AA Поделиться

Pimer instinto

Este es el primer canto del inmaculado, donde todos sus sueños se depositaron para hacerse verdad en su inmensa luz que otrora luciera como candelabro sin parangón para que se pudiera ver a través de la sonora perseverancia maldita será está en su esplendor porque hombre sin palabras se dieron en si para la corona de catastrófica decencia que hostigaron al resplandor.


Cuestiónalo todo, incluso a ti mismo...







Convence la oveja de que es un lobo y la veras cazar.







PRIMER INSTINTO


… Iros de aquí cobarde! Vete, porque hasta aquí, solo has demostrado que no eres capaz de entender que te han mentido. Te han mentido, con tal descaro, que hoy te niegas a aceptar la verdad aun cuando esta, se te muestra de frente.


Sois hombres. Sois el musculo que mueve el mundo. No temáis ante el abordaje del vil enemigo, resistid.

Como la roca resiste las olas. Mirad al que al lado tuyo se encuentra y veras en él, un baluarte, un tótem de inspiración.

Porque si os mantened firmes, sabréis, que el mundo siempre murmurara los nombres de los caídos.

Este mundo ingrato y desvergonzado rogara por hombres, por guerreros, amorosos pero imponentes.

Este mundo ingrato y desvergonzado al ver que al final del todo solo hay tibios y blandos en su haber, entonces, llorara la perdida de aquellos que murieron felices libres de la trampa del dragón.

…Y no tendrán la fuerza de sus antepasados porque hoy son tan fuertes como la cola de un asno

…y déjenme decirles a ustedes traidores de nuestra sangre, que son todo lo incorrecto, y jamás volverán a levantarse de la tumba que el pecho les estremece.
Sois valientes contra el que desconoce de sus costumbres pero cobardes también porque a enseñar no se atreven ni a vivir en sus virtudes, más prefieren el regalo del extranjero, que amilana los corazones y derrumba la atalaya.


La verdad es como la aguja que penetra en las venas. Tan doloroso y desmoralizante como pocas cosas, aún así, esta vez es una verdad que libera y no confunde, sino que al contrario, deja en nosotros la simiente para la búsqueda de mayor conocimiento. ¿Y como es posible evitar que la sangre hierva cuando se escucha al viento traer rumores de sumisión? ¿Acaso es posible ocultar la furia que causa ver como el enemigo dicta el como y el cuando de vuestras andanzas?
Ustedes que se dicen portadores de la sangre azul, hoy, son los próximos tibios que sus nietos recordarán con vergüenza porque no supieron defender el porvenir.

No sois guerreros. No sois aquellos que preservaron su sangre a cualquier precio. Ustedes, erróneos en todo, son la generación del olvido, han olvidado todo. Incluso su sangre no recuerda el camino de retorno porque no tiene pasado.

Ustedes sois el resto. Las migajas de una alegoría perdida. No sois dignos de cantos ni de alboroto alguno.

¿Somos hombres realmente? ¿Consideráis que merecéis llamaros hombres? Pero si en la estirpe que portáis no existe ya ni un musculo con gota de testosterona para enfrentar al enemigo.

Aquí seguimos sin sentido de la nada misma encerrados en cabezas blindadas porque sois cobardes, somos un rebaño y el pastor os come cuando quiere.

No tenemos futuro dentro del gran salón, y no pretendas entender que este problema es de algunos pocos porque tu estáis involucrado también. Estamos enterrados debajo de la putrefacta creencia de que poniendo la otra mejilla llegaremos a regocijarnos de brío y que el cambio llegara para aquellos que prefieren creer y esperar. Malditos seáis. Maldito sois y seremos.

Tus ideologías son ajenas, mendigo de la podredumbre, entiende que tu tiempo termino, o acaso no puedes oler como se acerca el apestoso hijo del engaño, pues es fácil identificarlo porque puedes sentir su hedor. Ese olor que arrastran las naciones perdidas que se creen devotas y correctas, pero no son más que escombros de una dejadez absoluta.

El hombre se ha extinguido en tus manos, porque no supiste proteger tu sangre, ni antes ni ahora. Estos son tiempos donde el débil y el cobarde dictan el como y el cuando y el corrupto adoctrina a los futuros esclavos. Pero no creáis que ellos son el enemigo. El verdadero antagonista se pasea por el jardín donde tus antecesores han dejado su sangre para que las flores mas bellas crezcan.

Sientes como la sangre te hierve porque eres débil. Débil para decir basta y mas aun para detener la locomotora que recorre las vías del exterminio. El pasado te fue bondadoso y quizás ni falta hacia de rememorar tales hazañas pero por haber perdido la continuidad de las costumbres es que hoy haces lo que el ajeno dicta.

La mano que firma tus deseos hoy es la mano que suelta la espada en nombre de una paz y de la burda sonrisa del progreso a base de inmigrantes desconocidos que solo buscan desasirse de sus bártulos erróneos porque traen la desidia encima y no es que seamos unos simples hombres de carroña es que no traemos la negligencia como blasón pero si tenemos que matar lo haremos. No os pensáis que tenemos la sangre de sus dueños en las manos. Tenemos solo la sensación de que todo puede pasar porque el adepto de las negligencias es aquel que no consigue obtener lo que quiere y es que así estamos como el cobarde que no quiere portar la vergüenza por mas merecida que la tenga.

Míranos a los ojos y hazte cargo del presente que nos dejaste. En tu cabeza solo caben ilusiones y deseos pero así mas que nada se ha quedado. No tienes el momento ni la adrenalina para negarte al progreso.

Éramos el ramo de rosas del árbol del amor. Caído en desgracia por truenos de nuestros andar, es que hoy se resume la vida del pendenciero. Te dices guerrero de todo lo cierto pero ahí andas provocando división entre misma sangre porque no tienes el adalid para enfocar tu guía ni faro para evitar las rocas.

Miras afuera y ves claramente como todo cambia pero tu ahí no haces nada, solo esperas a que llegue el evento. Maldito sean todos ustedes rastreadores de oportunidades descocidos de toda regla indómita.

Eres el viejo al que su nieto pregunta ¿por que no hizo nada para evitar esto? y tu sin saber mas que decir solo mueves la boca para confesar “ porque fui un cobarde”. Fuiste mas que un cobarde. Asesinaste a tus generaciones y el árbol de las ramas consanguíneas quedo petrificado y nada quedaba por hacer porque todo lo que pudiste haber hecho lo hizo otro pero lo hizo mal y lo hizo por su necesidad porque es enemigo de todo lo correcto. Tu eres su bestia, la que espanta los perros de lujuria pero se erecta de placer por estar sentado mirando como se desmorona la cantidad de cosas que has pensado.

No tengo mas que ver como se nos escapa la divergencia entre tu comedia y al encandecerte en tu sentido de pertenencia que dices portar. No perteneces a nada pero quizás alguna vez si fuiste heredero del todo, pero no entendiste, por mas recuerdos que tengas tus animales, no son tus mascotas si tan solo supieras que son la necesidad y la ignominia. No entendéis porque así será para cuanta ideología surja de tu inmundo aquelarre.

Y si de las garras del entusiasmo sois dueños entonces no vendrán mas las lujurias propias del bandidaje porque así sois del abismo venís esperando salida del agujero de montaña en el que has osado meter

No temáis querida blanca luz porque aquí moran los que portan sin blasón las cadenas del drenaje.

Maldito sean los que no entiendan, malditos sean todos los que esperan por aquello que no necesitan ver.

¿y si todo lo que esta escrito fuera inquisidor? ¿Y si tan solo porque son así es que puede morir?

Respóndeme maldito nacido del caos ¿o no ves que no nacer es la ultima exigencia del manotovir? Mas te vale obedecer insecto porque de aquí no saldrás con la salida entre tus manos maldito coraje que portas sin saber que no entiendes.

Que sabes que poder traigo desgracia entre tu vientre y mis cadenas que condenan a los marciales. No penséis que sois los únicos en morir porque aquí todos mueren como allá en el alto abismo del reconcilio.

No entiendo a que esperáis basuras humanoides para encarnar en sus portezuelas carenciadas de legitimidad.

Es que necesitan saber que porque así me buscan en morir o en nacer jamás sabrán que nacer es la ultima cosa que puede hacer un venusiano. Olvidaos de todos esos malditos perdedores acariciados de confianza en sus mujerzuelas abundantes de perdición manufacturas del usurero castigador de fuentes perdurables.

No temáis al que viene hincando sus sandalias porque sois la cura del mal del todo absoluto.

No temen al que viene, temen al que va. Así de sencillo es la vida del deambulante. No teme del inquisidor que toma sino del que termina.

Te dieron de comer en la boca porque eres así de débil como el guijarro de cristal frágil y ungido de perdición destinado a la basura por cristal. Ten en cuenta de que el cristal es fino y elegante pero el hierro es historia de coraje.

Tenéis miedo al progreso porque el progreso os barrera hijos del perdido os maldigo a todos los que aprobaron esta incertidumbre malditos seáis en sus vientres también.

Entonces matadlos a todos. A todos los que eligieron el único camino que podrían haber elegido y es que así lo quisieron sin respeto alguno por la divergencia en sus andares. No temáis malditos arrogantes porque así y todo con lo que llevan encima podan decir que fuimos perdonados y ni así se vengaran porque son tan malévolos que sucumbirán al perder el rastro de quienes sois.

No revenaran a nadie porque son los inmaculados. No tienen que hacerlo porque tienen todo hecho.

El altísimo como el señor de todo no es mas que un error pero consciente de que su puesto no es lo correcto. Es la increado porque lo creado es del todo equivoco y así estará por siempre falto de afecto en lo gradual y en la centésima.

No tenéis piedad por que ellos no la tendrán hombres de poca monta sois y dejad así como están las cosas no traerá mas que cizaña a sus baluartes.

Serán hombres, serán cizaña pero lo que nunca serán es señal de bonanza. Estáis condenados o quizás ya los habéis salvado la misma desgracia que los trajo aquí

11 сентября 2022 г. 19:31 0 Отчет Добавить 0
~
Читать далее Исходная страница 1