2
686 ПРОСМОТРОВ
Завершено
reading time
AA Поделиться

Mi perro

Si fracasar supone «tener un resultado adverso en una empresa o negocio», ciertamente, soy un terrible empresario, y mi negocio hundido es mi vida. ¿Es que toda la mala suerte recae sobre unos pocos desgraciados? ¿O acaso es posible tomar tantas malas decisiones como para arruinar la existencia de todo cuanto nos rodea?


La gente te dice que «todo irá bien», que «esto solo es un bache en el camino», y tú te lo crees porque los ves con sus trabajos interesantes y sus familias perfectas, con sus rostros impregnados de felicidad, y te convences de que tú puedes llegar a ser igual que ellos.


Entonces, cuando en el colegio te esconden la mochila, te roban el almuerzo, te lanzan insultos ingeniosos, te pegan collejas “amistosas” en los pasillos y los profesores hacen la vista gorda, encajas tu miseria mental pensando que todo cambiará en la universidad.


Y llegas a la universidad y se detienen esos abusos de adolescentes sin escrúpulos. Es un alivio, pero, entonces, tu madre se queda en coma, en una cama de hospital después de haber absorbido una paliza de tu padre. Piensas que no conoces a nadie, realmente; te encuentras perdido y buscas a alguien para que te de ánimos. Tus amigos te decepcionan, tu novia te pone los cuernos. Terminas abandonando los estudios y buscándote la vida en la calle.


Un día conoces a tu media naranja, alguien con experiencias muy similares a la tuya, y te enamoras. Encuentras un buen trabajo. Acabas siendo padre y tu situación parece que, por fin, se va iluminando. Pero, el cáncer no tiene empatía, no le importa lo que hayas vivido, o si eres buena persona. Tu amada mujer no supera la enfermedad y te quedas cuidando solo de vuestra descendencia.


Los años transcurren; la tristeza no termina de desaparecer, pero se hace más llevadera. Tu hijo, la última persona importante de tu vida, merece toda tu atención y tu amor. Decides adoptar a una mascota como regalo de cumpleaños. Te presentan a un perro abandonado, y descubres que su vida tampoco ha sido un camino de rosas. Te ves reflejado en él, te identificas con su sufrimiento; así que te lo llevas a casa. El animal te demuestra su agradecimiento todos los días; se percibe su alegría cada vez que te ve entrar en casa y hace muy buenas migas con tu hijo.


Tu negocio pinta bien; has logrado el éxito: eres feliz. Es verano y te mereces unas vacaciones. —Seguro que nos lo pasaremos de maravilla, hijo —le dices la noche antes del vuelo. A la mañana siguiente, ambas maletas están hechas, pero hay que correr al aeropuerto y te apresuras a despertar a tu hijo.


Sin duda, esta empresa no tiene futuro. ¿Qué inversor querrá jugársela con tu proyecto después de ver a tu perro metiendo el hocico en lo más profundo de las entrañas de un pobre infante?

30 мая 2020 г. 16:27:23 2 Отчет Добавить Подписаться
2
Прочтите следующую главу Mi dueño

Прокомментируйте

Отправить!
Is Bel Is Bel
Madre mía el final...y yo que adoro a los perros jajaja ¡Muy bueno!

  • Miquel Bernal Miquel Bernal
    Gracias, ¡Is! Pues espera al segundo capítulo, donde el perro es el protagonista ;) May 31, 2020, 08:47
~

Вы наслаждаетесь чтением?

У вас все ещё остались 1 главы в этой истории.
Чтобы продолжить, пожалуйста, зарегистрируйтесь или войдите. Бесплатно!

Войти через Facebook Войти через Twitter

или используйте обычную регистрационную форму

Больше историй