1566617928 Francisco Rivera

Y, mientras realidad despierta, ficción aventaja...


Conto Todo o público.

#quédateencasa
Conto
0
5.3mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

En casa 1

Enero 2020

Recibo el año con propósitos sin renovar, con más calendarios encima y hasta ahora caigo en cuenta que debo sumar también, desde el instante en que he sido concebido por mis padres, y por supuesto, desde ese pausado proceso de germinar mi propio crecer en condiciones amnióticas, alimentando el ser en desarrollo nono misino por sonda... ¡Vaya, amigo, casi un año!

¿Y aún algunas mujeres -y no pocos hombres- mintiendo por ahí-, quitando edad a su edad?


Febrero 2020

Preparo el día del amor y la amistad en todo lo alto y a esperar a ver quién de los palurdos amigos y las edulcoradas amigas me envían saludos, mensajes y demás cursilerías de consumo en este día y en sus mismas horas...

Me entero por noticieros en móvil, de dos albañiles pagados por un airado sujeto que entrega veinte mil pesos, para rociar ácido al rostro de una mujer que se gana la vida, interpretando melodías actuales a través de ejecutar su saxofón.

Los principales interesados en escucharla en vía pública muestran disposición para donar cualquier cantidad de dinero -sin necesidad de afectarlos en sus economías personales-, en tanto se encuentran como cualquier turista que deambula de manera libre sobre el centro de esa bella capital del interior mexicano...


Marzo 2020

Bueno, cambio estacional en transición final invernal y recepción inicial primaveral, potenciando vida; floreciendo sentimientos y deseos reproductores a cada momento.

Se hurga en una alma femenina, hasta donde ella lo permita -con posibilidades de hacerla mía en plena naturaleza-, y ya convertido en fauno frustrado, pueda pasar a perseguir concupiscencias en envoltorio de sedas transparentes, que enciendan mis deseos Capriles, a más no poder.

Rogando a todos los dioses olímpicos porque, al fin le de alcance, y no la deje escapar, pero que, al perseguirla, pueda consumar un deseo común en ambos: poseernos.

O-quedar-simplemente sin su posesión plena, nada abrupta; infeliz e indebidamente concluida.

Raro en mí, recién escucho advertencias de no sé qué ocurre en un lejano y milenario país de oriente...

¡Pero, vamos, la caza de mi Sabina, es primero...!


Al despertar, las sorpresas de rumores insospechados asaltan mi extrañeza... ahora me entero de enorme contagio de una cepa antes insospechada...

Mi mundo y percepción se cimbra con lo que escucho, veo, comento y rumo en cada diario vivir: un hombre fragua ataque con ácido y comete, un año año atrás, ese hecho contra cierta joven saxofonista mixteca-oaxaqueña.

En aciago día, ajeno a mí, -un 9 de septiembre de 2019- y una emisión posterior a mediados del pasado mes, donde la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, dicta orden de aprehensión contra el responsable, un diputado local, sujeto-actor-autor intelectual, quien paga a dos obreros de la construcción para llevar a cabo la extensión de su odio; de sus celos de género; henchido de sentimientos de homofobia e impotencia machorras, por no conseguir retenerla por medios no violentos; quebrando la vida y existencia de la afectada...para siempre.


Ataques extremos cimbran desde ese hecho, la atención del día, por lo ocurrido a esa fémina mexicana.

Trasciende tal escena en esta entidad oaxaqueña, a como ya la prensa comenta de lo que ocurre en otros lugares distantes: India y Bangladesh, que exponen una frecuencia de hechos de esa naturaleza en un orden de mil quinientos casos anuales.

En tanto que en México, entre 2010 y 2020, se estima que sobrepasan diez o doce hechos de tal naturaleza, y, como suele suceder, sin conocerse mayores cifras porque la perspicacia, el temor, la falta de credibilidad de nuestra justicia, inhibe, desalienta e impide denuncias formales en tiempo y forma.

No hay hasta ahora una tipificación de este delito; está ausente en la legislación del país; en consecuencia, tiene inexistencia de datos y falta de sistematización de cifras e impide un aparente seguimiento, abordaje, análisis y recomendaciones pertinentes para evitar ese tipo de delitos sin control, castigo y resarcimiento de daños...


La denominación de "misoginia" cala en mí y en lo que sufren las mujeres de todas las edades y condiciones sociales, culturales y sexuales, entre otras.

El derecho penal mexicano, a falta de una figura de mayor precisión, confiere como imputación principal formular tal acto en términos de "feminicidio" en grado de tentativa.

La procuración de justicia, reparación del daño y garantía de no repetición, tampoco cuenta en este momento con algún salvoconducto que ayude a preservar la vida de la afectada, pero también de quienes puedan padecer este tipo de violencia en cualquier parte del país, no sólo en estos momentos, sino en lo sucesivo.


Torna difícil e impostergable su pronta atención profesional, pero también indagatoria, integrada en carpeta de investigación respecto de esta modalidad de agresión extrema a mujeres, como es el caso de esta chica.

Reclama, a su vez, contundente visibilidad y suficiencia de luz de esclarecimiento suficiente respecto a establecer una contundente decisión legal, jurídica -penal y política, incluso- para evitar que sigan durmiendo los jueces y autoridades competentes en capas de impunidad, desde actos de esta naturaleza...

Ventilar esto, otras cosas y asuntos, es hacer ver la impunidad en su dimensión de catástrofe particular donde mujeres y agresores de mujeres deben recibir lo siguiente: las primeras, garantías de plena libertad y movilidad segura; y los segundos, todo el peso del Estado en sus tres niveles de gobierno...


De regreso a la pandemia declarada en este mes, empiezo a dimensionar la gravedad del contagio y sopeso la oportunidad declarada del Jefe del Estado Mexicano al desenmascarar la falta de atención, abandono sistemático y falta de previsión acostumbrada desde los pasados gobiernos neoliberales, como no neoliberales.


Ahora, me lleva a reflexionar sobre esto que ocurre en las entidades afectadas por el Coronavirus que no es su culpa ni su disculpa el haberlo previsto en términos generales, particulares y específicos...


Ahora me entero de la retracción evidente que tienen los organismos internacionales ligados y derivados de gobiernos neoliberales en países que cobijan esa tendencia acumulativa de riqueza, depositada en pocas familias; en la adquisición de cierto poderío económico inusitado; en la consumación de dinastías familiares de "capitales golondrinos", liberados y depositados en el extranjero, marcando preferencias discretas para beneficiarse de ganancias cuantiosas en disparidad de lo poco que ofrece nuestra moneda: Estados Unidos de Norteamérica, Inglaterra o bien, "paraísos" fiscales a modo: Panamá o Las Bahamas; Andorra, Suiza u otras más.

Esta es una lección bien aprendida, según la coyuntura política que las cobija en el presente; también se han aprovechado desde el pasado:

¿Coronavirus y capital, son malas compañías; malas oportunidades de costo-beneficio a costa de todas las poblaciones afectadas del mundo?


Con todo esto, me sustraigo y me dispongo a beber una taza de café. Mi "Sana Distancia" en casa:

¿Me distancia lo suficiente de lo que ocurre fuera de aquí?

8 de Abril de 2020 às 17:13 1 Denunciar Insira Seguir história
1
Fim

Conheça o autor

Francisco Rivera Escritor activo en varios géneros que desea dar a conocer su producción y llegar a público masivo monetizando en debida oportunidad sus creaciones propias, con apoyo de Inkspired.com/es

Comente algo

Publique!
Francisco Rivera Francisco Rivera
En reflexión, distancia social y humana intentando adaptarse a la ficción hecha realidad...
April 09, 2020, 01:30
~