sincopyright Obras SC

Sanger Rainsford y su compañero de caza Whitney están viajando por el rio para cazar el legendario felino gigante de esa región, el jaguar. Después de una discusión sobre en que lugar debe desarrollarse la cacería, Rainsford escucha disparos de cañón, pierde su pipa y al intentar recuperarla cae fuera de su embarcación en el mar Caribe. Después de que se da cuenta de que no puede nadar de regreso al barco, decide nadar a una isla, la Isla Atrapa-Barcos, que es el tema de la superstición local. Descubre un chateau palaciego habitado por dos cosacos: el propietario, el General Zaroff y su sirviente gigante, el sordomudo Ivan.


Clássicos Todo o público.

#347 #clasico #RichardConnell
Conto
6
419 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

El Juego Más Peligroso

"Por allí a la derecha--en algún lugar, hay una isla grande," dijo Whitney. "Es más bien un misterio--"

"¿Qué isla es?" preguntó Rainsford.

"Los marineros antiguos la llaman Isla que Atrapa a los Barcos," dijo Whitney. "Un nombre sugerente, ¿no? Los marineros tienen un miedo curioso del lugar. No sé por qué. Algunas supersticiones"

"No puedo verla," señaló Rainsford, tratando de mirar a través de la noche húmeda tropical que era palpable, mientras presionaba su negrura espesa y caliente en el yate.

"Tienes buenos ojos," dijo Whitney, con una sonrisa, "y te he visto matar a un alce moviéndose en los arbustos marrones de otoño a 400 metros, pero aún tú no puedes ver cuatro millas más o menos a través de una noche Caribeña sin luna."

"Ni cuatro yardas," admitió Rainsford. "¡Uf! Es como terciopelo negro húmedo."

"Va a haber suficiente luz en Río," prometió Whitney. "Lo alcanzaremos en unos pocos días. Espero que las armas de jaguar hayan venido de Purdey's (Fabricante británico de equipo de caza.) Deberíamos tener caza buena en el Amazonas. Gran deporte, cazar.

"El mejor deporte del mundo", acordó Rainsford.

"Para el cazador", corrigió Whitney. No para el jaguar.

“No hables mal, Whitney,” dijo Rainsford. "Eres un cazador de grandes juegos, no un filósofo. ¿A quién le importa cómo se siente un jaguar?" “Quizás le importa al jaguar,” observó Whitney.

"¡Bah! Ellos no tienen entendimiento." “Aun así, más bien creo que entienden una cosa--el miedo. El miedo al dolor y el miedo a la muerte.”

"Tonterías", se rió Rainsford. "Este clima caliente te está poniendo suave, Whitney. Sé realista. El mundo está compuesto de dos clases: los cazadores y los cazados. Por suerte, tú y yo somos cazadores. ¿Crees que ya hemos pasado por esa isla?"

“No puedo ver en la oscuridad. Espero que sí.”

“¿Por qué?” preguntó Rainsford.

"El lugar tiene una reputación una mala."

"¿Caníbales?", Sugirió Rainsford.

"No lo creo. Incluso caníbales no vivirían en un lugar tan olvidado por Dios. Pero ha sido inculcado en la tradición marinera, de alguna manera. ¿No te diste cuenta que la tripulación parecían un poco nerviosa hoy?”

“Estaban actuando un poco extraños, ahora lo mencionas. Incluso el capitán Nielsen—”

“Sí, incluso ese viejo exigente Sueco, el cual iría al diablo y le pediría una cerilla. Esos sospechosos ojos azules tenían una mirada que nunca había visto antes. Todo lo que me dijo fue ‘Este lugar tiene un nombre maldito entre los marineros, señor.’ Entonces me dijo, muy serio, ‘¿No siente nada?’ como si el aire que nos rodea fuera en realidad venenoso. Ahora, no debes reírte cuando te diga esto— de repente sentí algo como un escalofrío.”

"No había brisa, el mar estaba tan plano como una ventana de cristal. Nos acercábamos a la isla, lo que sentía era un--un enfriamiento mental; una especie de temor repentino.”

"Pura imaginación", dijo Rainsford. "Un marinero supersticioso puede manchar la compañía de la nave entera con su miedo."

“Tal vez, pero a veces pienso que los marineros tienen un sentido extra que les dice cuando están en peligro, a veces pienso que el mal es algo tangible, con longitudes de onda, igual que el sonido y la luz. Un lugar malo puede, por así decirlo, transmitir vibraciones del mal. De todos modos, me alegro de que salgamos de esta zona. Bueno, creo que ahora me voy a dormir, Rainsford.”

“No tengo sueño,” dijo Rainsford. “Voy a fumar otra pipa en la cubierta trasera.”

“Buenas noches, Rainsford. Nos vemos en el desayuno.” “De acuerdo. Buenas noches, Whitney.”

No había ningún ruido por la noche mientras Rainsford estaba sentado allí excepto el latido sordo de los motores que impulsaban el yate rápidamente a través de la oscuridad, y el silbido y la ondulación de la colada de la hélice.

Rainsford, reclinado en una silla, indolentemente (perezosamente) fumaba su favorita zarza (una pipa hecha de la raíz de un arbusto o árbol de zarza). La somnolencia sensual de la noche estaba sobre él. "Está tan oscuro," pensó, "que podría dormir sin cerrar los ojos, la noche sería mi párpados."

Un sonido abrupto lo sobresaltó. Hacia la derecha lo escuchó, y sus oídos, expertos en la materia, no podían estar equivocados. Otra vez oyó el sonido, y otra vez. En algún lugar, en la oscuridad, alguien había disparado un arma de fuego tres veces.

Rainsford se levantó y se movió rápidamente hacia la barandilla, desconcertado. Forzó la vista en la dirección en que los disparos habían venido, pero era como tratar de ver a través de una manta. Él saltó sobre la barandilla y se balanceó allí, para conseguir una mayor elevación; su pipa, golpeando una cuerda, cayó de su boca. Se abalanzó hacia ella; un grito corto, ronco salió de sus labios cuando se dio cuenta de que había llegado demasiado lejos y había perdido el equilibrio. El grito fue acortado mientras las aguas cálidas como sangre del Mar Caribe se cerraron sobre su cabeza.

Él luchó hasta la superficie y trató de gritar, pero las olas del yate que iba a alta velocidad les dieron una bofetada en la cara y el agua salada en la boca abierta lo atragantó y estranguló. Desesperado, empezó a nadar con brazadas fuertes detrás de las luces disminuyentes (alejándose más y más) del yate, pero paró antes de haber nadado cincuenta pies. Una cierta realización le había venido a él, no era la primera vez que había estado en una situación difícil. Había una posibilidad de que sus gritos se oyeran por alguien a bordo del yate, pero esa posibilidad era escasa y disminuyó hasta más mientras el yate siguió adelante. Él luchó para quitarse la ropa y gritó con todas sus fuerzas. Las luces del yate casi no se veían y como evanescentes luciérnagas; luego fueron borradas completamente por la noche.

Rainsford recordó los disparos. Habían venido de la derecha, y obstinadamente nadó en esa dirección, nadando con movimientos lentos, deliberados, conservando su fuerza. Durante un tiempo que parecía interminable luchó contra el mar. Empezó a contar sus brazadas; podría posiblemente nadar unas cien brazadas más y entonces—

Rainsford oyó un sonido. De la oscuridad vino un sonido de altos gritos, el sonido de un animal en un extremo de angustia y terror.

No reconoció el animal que hizo el sonido; él no intentó averiguar; con nueva vitalidad, nadó hacia el sonido. Él lo oyó de nuevo, entonces se vio interrumpido por otro ruido, nítido, staccato.

"Disparo de pistola," murmuró Rainsford, mientras nadaba.

Diez minutos de esfuerzo determinado trajo otro sonido a sus oídos, el más acogedor que jamás había escuchado--los murmullos y gruñidos del mar rompiendo en una orilla rocosa. Estaba casi en las rocas antes de verlas, en una noche menos tranquila se hubiera hecho añicos en su contra. Con las pocas fuerzas que le quedaban se arrastró de las turbulentas aguas. Riscos irregulares parecían sobresalir en la opacidad (oscuridad).

Se esforzó hacia arriba, mano sobre mano. Jadeando, con las manos sangrando, llegó a un lugar plano en la parte superior. La densa selva llegaba hasta el borde de los acantilados. Qué peligros la maraña de árboles y maleza podrían tener para él no le importaba a Rainsford en ese momento. Todo lo que sabía era que él estaba salvado de su enemigo, el mar, y que el cansancio total estaba sobre él. Se dejó caer en el borde de la selva y cayó de cabeza en el sueño más profundo de su vida.

Cuando abrió los ojos, sabía por la posición del sol que ya eran las últimas horas de la tarde. El sueño le había dado un nuevo vigor, un hambre aguda lo estaba molestando. Miró a su alrededor, casi con alegría.

"Cuando hay disparos de pistola, hay hombres. Donde hay hombres, hay comida," pensó. Pero, ¿qué clase de hombres, se preguntó, en un lugar tan prohibido? Un frente continuo de selva enroscada y desgarrada bordeaba la orilla.

No vio ninguna señal de un sendero a través de la red estrechamente tejida de malas hierbas y árboles; era más fácil ir a lo largo de la orilla, y Rainsford trastabilló junto a la orilla del agua. No muy lejos de donde había caído cuando llegó, se detuvo.

Algo herido, por la evidencia, un animal grande, se había arrastrado sobre la maleza, la maleza selvática estaba aplastada y el musgo estaba lacerado, un parche de malezas estaba teñido carmesí. Un objeto pequeño, brillante, no muy lejos llamó la atención de Rainsford y lo recogió. Era un cartucho vacío.

"Un veintidós," comentó. "Esto es extraño. Debe haber sido un animal bastante grande también. El cazador tenía su nervio con él para hacerle frente con una pistola pequeña. Está claro que el animal dio la batalla. Supongo que los tres primeros disparos que escuché fueron cuando el cazador sacó al animal que cazaba fuera de su escondite y lo hirió. El último disparo fue cuando lo siguió aquí y lo mató."

Examinó el suelo cercanamente y encontró lo que esperaba encontrar-la impresión de botas de caza. Señalaban a lo largo del acantilado en la dirección que él había estado caminando. Con entusiasmo corrió a lo largo, ahora deslizándose sobre un tronco podrido o una piedra suelta, pero avanzando; la noche comenzaba a asentarse en la isla.

La oscuridad estaba haciendo al mar y la selva desaparecer cuando Rainsford vio las luces. Se encontró con ellas cuando viró una esquina en la costa, y su primer pensamiento fue que había venido a un pueblo, porque había muchas luces. Pero a medida que se forjó a lo largo, vio con gran asombro que todas las luces estaban en un solo edificio enorme, una estructura asombrosa con altas torres puntiagudas lanzándose hacia arriba en la oscuridad. Sus ojos vieron los contornos oscuros de un castillo palaciego; estaba sobre un alto risco, y a tres de sus lados los acantilados se sumergían hasta donde el mar lamía los labios codiciosos en las sombras.

"Espejismo," pensó Rainsford. Pero no era un espejismo, encontró, cuando abrió la puerta de hierro con pullas altas. Los escalones de piedra eran lo suficientemente real, la enorme puerta con una aldaba de forma de gárgola con mirada lasciva era lo suficientemente real; pero sobre todo colgaba un aire de irrealidad.

Él levantó la aldaba, y crujió rígidamente, como si nunca antes hubiera sido utilizada. La dejó caer, y lo sorprendió con su volumen intenso. Le pareció oír pasos adentro, la puerta permaneció cerrada. Una vez más Rainsford levantó la aldaba pesada y la dejó caer. La puerta abrió entonces, abrió tan bruscamente como si estuviera en un muelle, y Rainsford se puso a parpadear en el río de luz deslumbrante de oro que se derramó. La primera cosa que los ojos de Rainsford pudieron discernir fue el hombre más grande que Rainsford había visto, una gigantesca criatura, sólidamente hecha y con barba negra hasta la cintura. En su mano el hombre tenía un revólver de cañón largo, y lo estaba apuntando directamente al corazón de Rainsford.

Fuera de la maraña de la barba dos pequeños ojos miraron a Rainsford.

"No se alarme," dijo Rainsford, con una sonrisa que esperaba lo desarmara. "No soy un ladrón. Me caí de un yate. Mi nombre es Sanger Rainsford de Nueva York."

La mirada amenazadora en los ojos no cambió. El revólver apuntando tan rígidamente como si el gigante fuera una estatua. No dio señal de que entendía las palabras de Rainsford o que incluso las había escuchado. Estaba vestido con uniforme, un uniforme negro con adornos de color gris astracán.

"Soy Sanger Rainsford de Nueva York," comenzó de nuevo Rainsford. "Me caí de un yate. Tengo hambre.”

La única respuesta del hombre fue levantar el martillo de su revólver con el pulgar. Entonces Rainsford vio la mano libre del hombre ir a su frente en un saludo militar, y él lo vio, hacer clic con los talones y pararse en atención. Otro hombre iba bajando los escalones amplios de mármol, un hombre erecto, delgado, en ropa de noche. Avanzó a Rainsford y le tendió la mano.

Con una voz culta, marcada por un ligero acento que le daba mayor precisión y delicadeza, dijo, “Es un gran placer y un gran honor darle la bienvenida al señor Sanger Rainsford, el célebre cazador, a mi casa.”

Automáticamente, Rainsford le dio la mano al hombre.

“Ya he leído su libro sobre la caza de leopardos de nieve en el Tíbet,” comentó el hombre. “Soy el general Zaroff.”

La primera impresión de Rainsford fue que el hombre era singularmente guapo; su segunda fue que había una cualidad original, casi extraña, sobre la cara del general. Era un hombre alto que pasaba de la edad madura, porque su pelo era de un blanco vivo; pero sus gruesas cejas y su bigote militar eran tan negras como la noche en que Rainsford había llegado. Sus ojos también eran negros y muy brillantes. Tenía los pómulos altos, la nariz afilada, el rostro oscuro, el rostro de un hombre que solía dar órdenes, el rostro de un aristócrata. Volviéndose hacia el gigante en uniforme, el general hizo una señal. El gigante guardó su pistola, saludó, se retiró.

“Iván es un hombre increíblemente fuerte,” observó el general, “pero tiene la desgracia de ser sordo y mudo. Un hombre sencillo, pero temo, como toda su raza, un poco salvaje.”

“¿Es ruso?”

"Es un cosaco" (miembro de un grupo de Ucrania, muchos de los cuales eran jinetes de los zares rusos y eran famosos por su ferocidad en la batalla) dijo el general, y su sonrisa mostraba labios rojos y dientes puntiagudos. "Yo lo soy también."

“Vamos,” dijo, “no deberíamos estar charlando aquí. Podemos hablar más tarde. Ahora quiere ropa, comida, descanso. Los tendrá. Este es un lugar muy tranquilo.”

Iván había reaparecido, y el general le habló con labios que se movían, pero no emitió ningún sonido.

“Siga a Iván, por favor, señor Rainsford,” dijo el general. “Estaba a punto de cenar cuando llegó. Lo espero. Encontrará que mi ropa le quedará bien.

Fue a un enorme dormitorio con techo de vigas con una cama con dosel lo suficientemente grande para seis hombres que Rainsford siguió al gigante silencioso. Iván le sacó un traje de noche, y Rainsford, al ponérselo, notó que provenía de un sastre londinense que ordinariamente cortaba y cosía para nadie bajo del rango de duque.

El comedor al que Iván le dirigía era, en muchos aspectos, notable. Había una magnificencia medieval; sugería una sala barrial de tiempos feudales con sus paneles de roble, su techo alto, sus mesas de refectorio donde cuarenta hombres podrían sentarse a comer. Sobre el pasillo habían cabezas montadas de muchos animales - leones, tigres, elefantes, alces, osos; ejemplares más grandes o más perfectos que Rainsford nunca había visto. En la gran mesa el general estaba sentado, solo.

“Tomará un cóctel, señor Rainsford,” sugirió. El cóctel fue sobre pasablemente bueno; y, según Rainsford, todo en la mesa era de lo más fino--el lino, el cristal, la plata, la porcelana.

Estaban comiendo borsch, la rica sopa roja con crema batida tan querida a los paladares rusos. El general Zaroff dijo: "Hacemos todo lo posible para preservar las comodidades y conveniencias de la civilización aquí. Por favor, perdone cualquier cosa que falte. Nosotros estamos bien fuera de lo común, ¿sabe? ¿Cree que el champán ha sufrido de su largo viaje del mar?”

"No en lo más mínimo", declaró Rainsford. Estaba encontrando al general un anfitrión muy considerado y afable, un verdadero cosmopolita [ciudadano conocedor del mundo]. Pero había un pequeño rasgo del general que hacía que Rainsford se sintiera incómodo. Cada vez que levantaba la vista del plato, encontraba que el general lo estudiaba, evaluándolo por completo.

“Quizás,” dijo el general Zaroff, “le sorprendió que reconocí su nombre. Como ve, leo todos los libros de caza publicados en inglés, francés y ruso. Sólo tengo una pasión en mi vida, señor Rainsford, y es la caza.”

“Tiene unas cabezas maravillosas aquí,” dijo Rainsford mientras comía un filete miñón particularmente bien cocido. “Ese búfalo del Cabo es el más grande que he visto.”

“O, ese sí, era un monstruo.”

“¿Le hizo cargo a usted?"

“Me arrojó contra un árbol,” dijo el general. "Me fracturé el cráneo, pero tengo la bestia."

"Siempre he pensado," dijo Rainsford, "que el búfalo del Cabo es el más peligroso de todos los grandes."

Por un momento el general no respondió; sonreía su curiosa sonrisa de labios rojos. Luego dijo lentamente, “No, se equivoca, señor, el búfalo del Cabo no es la caza mayor más peligrosa.” Bebió un sorbo de vino. “Aquí en mi reserva en esta isla,” dijo en el mismo tono lento, “cazo una caza mayor más peligrosa.”

Rainsford expresó su sorpresa. “¿Hay caza mayor en esta isla?”

El general asintió con la cabeza. “La más grande.”

"¿De Verdad?" “Oh, no es natural, por supuesto. Tengo que abastecer la isla.”

“¿Qué ha importado, general?” preguntó Rainsford. ¿Tigres?

El general sonrió. “No,” dijo. “Los tigres de caza dejaron de interesarme hace algunos años, agoté sus posibilidades, usted sabe, no hay emoción en los tigres, no hay peligro real. Vivo por el peligro, señor Rainsford.”

El general sacó de su bolsillo una caja de cigarros de oro y ofreció a su huésped un largo cigarrillo negro con una punta de plata; estaba perfumada y desprendía un olor a incienso.

Tendremos caza de capital, usted y yo,” dijo el general. “Me alegraré mucho de tener su sociedad.”

“Pero qué caza— “comenzó Rainsford.

“Se lo diré,” dijo el general. “Sé que se entretendrá. Creo que puedo decir con toda modestia que he hecho algo raro, que he inventado una nueva sensación. ¿Puedo servirle otra copa de oporto?

"Gracias, general."

El general llenó las dos copas y dijo, "Dios hace que algunos hombres sean poetas. Hace a algunos reyes, algunos mendigos. Me hizo un cazador. Mi mano fue hecha para el gatillo, dijo mi padre. Un cuarto de millón de acres en la Crimea (la península de Ucrania que se proyecta hacia el Mar Negro) y era un ardiente deportista. Cuando tenía sólo cinco años me regaló una pistola, especialmente hecha en Moscú para mí, para disparar a gorriones. Cuando le disparé a algunos de sus pavos premiados, él no me castigó, me felicitó por mi puntería. Maté a mi primer oso a los diez en el Cáucaso (región montañosa entre el sudeste de Europa y el oeste de Asia). Toda mi vida ha sido una cacería prolongada. Fui al ejército, se esperaba de los hijos de los nobles, y por un tiempo mandé una división de caballería cosaca, pero mi verdadero interés era siempre la caza. He cazado cada especie de juego en todas las tierras, sería imposible para mí decirle cuántos animales he matado.”

El general fumó su cigarrillo.

"Después de la derrota abrumadora en Rusia, dejé el país, porque era imprudente que un oficial del Zar se quedara allí. Muchos rusos nobles lo perdieron todo. Yo, por suerte, había invertido mucho en valores estadounidenses, por lo que nunca tendré que abrir un salón de té en Montecarlo o conducir un taxi en París. Naturalmente seguí cazando-- los osos pardos en sus Montañas Rocosas, cocodrilos en el río Ganges [en el norte de India y Bangladesh], rinocerontes en África del Este. Fue en África que el búfalo del Cabo me golpeó y me puso en cama por seis meses. Tan pronto recuperé me fui para el Amazonas a cazar jaguares, porque había oído que eran excepcionalmente astutos. No lo fueron.” El cosaco suspiró. "Ellos no eran nada en absoluto ante un cazador con su ingenio, y un rifle de gran potencia. Me decepcionó amargamente. Estaba acostado en mi tienda con un dolor de cabeza terrible una noche, cuando un terrible pensamiento me vino a la mente. ¡La caza estaba empezando a aburrirme! Y la caza, recuerde, había sido mi vida. He oído decir que en América los hombres de negocios suelen caerse en pedazos cuando renuncian al negocio que ha sido su vida.”

“Sí, eso es así,” dijo Rainsford.

El general sonrió. "No tenía ningún deseo de caerme en pedazos", dijo. “Debo hacer algo, pero la mía es una mente analítica, señor Rainsford, sin duda es por eso que disfruto de los problemas de la persecución.”

“Sin duda, general Zaroff.”

“Así es que,” continuó el general, “me pregunté por qué la cacería ya no me fascinaba, usted es mucho más joven que yo, señor Rainsford, y no ha cazado tanto, pero tal vez pueda adivinar la respuesta.

"¿Qué es?"

"Simplemente esto: la caza había dejado de ser lo que usted llama ‘una proposición deportiva’. Era demasiado fácil, siempre conseguí mi presa. Siempre. No hay mayor aburrimiento que la perfección.”

El general encendió un nuevo cigarrillo.

"Ningún animal tenía una oportunidad conmigo, no estoy jactando, es una certeza matemática. El animal no tenía más que sus patas y su instinto. El instinto no es rival para la razón. Cuando pensé en esto, fue un momento trágico para mí, le puedo decir.

"Rainsford se inclinó sobre la mesa, absorto en lo que su anfitrión estaba diciendo.

"Se me ocurrió como una fuente de inspiración lo que debía hacer," continuó el general.

"Y eso fue?"

El general sonrió la sonrisa serena de quien se ha enfrentado a un obstáculo y lo sobrepasó con éxito. "Tuve que inventar un nuevo animal para cazar," dijo.

¿"Un nuevo animal? Está bromeando."

“En absoluto,” dijo el general. "Nunca bromeo sobre la caza. Necesitaba un nuevo animal. Encontré uno. Así es que compré esta isla, construí esta casa y aquí hago mi caza. La isla es perfecta para mis propósitos--hay selvas con un laberinto de senderos en ellos, colinas, pantanos--"

“¿Pero el animal, general Zaroff?”

“O,” dijo el general, “me proporciona la caza más excitante del mundo, ninguna otra caza se compara con ella ni por un instante. Cazo todos los días y nunca me aburro, porque tengo unas presas con la que puedo igualar mi ingenio.”

El desconcierto de Rainsford se reflejó en su rostro.

"Quería el animal ideal para cazar", explicó el general. "Así que dije, “¿Cuáles son los atributos de una presa ideal?' Y la respuesta fue, por supuesto, debe tener valor, astucia y, sobre todo, debe ser capaz de razonar.”

"Pero ningún animal puede razonar", objetó Rainsford.

“Mi querido amigo,” dijo el general, “hay uno que puede.”

“Pero no quiere decir--“ jadeó Rainsford.

"¿Y por qué no?"

“No creo que pueda estar serio, general Zaroff, es una broma espeluznante.”

“¿Por qué no puedo estar hablando en serio, estoy hablando de caza?”

“¿Caza? Por Dios, general Zaroff, de lo que habla es asesinato.”

El general rió con toda buena naturaleza. Miró a Rainsford con curiosidad. "Me niego a creer que un joven tan moderno y civilizado como usted parece tener ideas románticas sobre el valor de la vida humana. De seguro sus experiencias en la guerra--"

“No me hicieron condonar el asesinato a sangre fría.” concluyó Rainsford con rabia.

La risa sacudió al general. “¡Cuán extraordinariamente gracioso es!” él dijo. "Uno no espera encontrar hoy en día a un joven de la clase educada, ni siquiera en América, con un punto de vista tan ingenuo y, si se me permite decirlo, medio victoriano. Es como encontrar una caja de rapé en una limusina. Bueno, sin duda tuvo antepasados puritanos. Tantos estadounidenses parecen haberlos tenido. Apuesto que olvidará sus nociones cuando vaya a cazar conmigo. Va a tener una verdadera nueva emoción, señor Rainsford."

"Gracias, soy un cazador, no un asesino."

"Válgame Dios", dijo el general, totalmente tranquilo, "otra vez esa palabra desagradable. Pero creo que puedo demostrarle que sus escrúpulos (sentimientos de duda o culpa acerca de una acción sugerida) son totalmente mal fundados".

"¿Sí?"

“La vida es para los fuertes, para ser vivida por los fuertes y, si es necesario, tomada por los fuertes. Los débiles del mundo fueron puestos aquí para darles el placer a los fuertes. Yo soy fuerte ¿Por qué no debería usar mi regalo? Si quiero cazar, ¿por qué no? Voy a cazar la escoria de la tierra: los marineros de las naves de vagabundos, lascars (marineros del este India empleados en naves europeas), negros, chinos, blancos, mestizos--un caballo de pura raza o un perro de caza vale más que veinte de ellos.”

“Pero son hombres.” dijo Rainsford con tono agudo.

“Exactamente.” dijo el general. "Es por eso que los uso, me da placer, pueden razonar de una manera, así que son peligrosos.”

“Pero, ¿en dónde los encuentra?”

El párpado izquierdo del general parpadeó en un guiño. "Esta isla se llama Trampa de la Nave", respondió. "A veces un dios enojado de la alta mar me los envía, a veces, cuando la Providencia no es tan amable, ayudo un poco a la Providencia. Venga a la ventana conmigo".

Rainsford se acercó a la ventana y miró hacia el mar.

“¡Mira, ahí fuera!” exclamó el general señalando a la noche. Los ojos de Rainsford solo veían oscuridad, y luego, mientras el general presionaba un botón, hacia el mar, Rainsford vio el destello de las luces.

El general se hechó a reír. "Señalan un canal", dijo, "donde no hay ninguno; rocas gigantes con bordes como filos de navajas se agachan como un monstruo marino con mandíbulas abiertas. Pueden aplastar una nave tan fácilmente como aplastar esta nuez". Dejó caer una nuez en el suelo de madera duro y la aplastó con su talón. “O, sí,” dijo, casualmente, como si respondiendo a una pregunta, “tengo electricidad. Tratamos de ser civilizados aquí.”

“¿Civilizado? ¿Y le dispara a los hombres?”

Un rastro de ira estaba en los ojos negros del general, pero estuvo allí por solo un segundo; y él dijo, de una manera muy agradable, "¡Dios mío! Qué joven tan justo es. Le aseguro que no hago lo que me sugiere. Eso sería bárbaro. Trato a estos visitantes con todas las consideraciones. Les doy buena comida y ejercicio. Se encuentran en una espléndida condición física. Verá por sí mismo mañana.

"¿Qué quiere decir?"

"Visitaremos mi escuela de formación", sonrió el general. "Está en el sótano. Tengo una docena de alumnos allí abajo. Son de la nave española San Lucar que tuvo la mala suerte de ir a las rocas, un lote muy inferior, lamento decir. Pobre espécimen y más acostumbrado a la cubierta que a la selva.

Levantó la mano, e Iván, que servía de camarero, trajo un grueso café turco. Rainsford, con un esfuerzo, mantuvo su lengua bajo control.

“Es un juego, como vez,” continuó el general con suavidad. "Le sugiero a uno de ellos que vayamos a cazar. Le doy una provisión de comida y un excelente cuchillo de caza. Le doy tres horas de ventaja. Lo voy a seguir, armado sólo con una pistola del más pequeño calibre y alcance. Si mi presa me elude por tres días enteros, él gana el juego. Si lo encuentro--" el general sonrió," pierde".

-¿Suponga que se niegue a ser cazado?

“O,” dijo el general, “Le doy esta opción, por supuesto. No es necesario que juegue ese juego, si no lo desea. Si no quiere cazar, se lo entrego a Iván. Iván tuvo el honor de servir como oficial knouter [persona que le pega a criminales con un knout, una clase de látigo de cuero] al gran zar blanco, y él tiene sus propias ideas sobre el deporte. Invariablemente [siempre], Sr. Rainsford, invariablemente eligen el cazar."

“¿Y si ganan?”

La sonrisa en la cara del general se amplió. “Hasta ahora no he perdido,” dijo.

Entonces añadió apresuradamente: "No quiero que crea que soy un fanfarrón, Sr. Rainsford. Muchos de ellos son solamente el problema más elemental. De vez en cuando me toca una persona violenta, inimaginable. Una casi ganó. Finalmente tuve que utilizar a los perros."

"¿Los perros?"

"Pase por aquí, por favor. Yo le mostraré."

El general dirigió Rainsford a una ventana. Las luces de las ventanas enviaban una iluminación parpadeante que hacía patrones grotescos en el patio abajo, y Rainsford podía ver por allí una docena de formas negras, enormes moviéndose; cuando se voltearon hacia él, sus ojos brillaban verdoso.

"Una gran cantidad bastante buena, creo," observó el general. "Se les permite salir a las siete cada noche. Si alguien trata de entrar en mi casa o salir de ella, algo muy lamentable les ocurriría.” Él tarareó un fragmento de la canción del Folies-Bergère [una discoteca famosa en Paris].

"Y ahora," dijo el general, "quiero mostrarle mi nueva colección de cabezas. ¿Quiere venir conmigo a la biblioteca?"

"Espero," dijo Rainsford, "que usted me excuse esta noche”, general Zaroff. Realmente no me estoy sintiendo bien."

"¿Ah, de veras?", Preguntó el general preocupadamente. "Bueno, supongo que es natural, después de su nadada larga. Necesita una buena noche de descanso y sueño. Mañana se sentirá como un hombre nuevo, voy a apostar. Entonces vamos a cazar, ¿eh? Tengo una perspectiva bastante prometedora--"

Rainsford salió apurado de la habitación.

"Lo siento que no puede ir conmigo esta noche," le dijo el general.

"Espero sea un deporte muy justo—un negro grande y fuerte. Parece ser ingenioso--Bueno, buenas noches, Sr. Rainsford; espero que tenga una buena noche de descanso."

La cama era buena y las pijamas de seda de la más suave, y estaba cansado en cada fibra de su ser, sin embargo Rainsford no podía calmar su cerebro con el opiáceo [cualquier cosa usada para calmar a alguien] de sueño. Se quedó con los ojos abiertos. Una vez le pareció oír pasos sigilosos en el pasillo fuera de su habitación. Trató de abrir la puerta, no se podía abrir. Se acercó a la ventana y miró hacia afuera. Su habitación estaba en lo alto de una de las torres. Las luces del castillo estaban apagadas ahora, y estaba oscuro y silencioso; pero había un fragmento de la luna pálida, y por su pálida luz pudo ver, vagamente, el patio. Allí, entrando y saliendo en el patrón de sombra, estaban las formas negras, silenciosas; los perros lo oyeron en la ventana y miraron hacia arriba, expectantes, con sus ojos verdes. Rainsford volvió a la cama y se acostó. Por muchos métodos trató de ponerse a dormir. Había logrado un sopor cuando, a medida que la mañana comenzó a llegar, oyó, a lo lejos en la selva, el disparo débil de una pistola.

El general Zaroff no apareció hasta el almuerzo. Estaba vestido de forma impecable en los tejidos de lana de un terrateniente. Él se preocupaba por el estado de salud de Rainsford.

"En cuanto a mí," suspiró el general, "no me siento tan bien. Estoy preocupado, Sr. Rainsford. Anoche detecté trazas de mi vieja queja."

A la mirada inquisitiva de Rainsford le dijo el general: "Tedio. El aburrimiento."

Entonces, tomando una segunda ración de crêpes Suzette [panqueques planos con salsa de naranja y servidos con brandy en fuego], el general explicó: "La caza no fue anoche. El tipo perdió la cabeza. Hizo un camino recto que no ofrecía ningún problema en absoluto. Ese es el problema con estos marineros; tienen cerebros embotados para empezar, y no saben cómo caminar por el bosque. Ellos hacen cosas demasiado estúpidas y obvias. Es muy molesto. ¿Se toma otra copa de Chablis, Sr. Rainsford?"

"General," dijo Rainsford con firmeza: "Quiero salir de esta isla inmediatamente."

El general levantó la espesura de sus cejas; parecía estar herido. "Pero, mi querido amigo," el general protestó, "acaba de llegar, No ha podido cazar."

"Me quiero ir hoy," dijo Rainsford. Vio los ojos el negro más intenso del general sobre él, estudiándolo. La cara del general Zaroff de repente se iluminó.

Él llenó el vaso de Rainsford con un Chablis venerable de una botella polvorienta.

"Esta noche," dijo el general, "vamos a cazar--usted y yo."

Rainsford negó con la cabeza. "No, general," dijo. "No voy a cazar."

El general encogió los hombros y delicadamente comió una uva. "Como usted quiera, mi amigo," dijo. "La elección es responsabilidad exclusiva de usted. ¿Pero le puedo sugerir que mi idea del deporte se encuentra más divertida que la de Iván?"

Él asintió con la cabeza hacia la esquina donde el gigante estaba parado, con el ceño fruncido, sus gruesos brazos cruzados sobre su enorme pecho.

"No quiere decir," gritó Rainsford.

"Mi querido amigo," dijo el general, "¿No le he dicho que siempre soy sincero sobre lo que digo acerca de la caza? Esto es realmente una inspiración. Brindo por un enemigo digno de mi acero—por fin."

El general alzó la copa, pero Rainsford lo miró fijamente.

"Encontrará este juego digno de ser jugado", dijo el general con entusiasmo. “Su cerebro contra el mío, su madera contra la mía, su fuerza y resistencia contra la mía, ajedrez al aire libre, y la estaca no tiene ningún valor, ¿eh?

“Y si gano—“comenzó Rainsford con voz ronca.

“Me reconoceré con alegría derrotado si no lo encuentro para la medianoche del tercer día.” dijo el general Zaroff. “Mi bote lo pondrá en tierra firme cerca de una ciudad.”

El general leyó lo que pensaba Rainsford.

“Oh, puede confiar en mí.” dijo el cosaco. “Le daré mi palabra de caballero y de deportista. Por supuesto usted, por su parte, debe estar de acuerdo de no hablar de su visita aquí.”

“No estoy de acuerdo con nada de eso.” dijo Rainsford.

“Oh,” dijo el general, “en ese caso--Pero, ¿por qué discutir eso ahora? En tres días podremos discutirlo sobre una botella de Veuve Cliquot, a menos que—”

El general sorbió su vino.

Entonces un aire de negocios lo animó. “Iván,” le dijo a Rainsford, “le ofrecerá ropa de caza, comida, un cuchillo. Le sugiero que lleve mocasines; ellos dejan un rastro más pobre. Sugiero también que evite el gran pantano en la esquina sureste de la isla. Lo llamamos Pantano de la Muerte, allí hay arenas movedizas. Un loco lo intentó. La parte deplorable (lamentable, muy mala) fue que Lázaro lo siguió. Usted puede imaginar mis sentimientos, señor Rainsford. Yo quería a Lázaro; él era el perro más fino de mi manada. Bueno, debo rogarle que me disculpe ahora. Siempre tomo una siesta después del almuerzo. Temo que casi no tendrá tiempo para una siesta. Va a querer empezar, estoy seguro. No lo voy a seguir hasta el atardecer. La cacería de noche es mucho más emocionante que de día, ¿no cree? Au revoir [francés para adiós], señor Rainsford, au revoir.

El general Zaroff, con una reverencia profunda y cortesana, salió de la habitación. Desde otra puerta llegó Iván. Bajo un brazo llevaba ropa de caza caqui, una mochila de comida, una funda de cuero con un cuchillo de caza de hoja larga; su mano derecha descansaba sobre un revólver armado empujado en el cinturón carmesí alrededor de su cintura…

Rainsford había luchado por el bosque por dos horas. “Tengo que mantener mis nervios. Tengo que mantener mis nervios,” dijo con los dientes apretados.

No había estado completamente lúcido cuando las puertas del castillo se cerraron detrás de él. Su idea al principio era poner distancia entre él y el general Zaroff; y, con este fin, se había hundido, empujado por los afilados carretes (ruedas pequeñas con espuelas que los jinetes usan en sus talones) de algo muy parecido al pánico. Ahora se había apoderado de sí mismo, se había detenido, y se estaba analizando a sí mismo y a su situación.

Vio que el vuelo directo era inútil; inevitablemente lo llevaría cara a cara con el mar. Estaba en un cuadro con un marco de agua, y sus operaciones, claramente, debían tener lugar dentro de ese marco.

"Le daré una pista para seguir," murmuró Rainsford, y se alejó del camino bruto que había estado siguiendo a la jungla sin senderos. Ejecutó una serie de lazos intrincados; volvió dos y tres veces en su sendero una y otra vez, recordando todas las tradiciones de la caza del zorro y todos los regates de la zorra. La noche lo encontró con piernas cansadas, con las manos y el rostro azotados por las ramas, en una colina boscosa. Sabía que sería una locura caminar por la oscuridad, aunque hubiera tenido la fuerza. Su necesidad de descanso era imperativo y pensó, "He jugado el zorro, y ahora tengo que jugar el gato de la fábula." Un gran árbol con un tronco grueso y ramas extendidas estaba cerca, y teniendo cuidado de no dejar la menor marca, se subió a la entrepierna y se extendió hacia fuera en una de las ramas anchas, después de un tiempo, descansó. El descanso le trajo una nueva confianza y casi un sentimiento de seguridad. Incluso un cazador tan ferviente como el general Zaroff no podría localizarlo allí, se dijo a sí mismo; Sólo el diablo mismo podía seguir ese complicado sendero a través de la selva al anochecer. Pero quizás el general era un demonio—

Una noche aprensiva se arrastró lentamente como una serpiente herida y el sueño no visitó a Rainsford, aunque el silencio de un mundo muerto estaba en la selva. Hacia la madrugada, cuando un gris sucio barnizaba el cielo, el grito de un pájaro asustado dirigió la atención de Rainsford en esa dirección. Algo venía a través del arbusto, avanzando lentamente, con cuidado, llegando por el mismo camino sinuoso que había llegado Rainsford. Se aplastó sobre la rama y, a través de una pantalla de hojas casi tan gruesas como un tapiz, observó. . . . Lo que se acercaba era un hombre.

Era el general Zaroff. Caminaba con los ojos fijos en la máxima concentración en el suelo ante él. Pausó, casi debajo del árbol, se arrodilló y estudió el suelo. El impulso de Rainsford (deseo repentino de hacer algo) era arrojarse como una pantera, pero vio que la mano derecha del general tenía algo metálico--una pequeña pistola automática.

El cazador sacudió la cabeza varias veces, como si estuviera perplejo.

Luego se enderezó y sacó de su pitillera uno de sus cigarrillos negros; su penetrante humo flotaba como incienso hasta las fosas nasales de Rainsford. Rainsford contuvo la respiración. Los ojos del general habían dejado el suelo y viajaban pulgadas por pulgada hacia arriba del árbol. Rainsford se congeló allí, cada músculo tenso y listo para brincar. Pero los ojos agudos del cazador se detuvieron antes de llegar a la extremidad donde estaba Rainsford; una sonrisa se extendió por su cara morena. Muy deliberadamente sopló un anillo de humo en el aire; luego dio la espalda al árbol y se alejó descuidadamente, siguiendo el sendero por el que había llegado. El zumbido del matorral contra sus botas de caza se hizo cada vez más débil.

El aire reprimido estalló en caliente de los pulmones de Rainsford. Su primer pensamiento lo hizo sentirse enfermo y entumecido. El general podía seguir un rastro por los bosques por la noche; podía seguir un sendero extremadamente difícil; debía tener poderes extraños; sólo por la menor posibilidad el cosaco no había visto a su presa.

El segundo pensamiento de Rainsford fue aún más terrible. Envió un estremecimiento de horror frío a través de todo su ser. ¿Por qué había sonreído el general? ¿Por qué se había volteado?

Rainsford no quería creer lo que su razón le decía era verdad, pero la verdad era tan evidente como el sol que ahora había empujado a través de las nieblas de la mañana. ¡El general estaba jugando con él! ¡El general lo estaba salvando para el deporte de otro día! El cosaco era el gato; él era el ratón. Entonces fue que Rainsford comprendió el significado completo del terror.

"No voy a perder el valor. No lo haré."

Se deslizó hacia abajo del árbol, y volvió a entrar en el bosque. Su rostro estaba ajustado y forzó la maquinaria de su mente a funcionar. A trescientas yardas de su escondite se detuvo donde un enorme árbol muerto se inclinaba precariamente [inestable; de una manera inestable] sobre uno más pequeño, vivo. Lanzando su saco de comida, Rainsford sacó su cuchillo de su vaina y comenzó a trabajar con toda su energía.

El trabajo estaba terminado por fin, y se arrojó detrás de un tronco caído a cien pies de distancia. Él no tuvo que esperar mucho. El gato volvía de nuevo a jugar con el ratón.

Siguiendo el camino con la seguridad de un sabueso vino el general Zaroff. Nada se escapaba de aquellos ojos negros que buscaban, no una hierba aplastada, no una ramita doblada, no marca, no importa qué débil, en el musgo. Tan intencionado estaba el Cossaco en su acecho que estaba sobre lo que Rainsford había hecho antes de que lo viera. Su pie tocó la rama saliente que sobresalía que era el gatillo. Incluso cuando lo tocó, el general percibió su peligro y saltó con la agilidad de un mono. Pero no fue lo suficientemente rápido; el árbol muerto, delicadamente ajustado para descansar sobre el viviente cortado, se estrelló y golpeó al general en el hombro al caer; pero si no fuera por su estado de alerta, debió haber sido aplastado debajo de él. Se tambaleó, pero no cayó; ni dejó caer su revólver. Se quedó allí, frotándose el hombro herido, y Rainsford, con el miedo otra vez agarrando su corazón, oyó la risa burlona del general a través de la selva.

“Rainsford,” dijo el general, “si está a la escucha de mi voz, como supongo que lo está, permítame felicitarlo, no muchos hombres saben cómo hacer un captador de hombres malayo. Por suerte para mí también he cazado en Malacca [en lo que ahora es la nación de Malasia en el sudeste de Asia]. Está demostrando ser interesante, señor Rainsford, ahora voy a tener mi herida avendajada, es sólo una leve. Pero regresaré. Regresaré."

Cuando el general, cuidándose su hombro magullado, se había ido, Rainsford volvió a tomar su vuelo. Era un vuelo ahora, un vuelo desesperado y desesperanzado, que lo llevó por algunas horas. El atardecer llegó, luego la oscuridad, y aún seguía adelante. El suelo se estaba ablandando bajo sus mocasines; la vegetación crecía más alta, más densa; los insectos lo mordieron salvajemente. Entonces, mientras avanzaba, su pie se hundió en el exudado. Trató de arrancarlo, pero la mugre le chupaba el pie como si fuera una sanguijuela gigante. Con un esfuerzo violento, sacó sus pies. Sabía dónde estaba ahora. El Pantano de la Muerte y sus arenas movedizas.

Tenía las manos cerradas, como si su nervio fuera algo tangible que alguien en la oscuridad intentaba desgarrar de su agarre. La suavidad de la tierra le había dado una idea. Se alejó de la arena movediza una docena de metros más o menos y, como un enorme castor prehistórico, comenzó a cavar.

Rainsford se había enterrado a sí mismo en Francia [había cavado un hoyo como refugio de los disparos durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918)] cuando el retraso de un segundo significaba la muerte. Ese había sido un pasatiempo plácido comparado con su excavación ahora. La fosa se hizo más profunda; cuando estaba más alta que sus hombros, se salió de ella y de algunos arbustos duros cortó estacas y las afiló hasta que tenían puntos afilados. Estas estacas las plantó en el fondo de la fosa con los puntos afilados hacia arriba. Moviendo los dedos rápidamente tejió una alfombra áspera de malezas y ramas y con ella cubrió la boca de la fosa. Luego, húmedo de sudor y adolorido de cansancio, se agachó detrás del tronco de un árbol quemado por un rayo.

Sabía que su perseguidor se acercaba; oyó el sonido de los pies en la suave tierra, y la brisa nocturna le trajo el perfume del cigarrillo del general. A Rainsford le pareció que el general venía con una rapidez inusual; no estaba sintiendo a lo largo de su camino, paso a paso. Rainsford, agachado allí, no podía ver al general, ni podía ver el hoyo. Vivió un año en un minuto. Entonces sintió un impulso de gritar de alegría, porque oyó el crujido agudo de las ramas rompiendo mientras la cubierta de la fosa dio paso; oyó el agudo grito de dolor cuando las estacas puntiagudas encontraron su marca. Saltó de su escondite. Luego se encogió de nuevo. A tres pies de la fosa había un hombre con una antorcha eléctrica en la mano.

“Haz hecho bien, Rainsford,” dijo la voz del general. "Tu fosa de tigre birmano ha reclamado uno de mis mejores perros. Una vez más tu puntaje. Creo, señor Rainsford, que veré lo que puede hacer contra mi manada entera. Me voy a casa a descansar ahora. Gracias por una noche muy divertida.”

Al amanecer, Rainsford, que yacía cerca del pantano, fue despertado por un sonido que le hizo saber que tenía cosas nuevas que aprender sobre el miedo. Era un sonido distante, débil y vacilante, pero él lo conocía. Era el aullido de una manada de perros.

Rainsford sabía que podía hacer una de dos cosas. Podía quedarse donde estaba y esperar. Eso sería suicidio. Podía huir. Eso aplazaría lo inevitable. Por un momento permaneció allí, pensando. Una idea que tenía una posibilidad mínima le vino a él, y, apretando su cinturón, se alejó del pantano.

El aullido de los perros se acercó más, y hasta más cerca, más cerca, cada vez más cerca. En una cresta, Rainsford se trepó a un árbol. En un curso de agua, a menos de un cuarto de milla de distancia, podía ver el arbusto moviéndose. Forzando los ojos, vio la delgada figura del general Zaroff; justo delante de él, Rainsford vio otra figura cuyos anchos hombros saltaron a través de las altas malezas de la selva; era el gigante Iván, y parecía ser jalado hacia delante por una fuerza invisible; Rainsford sabía que Iván estaba manteniendo la manada en la correa.

Llegarían donde él en cualquier momento. Su mente trabajó frenéticamente. Pensó en un truco nativo que había aprendido en Uganda. Se deslizó por el árbol. Agarró a un árbol joven y le sujetó su cuchillo de caza, con la cuchilla apuntando hacia el sendero; con un poco de vid salvaje ató el árbol joven hacia atrás. Luego corrió para salvar su vida. Los perros levantaron sus voces cuando olieron su olor fresco. Rainsford ahora sabía cómo un animal acorralado se siente.

Tuvo que parar para recuperar el aliento. El aullido de los perros se detuvo abruptamente, y el corazón de Rainsford se detuvo también. Deben haber llegado al cuchillo.

Subió emocionadamente un árbol y miró hacia atrás. Sus perseguidores se habían detenido. Pero la esperanza que tenía Rainsford en el cerebro cuando subió el árbol murió, porque él vio en el valle bajo que el general Zaroff estaba todavía en sus pies. Pero Iván no lo estaba. El cuchillo, impulsado por el retroceso del resorte del árbol, no había fallado por completo.

Rainsford apenas había caído al suelo cuando la manada retomó sus aullidos.

"¡Nervio, nervio, nervio!" Jadeó, mientras avanzaba apresuradamente. Una brecha azul apareció entre los árboles muertos por delante. Cada vez más cerca estaban los perros. Rainsford se esforzó a avanzar hacia esa brecha. Llegó a ella. Era la orilla del mar. A través de una ensenada podía ver la oscura piedra gris del castillo. A veinte pies debajo de él el mar retumbó y siseó. Rainsford dudó. Oyó a los perros. Luego saltó hasta el mar. . . .

Cuando el general y su manada llegaron al lugar junto al mar, el cosaco se detuvo. Durante unos minutos se paró a ver la extensión azul-verde del agua. Él encogió los hombros. Entonces se sentó, tomó un trago de brandy de un frasco de plata, encendió un cigarrillo y tarareó un poco de la señora Butterfly [ópera italiana famosa].

El general Zaroff tuvo una extremadamente buena cena en su gran comedor esa noche. Con él tenía una botella de Pol Roger y media botella de Chambertin. Dos ligeras molestias le impidieron el disfrute perfecto. Una era la idea de que sería difícil reemplazar a Iván; la otra era que su presa le había escapado; por supuesto, el estadounidense no había jugado el juego--pensó el general mientras saboreaba su licor después de la cena. En su biblioteca leyó, para calmarse, de las obras de Marco Aurelio [emperador de la antigua Roma]. A las diez subió a su habitación. Estaba deliciosamente cansado, se dijo, mientras se encerró. Había un poco de luz de luna, así que, antes de encender su luz, se dirigió a la ventana y miró al patio. Podía ver a los grandes sabuesos, y les dijo a ellos, "Mejor suerte la próxima vez". Luego encendió la luz.

Un hombre, que había estado escondido en las cortinas de la cama, estaba allí parado.

"¡Rainsford!", Gritó el general. "¿Cómo, en nombre de Dios, has llegado hasta aquí?"

"Nadé", dijo Rainsford. "Me pareció más rápido que caminar por la selva."

El general contuvo el aliento y sonrió.

"Lo felicito", dijo. "Usted ha ganado el juego". Rainsford no sonrió. "Todavía soy una bestia acorralada," dijo, en voz baja y ronca. "Prepárese, general Zaroff."

El general hizo una de sus más profundas reverencias. "Ya veo," dijo. "¡Espléndido! Uno de nosotros proporcionará una cena para los perros. El otro va a dormir en esta muy excelente cama. En guardia, Rainsford. . . . "

Nunca había dormido en una cama mejor, decidió Rainsford.

Fin.

31 de Março de 2020 às 23:27 3 Denunciar Insira Seguir história
3
Fim

Conheça o autor

Obras SC ¡Bienvenidxs! En este perfil encontrarás una gran colección de libros clásicos, cada uno escogido por el grupo de #EmbajadoresInkspired. Siéntete libre de volver a recorrer lugares ya conocidos y fantásticos, con personajes entrañables y las más grandes historias universales que aun cautivan nuestras tardes de lecturas.

Comentar algo

Publique!
Francisco Rivera Francisco Rivera
En el juego del hombre y la caza de vida, la historia proporciona una competencia extrema. Apegados a estrictos cánones de cazadores de tiempos y edades diferentes, la astucia sirve de marco para afrontar la apuesta de continuar vivo en medio de ese juego del cazador cazado.
July 11, 2020, 19:21
Helena Nin Helena Nin
Me encanto !
July 04, 2020, 00:42
Nicolás Alejandro Nicolás Alejandro
Me encanta como vas generando atmósferas y por sobre todo, como vas orientando tu historia. Te estoy siguiendo y espero que me sigas de vuelta, estoy escribiendo algo y me gustaría aprender de ti !
May 13, 2020, 22:02
~