lotusvowmoon Kimberly García

Historia escrita para el Reto: El Dialogo en Acción de la Copa de Autores 2020 Los personajes están dentro de un coche sin frenos que circula a gran velocidad por la autopista. Zed, Camilo, Red y Jamie intentaban escapar de su cruel destino, pero algunos destinos son inevitables.


Боевик Всех возростов. © Todos los Derechos Reservados

#theauthorscup #TheActionDialogue
2
3.1k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

1. Capítulo único

—Te dije que no iba a ser una buena idea Red.

—Vamos Jamie, no seas así con Red, algo mejor se nos va a ocurrir.

— Deberías callarte Camilo, tu habladera solo me estresa.

— Mira quien lo dice, el que solo se la pasa quejándose.

— ¿¡Qué mierda dijiste?! ¡Si tienes algo que decir, deja de susurrar y dilo Zed!

— ...

—Zed es el que menos habla, no lo trates así Jamie.

—Cierra de una maldita vez la boca Camilo, lo estas empeorando y necesito ayuda aquí.

—¿Quién te manda a ser el conductor Red?

—Vamos no me mires así, solo digo la verdad.

—Zed ¿quieres que les recuerde a los chicos quién fue que me convenció para hacer esto?

—Solo estaba bromeando.

—Es por eso que todos deberían callarse, solo hablan basura.

—Jamie no es como si cuando tu hablas, todos nos enriquezcamos de conocimiento.

—¿Siempre tienes que hundir la pata en un fango lleno de mierda Zed? Un día de estos espero que Camilo termine su relación contigo. Siempre eres tan oportuno con tus comentarios.

—¡Oigan sigo aquí!

—Entendemos tus frustraciones Camilo.

—No sueltes el volante Red y concéntrate.

—¿Cuánto tiempo más va a llevar Camilo?

— ¡Diablos, deja de presionarme Red! ¡Hago lo que puedo!

—Solo tenemos una hora y contando.

—¡Tu padre en verdad quiere matarnos Red!

—¿Recién lo notan idiotas? Mi viejo esta loco, me tiró por el balcón cuando tenía dieciocho porque le dije que quería ser doctor y ¿ustedes creen que me permitirá ser gay? No debí haberme dejado convencer.

—¿Estas diciendo que el bocón de Jamie no lo vale?

—¿No será otro el bocón Zed?

—Cállense ya, de todas maneras Red, ocúpate de conducir hasta que Camilo pueda resolver el problema de los frenos.

—Zed haz los cálculos.

—Estamos a ochenta por kilometro, trata de mantener el ritmo Red.

—Y de no chocar.

—¡Zed!

— ¡Ya me callo, esta bien!

— Ring, ring

— Red es el tuyo.

— ¿Papá? ¿Por qué estas haciendo esto?

— Eres mi único hijo, nunca esperé grandes cosas de ti, o tal vez si, pero ¿esto? ¿ser un maricón?

—Seamos sinceros padre, a ti realmente no te interesa lo que me pase, ¿tenías que hacerlo con mi novio y mis amigos dentro?

—Ellos también son maricas.

—Mamá me hubiera apoyado, justo como cuando me apoyó para ser doctor. Ella no te habría dejado si no hubieras sido la basura que estas siendo ahora.

— Solo tienes que decir que volverás a casa para casarte con Cinthya y pararé esto, todo esto...

—Estas enfermo, de todas maneras, si alguno de nosotros muere estarás en problemas, Zed es el hijo del presidente ¿crees que se quedará tranquilo tras la muerte de su hijo? ¿Qué vas a decir? Para entonces yo estaré muerto y por mucho que le eches la culpa al muerto, sigo siendo tu hijo y seguirás llevando la responsabilidad.

—El presidente tiene más hijos y ¿sabes? su hijo mayor no esta contento con que uno de sus hermanos sea un marica.

—¡Ese hijo de puta! ¿Cuánto te dio por mi cuello? Son asquerosos, voy a ...

—Calmate Zed, deja que Red hable...

—Oh, te quejas de que tu hijo es gay, pero vas por ahí haciendo pequeños tratos sucios con otros hombres. Bien jugado papá.

— Pero ¿Qué harás con Jamie y Camilo? Camilo es un príncipe español y Jamie un miembro de la embajada, no creo que puedas comprar a su familia tan fácilmente.

— Ya pensaré en algo...

—Click.

—¿Por qué le has colgado?

—¿No te haz dado cuenta Zed?

—Él solo solo estaba tratando de ganar tiempo. Falta menos de la mitad del camino para llegar y pronto no podremos evitar el chocar con algo. Estamos sin opciones.

—No lo estamos.

—¿Jamie a qué te refieres? ¿Qué haces con esa soga en tu mano?

—Bajaré y arreglaré los frenos, solo tienen que asegurarse de sostenerme correctamente, Camilo sostenla.

—No te dejaré bajar, es peligroso. El espacio entre el suelo y el auto es muy pequeño podrías morir si caes a la velocidad que vamos.

—¡Red! ¡Mira al frente mierda!

—No me grites Zed.

—Casi caemos al vacío en esa curva, deja de distraerte.

—Sé que estas preocupado por tu chico, pero es el único que conoce de autos y el único que podría arreglar los frenos.

—Camilo tiene razón, déjalo ir. Vamos a cuidarlo, como siempre ¿Sí?

— Está bien, ve Jamie.

— Trata de no demorarte, no creo poder aguantar tanto tiempo.

— No te preocupes, y... creo que voy a necesitar esto.

—¡Maldición Jamie es de oro! ¿Tu de verdad? Más te vale que arregles los condenados frenos, si no, pondré a trabajar tu culo muerto desde el infierno para devolverme ese adorno.

—Dalo por hecho.

— ¿Me repiten cómo fue que llegamos aquí?

— Pues nos conocimos en una fiesta hace dos años, nos hicimos los mejores amigos y cuando el padre de Red descubrió que somos una mala influencia, decidió asesinarnos, fin.

—Eres realmente malo contando historias Zed. Así no es como sucedió.

—No.

—Sí.

—No.

—Sí.

—Zed y Camilo ¿pueden parar? Mi novio esta allá abajo. Mientras Camilo supuestamente lo sostiene y, mientras tú supuestamente haces cálculos. Estoy dudando de tu utilidad en este momento.

—¿Era necesario emplear tantas veces la palabra supuestamente?

—Zed, ¡¿Puedes callarte?!

— ...

— Chicos...

— ¿¡Qué?!

— Bueno, pues quizá deberían saber que hay un camión de treinta toneladas tras nosotros, justo para embestirnos en la siguiente curva.

— ¡Y recién lo dices Zed!

— Pero ustedes dijeron que... olvídenlo. Red tienes que acelerar.

— Si acelero será más difícil para Jamie arreglar el auto, intentaré esquivarlo.

— Red, estoy cuidando a Jamie, tienes que acelerar.

— ¡No! ¡No lo entiendes Camilo! ¡Quieren que perdamos el ritmo! Si aceleró más, probablemente no será posible parar el auto, Jamie esta arreglando los frenos pero no aguantaran, aún con la velocidad que tenemos ahora ni si quiera sabemos si el impacto no va a afectarnos de manera irreversible, ya me siento demasiado culpable aquí.

—Sí te entiendo, pero no hay manera de esquivar este camión, estamos contigo ¿recuerdas? nosotros nos metimos en esto por nuestra propia cuenta. No te sientas culpable por esto, no es la primera vez que tu padre quiere matarnos.

— Ja ja, es cierto ¿te acuerdas el mes pasado? nos lanzó a un estanque lleno de pirañas y se aseguró de que cada uno de nosotros tuviera una herida sangrante en el dedo.

— ¿Te parece divertido Zed? No sé qué es lo que te ve Camilo.

— Yo tampoco sé, ¿deberíamos terminar?

— ¡Mi amor! ¡Cometí un error! ¡Perdóname!...

—Ja ja ja, eso si dio risa.

—Deja de molestarlo Red, tengo a tu novio colgando de un hilo. Jamie esta halando la soga, ayúdame a subirlo Zed.

—¡Vamos!

— ¡ha!

— El desgraciado acaba de embestirnos, súbanlo antes de que le pase algo a Jamie, una vez que lo suban voy a acelerar.

— ¡La soga esta por romperse Jamie dame la mano!

— ¡Estírate más Camilo!

—Deja de gritar Red y mira al frente el camión esta malditamente cerca de embestirnos otra vez y sospecho que esta vez no será tan suave.

— ¡Ayúdame Zed!

—¡Justo a tiempo!

— ¿Estas bien?

—Si estoy bien Red.

— Como desearía regresar el tiempo atrás.

— ¿Qué dijiste Red?

— Nada, solo estaba recordando.


Flashback

— ¿Deberíamos decirle a tu padre?

— Jamie no, mi papá no lo aceptará.

—¿De verdad? o ¿es porque te avergüenzas de nosotros?

—Ven aquí cariño, no lo digas así. No me avergüenzo, ya te dije, mi papá es un hombre difícil.

—¿No puedes esperarme un poco más? Solo necesito tiempo para ordenar el negocio y poder desligarme de mi padre, compré algunas acciones en el extranjero, estoy seguro que los inversionistas con los que pronto tendré una reunión, aceptaran.

—No quiero esperar, ya esperé demasiado, ¿por qué simplemente no nos vamos? Mi padre no es homofóbico y viviremos bien, dejaré mi trabajo en la embajada pronto, no quiero irme haciendo cosas a espaldas de tu padre.

—No es tan fácil cariño, no es como piensas, yo... iré contigo cuando resuelva todo esto yo no...

—Knok, knok.

—Yo abro...

— Ugh

— Papá suéltalo, se esta ahogando ¡Papá!

— ¡Ha! ¡Ha!

—Así que esta es la zorra con la que has estado revolcándote todo este tiempo ¿De verdad creíste que no lo sabría?

—¿En qué estas pensando padre? Lo estás lastimando, suéltalo y siéntate a conversar conmigo de manera tranquila.

—¿No lo has oído nunca antes?, para cuidar las plantas los agricultores deben asegurarse de que la maleza no crezca alrededor de ellos. Voy a exterminar a esta plaga, tu solo estas confundido hijo, esto no es nada parecido al amor.

— ¿Y tu que sabes de el amor?

— Melissa y yo nos amamos a muerte.

—No metas a mamá en esto, tú la mataste. Ustedes eran un matrimonio arreglado, mi madre nunca te amo, me quitaste la única cosa buena que tenía, mi madre y no dejaré que me quites a la única persona que me ama.

—¿Acaso crees que soy imbécil? Dejé con vida a tus amiguitos ¿crees acaso que no lo sé? Ustedes son todos unos maricones. Fingí no saberlo por mucho tiempo, creí que era imposible que te contagiaras con eso.

—El amor no es una enfermedad papá. El que esta enfermo aquí eres tú, Jamie es una persona maravillosa, nos vamos a casar, así que puedes irte olvidado de que tienes un hijo, tampoco necesito tu herencia. No necesito nada de ti. Solo necesito a Jamie, ¿Estas bien?

— Si lo estoy.

— Míralo nada más fingiendo pureza y timidez frente a ti, su actuación no durará por mucho tiempo, cuando se de cuenta de que realmente no tienes nada, él te abandonará.

—Ya déjalo padre, eso no va a funcionar conmigo.

—Bien, me voy, solo quería estar seguro de que de verdad quieres esto y no estas siendo mal influenciado.

— ...

— ¿No vas a decir nada al respecto? Bien, me voy.

— Lo siento tanto Red, esto es mi culpa. — ¿Qué? No cariño, no es tu culpa, ahora que ya lo sabe nosotros podemos...

— Ya lo había conocido antes Red. Fui a su oficina, él fue tan amable conmigo que simplemente creí que todo iba a estar bien. No te lo había dicho porque estaba convencido de que solo estabas avergonzado de mi, pero viendo lo que pasó hoy, ahora sé que no. Me siento tan estúpido, si yo no hubiera ido, si tan solo... si tan solo te hubiera hecho caso. Tu ¿estás molesto conmigo por esto?

—No, bueno un poco, me molesta que no hayas confiado en mi, yo... yo jamás te mentiría y tu... tu solamente fuiste e hiciste las cosas a tu manera.

—Necesitamos salir del país, tu y yo hablaremos de esto luego. Hablaré con Zed por teléfono para avisarle, prepara tus maletas en lo que habló con Zed.

Fin del Flashback


— Ya lo hablaste con él.

— ¿Qué cosa Camilo?

— Sobre ustedes ¿ya se arreglaron?

—¿Por qué estas preguntando sobre eso ahora?

—No me respondas con otra pregunta y responde.

—No hemos tenido oportunidad de hablar. Después de esa noche, las cosas pasaron demasiado rápido, Zed llegó y prácticamente nos arrastró hasta una zona alejada de la ciudad y luego subimos aquí, el padre de Red nos hizo esto y fue por mi culpa.

—No te eches la culpa, Red también se siente igual.

—Pero es que...

—¿Qué tanto cuchichean ustedes dos allá atrás? Faltan alrededor de diez minutos para llegar, Jamie necesito el resumen de lo que hiciste allá abajo.

—Es la primera cosa coherente que has dicho durante todo el trayecto. Te felicito Zed.

—Hice que el calor del motor derritiera la vieja pieza de oro de Camilo y la utilicé para taponar los agujeros en los latiguillos y las conexiones, enfrié una delgada tira de oro y la utilicé como conductor para unir los dos cables separados. Aguantará lo suficiente para frenar, pero tienes que encontrar un lugar seguro para estrellarnos.

—¿Consiguieron perder al camión de atrás?

— Mientras ustedes contaban su pequeño chisme, engañamos al camión en una curva y cayó al vacío.

—Red, Alfred acaba de enviarme un correo, dice que ha encontrado pruebas suficientes en contra de tu padre y el hermano mayor de Zed, que por cierto están bien jodidos.

— Habla.

—Mejor después de estacionarnos.

— Ni si quiera sabemos si vamos a salir vivos de esto Camilo, habla, de todas formas algún día tenía que enterarme, así que dímelo ahora, no quiero enterarme cuando tenga un pie dentro del infierno.

— Tu hermano mayor fue cómplice en el asesinato de la madre de Red, maneja una red de trata de blancas y la solventa con el dinero sucio del padre de Red. Las ganancias para ellos son cincuenta y cincuenta. Están embarrados de mierda hasta las pelotas.

— ¿Qué más Camilo?

— Solo dilo...

—Ellos, ellos... llevaron a tu madre allí Red, probablemente ella aún esta viva, trabajando como alguna clase de esclava sexual.

— ...

— Red, dime algo, eres mi mejor amigo, cualquier cosa esta bien.

— Hubiera sido más feliz de haber nacido en el seno de una familia pobre, no tendría que preocuparme de las cosas malas que hace mi padre, ni tendría que sentirme sucio por ser como soy cada vez que miro a mi padre a la cara. Solo tendría que preocuparme por estudiar mucho y conseguir un trabajo para no morir de hambre.

—El destino es muy loco ¿no?

—Encontrarnos nunca fue una coincidencia chicos, ustedes tres y yo ya nos habíamos conocido mucho tiempo atrás. Cuando estábamos en el jardín, nuestras madres estudiaban juntas, eso fue mucho antes de que nosotros naciéramos, cuando la madre de Camilo aún no era reina, cuando tu madre aun no conocía a tu padre, cuando la madre de Jamie aún no viajaba a Asia y antes de que mi madre si quiera siendo feminista pudiera casarse con un hombre tan tradicional como mi padre. Ellas habían hecho una promesa, que sus hijos se conocerían. Tengo una foto de nosotros cuando éramos niños.

—Oh por Dios, ¿por qué nunca hablaste sobre ello?

—No lo sé, supongo que no importaba mucho, de todas maneras nosotros nos conocimos de nuevo estando adultos. En ese momento, cuando mi madre me lo contó pensé que no valdría la pena nuestro pasado, porque ahora estábamos construyendo nuestro futuro.

—¿De todas maneras quién carga una foto así en momentos como estos Zed? Sabes como arruinar los momentos.

—Jamie, soy indispensable en sus vidas, soy quien le pone sabor a sus relaciones.

—Chicos ya estamos por llegar, sujétense.

—Dos veinticuatro, dos veinticuatro. Vehículo negro chocó con un edificio abandonado, por favor enviar dos unidades de ambulancias. Cambio.

—Copio, copio oficial ¿Cuántos muertos y heridos? Cambio.

—Cuatro heridos, ningún muerto, dos de gravedad y los otros dos con contusiones, están vivos de milagro.

— O...ficial ...Oficial.

— Chico, no te esfuerces, estas herido, de seguro tienes algunos huesos rotos.

— Atiéndalos primero.

— Si muchacho, ellos van a estar bien ¿acaso estas sintiendo culpabilidad por ir conduciendo?

— No...

— ¿Entonces? ¿Alguno de estos chicos es tu novio?

— ...

— ¿El de piel pálida y cabello negro? Ese chico esta inconsciente y un poco lastimado.

—Tomaré eso como un si. No te duermas, te necesito despierto, los frenos de tu auto están averiados y por la mirada que me estas dando, esto no fue un accidente ni tampoco ha sucedido por casualidad.

—Seguro que no oficial.

—¿Usted es?

—Me llamó Alfred, soy el tutor legal del joven de cabello rojo que han subido a la ambulancia, también me puedo hacer cargo de los otros tres muchachos oficial.

—Esta bien. Acompáñelo usted hasta el hospital.

—Al...Afred. — Digame joven Red. — Gra...Gracias.

—¿Por qué lo dice joven?

—Nuestro destino... después de todo no era inevitable, nos lo enseñaste una vez a todos ¿recuerdas?

— Perfectamente señor.


3 ноября 2020 г. 2:44:44 4 Отчет Добавить Подписаться
0
Конец

Об авторе

Kimberly García ¡Bienvenidos! Amante de los libros por supuesto que sí, las series, los animes, los mangas y los doramas, ¡Que viva la generación Z! ¿Entre perros o gatos? ¡Me quedo con los dos! Ya que estas aquí, te invito a leer alguna de mis historias y si prefieres, ¡todas! ¿Salir o quedarse en casa? ¡Definitivamente me quedo en casa! Estudiante de derecho, odio las injusticias y sabes que otra cosa también odio ¡El plagio!

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~