soyfdr Frederick Velasco

Las aventuras de Inko, Inka y el travieso Katze continúan. Lee esta historia y conoce los detalles de sus travesuras.


Киносценарии Всех возростов.

#aventuras #TheInkoInkaKatzeScrip #theauthorscup
1
3.5k ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

El balón perdido

En una lluviosa tarde de invierno, Inka estaba acostada placenteramente en una hamaca en el patio cubierto de su casa, cerró sus ojos mientras escuchaba la lluvia para poder entrar en su mundo de imaginación, pero Katze, el travieso gatito salto sobre su abdomen, y desconcentro por completo a Inka, quien se levantó enseguida diciendo:


INKA

Me pusiste los pelos de punta.


Katze

(Comenzó a frotar su cuerpo entre las piernas de Inka tratando de disculparse).


INKA

Un día de estos me mataras de un susto.


(En ese momento Inko llego por la parte posterior de la casa de Inka y sin mediar palabras le dijo a su mejor amiga).


INKO

¡Inka! Tienes que ayudarme.


(Inka saltó del susto, vio a su mejor amigo completamente empapado y vistiendo ropa deportiva).


INKA

Hoy todos se han puesto de acuerdo para asustarme.


INKO

Disculpa no fue mi intención asustarte, es que de verdad necesitamos tu ayuda.


INKA

No te preocupes ¿Qué está sucediendo?


En ese momento el cielo tronó, indicando que se acercaba una tempestad, Katze ante el gran estruendo salto a los brazos de Inka.


INKO

Los chicos y yo estábamos jugando futbol en el parque, pero patee muy fuerte la pelota y cayó en el patio de una casa.


INKA

¿Es en serio? ¿Para eso has venido hasta aquí?


INKO

Pero es que la pelota cayó en la casa de tu abuela.


La abuela de Inka tenía la mala fama de ser una señora un poco amargada, la cual no tenía ni una gota de paciencia para tratar con los chicos.


INKA

Yo creo que lo mejor es que den como perdida esa pelota, mi abuela es muy testaruda.


INKO

Inka por favor ayúdanos, esta semana hemos perdido dos pelotas y con esta sería la tercera.


INKA

Pero mira cómo está lloviendo, no me quiero mojar.


INKO

¡Mejor aún! Así podemos ir saltando en los charcos.


(Inka sonrió porque desde hacía ya mucho tiempo no jugaba a saltar charcos con su viejo amigo).


INKA

Lo haré solo por esta vez, ven Katze, tú vendrás conmigo.


(Katze comenzó a caminar rápido, no quería salir en ese día lluvioso, pero sus esfuerzos fueron en vano por Inka lo alcanzo).


INKA

¿Para dónde vas gatito travieso? Tienes que acompañarme, no pienso dejarte solo en casa.


Si Katze pudiera hablar tal vez les hubiese pedido a gritos que lo dejaran en casa. Inka por su parte vistió a Katze con un traje amarillo para la lluvia hecho a su medida.


INKA

Ahora si estas listo para irte conmigo.


(Inka salió de la casa con su gato en los brazos, pero Inko al ver el traje amarillo de Katze dijo).


INKO

Pensé que tenías un gato, no pollito amarillo.


(Katze maulló expresando su molestia).


INKA

No seas gracioso, tengo que ponerle traje porque a él no le gusta mojarse.


INKO

Vale, vale, no diré nada, mas bien debemos apresurarnos porque los chicos nos están esperando.


El par de amigos salieron de casa a toda prisa, el camino hasta la cancha era de tierra, pero en ese momento estaba convertido en barro, Inka e Inko aprovecharon todos los baches y desniveles de la carretera para saltar y salpicar la mayor cantidad de agua posible, pero el único que no disfruto esto fue Katze, él estaba horrorizado.


Luego de unos minutos de recorrido y juegos, llegaron a la dichosa cancha.


AMIGO DE INKO

Casi nos salen raíces esperándolos.


INKO

No seas dramático que solo fueron unos minutos, además traje conmigo a quien nos ayudara a recuperar la pelota.


INKA

Ya vengo muchachos, voy a buscarles la pelota para que dejen de lloriquear.


Inka fue como de costumbre hasta la casa de su abuela, tocó la puerta de metal color Vinotinto de ese modesto hogar.


INKA

¡Abuela! Ábreme la puerta.


(En repetidas ocasiones Inka grito en la entrada de la casa, pero nadie atendió, para ese momento había dejado de llover y regreso a la cancha con los demás chicos, Inko al verla llegar solo cargando entre sus brazos a Katze dijo),


INKO

No me digas que ahora usaremos al pobre Katze de pelota.


INKA

No seas gracioso, mi abuela no está en casa.


INKO

¡Rayos! Chicos creo que ya no volveremos a jugar fútbol.


INKA

Pero podrían aprovechar que no hay nadie en casa y buscar la pelota perdida en el patio.


INKO

No es mala la idea, podríamos intentarlo.


AMIGO DE INKO

¿Podríamos? Yo no pienso entrar ahí, ve tú si quieres.


(Los otros chicos también se negaron a buscar la pelota).


INKO

No tengo opción, si no entro nos quedamos sin pelota.


(Inka soltó a Katze en el suelo, pero el gatito se mojo sus patitas, así que su mal humor aumento).


INKA

Debes trepas la cerca para poder entrar, pero ten mucho cuidado, en ocasiones mi abuela deja a su perro en el patio.


INKO

No creo que un chihuahua me haga daño.


INKA

Ese pequeño es un travieso, Katze lo sabe mejor que nadie.


(Katze maulló intentando confirmar lo que decía Inka).


INKO

No se diga más, es ahora o nunca.


Inko haciendo uso de sus cualidades deportivas, trepo la cerca, en ese lugar se sintió en el paraíso de las pelotas, había más de una docena de pelotas esparcidas por el verde césped de la casa de la abuela de Inka.


INKO

¡Ya estoy adentro!

Inka desde el otro lado de la cerca le grito:


INKA

Apresúrate y busca tu pelota.


INKO

Pero es que hay muchas pelotas, podría llevarme todas.


INKA

Si te las llevas todas, mi abuela se dará cuenta, busca la tuya y sal rápido.


INKO

No me importa recuperare todas las pelotas.


Inko en ese momento comenzó a lanzar todas y cada uno de las pelotas al lado contrarío de la cerca, parecía que se trataba de una lluvia de pelotas, los amigos de Inko festejaron ese momento.


INKA

No sigas Inko, sal de ahí rápido.


Katze como buen gato curioso quiso ver que sucedía en el patio de la casa, pudo observar cómo Inko sostenía el perro de la abuela de Inka entre sus brazos mientras pateaba las pelotas al otro lado. Para la mala fortuna de Katze el perro lo reconoció y comenzó a moverse hacer salirse de los brazos de Inko, comenzó a ladrar y a perseguir a Katze por todo el patio.


Ante el alboroto Inka pregunto:


INKA

¿Qué está sucediendo?


INKO

El perro está correteando a Katze.


INKA

Toma a mi gato y sal de ahí rápido.


Inko comenzó a seguir a los animales y pudo capturar a Katze, el gato se subió en sus hombros e Inko se dispuso a saltar la cerca para salir del patio. Pero el ruido que hizo el pequeño Chihuahua fue tan grande que la abuela de Inka se despertó de su profundo sueño y pudo ver como un chico salía de su patio.


ABUELA DE INKA

¡Llamen a la policía, se metió un ladrón a mi casa!


Continuara...

24 октября 2020 г. 4:19:09 0 Отчет Добавить Подписаться
0
Конец

Об авторе

Frederick Velasco Bienvenido a mi Trinchera del Pensamiento, aquí encontraras entradas aleatorias con mis opiniones.

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~