moonlovesmin 𝓂𝑜𝑜𝓃

Kim TaeHyung está hirviendo de pura rabia cuando el hombre que ama es secuestrado del Castillo de Crystal, casi justo debajo de sus narices. TaeHyung fue uno de los primeros en precipitarse fuera en una misión de rescate para traer de vuelta a JiMin, y tiene toda la intención de hacer al hombre que se lo llevó, SangTae, pagar con su vida. JiMin no va a mantener la esperanza de que vengan a rescatarles. Aunque él se haya enamorado hasta las trancas de su Guerrero dragón, TaeHyung, JiMin sabe que sólo es un Omega, que probablemente es más problemas de lo que él vale. Entonces cuando SangTae le hace una horrible oferta para mantener la seguridad de los otros Omegas, JiMin no podrá rechazarlo. Cuando TaeHyung llega a él, JiMin tiene que vivir con la decisión que tomó, pero TaeHyung no cederá tan fácilmente. Quiere pasar su vida con JiMin, no le importa lo dañado que JiMin cree estar.


Fanfiction Bandas/Cantores Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#omegaverse #dragones #lobos #taehyung #v #jimin #vmin
1
190 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

𝘂𝗻𝗼



―Si vas ahora allí abajo.―silbó WheeIn, su apretón fuerte en el antebrazo de TaeHyung, sus garras excavando en su piel.―entonces lo desollarán vivo frente a ti y te harán ver cómo se lo comen.

TaeHyung sintió su nariz quemar, sentía la rabia dentro de él subiendo a niveles locos que le hacían difícil pensar, mucho menos respirar. Sus músculos temblaban, y no debido a la lucha que había tomado para encontrar a estos cabrones.

Dos días.

Dos días de vuelo alrededor de la montaña, parando apenas para beber agua y comer las barras de proteína que WheeIn había pensado en embalar, y esos dos días lo habían dejado drenado, sucio y agotado.

Nada de eso importaba ahora.

Una adrenalina como la que TaeHyung nunca tuvo cuando estuvo en batalla temiendo por su vida surgió a través de él con el tipo de intensidad que vino con ser prendido en llamas y no ser capaz de moverse, correr o caer al suelo, rodar alrededor, y apagarlo.

TaeHyung no tuvo más remedio que quedarse quieto y ver cómo JiMin, miTrystan, fue empujado alrededor por los Alfas en la parte inferior de la colina, se reían cuando alguien sacó su pie y lo enviaron volando hacia adelante, y luego se burlaron y se mofaron cuando dejó caer la comida que había estado llevando a los otros cautivos.

Rompió el maldito corazón de TaeHyung ver al joven despegar para recoger los pequeños panes de la tierra sucia y fangosa antes de que fueran totalmente destruidos y luego apresurarse hacia la esquina donde estaban sentados otros Omegas.

Amontonándose para calentarse.

Tal vez no tenían permitido cambiar.

TaeHyung estaba seguro de que no tendrían tanto frío, temblando mucho, si estuvieran en forma de lobo con abrigos de piel gruesa.

HyeJin estaba allí, junto con los que habían sido secuestrados desde el Clan hace dos días.

Hubo otros. Rostros que TaeHyung no reconocía en absoluto.

¿Cautivos de otras Manadas? ¿En qué mierda estaba pensandoSangTae? No importaba, porque iba a dejar de pensar tan pronto como le arrancara la puta cabeza.

En primer lugar, TaeHyung y WheeIn habían volado a donde estaba la Manada de SangTae, su territorio donde estaban sus casas y él y sus Alfas vivían.

El lugar había sido abandonado.

Había signos de bloqueos en las puertas, lo que explica por qué el hombre había decidido salir, aunque él todavía no podía averiguar hacia dónde se dirigía SangTae. Viajar por el camino con su Manada completa podría ser más fácil para todos los involucrados, pero entonces podría hacerlo más fácil para coger a muchos de ellos, también.

En todo caso, mantenerse en los bosques mientras buscaban un territorio para asentarse podría haber sido una mejor idea, sobre todo después de lo que habían hecho.

TaeHyung miró a JiMin.

Su rostro estaba manchado con tierra, y su normalmente cabello rojizo animado con el flequillo teñido de azul parecía mucho más blando de lo que TaeHyung sabía que era.

Sus ropas estaban sucias.

Eran las mismas que él había usado el día en que lo había visto TaeHyung por última vez. Una camiseta blanca debajo de una camisa a cuadros roja. La única cosa en la camiseta era una insignia de Nintendo, pero era difícil de ver debido a la distancia y debido a la suciedad. TaeHyung estaba bastante seguro de que los vaqueros de JiMin no tenían esas rasgaduras en las rodillas la última vez que lo había visto.

De hecho, lo sabía, cuando vio la sangre sobre ellos.

Debían haber forzado aJiMiny los otros rehenes a moverse tan rápido que no importaba si alguno se tropezaba.

JiMin no era la única persona que estaba ensangrentada allí abajo, pero afortunadamente, no era la peor ni de lejos. Después de que terminó de repartir los panes pequeños, empezó a revisar vendajes, que parecían ser poco más que harapos que habían sido cortados de otras piezas de ropa.

HyeJin estaba allí ayudándole.

TaeHyung no estaba todavía seguro de qué pensar acerca de ella, pero WheeIn suspiró al ver a su propia amante, vivita y coleando.

―Están atendiendo a los heridos, le mostré a HyeJin cómo hacerlo. Ella está diciéndole a JiMin qué hacer. ¿Ves?

TaeHyung hizo un ruido de gruñido.

Sí, era bastante obvio por cómo ambos pasaron, que JiMin estaba siguiendo órdenes ahí abajo, pero a TaeHyung ciertamente no le importaba una mierda.

―Sólo mantente vigilando. Tal vez podamos encontrar una grieta.

―¿Cómo? Son más que nosotros.

TaeHyung hizo todo lo posible para evitar mirarla. Él miró hacia abajo en SangTae en su lugar cuando el hombre apareció de su tienda, rascando su vientre y luego estirando sus brazos sobre su cabeza.

El hombre había tomado una siesta, descansando, mientras los Alfas observaban el campamento, y los rehenes fueron mantenidos hasta ahora lejos del fuego viéndose obligados a amontonarse juntos para calentarse.

JiMin también.

Cuando él e HyeJin terminaron de comprobar a los heridos, trabajaron uno sobre otro. Parecían tener una crema de algún tipo, y JiMin la aplicó en la parte trasera de los tobillos de HyeJin y en sus codos donde estaban sus heridas, y HyeJin había aplicado algo en las rodillas de JiMin.

¿Estará asustado? ¿Se preguntará si voy a venir por él?

Él deseaba poder comunicarse con el chico y decirle que él estaba justo allí, vigilándolo ahora mismo y solo esperando el momento justo antes de que pudiera desatar el infierno sobre esos hombres por lo que estaban haciendo con él.

WheeIn parecía estarse cansando de ser ignorada. Ella se inclinó un poco más cerca de TaeHyung y comenzó a susurrar una vez más.

―¿Entonces? ¿Cuál es el plan? ¿Qué debemos hacer?

Los labios de TaeHyung se adelgazaron, y miró hacia arriba al cielo. Estaba oscuro y no sólo porque había estado nublado y un poco lluvioso en los últimos días. El sol detrás de las espesas nubes estaba empezando a bajar. Muchos de los Alfas se prepararían para dormir en sus pequeñas tiendas.

TaeHyung no quería ni pensar acerca de lo que estarían utilizando para mantenerse calientes. Había muchas probabilidades de que iban a empezar a tirar de los Omegas en sus tiendas para acurrucarse con un cuerpo cálido.

―Esperaremos que los Alfas se vayan a dormir, y entonces nos movemos.

―Uh huh, ¿y si tratan de arrastrar a HyeJin o JiMin en una de esas tiendas?

WheeIn era inteligente. Ella estaba preocupada por exactamente por lo mismo que TaeHyung estaba.

―Si vemos alguien allí poniendo sus manos en JiMin, o HyeJin.―añadió, sólo porque sabía que WheeIn se preocupaba por ella.―entonces voy allí abajo y empiezo a arrancar cabezas. Tú vas furtivamente hacia abajo y tranquilamente te los llevas de aquí. Deja al resto si tienes que hacerlo.

WheeIn solo lo miró, sus ojos como si ella estuviera sorprendida de que él pudiera decir algo tan frío.

Adelgazando sus labios, ella asintió, su mirada nuevamente en la escena de abajo.

―Lo entiendo.―dijo.

Eso fue rápido.

Mejor, por un momento estaba preocupado de tener que discutir con ella sobre eso. Se sentía mejor sabiendo que estaban en la misma página.

TaeHyung volvió sus ojos a JiMin.

Su misión hasta que el sol se pusiera y los Alfas comenzaran a relajarse era asegurarse de que nadie lastimara a JiMin, que nadie lo tocara ni comenzara a pegarle sin razón. Si alguien lo hacía, entonces joder, él no iba a ser capaz de detenerse.

Pero él tampoco pudo evitar que se le hinchara de orgullo el pecho cuando observó la manera en que JiMin se sentó lejos del grupo, y cómo miraba fijamente a los otros Alfas con desconfianza en sus ojos. Era como si estuviera tratando de protegerlos.

La mirada en sus ojos lo decía todo.

Aunque la cara de JiMin podría estar sucia, su ropa mojada y fangosa, volver con su antigua Manada abusiva todavía no lo había roto. Los Alfas claramente sólo mantenían su distancia por ahora por opción. JiMin no podría luchar con uno de ellos si alguien quería hacer un intento para llegar a uno de los Omegas o JiMin mismo incluso, pero TaeHyung estaba completamente orgulloso.

Tan orgulloso y tan asustado.

JiMin parecía no molestar a nadie, pero sólo sentándose como estaba, con un palo pesado en las manos, podría ser suficiente para llamar la atención sobre sí mismo, especialmente con la forma en que miró a todos los que vinieron cerca de metro y medio de él.

Ya voy, mi amor. Simplemente resiste un par de horas más.

All the love, x.

31 de Março de 2020 às 00:03 0 Denunciar Insira Seguir história
0
Leia o próximo capítulo 𝗱𝗼𝘀

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 12 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!