sadtembeer no one

⚠️ Es necesario haber leído THE RAVEN BOYS, THE DREAM THIEVES y BLUE LILY, LILY BLUE para continuar con este libro, ya que la descripción podría contener spoiler. Taehyung lleva años buscando un rey perdido. Y, una a una, va atrayendo a otras personas a su tarea: Yoongi, que saquea sueños; SeokJin, cuya vida ya no le pertenece; Jimin, cuya vida ya no es vida; Jungkook, que lo ama… y sabe que está destinado a matarlo. Nada muerto es fiable. El juego final ya ha comenzado. Nada vivo es seguro. Los sueños y las pesadillas empiezan a converger. El amor y la pérdida son inseparables. Y la búsqueda se rehúsa a tener un sendero fijo. 🦇; Adaptación del cuarto y último libro de la saga THE RAVEN CYCLE por Maggie Stiefvater, todos los créditos correspondientes a ella. Advertencias: 🦇; El romance NO es el género principal de estos libros. Sin embargo, lo hay. 🦇; La historia se desarrolla en Henrietta, Virginia, por lo que los personajes viven en Estados Unidos. 🦇; Otros shipps.


Fanfiction Livros Todo o público.

#vkook #taekook #jungkook #taehyung #jimin #hoseok #yoongi #seokjin #namjoon #bts
2
1.4mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

PRÓLOGO

Kim Taehyung III ya no recordaba cuántas veces le habían dicho que estaba destinado a la grandeza.

Había nacido para ello, fruto de dos linajes llenos de nobleza y determinación. El padre de su madre había sido diplomático, un arquitecto de destinos; el padre de su padre había sido arquitecto, un diplomático de los estilos. La madre de su madre había sido institutriz de los hijos de varias princesas europeas; la madre de su padre había usado su herencia para fundar una escuela para niñas. Los Kim eran cortesanos y reyes, y cuando no disponían de un palacio al que acudir, se construían uno.

Taehyung era un rey.

Hacía mucho tiempo, había muerto por las picaduras de un enjambre de avispas. Taehyung gozaba de ventaja en todos los aspectos, y la mortalidad era uno más de ellos. Una voz le había susurrado al oído: Vivirás por Glendower. Otros morirán en la línea ley cuando no debieran, con tal de que tú vivas cuando debieras morir.

Había muerto, pero no había seguido muerto.

Era un rey.

Su madre, tan regia como él, se había presentado como candidata al Congreso por Virginia y, previsiblemente, había ascendido con elegancia hasta la parte superior de las encuestas.

Adelante y arriba. ¿Acaso había habido alguna duda al respecto? En realidad, sí; siempre las había, porque los Kim jamás exigían favores. A menudo, ni siquiera los pedían. Solo hacían a los demás lo que desearían que les hicieran a ellos, y esperaban en silencio a que los demás les correspondieran.

Dudas. Los Kim no hacían más que dudar.

Todos ellos metían la mano con bravura en el agua ciega y oscura, y aguardaban su destino incierto hasta que la empuñadura de la espada se apoyaba en su esperanzada palma.

Sin embargo, unos meses atrás, este Taehyung había extendido la mano en la oscura incertidumbre del futuro, buscando la espada prometida.

Y en su lugar había sacado un espejo.

Justicia. De algún modo inverso, aquello parecía justo.

Era el 25 de abril, la víspera del día de San Marcos. Años atrás, Taehyung había leído El gran misterio: líneas ley del mundo, escrito por Seo Hoya. En aquel libro, Hoya explicaba exhaustivamente que, si se velaba la víspera de San Marcos en una línea ley, podían verse los espíritus de aquellos que morirían a lo largo del año venidero.

Para entonces, Taehyung había presenciado maravillas de todo tipo en las líneas ley o en sus cercanías —una chica que podía leer un libro en la oscuridad; una señora capaz de levantar una caja de fruta con el poder de su mente; tres trillizos de piel crepuscular nacidos sobre la misma línea ley, que lloraban lágrimas de sangre y sangraban agua salada—, pero ninguno de estos prodigios le afectaba a él. Ninguno lo había reclamado ni explicado.

No sabía por qué se había salvado.

Necesitaba saberlo.

De modo que había velado una noche entera en aquella línea ley que se había convertido en su laberinto, junto a la iglesia del Sagrado Redentor. No había visto ni oído nada. La mañana siguiente, se había arrodillado junto a su Camaro, aturdido por el agotamiento, y había escuchado la grabación de la noche.

“Taehyung”, susurró su propia voz desde el reproductor. Y luego, tras una pausa, continuó: “Sí, es todo”.

Por fin estaba ocurriendo. Taehyung ya no era un observador de aquel mundo; se había convertido en un participante.

Pero incluso en aquel momento, una pequeña parte de Taehyung intuyó lo que significaba oír su nombre en la grabación. Tal vez se acabara de convencer cuando sus amigos fueron a recoger su coche averiado, una hora más tarde; o cuando las videntes del 300 de Fox Way le leyeron el tarot; o cuando le contó la historia a Seo Hoya en persona.

Taehyung sabía a quiénes pertenecían las voces que susurraban en la línea ley durante la víspera de San Marcos. Sin embargo, había pasado muchos años encadenando sus miedos, y no estaba preparado para liberarlos aún.

Solo cuando una de las videntes del 300 de Fox Way murió —cuando la muerte volvió a convertirse en algo real— Taehyung se sintió incapaz de negar la verdad por más tiempo.

Los perros del Club de Caza de Aglionby lo aullaron todo aquel otoño: aún, aún, aún.

Taehyung era un rey.

Y aquel era el año en el que iba a morir.

27 de Janeiro de 2020 às 02:09 1 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo CAPITULO 1

Comentar algo

Publique!
Rosy Rodriguez Rosy Rodriguez
Suena mejor: "capítulo nuevo todos los días " 😉
January 28, 2020, 20:47
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 20 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!

Mais histórias

Frio Frio
Manipulador das Sombras Manipulador das Sombras
Um café com amor... por favor Um café com amor... ...