daniel_alanis Daniel Alanís

Muchas veces creemos tener al destino como sartén por el mango, no obstante, en ciertos momentos de nuestras vidas, que pueden durar cuestión de segundos, el antes mencionado nos enseña que no todas las decisiones las debes tomar tu que es posible dejarse fluir con la corriente. Este cuento les desea a todos una correspondiente relación pasional con el fin de darnos cuenta que lo que pide nuestra biología trasciende el tiempo. Todos los derechos de la imagen que se encuentra en la portada pertenecen a milkformycoconut en instagram. Sigan su cuenta si les gusta este tipo de arte. ¡ Muy recomendado !


Conto Todo o público.

#night #noche #estrellas #sirenas #sirens #217 #amor #pasion #love
Conto
1
1.4mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Las noches de estrellas en el centro

Mau Crespo tuvo la suerte de conocer el puerto de la Isla de San Ricardo a los 17 años junto a la mejor compañía posible, sus amigos. El muchacho siempre soñó con recorrer las diferentes islas y puertos de ese ancho mar, influenciado por aquellos cuentos que su padre le contaba de aventuras peligrosas, tormentas legendarias y criaturas místicas como las bellas sirenas.

Los padres de Mau, importantes exportadores de materias primas, fueron los únicos que dispusieron de su tiempo para actuar como figuras de autoridad por los nueve días que duraba el viaje, y por lo mismo, los chicos desde un principio se encontraban relajados pero al mismo tiempo con impulsos de descontrol.

Por las noches, el ambiente del puerto simulaba una gran kermés con todas sus atracciones y establecimientos que invitaban a pasar un buen rato, sin embargo, los chicos ya habían escuchado que en el centro de San Ricardo se vivía la buena fiesta, los vicios y sobretodo, noches pasionales que los mismos hogareños aclamaban como "la mejor noche de tu vida". Los chicos no titubearon ni tres segundos y se lanzaron a ese evento dos días antes de terminar su estadía para llegar a donde se reunirían una gran cantidad de personas con el fin de ver diferentes artistas.

El viento contaba con una presencia de salmuera, una temperatura perfecta que brinda al cuerpo balance y el cielo se encontraba a punto de obscurecer pero lo más importante, se veía despejado. Llegaron emocionados y se instalaron lo más adelante que le permitió la multitud de gente y mientras esperaban el cambio de música, Mau pudo verla.

Años después, a Mau le resultaba tan extraño entender que Danae Figueroa no venía sola, sino acompañada de sus amigas y varios muchachos coquetos pues para él solo existieron esos bellos ojos negros que se aposentaron sobre él un instante eterno.

Danae y sus amigos venían en grupo, y se colocaron justo enfrente de Mau y sus amigos aun y cuando ya parecía que el espacio estaba lo más reducido posible, no obstante, aunque Danae se encontraba a dos personas enfrente de el y dandole la espalda, ella lo volteaba a ver de la manera más disimulada que podía y Mau, por primera vez en su vida, no dejaba de observar el movimiento de cabello de una chica tan solo un año menor que el.

Instaladas las estrellas, se pudo percibir como la atmósfera del evento incrementaba y para los dos discretos, el juego de miradas iba a la par de la disminución de distancia entre uno y el otro hasta que el manipulado azar permitió que los dos se tomaran de las manos.

Juntos, la piel se tornaba sensible; Mau pudo visualizar mejor su tez tallada por el sol, un rostro con rasgos finos, intrusos de su raza, un cabello obscuro como el sueño y un cuerpo frágil que fluía como olas de mar y al cual no le daba importancia alguna pues, la combinación exótica de Danae generaba en la mente de aquel muchacho un conjuro de cadenas que lo mantenía más y más magnetizado a ella.

Al intercambiar nombres, Danae se percato de que Mau todavía no formaba del todo su madurez corporal, aunque ya se podía notar en el un físico sólido formado por una excelente genética y el ejercicio que practicaba por estar en la mayoría de los equipos deportivos de su escuela. La historía y la cultura también lo beneficiaban, pues diferentes rasgos se despuntaban en cabello rizado, ojos brillantes lo más cercano al color del oro y una altura que complementaba a la de ella misma... en pocas palabras, Danae lo veía como un muchacho fácil de distinguir en tierras del nuevo mundo.

Los dos jóvenes discretos permanecieron ensamblados de tal manera que a ojos ajenos el hecho hubiera sido impresentable, pero el universo ya había conspirado lo suficiente como para juntarlos esa noche y para este mismo, ya no era molestia lograr que al momento de estar juntos, los amantes permanecieran invisibles al ojo humano, fruto de este encadenamiento que trascendía lo físico. Horas de lluvia, ruido y calor humano se propagaban alrededor pero más que resultar molesto, lograba ambientar la humedad, roces y el movimiento de aquellos adolescentes ardientes hasta el punto de distorsionar el tiempo y mente, pues el último recuerdo es de aquel en el que intercambiaron información personal para manténerse en contacto en un futuro y el dulce beso en la mejilla.

...

El tiempo, como es tiempo, se adhirió a seguir su camino como siempre lo ha hecho, de forma que para Danae Figueroa, la vida decidió moverla en distintas relaciones amorosas, empleos y pasatiempos hasta que un día, poco después de una ruptura, se entero por los medios actuales de que ese chico de rizos y ojos de oro ya se encontraba junto a alguien, feliz por el, Danae se resigno a recordar ese bella noche de aventura que pudo haberse extendido si tan solo ella hubiera confrontado aquel prejuicio impuesto por gente que nunca ha conocido, el de pedir al chico que se quedara con ella muchas más noches de estrellas y lunas llenas.

Poco a poco, Danae fue encontrando su camino en la vida, de forma que pudo viajar alrededor del mundo hasta lograr encontrar un trabajo estable que le permitía practicar su pasatiempo de astrología, salir con sus amistades y vivir en un país cerca de su isla nativa. La duda entraba como quiera en Danae, se cuestiono varías veces por años si el amor a primera vista en verdad existía o si solamente era un juego de averiguación que jugaba su mente con ella pero, más allá de la duda, encontraba con certeza el hecho de que por una noche, no tuvo la necesidad de fingir un desapego y mas bien, se entrego al fuego generado por el deseo.

Por otro lado, 7 años después, Mau Crespo se encontraba al borde de lo que sería cumplir su sueño sin que el se hubiera enterado, sus padres le habían heredado el negocio de exportaciones y tarde que temprano estaba al frente de esos traslados de materias primas de isla a isla. La vida lo había acomodado a cachetadas en el amor y los negocios, pues necio ante el orden natural de las cosas, el chico fue templándose en un hombre de cabeza fría y hambriento de éxito.

Poco a poco su vida fue armándose como un rompecabezas, hasta que cansado de no poder terminarlo, se dio cuenta que su juego de mesa era imperfecto por que ciertas piezas no encajaban. Feliz de haberse enterado, el joven se dedicaba a armar rompecabezas de playas por las tardes y sin problema alguno, los dejaba incompletos en su sala.

Entre la abrumadora carga de trabajo y los tiempos difíciles, Mau Crespo tomo la iniciativa de reunir a sus viejos amigos poco a poco para reunirse una vez por semana con ellos.

Concluyeron que un sábado, se permitirían de gozar la vida en el centro de su ciudad natal al punto de que llegaron a un lugar famoso por su falta de clase y formalidad. Era tal la popularidad de aquel lugar astral que por las noches la cantidad de cuerpos permitía que los jóvenes pasaran desapercibidos en sus actos pero sin algún problema de seguir pasando una buena velada. La obscuridad y música reactivaba esas partes del cuerpo que con inocente malicia nos gusta presumir. Algunas personas estaban ya disfrutando de aquella noche como si fuera la última de sus vidas y otras, comenzaban a dejarse ir por lo que Mau y sus amigos no tardaron en adaptarse hasta que el chico de cabello rizado repentinamente giro su cuerpo y se fue caminando como flecha al otro extremo del salón sin previo aviso de lo que haría.

El universo había conspirado como hace infinitas veces todos los días, generando otra vez, el ritual de los sentidos. Hubo un choque entre una estrella y un hoyo negro, logrando que por medio de tan solo miradas, la luz del primero se fuera absorbiendo. Danae no tuvo ni tiempo de exhalar al ver esos ojos color sol un momento infinito y cuando menos lo esperaba su mismo poder de gravedad empezó a hacer su efecto, consiguiendo ser sujetada frágil y lentamente de las caderas hacía el cuerpo de Mauricio para después someterse a una danza prohibida por generaciones. Se agudizaron los sentidos en todo el lugar y ellos sabiendo de forma exacta lo que pasaba, incrementaban su intimidad hasta lograr abandonarse en el acto de sudor y adherencia. Parecía que el recorrido que hacía cada uno al otro con sus manos era el último que harían en sus vidas, y esto a la par de la sensación de un terremoto con metrónomo en el salón; canción tras canción en medio de una multitud que parecía inexistente los amantes poco a poco iban sellando las piezas del destino y después, entre murmullos, simplemente alguien recuerda que aquella noche escucho el eco de un inesperado "vámonos de este lugar, he estado esperando años para estar junto a ti".


La historia de los amantes es una lección de la pasión que surge como instinto en cada uno de nosotros, aquella que no nos permitió ni un segundo reconsiderar, que de manera impulsiva nos acelero a algo que, por azares del universo, ya nos había escogido y de igual forma se nos aproximó sin desenfreno. Tiene el objetivo de mostrar que la belleza es subjetiva, y la atracción es más que real pero muchas veces la presión social busca en nosotros formar sentimientos y actos de impostor.

Esta historia es un recordatorio de porque las sirenas emergen de las profundidades del mar y las estrellas fugaces descienden del cielo.... si, para reencontrarse en la tierra.





2 de Maio de 2020 às 16:41 1 Denunciar Insira Seguir história
3
Continua…

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Shakira Jiménez Shakira Jiménez
Impaciente me tienes... haber que será lo próximo
May 29, 2020, 16:27
~

Mais histórias

Lembranças costuradas Lembranças costuradas
O veredito O veredito
Sonho de Mãe Sonho de Mãe