4
5.0k ПРОСМОТРОВ
В процессе
reading time
AA Поделиться

Pez

Patricio decidió un día que iría a pescar un pez. Así que se compró una caña de pescar, también unos gusanos y un sombrero de esos que suelen usar los pescadores. Fue a la playa y lanzó el anzuelo al agua y después esperó pacientemente a que picara un pez. Fueron tres horas cuando hubo uno lo suficientemente tonto para caer en la trampa. Poco después, el pez pescado se quedó agonizando en el suelo, aleteando y gritando a toda agalla:

—¡Qué dolor, por Dios, qué dolor! ¡¿Por qué me has hecho esto, Patricio?! ¡¿Por qué?! ¡Duele, no sabes cuánto duele esto, Patricio! ¡Por favor, mátame! ¡Mátame!

Patricio salió corriendo con los ojos inundados por las lágrimas y juró por el alma de su padre que, desde ese mismo día, nunca jamás le haría daño a ningún pez.


4 октября 2020 г. 11:15 0 Отчет Добавить Подписаться
4
Прочтите следующую главу Voluta

Прокомментируйте

Отправить!
Нет комментариев. Будьте первым!
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 30 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму