monse-sanchez1542670750 Monse Sanchez

Sandra tendrá un viaje largo y pesado, para poder visitar a su familia en navidad, es por eso que toma una semana con anticipo Durante el viaje se encontrara un viejo conocido y con él, se aventurara aun experiencia nueva, con sentimientos encontrados y caminatas exhaustas….con risas y recuerdos. Sandra aterrada por su pasado en Canadá, tendrá que enfrentar emociones que estaban muy bien guardadas en su interior, tendrá que decidir si el amor por él valdrá la pena después de varios años. ¿Demostrara sus emociones? ¿Qué hará? Una historia corta con sentimientos al tope y amores encontrados El amor esta en los aires en navidad ¿Qué tendrá que hacer Sandra para que su pasado no la aterrorice de nuevo y que decisión tomara para que encuentre un amor verdadero?


Romance Impróprio para crianças menores de 13 anos. © todos los derechos del autor reservados

#romance #drama #amor #navidad #juvenil #amistad #viajes #viejas-amistades #amor-de-la-infancia
9
5.8mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

CAPÍTULO 1: "VIEJAS AMISTADES"

Poco a poco comienzo a despertar, con mis sábanas enredadas en mi cuerpo tomo mi teléfono, aún era temprano. Era de madrugada, las cinco de la mañana si queremos ser exactos, mi ventana estaba cubierta por un color blanco y espeso, acompañado con un viento horrible que te hace congelar los huesos. Aviento las sabanas hacia un lado mío, me levanto de la cama y comienzo a tomar mi ropa de viaje; mi maleta ya estaba lista una noche antes así que tome una gorra con una bufanda que me había hecho mi abuela. Tomo mi maleta y me coloco mi mochila en mis hombros. Estando en el umbral de la puerta giro por última vez, observo cuidadosamente toda mi habitación, tomo la perilla y cierro la puerta, bajando las escaleras me topo con mi compañera de departamento, Denise, ella ya tenía puesta su chamarra, pero no se había quitado su pijama, y en mano ya tenía sus llaves listas para dejarme en el aeropuerto. Saliendo del departamento, subo mis cosas en el asiento de atrás y me dedico a sentarme en el lugar que me corresponde. Mientras avanzábamos por la carretera la nieve se volvía más espesa, y no se lograba observar el camino, pero Denise decide tomar una ruta más corta para llegar a tiempo.

Tomo mi mochila y la coloco en mis piernas, en ella estaba una cámara, libros, mi computadora y mis audífonos. Saco de ella mi libro y mis audífonos, tomo mi teléfono y decido poner un poco de música. Cuando ya llevo un gran avance de mi texto miro la ventana, las montañas estaban llenas de nieve, la ventana del auto se volvía más cristalizada y no podía ver mucho de ella así que continúe con mi lectura.

Conducimos dos horas seguidas y Denise ya estaba contándome sobre cómo le fue en su cita y en esa fiesta después de clases. Tenía mis manos congeladas y decidí dejar el libro y prestar atención en mi compañera.

-¿Frio?

-Un poco. –Froto mis manos tratando de que entren en calor.

-¿Lista para llegar a Canadá?

-No. –Comento nerviosa –Estoy algo nerviosa, hace un buen rato que no voy a este lugar.

-Sandy, tarde o temprano tendrás que regresar, y tu tiempo se agotó.

-Lo sé, estoy consciente de ello, pero cuando llegué aquí fue para huir de mi pasado.

Ella ya sabía a qué me refería cuando mencionaba ese tema.

-Stave fue un imbécil. –Dice con un tono molesto pero sin apartar la vista del camino- -Fue hace años.

-Entiendo, pero… -me quede sin palabras, congelada, y sin poder dejar de pensar en él- -Stave fue una persona muy importante para mí.

-Fue un noviazgo toxico, él no te respetaba en ese tiempo. Tienes que entender que no te debe importar Stave, solo tu familia, ¿no los extrañas? –Pregunta mirándome de reojo.

-Si los extraño, pero…-Exhalo nerviosa. –No quiero verlo de nuevo, fue una persona horrible conmigo cuando yo le di todo en su tiempo.

-Amiga, él te dejo, te abandono en medio de la nada.

-Sé que no vale la pena, pero cada vez que hablamos de él, en mi mente abundan muchos recuerdos de cada momento especial que tuvimos.

-Si llegas a Ottawa, por favor no trates de evitarlo, enfréntalo. –Se estaciona en la puerta principal del aeropuerto, no me había percatado que una hora pasó como una estrella fugaz. Tan veloz que no lo noté… Ahora cuando eleve la vista observe que estaba una puerta con muchas personas entrando con maletas pesadas y con abrigos grandes.

Respiro hondo y exhalo con tristeza y nervios en ello.

-¿Vendrás verdad? –Me quito el cinturón de seguridad y volteo mi cuerpo para poder mirarla.

-Si tengo tiempo llegaré. –levanta su mano y la posa en su pecho- Te lo prometo.

Me despido de ella con un abrazo y tomo mis cosas en mano, cuando por fin me paro en la puerta decido mirar hacia atrás con una pequeña esperanza de que estuviera Denise, pero no, ya su auto se había ido. Me reincorporo y camino hacia la entrada, camino directamente hacia una señorita que estaba ahí checando boletos.

-Buenos días. –Le doy mi boleto. -¿Ya es hora de abordar?

-Si joven. Puede pasar a la derecha por favor, que tenga un excelente vuelo. –Me regresa el boleto y enseguida toma el otro de la persona que está detrás de mí.

Tomo el boleto agradeciéndole a la joven. Subo al avión y busco mi asiento, después de caminar un largo pasillo encuentro mí asiento, está junto a la ventanilla, pero también está cerca de un hombre alto con pintas de elegancia, tenía una camiseta con cuadros, unos jeans un poco rotos con un abrigo y en su cabeza un gorro de lana. Camino hacia mi lugar y me siento cerca de la ventanilla. Pero pasando cerca de él, éste no dejaba de mirarme, me acomodo en el asiento que suena a la hora de sentarme y me dedico a quedarme seria.

-¿Disculpa? –Toca mi hombro delicadamente.

-¿Si? – Respondo mirando su rostro-

-Creo que sonara un poco extraño, pero te me haces conocida. –Frunce el ceño tratando de recordar quien era.

-¿En serio?

Trato de analizar quien era, pero en mi memoria no llegaba nada.

-Sí, ¿me podrías decir tu nombre?

-Sandra.

-¿Eres Sandra Bareilles? ¿Estudiaste en la secundaria Darell?

-Sí ¿Oye, quién eres?

-Soy Connor, estudiamos juntos la secundaria, solíamos juntarnos en nuestras casas y jugar. ¿No me recuerdas?

-Los siento, pero no tengo ni una maldita idea de quién eres. –me reincorporo en mi asiento y observo por la ventanilla.

-Connor, el que estaba en tu salón, te solía ayudar en clases de química y también éramos vecinos. –Comenta pasándose una mano por su cuello-

Mientras seguía mirando la ventanilla sus palabras entran por mis oídos y me dejan pensando un rato, después vuelvo la mirada hacia él y respondo.

-¡¿Connor Hale!? –Giro por completo mi cuerpo y analizo cada facción de su rostro.

-¡Si! –Hace una ligera sonrisa ladeada.

-¿¡Pero qué paso contigo!? Te lo juro que no te reconocí, estas totalmente transformado.

Me quedo boquiabierta cuando lo veo de cuerpo completo, ya no estaba rellenito como solía estar, ya no tenía esas espinillas molestas con las que se quejaba tanto, aún tenía sus lentes oscuros pero que lo hacían ver elegante, y su cabello aún seguía igual, semilargo y con algunos chinos cayendo por su frente.

-Bueno, solo deje las frituras a un lado y comencé una vida un poco más saludable.

Reacciono cuando vuelve a hablar.

Las turbulencias interrumpieron nuestra conversación y la señal del cinturón se activó. Nos volvimos a acomodar y nuestra conversación continúo.

-¿Y que estás estudiando ahora?

-Estoy estudiando ciencias químicas. –responde quitándose el gorro de su cabeza y dejando al aire su cabello ondulado, acercándose a chino. -¿Y tú?

-Estoy estudiando la carrera de escritura creativa.

-Al final si decidiste irte por esa carrera.

-Sí, soy pésima, pero malísima en matemáticas, creo que si hubiera entrado a una carrera de ese tipo, ya me hubiera suicidado.

Por mi comentario sarcástico, escucho una risa por parte de mi compañero, este vuelve su mirada hacia mis ojos y continúa con una sonrisa.

-Había olvidado por completo como era estar contigo. Sigues con ese don del sarcasmo.

-Nunca falla mi amigo. –Sonrió y Connor me devuelve la sonrisa.

Durante cuatro horas no paramos de hablar, las personas aún estaban dormidas, pero él y yo no. Como en los viejos tiempos, cuando solíamos ir a su casa y hablar de puras tonterías, claro, él de químicos famosos, la tabla periódica y como se vería en un futuro, mientras yo me centraba en escritores famosos, libros únicos y especiales para mí y siempre terminaba interpretando a un personaje que me gustaba mucho. Solíamos quedarnos hasta noche hablando y hablando, jugábamos a las escondidas y al final nos recostábamos en el césped y observábamos las estrellas con exactitud, él decía que mis ojos eran como las estrellas, brillantes y con una luz inigualable. Cuando salíamos los fines de semana íbamos a un bosque donde era como nuestra guarida secreta, yo tomaba mi mochila y llevaba conmigo libros, cuando llegábamos a un tronco con nuestros nombres tallados por una roca en ella, sacaba todo lo que tenía, mientras que Connor sacaba sus libros tan numéricos y con muchas letras de sustancias químicas en ellas. Leíamos un libro o una parte cada uno, él me explicaba sus teorías y yo le leía mis partes favoritas de mi libro. Hasta que caía la noche nos íbamos.

Era raro que nos vieran separados, pero cuando entramos a la secundaria nos distanciamos, él se fue a un salón diferente que el mío, pero aún solíamos tener ciertas clases juntos. Yo comencé a juntarme con personas con alta popularidad, pero no me sentía igual como lo hacía con Connor, no podía hablar de cómo un personaje me había robado el aire por sus diálogos y sus emociones, no podía expresarme cuando terminaba de leer algo y quería contárselo a una persona, no podía… me acostumbre a estar lejos de Connor, hasta este momento. Ver de nuevo su rostro en mi corazón invade una oleada de emociones que creía extintas, cuando vuelvo a enfocar mi vista en sus ojos grises combinados con verde, me vuelvo a perder… como lo solía hacer.

No paro de mirar su sonrisa, esa sonrisa que es única, que explaya felicidad y armonía, no dejo de mirarlo. Por suerte en su mochila había un libro de química y en la mía un libro de romance, cuando decide ponerlo en la pequeña mesita que tenemos enfrente de nosotros me vuelven esos recuerdos de la infancia.

-¿Recuerdas cuando solíamos leer en ese bosque? –Pregunta dándole vuelta a las hojas de su libro hasta encontrar un tema importante. –En ese tronco donde tallamos nuestros nombres en él.

-Lo recuerdo como si fuera ayer, esos momentos no se pueden reemplazar con nada. –Tomo mi libro y se lo muestro levantándolo en frente suyo.

-¿Recuerdas este libro? –Lo meneo un poco con una sonrisa en mi rostro.

-Cómo olvidar ese sufrimiento. –Comenta riéndose.

-Eres un idiota. –Respondo riéndome también.

-Sabes que ese libro me gustaba.

-Bueno, hasta ahorita me entero.

-Me entretenía cuando me leías en voz alta con todo acento.

-Bueno… -Bajo la mirada y sonrió de lado. -¿Quieres recordar viejos tiempos?

-Me encantaría.

Hace un intento de acomodarse en el asiento, pero es nulo ese intento. Es tan incómodo como solía ser las sillas de nuestro antiguo salón.

22 de Março de 2020 às 22:25 10 Denunciar Insira Seguir história
10
Leia o próximo capítulo CAPÍTULO 2: "ATRAPADOS"

Comente algo

Publique!
Om Garcia Om Garcia
HOLA. VENGO DE LA CADENA DE LECTURA. REALMENTE ME GUSTO MUCHO TU CAPITULO. ERES BREVE, Y TU NARRATIVA ES SENCILLA E INTERESANTE. ESE AMIGO DE SANDY SEGURO ERA UN DE LOS GRANDES TESOROS DE ELLA. TE INVITO A QUE TAMBIEN LEAS MI HISTORIA. ESPERO QUE TE GUSTE.
April 21, 2020, 18:49
Mael Sánchez Mael Sánchez
Hola! simplemente ME ENCANTO, muy bueno desde el inicio, diálogos reales y sin rebusque al expresar los personajes su sentir. Felicitaciones... seguiré leyéndote :-)
April 07, 2020, 01:23

  • Monse Sanchez Monse Sanchez
    Muchas gracias. Espero que te sigan gustando los demás capítulos. Espero tus comentarios. Gracias. ❤ April 07, 2020, 01:24
Matías Díaz Matías Díaz
Creo que el diálogo definitivamente es lo tuyo, el encuentro de los dos personajes se me hace, con el pasar de los textos, cada vez mas tierno y lindo, y se resalta una humildad en ellos y poca vergüenza que ya casi no existe, desgraciadamente. Eso si, creo que las acciones, en especial al principio podrían mejorar un poco. Tal vez siento que suenan muy automatizadas, pero esa es solo mi opinión. Te agradezco el capítulo, y en la noche iré a por el segundo, porque has atraído mi atención :)
April 06, 2020, 18:35

  • Monse Sanchez Monse Sanchez
    Muchas gracias, con el pasar de los capítulos, estoy intentando que sean mas únicos, me esfuerzo para que mis seguidores les vaya encantando cada palabra escrita. Espero que tu atención no se vaya. April 06, 2020, 19:12
Lewis Lewis
Cielos, este capítulo tuyo me hizo sentir nostalgia. Está muy genial.
April 04, 2020, 20:23

  • Monse Sanchez Monse Sanchez
    Muchas gracias, espero que te siga gustando. <3 April 04, 2020, 20:44
JefferzOn Vega JefferzOn Vega
Interesante capítulo! que gran reencuentro de personajes! época escolar que buenos recuerdos tengo!... y si, también espero ese encuentro porque de todas maneras se dará con el ex tóxico. vibras!
April 03, 2020, 16:13
Cami Bengoa Cami Bengoa
Me encantó este primer capítulo, me pareció muy tierno el reencuentro de los personajes y sus recuerdos. También me gusta que sean diferentes pero complementarios y que hayan tenido un pasado tan tierno, es una lástima que se hayan tenido que separar, pero es realista también, esas cosas pasan y me he sentido identificada. La escritura es casi impecable, pero revisa algunas tildes: "me quede sin palabras, congelada" falta tilde en "quedé" "toxico" falta tilde en la primera o "tóxico" "eleve la vista observe", "elevé la vista, observé" También me da mucha curiosidad lo que suceda cuando vuelva a Canadá y ese ex novio tóxico del que hablaba con la amiga, has hecho un buen trabajo para atrapar a tus lectores desde el primer capítulo!
March 31, 2020, 19:10

  • Monse Sanchez Monse Sanchez
    Muchas gracias, gracias por darle una oportunidad a este pequeño libro. Voy a corregir lo anotado, espero que puedas seguir leyendo mi libro. De nuevo muchas gracias. March 31, 2020, 19:21
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 15 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!