ajimene46 Ana Jiménez

Tras evitar el apocalipsis los hermanos Hargreeves parecen estar en un periodo de recuperación. Vanya esta inconsciente en el hospital, pero después de un mes sale finalmente del coma. Ante la revelación de sus poderes y de cada una de las mentiras que su padre le hizo creer por años, Vanya se propone descubrir la naturaleza de sí misma y esta es solo a través del pasado. Ante esto acude en la ayuda de número cinco, quien con sus poderes le permitirá viajar al pasado. Llegaran hasta 1989, el día del nacimiento de los cuarenta y tres niños, entre los que se encuentran sus seis hermanos y ella. Este viaje le traerá la verdad no solo de sus poderes y sino de su familia. ¿Podrá Vanya descubrir la verdad y seguir con vida? ¿Se destruirá el mundo cuando el violín blanco escuche la melodía que casi destruye el mundo durante el 2019?


Фанфик Комиксы 13+.

#theauthorscup #TheBestStoryFanFiction
9
4.2k ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

Capítulo 1

Dallas, 1 de mayo de 2019.

La luz entraba por la ventana, cuando Vanya abrió sus ojos le costó acostumbrarse a la claridad de aquella habitación blanca en medio del hospital. Le dolía la cabeza y sentía las piernas entumecidas. Se levantó un poco hasta quedar sentada en la cama.

Sentía que habían pasado años desde la última vez que vio el mundo, la habitación estaba vacía. Vanya se tomó un tiempo para intentar recordar el último momento antes de caer en la inconsciencia.

Arrugó su frente cuando los recuerdos empezaron a llegar a su mente, Allison con la garganta cortada.

«Fui yo», con una de sus manos tapó su boca y su mente siguió bobinando los eventos del pasado. Luther la asfixió, ella encerrada en la cámara insonorizada y después, el caos. Había usado sus poderes para destruir la academia, Pogo y Grace. Los había matado, no era posible.

Se tambaleó en la cama y se dio de bruces con el piso, las lágrimas se deslizan por sus mejillas. Los había matado y casi lo hizo con sus hermanos de no ser por Cinco. Ella era peligrosa y su padre lo sabía, por eso tantas mentiras y control sobre sus poderes, Vanya tenía la capacidad de destruir el mundo y sumirlo en cenizas.

Vanya se quedó en el piso, dejando que la tristeza y la culpa carcomieran su mente, solo el frio del suelo le da un lugar, no tenía razones para que sus hermanos la perdonaran.

La puerta se abrió y ante la mirada de Allison aparece el cuerpo de Vanya en el suelo, estaba hecha un ovillo mientras lloraba. Allison se acercó a su hermana y la tomó delicadamente por los hombros para levantarla y colocarla en la cama. Con los ojos rojos e hinchados la frágil Vanya se acomodó en los brazos de Allison, se desbordó hasta que sus ojos quedaron secos.

La mano de Allison acarició la espalda de Vanya, siguió de ese modo por unos minutos hasta que ella se calmó.

―Lo siento, Allison ―dijo Vanya con su rostro lleno de dolor.

Allison supo que decía la verdad, la conocía bien desde que eran pequeñas. Aunque a diferencia de los demás Vanya había tenido mucha mierda encima y el trato de su padre no había mejorado las cosas para su hermana. De modo que Vanya no se llevaba toda la culpa, todos estaban de algún modo implicados en lo que había sucedido hacía un mes, incluso más que eso, años de mentiras y sufrimiento hacia Vanya.

―No hay nada que perdonar, Vanny ―colocó sus manos en cada mejilla de su hermana―. Todos estamos bien, eso es lo importante.

―¿Qué hay de Pogo y mamá? ―anunció y cerró sus ojos mientras sacudía de un lado a otro su cabeza.

―Ya habrá tiempo para pensar en eso. Ahora descansa, Vanny.

Vanya se rompió de nuevo, a los pocos minutos se quedó dormida. Allison la acomodo en la cama y salió de la habitación para avisar a los demás miembros de su familia sobre el estado de Vanya.




Luther sonrió débilmente a Allison cuando llegó a la casa, estaba tan hermosa como siempre en su mente. Sus rizos en color púrpura se movieron hacia la sala de estar. Allison llamó al resto de sus hermanos.

Cuando todos estuvieron reunidos en el comedor, se colocó en medio y tomó la palabra.

―Vanya ha despertado hoy ―anunció y vio los rostros de sus hermanos, algunos con alivio y otros con preocupación. Esperaba que esa noticia fuera positiva, pero la realidad era muy distinta.

―¿Recuerda todo lo ocurrido? ―pregunto Cinco.

―Sí y lo siente muchísimo. Hoy se durmió llorando.

Diego dio una risa burlona mientras abandonaba la habitación.

―Diego… ―Lo llamo Allison.

Él se volvió sobre sus pies y fijó su mirada en la de Allison, con cierta molestia se acercó nuevamente al comedor.

―¿Qué mierda quieres que diga Allison? ―bramo y su pecho se agitó súbitamente―. Mierda, All. Casi nos mata, mato a Pogo y a ¡Mamá! ¿Qué quieres que le dé un premio?

Se giró hacia sus otros y los señaló a todos con su dedo.

―No sé ustedes, pero yo no necesito saber más nada de ella. Me largo.

Los pasos de Diego resonaron hasta que dio un portazo en la puerta principal. Klaus simplemente se retiró y Luther se acercó a Allison y tocó su hombro. Aquello sería más complicado de lo que imagino.

Quizás Klaus pudiera olvidar lo sucedido, pero Diego no lo haría. No después de perder por segunda vez a mamá, no cuando lo único que le quedaba de padre había desaparecido, eso incluía a Pogo. La situación se tornaría peor cuando se reuniera con Vanya, Luther por otro lado se sentía mal por lo que había hecho el día del casi apocalipsis. Y vaya uno a saber lo que pasaba por la mente de Cinco, con él nunca sabría lo que sucedería. Por su expresión anterior parecía no importarle mucho lo que sucedió, parecía más preocupado por la naturaleza de los poderes de Vanya.

Allison suspiró, era momento de que tomara un trago, pero antes llamaría a su hija.




Los días pasaron sin que Vanya apenas se diera cuenta, su recuperación había sido normal. No había secuelas de aquel día, el 29 de marzo hacía parte del pasado. Puede que muchas personas ignoraban lo que aquel día estuvo por suceder. Vanya a veces envidiaba aquella condición de ignorancia, a veces el saber genera muchas desdichas. Así había sucedido con su familia. Por más que pidiera perdón los recuerdos la abrumaban, no se había perdonado ella misma.

El día anterior había tenido una acalorada discusión con Diego, lo entendía, él estaba molesto. Puede que incluso la odiara y con justas razones.

Vanya se deslizó entre las sillas del comedor y tocó con sus manos la mitad de la mesa. Recorrió el comedor y la sala de estar, recordando una melodía de Beethoven, sus pies se movían por toda la estancia sin un rumbo fijo. Subió las escaleras perdiendo su mente en aquella sinfonía suave, que en ese momento le hizo olvidar todo lo que había ocurrido ese año.

Llegó hasta la oficina de su padre, desde su funeral ninguno de sus hermanos, a excepción de Luther, habían pisado aquel lugar. Era deprimente, esa oficina era el lugar favorito de Reginald Hargreeves, lo prefería por encima de sus hijos. Fue el último lugar donde pudo estar con vida plenamente, antes de que se suicidara en su habitación. Vanya pensó en que jamás entendería la mente de su padre y ese deseo incansable por trabajar, por salvar al mundo.

Su vena curiosa la pico, así que se acercó al escritorio. Buscaba algo, una pista que le diera indicios de las razones para morir. Algo que pasara desapercibido para Luther. Movió papeles y carpetas, registró los cajones, miró debajo del escritorio y por los estantes. Sus manos rápidas escrutaron los libreros y el armario, pero no halló nada.

Frustrada, se lanzó en el sillón de la oficina. El impacto provocó un ruido que pareció como si hubiese soltado un gas, eso la hizo reír.

«Es un sillón realmente incómodo», se removió y la parte baja de su cadera agitó súbitamente en el espacio que ocupaba del sillón. Con una mano intentó acomodar los cojines, pero al entrar en contacto con sus manos sintió un objeto extraño. Cuadrado y con bordes puntiagudos. Saco el objeto desconocido del fondo del sillón, era una pequeña caja de madera. Estaba sellada, buscar la llave le tomaría demasiado tiempo.

Una idea cruzó por su mente, usar sus poderes para abrirla. Cerró sus ojos y pensó en la caja abriéndose. No sucedió nada. Lo intentó de nuevo y cubrió con su mano la cerradura de la caja. Una luz blanca se desprendió de su mano y quemó la cerradura, con un clic esta se abrió.

La cerradura estaba en un color negro, en donde había sido explotado el sistema de cerrojo. En el interior de la caja halló muchas fotos, lo que llamó su atención fue la foto de siete bebés, imagino que eran ella y sus hermanos.

Un recorte del periódico llamó su atención, se trataba sobre el nacimiento de una bebé en medio de una piscina, una joven que aparentemente nunca mostró signos de embarazo hasta el día del parto. El lugar del recorte era la antigua Unión Soviética y estaba fechada con el día 10 de octubre de 1989. La bebé de la foto tenía piel blanca y cabello castaño oscuro, podría ser ella o Allison.

En el interior de Vanya algo despertó, algo que reconoció como la necesidad de conocerse. Debía saber más sobre aquello, sabía que su padre los había adoptado por sus poderes, pero los suyos eran de una magnitud y destrucción descomunal. Para sorpresa de Vanya de entre los papeles levito un collar con un dije en forma de ópalo, de color azul verdoso, se acercó hasta ella y por inercia Vanya dirigió su mano. En el momento exacto en que este hizo contacto con sus manos una visión la traspaso.

Unos ojos totalmente blancos y cabellos grises se presentaron ante ella, la observaron y se agrandaron. La mano de este ser pálido tocó la suya y lanzó una luz verdosa de entre sus dedos y la cegó.

Vanya cayó en el suelo, sus pupilas estaban totalmente blancas, pero su mano se aferró al dije de aquel collar y en sus oídos resonó aquella melodía de Beethoven. Era tranquila y luminosa, como la luz que desprendía el dije y los ojos de aquel ser.

11 октября 2020 г. 19:58:45 2 Отчет Добавить Подписаться
3
Продолжение следует…

Об авторе

Ana Jiménez Intento de escritora en mis tiempos libres. Este es mi pequeño rincón, pasa si gustas. ¡Sígueme en instagram como @Ajimene46!

Прокомментируйте

Отправить!
Aleia Daus Aleia Daus
Buen inicio!! Por aportar algo positivo, intentaría poner más orden y claridad en los primeros párrafos. Personalmente me he liado un poco y he perdido el hilo. Lo que más me ha atrapado es el final cuando ella va a coger el collar y aparece el famoso musico. El resto de la historia ha sido lioso para mi. Gracias! Y a ver cómo sigue :)

  • Ana Jiménez Ana Jiménez
    Ohh muchas gracias por tu comentario, intentaré hacer más claro los primeros párrafos. Cabe aclarar que es un fanfic de Umbrella Academy, así que puede que resulte un poco lioso porque este se basa en la serie y en el cómic, mayormente. Agradezco inmensamente tus sugerencias. ☺️☺️☺️☺️ October 16, 2020, 16:10
~