marga-suica1585836688 Marga Suica

El amor del pasado vuelve de la manera menos pensada. Cuando la clandestinidad es tu única opción.


Histórias da vida Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#love #amor #familia #trabajo #man
Conto
0
880 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Infiel

Juan, hijo de ricos y de muy buena posición en la sociedad a sus 15 años iba a jugar al fútbol al club que por desgracia para todos estaba en las orillas de una villa y por ahí cerca se encontraba la casa de María que vendía el pebete con la coca a la salida del club. Cuando no estaba en práctica se encontraba sin reparo ni protección alguna fugazmente con María, gran jugadora de fútbol también, algo que los unió pero que no iba a ser suficiente.

Llegaron las vacaciones y con los primeros calores llegó al mundo Mateo con 3,800 kg en un hospital público, casi que mejor parirlo en un baldío. Los padres de María humildes pero excelentes personas lo llenaron de mimos y presentes al pequeño príncipe, con 9 tíos de parte de la madre una boca más por un tiempo se va a poder sobrellevar.

Pasaron seis meses para que los dos únicos hermanos de Juan fueran a visitar a su sobrino, Pablo le llevó muchos pañales y Gonzalo ropa y leche, con eso pensaron que hasta que tuviera 18 no iba a necesitar más nada, ya que estaban dilapidando lo que sus padres le dio a ellos dos porque a Juan después que se junto con María perdió no sólo su herencia, sino todo contacto con lo que él consideraba su familia y amigos, pero ganó mucho más, estando con ella encontró a una mujer maravillosa con la cual contar y una familia que hacía mucho no sabía que era.

Pasó el tiempo, dos años precisamente y llegó Ana, justo para el día del padre, llego para darle un empujón a la relación, aunque ya sobrevivieron dos años, las cosas no andaban bien, pero Juan era el hombre de la casa con dos criaturas preciosas y una mujer encantadora él aguantaba, iba sin reproches al trabajo, luego a casa con una sonrisa y cada tanto un picadito con los chicos.

Trabajar en una tienda de ropa deportiva no es fácil, ser gentil, amable y sonriente con la gente todos los días, pero él se lucía en su tarea, aparte de ser pintón, parecía un príncipe encantador y su jefe lo sabía por eso lo había hecho encargado. Caerle bien a un patrón más entrado en años noes fácil, pero como él era maravilloso le fue una tarea sencilla. La tienda abre de lunes a viernes de 8 a 16 hs horario corrido y los sábados de 9 a 12:30 hs, todos cumplen horario sin problemas, pero Roberto el único hijo del dueño parecería que competía para ver día llegaba más tarde, siempre al borde del coma alcohólico, lleno de mujerzuelas y algún que otro tipo; todas las canas del viejo, los tres bypass, la presión alta eran por culpa de Roberto, su único heredero.

Juan era intachable y lo dejaron sin nada y Roberto que era un tiro aire, tenía todo, va a llevar a su padre a la tumba, a eso ponele la firma.

El viejo siempre que reprendió a Roberto le ponía de ejemplo a Juan que tenía su misma edad, y eran como el agua y el aceite. Pasó el tiempo y el viejo murió, no por culpa de Roberto, sino de la pastilla azul, de tal palo tan astilla parece; tan correcto que parecía el viejo, ahí murió en un hotelucho de cuarta con una prostituta que ya ni dientes tenía de las porquerías que consumía, desnudo, todo velludo y flácido pero duro como él quería o por lo menos era su intención, lo bueno según contaron fue que se cuidaba, por lo menos el forro lo tenía puesto; ya si lo alcanzó a usar o no, se lo llevó a la tumba. Una vez pasado el velorio y su sorpresiva muerte se empezó a dar lugar a su testamento donde todo quedaba para su único hijo pero con la condición de que Juan supervise y viva con él un mínimo de dos años. Para dejarlo en claro; Juan iba a ser su niñera tiempo completo por 2 años, una vez terminado el plazo Juan recibirá una suma de dinero importante y una casa toda amueblada para su mujer y sus hijos; adivinen quién no entendió nada y puso el grito en el cielo, sí fue Roberto, puteo y maldijo a su padre en todos los idiomas que conocía, osea puro español vulgar y se fue echando diablos, por una semana desapareció pero al verse sin un peso no tuvo más que volver.

Juan y su familia se trasladaron a la mansión, María y los chicos estaban obnubilados por ver tanto lujo pero a Juan no le llamaba la atención porque el una vez tuvo todo eso, pero así como sus actos lo dejaron sin nada ahora vuelve a tener la oportunidad de tener todo de vuelta.

El primer año fue un caos, Roberto trayendo a cuánto desconocido encontraba para así poner incómoda a María y lograr que se fueran; entraba y salía a cualquier hora, rompía cosas, fumaba delante de los chicos, decía cuanta grosería aprendía y para completarla se hacía el gallito en cuanto boliche encontraba; y ahí salía Juan a cualquier hora a sacarlo de alguna cuneta todo golpeado o de la comisaría, tantas cosas pasan en un año, y Juan siempre en modo príncipe consolando a su mujer, pidiéndole que lo ayude por sus hijos, ya había pasado un año otro más y se iban a ir, pero con Roberto era distinto porque todas las ganas que tenía de matarlo se le iban en cuanto miraba su rostro pidiendo ayuda; no hay duda ese cristiano se ganó el cielo, siempre al rescate del más débil.

Pasaron los meses y Roberto milagrosamente se calmo, por lo menos no se metía en tantos quilombos. Un día mientras limpiaban encontraron una caja con unas cartas, a María le llamó mucho la atención de quién se podría enamorar de Roberto, cuando estaba a punto de abrir una para saber el nombre de quién se lo habría escrito llega Roberto y empieza a gritar como si el mundo fuera sordo, Juan al ver toda la situación traga saliva y le pide a María que vaya unos días de sus padres para así hablar con Roberto para al fin poder convivir con algo de paz el tiempo que les queda.

Roberto se encerró junto a sus preciadas cartas, mientras Juan se quedaba como estatua en la puerta de la habitación, sin estar seguro de que si quiere o no abrir esa puerta, pero por obra del destino cuando se estaba por ir Roberto abre la puerta y fue como si eso lo transportará a Juan a aquellas épocas de adolescentes que no aguantó y besó a Roberto como si el mismo mundo no existiera, como si el tiempo no hubiera pasado, pero Roberto de la sorpresa lo cago una trompada rompiéndole el labio y mientras Juan se recompone Roberto se preparaba para seguir con el combate pero antes de eso Juan le dice - realmente te haz olvidado de mi cachorro - y las lágrimas comenzaron a brotar al igual que ese amor juvenil.

Cómo fue que nos separaron, por qué, Roberto empezó contando su versión, yo recibia tus cartas en el casillero del club como siempre y un día Pablo me la encontro, viste que era re chusma, me esperaron a la salida del club Pablo y Gonzalo para reventarme la cara a trompadas diciendo que vos no eras ningun marica y me mandaron tres meses al hospital, después de eso me tuve que operar la nariz y la boca porque de la golpiza me la tuvieron que reconstruir. Por eso no te reconocí cuando te volví a ver, eso explica el repentino interés por mi vida sexual de mis hermanos, fue tal su insistencia de que demostrara que era macho que me relacione con María y bueno quedo embarazada, el resto ya lo sabes.

Una vez aclarado todo se zambulleron en un apasionado encuentro por una semana su vida era perfecta, pero con la vuelta de María su vida se volvía en las tinieblas.

Pasaron los dos años Juan recibió el dinero, su casa y hasta un auto, Roberto se rehabilito y fue un empresario ejemplar.

La tienda abre a las 8 pero Juan siempre llega temprano para ayudar a su jefe, Roberto siempre le pide al encargado que haga unas horas extras, los sábados van a jugar a la pelota y pasan el tiempo que más pueden juntos.

Juan jamás dejo a su familia siempre cumplio con su mujer, pero María sabía que él nunca la amo pero como el príncipe que era siempre la iba a proteger y valorar como la madre de sus hijos; Roberto no tan conforme con la situación pero ya con la madurez de entender que esos niños necesitan un padre y una madre unidos aceptó el lugar que le tocaba, el tío que consentía a los niños de su amante.

Cuanto tiempo dure nadie lo sabrá, pero lo que si es seguro es que el jefe se enamoró de un hombre casado y un hombre casado vive su gran amor.

9 de Maio de 2020 às 16:58 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Histórias relacionadas