre con su voz gruesa al igual que su mirada.

El omega no pudo evitar sentir felicidad al escuchar su nombre con esa voz, de esos labios acorazonados y preciosos.

—N-no hay de que.

Jungkook nunca pensó que un cuadrado fuera sonrisa, como tampoco pensó que iba a dejar a su corazón hacer de las suyas una vez más.

No.

No, era imprudente... Era arriesgado. No. Apretó los labios y se sintió contrariado, culpable y con pánico por lo que dejó de mirar de forma directa los ojos del alfa, hizo una leve reverencia y rompió la magia del encuentro volviendo sus pies para regresar a su trabajo con la esperanza de atender la mayor parte de mesas para que su cabeza no volviera a la mirada de ese precioso alfa.

Taehyung por su parte se sintió feliz, era el acercamiento más directo que tenía en ¡semanas!... El alfa no era alguien tímido, más bien bastante receptivo y lo sabía, el omega perfecto destilaba miedo, era precavido, no quería asustarlo por lo que esta pequeña interacción le dio esperanzas, se conformó con ello y salió de la tienda sin recordar porque tenía mal genio hace un momento.

Desde una de las mesas del fondo del lugar Jimin sonreía.


[...]


Pero la esperanza de conocer más al omega se desvaneció tan rápido como se formó, en los días posteriores a su pequeña conversación, al parecer el omega de cereza lo evitaba, ¡Solo habían cruzado un par de palabras! ¿Por qué se asustó? El alfa dejó salir un suspiro mientras lo observaba limpiando algunas mesas al fondo del local.

¿Cómo era posible que alguien se viera tan perfecto limpiando mesas?

Taehyung estaba deseando ser una mesa.

—¿Por qué no vas y le hablas? Por lo que conozco Jungkookie jamás va a tomar la iniciativa.

Taehyung se sobresaltó casi golpeando el vaso desocupado que reposaba sobre su mesa, quien hacía la sugerencia era otro de los meseros, un hombre de piel blanca y mirada seria, otro omega.

Las neuronas de Taehyung hicieron cortocircuito en lo que trataba de comprender la situación—¿Eh?

—¿Me vas a negar que vienes todos los días aquí para mirarlo?— preguntó el mesero tranquilamente en lo que comenzaba a recoger "el desorden" de la mesa de Taehyung.

Las mejillas del alfa se incendiaron en vergüenza y miró fijamente el cristal de la mesa—Oh lo siento yo...

—Ustedes dos son un par de idiotas—Taehyung ahogó el gritito que quiso salir de su pecho al escuchar la descortesía con la que le hablaba el mesero—llevan ya como un mes jugando al mesero y al cliente, me aburrí, quiero acción, ¿Cuando se van a hablar?—habló el mesero con un evidente tono de queja.

El alfa buscó los ojos pequeños del que hablaba y lo sacó del corazón y de las entrañas—¿Crees que tengo la oportunidad?

El chico sacó su libreta de apuntes—¿Qué más va a ordenar?—Taehyung arrugó su entrecejo en lo que el mesero le apuntaba con el bolígrafo—no creerá que haré de Cupido de a gratis, me puedo ganar unas comisiones, además de que me pueden regañar si converso casualmente con un cliente, nuestros postres son muy buenos... Pero eso ya lo sabe, se ha asegurado de probarlos todos...¿Cual le traigo? El de cereza es una buena opción.

Las mejillas de Taehyung volvieron a colorearse— Sí... Sí eso estaría bien... ¿Por qué me ayuda?

—Porque Jungkookie sonríe cuando lo ve y pocas veces lo veo sonreír, quiero que lo haga más a menudo.

—Entonces...¿Cree que tengo oportunidad?—se apresuró a preguntar nuevamente porque vio como el chico guardaba su libreta en el bolsillo del delantal así como si nada.

—A Jungkookie le gusta la tarta de banana.


[...]


—¿Qué es?—Jungkook se refería al paquetito que le extendía su compañero de turno al momento en el que se colocaba la chaqueta en frente del mostrador después de haber terminado el extenuante turno.

—Lo dejaron para ti—respondió Yoongi restándole importancia y empujando el paquete hacia el omega de cereza.

Jungkook tomó la bolsita y miró en el interior, era un trozo de tarta de banana—Oh Hyung graci-

—No fui yo— el contrario lo cortó de inmediato.

Jungkook lo miró con extrañeza.

—Lo dejó el alfa que te gusta.

La bolsa se resbaló de los dedos del menor y se estrelló contra el suelo, afortunadamente la rebanada no salió del empaque.

—Pe-

—A mí no me expliques nada, yo solo cumplo con lo que me pidieron, vamos recoge eso rápido, está helando y quiero llegar rápido a casa.

Jungkook un tanto aturdido recogió el paquete del suelo y siguió a su compañero para que terminara de cerrar el local. Cuando llegó a su casa el omega de cereza miró la rebanada como si de un pequeño cofre de oro se tratara, una sonrisita que ni él veía estaba estampada en su boca, unas chispitas de emoción se le anidaban en la panza.

¡El alfa de manos bonitas le había dejado un regalo!

¿Cómo supo que le gustaba la tarta de banana?

¿Cómo supo Yoongi que le gustaba ese alfa?

Jungkook suspiró con desgano y observó fijamente la tarta sobre la mesa, ¿Sabría diferente porque se la había regalado el alfa?

¡Ay pero qué estupideces estaba pensando! Era una condenada tarta... Regalada por el alfa más apuesto que jamás hubiera visto. Esa noche Jungkook tuvo una merienda muy dulce y muy feliz cortesía del alfa.


[...]


—Mira para ti.

Jungkook se sorprendió al recibir otro paquete unos tres días después del primero, en esta ocasión eran un par de Mochis de té verde, sus favoritos, eran difíciles de conseguir, los clientes los agotaban apenas los colocaban en la vitrina, él personalmente los había acomodado con esmero esa mañana.

—Sí, son del alfa que te gusta.

Las mejillas del omega se pintaron como un par de bonitas cerezas—¿Por qué dices que-

—Porque lo ves como idiota y suspiras como enajenado cuando está por aquí, cualquiera con ojos funcionales se da cuenta.

Ay no ¡Por todos los cielos! ¿Se notaba tanto?

—Yo-

—A mí no me expliques nada, habla con él—lo cortó Yoongi en lo que se dirigía a la puerta de la entrada para cerrar el local.

—Es que-

—No hay nada de malo con que te guste Jungkookie, es un alfa bastante atractivo si me permites decir y muy amable, ¡deja excelentes propinas!—Yoongi estaba pensando dejar de ser mesero y hacerle de celestina.

Claro, el alfa no tenía nada de malo, ¡Lo malo lo tenía él!

—¿Podrías decirle que lo deje de hacer?—preguntó el menor angustiado, eso detuvo el ritual de Yoongi al abrir los candados.

Quiso decirle tantas cosas al otro omega pero optó por lo que le pareció más apto para dos fines—dicelo tú, no soy mandadero de nadie.

Jungkook jadeo en indignación ¡esa había sido una respuesta muy grosera!—¡Pero a él sí le haces mandados!—se atrevió a reclamar.

—Te dije que dejaba excelentes propinas.

—¡Te pago el doble!—se adelantó Jungkook.

Yoongi sonrió—No me interesa, ve y dile tú mismo que se detenga.

Jungkook zapateo contra el suelo y se fue antes de que su compañero terminara de cerrar el local, era un ¡embustero! Que lo ponía de los nervios, ¡No iba a volver a ayudarle con las mesas de su sección! ¡Jamás! ¡Nunca! El omega casi que echaba humo por las orejas pero rápidamente olvidó esas promesas de mezquindad y rebeldía porque no le gustaba caminar solo hasta la parada del autobús, con el rabo entre las patas volvió al lado de Yoongi para que lo acompañara...

Unos dos días después el omega volvió a recibir un paquetico. Era una tartaleta de cerezas, su tercera favorita en el menú.

—¡Deja de decirle lo que me gusta!—se quejó el menor tomando la bolsita entre sus manos y tratando de no sentirse emocionado, después de pensarlo se convenció de que no podía ser una coincidencia.

—Díselo tu.

Jungkook se enojó ¡Esa respuesta no tenía sentido! El otro omega quería zafarse de la confrontación.

—Hyung... Es en serio yo... No soy alguien bueno para nadie.

—Díselo tú.

Jungkook gruñó y se propuso entonces cantarle la tabla al alfa, si Yoongi no deseaba cooperar él mismo iba a detener toda esta estupidez antes de que se hiciera más grande, antes de que se acostumbrara a recibir los postrecitos que le enviaba el alfa de manos bonitas.

Al día siguiente el omega se armó con todo el valor que tenía para enfrentar al chico, afortunadamente el alfa estaba solo tecleando en el portátil en el que solía trabajar en ocasiones, se veía tan lindo todo concentrado...

¡Joder Jeon, concéntrate!

El omega se acercó con pasos firmes repitiendo la frase que había ensayado desde la noche anterior en su cabeza mientras se comía la tartaleta de cerezas: Hola, por favor deja de enviarme cosas, no estoy interesado, por favor deja de enviarme cosas no estoy interesado, por favor... aspiró y ¡La jodió! Todo su sistema se inundó del olor a pino ¡Olía exquisito!

Estúpido alfa con olor increíble y manos preciosas, el omega titubeó un poco pero al final se acercó.

Taehyung alzó su mirada, el aroma del chico lo sacó de las gráficas que miraba en su computadora, realmente estaba concentrado tenía que entregar ese trabajo mañana.

Y se detuvo el tiempo cuando sus ojos después de días y días se encontraron ¡Cuanto habían extrañado la mirada del contrario! ¿Cuantos mundos abrían en las galaxias que inundaban esos ojos?

Jungkook era tan jodidamente bonito y perfecto.

—Jungkook... Hola.

Ay...

Ay no.

El cerebro del mesero se puso en blanco, "deja de...¡Mirarme tan bonito! Maldita sea, quiero rechazar tus regalos sin arrepentirme"

—Ehemm...Hola, Yo quisiera—no, así no comenzaba, ¿Por qué se volvía tan torpe Solo con la mirada de ese alfa?—Yo...

—¿Quieres decirme algo? Se por tu amigo que se pueden meter en problemas si hablan con la clientela, podemos vernos a la hora que sales ¿Te parece?

¡Joder! Ese alfa era astuto.


🌲🍒🍒🌲

Holi, digamos que no es mi regreso jejejejej es un "one shot" o era... Porque evidentemente se me salió de control 😅 pero quería subirlo :)💜

Me gustó esto del omegaverse porque no tengo que pensar en que oculten su relación... Ya saben en Corea no son amables con este tema y mi cerebro no coopera para imaginarmela liberal ¡Alguien quiteme la cabeza!

Y Jungkook omega se me hace tan lindo 🥺 es que esa carita de bebé que tiene jsjsjsjjajsbsbjwjdjskwkjsjd

Bueno espero sea de su agrado.

11 сентября 2022 г. 23:04 3 Отчет Добавить Подписаться
47
Прочтите следующую главу T w o.

Прокомментируйте

Отправить!
Mary  Mary
Awww,,,, otra hermosa historia que llena mi corazón amo mucho como desarrollas los personajes soy más fan del KookoV 💜💜pero igual amo a mi Taekook❤️❤️❤️ son tan hermosos y tiernos siempre gracias y sigamos hasta el final un abrazo
Mey 🎀 Mey 🎀
Una historia más por leer, es que me encanta como desarrollas las historias.

  • Shinde Chan Shinde Chan
    Que bueno que las disfrutes :) March 31, 2023, 01:48
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 13 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму