julen-basterretxea1573988247 Julen Basterretxea

La guerra de los reinos había llegado a su su fin. Una mujer de alta cuna yacía sobre las piernas de su amado Brow. Los dos lloraban desconsoladamente por la pérdida de su camarada Charlie y la devastación de la ciudad. Trata sobre amor incomprendido,sobre la guerra según el punto de vista de un soldado raso y batallas epicas


Aventura Todo o público. © Julen Basterretxea

#medieval #guerra #aventura #edad-media #magica #Los-soldados-Tambien-Lloran
11
4.7mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 30 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Relevo de reyes


La guerra de los reinos había llegado a su su fin, una mujer de alta cuna yacía sobre las piernas de su amado Brow. Los dos lloraban desconsoladamente por la pérdida de su camarada Charlie y la devastación de la ciudad. Gernan (en la lengua nativa o Germinis en la lengua de los Ardiaeos) se erguía Majestuosamente con seis altos torreones en la cara norte y otros tres en el sur, que antaño servían de vigías en las largas guerras. Hasta el viajero con la menor capacidad de asombro se quedaba helado mirándolas. Alrededor de la ciudad con una altura de diez metros aparecían Las murallas. El rey Benjamín primero en la época de las rebeliones ordenó a las manos más habilidosas del país que construyeran las murallas y los torreones con el mejor granito gris que se podía encontrar. El muro era uniforme tanto en el eje vertical como en eje el horizontal,no había ninguna piedra que sobresaliera una más que otra. Una verdadera Joya de la artesanía moderna se vio diciendo Brow años atrás. Las Almena eran la única forma de entrada a la ciudad. Esta estaba situada en la cara sur de la ciudad cerca de las torreones donde un portón levadizo subía y bajaba al antojo de los guardias para que la gente entrase sin caer al foso. Un foso de al menos tres metros de largo y cinco de ancho y recubierto de estacas afiladas.

La ciudad tenía jardines por doquier que eran la envidia de país. En estas tierras brotaban las flores de pétalos de color rojo intenso el los costados y un amarillo color oro en el centro. Aún se suele decir que estas flores tienen cualidades curativas. El fresco aroma amelocotonado de esta planta es difícil de olvidar para la gente que ha estado expuesta durante largos tramos de tiempo.

Era tal la belleza de esta mujer que todos los caballeros del reino le habían pedido matrimonio reiteradamente. Llegaba a medir dos metros de altura. Le faltaría poco para ser la más alta del reino. Sus ojos eran azules como el mar y sus cabello ondulado de color dorado hacia recordar a la las dunas del desierto abandonado. Mariel se levantó con una arrebato de ira y forzó a sus piernas cansadas a proseguir el angosto camino. Brow le seguía rezagado como si un fardo muy pesado llevará a sus espaldas.

Todas las grandes hazañas necesitan un gran héroe. Como J.R.R Tolkien dijo una vez en uno de sus libros. Lo que hace girar la rueda de la vida son los pequeños actos de bondad que hace la gente simple por amor. He aquí a nuestro héroe de nuestra historia. Brow un joven velador al servicio de la gran ciudad de Gernan. Este se encontraba apostado en los muros altos de la ciudad vigilando la ladera oeste donde el río Germán fallecía. Las aguas azules fluían dulcemente chocando contra las piedras. Hacia el norte si te fijas bien se puede distinguir una gran estepa llena de trigo fresco con unas grandes granjas de piedra por los alrededores. Al oeste las ciudades que pertenecen al hermoso país de Germ. La mente Brown echó a volar muy por encima de las nubes con dirección sur.


Pudo ver campos arrasados por la guerra y trincheras con los soldados muertos. Mientras tenía estas ideas. Se rascó la cabeza y una pregunta le empezó a dar vueltas por la cabeza-. ¿Qué estuviste pensando aquel día tan aciago para acabar en un puesto como este? !Seras estúpido¡.-Se lamentaba una y otra vez. No le hacía demasiada gracia ser un soldado de la ciudadela después de lo que había escuchado decir a las hermosas gentes de los Ardiaeos. Solía ser muy provechoso escucharlos si estos tenían el tiempo y ganas suficientes para detenerse y contar las nuevas noticias que ocurrían al reino. Un pueblo nómada con buena relación con el imperio. Sus habitantes recorrían el reino y conseguían información privilegiada para luego vendérselo al mejor postor. Las historias trataban de hechos mágicos y batallas magníficas que como consecuencia los jóvenes no volvían nunca a sus hogares. Nuestro héroe no los tomaba muy en serio pero la sola idea de no volver nunca a su hogar le asustaba. Pues a pesar del destrozo de la guerra este amaba a la ciudad. Realmente Brow no era una de las personas mas afortunadas del mundo. Después de haber meditado mucho se arrepentía de las decisiones que había tomado. Se sentía que era un bulto que nadie quería. Pues la mayoría de la gente no podía soportar la personalidad tan peculiar que Brow tenía y le insultaban y le faltaban el respeto. Apenas tenía una decena de amigos,pero esto a Brow poco le importaba. Sus dos mejores amigos Mikel y Jon estaban siempre dispuestos a socorrer Brow. Pero por ahora no entran en nuestro relato.


Una de las pasiones de Brow era sentarse bajo el cálido abrazo de una hoguera con un buen libro en el regazo. Uno de sus libros preferidos trataba sobre la creación de los antiguos héroes. Hombres de gran altura, cabellos rubios cómo el oro fuertes como robles. En la Mayoría de las ocasiones Estos se peleaban entre si a golpe de espada y por consecuencia la mayoría fallecían en los campos de batalla con grandes honores. Los más poderosos alcanzaban a asesinar dragones con sus propias manos. En estos tiempos los héroes no eran muy frecuentes y tampoco quedaban Dragones. Brow era una persona de estatura media cabellos blancos y ojos negros como la noche misma. Era alegre y nunca faltaba una sonrisa en la boca. No tenía un cuerpo musculoso,más bien se estaba quedando en los huesos por culpa de las dichosa guerra.

La lanza puntiaguda de otro soldado asomaba por las escaleras a las espaldas de la mirada perdida de Brow. Su mente estaba tan perdida en las ramas que si un bandido se colocará cerca de él ni se daría cuenta antes que se fuese demasiado tarde. Por fortuna esto no fue lo que ocurrió. Era un señor de alrededor de cincuenta y cinco años aproximadamente. Tenia muchísimo pelo de color castaño como era muy habitual en la familia real. Sus ojos lucían un precioso color verde a la luz de la luna muy penetrantes que combinaban demasiado bien con la camisa y los galardones con forma de mantis que le colgaban. Era el hijo del nuevo rey. Este había fallecido bajo circunstancias muy poco frecuente. De las orejas del difunto un río de sangre caía sobre la roca de su habitación. La ayuda de los médicos y guardia personal fue en vano y el rey tuvo una muerte muy dolorosa


El Príncipe para los ojos de los habitantes de la ciudad tenía costumbres muy poco habituales entre la gente de alta cuna. Por no decir que se alistó como soldado raso al ejército. Pudiendo ser uno de los generales con más alto rango debido a su procedencia. Este había venido a sustituir la guardia a Brow.


- Qué hace aquí un soldado tan valiente en las murallas vigilando? Dijo el soldado mofándose a la vez que saludaba a Brow.


-Toda la gente importante de esta ciudad está en el funeral de nuestro amado rey y a Nosotros dos para no molestar no han enviado aquí.- Le dijo a Brow riendo a carcajadas


-Mi nombre es Charlie.-Dijo el príncipe.- Pero temo que ya me conoces. En realidad Brow había visto al príncipe alguna que otra vez cerca del antiguo rey cuando este daba sus largos y aburridos discursos de año nuevo en el muro de su castillo. - Me alegra mucho que todos vosotros estéis ante mi. Empezaba normalmente el rey.


-Mi señor mi nombre es Brow. Dijo mientras se arrodillaba. No provengo de ninguna gran casa de ningún noble. Soy un simple velador. Solo puedo ofrecerle servicios y mi lealtad-.Dijo Brow con los mejores modales que pudo mientras se miraba sus zapatos magullados.

-La lealtad es algo difícil de encontrar en estos parajes. ¿No crees?. Le dijo el príncipe. Estas palabras alegraron tanto Brow que empezó a cantar una canción que su madre le cantaba cuando era pequeño.

Los dos soldados absortos en sus pensamientos se quedaron mirando como las aguas fluían. Brown se dio cuenta de la majestuosidad de los ropajes que charlie vestía. El peto y las hombreras de su armadura de hierro forjado pulida a más no poder estaban impecables. Este las lavaba a diario. Una espada forjada por el mejor acero del reino con diamantes más blancos en su empuñadura y con la insignia de una mantis religiosa del país. El yelmo lucía una pluma de color rojo. Brow desconocía de qué ave provenía. El escudo de forma puntiaguda en la parte más baja y forma cuadrada en el la superior era lo ordinaria en las fuerzas armadas de la región.


En ese instante las campanas resonaron. El sonido dulce retumbó en toda las paredes de las casas de la ciudad. Se dice que cuando Gernan esté en un apuro y falto de esperanzas este rugido volvería a sonar desde la profundidad de la tumba del difunto ¡Ese no es un sonido que transmite tristeza! se dijo Brow a sí mismo. Más bien el sonido reclamaba una nueva era,que para bien o para mal estaría por ver. Brow se despidió del príncipe con un gesto de muñecas. Se encaminó hacia el borde borde de la muralla donde una escalera de forma en espiral apareció. Bajo las ciento cincuenta escaleras del muro chocando su lanza contra en sus pies doloridos. Las largas horas de vigía habían hecho mella en el espíritu de nuestro amigo. Él había soportado un día duro con el único sustento que un poco de agua y pan seco. Lo único que le apetecía era llevarse algo a la boca y echar un largo sueño entre grandes y cómodos almohadones.


Las pobres calles que por la guerra más habían sufrido,y donde ahora Brow caminaba se podía oler un hedor nauseabundo. Este aumentaba a medida que Brow se acercaba al centro de la ciudad. La gente rara vez salía de sus calles preferidas. Les parecían seguras y por culpa de la guerra no se atrevían a salir de la ciudad para echar la basura. Preferían echarlas por el balcón después de un grito de aviso !Basura va¡ contaban hasta tres segundos y la tiraban. Había tanta mierda por las calles que los montones llegaban a los primeros pisos de las casas más pequeñas de la ciudad. A nadie le parecía importarle mucho estas cosas excepto algún que otro habitante que le habían entrado a robar gracias a las escaleras de basura. Parecía un lugar inhóspito en el que nadie querría vivir. En realidad la vida nacía desde la misma tierra. Brow tomó el camino de la derecha un callejón tan estrecho que apenas cabían dos caballos juntos. Este no era más largo que trescientos metros. En la parte derecha de la calle los puestos ambulantes de comida,ropa y varios utensilios armaban un gran jaleo intentando encontrar todos los clientes como pudieran y las risas entrañables de los niños resonaban en su alrededor. Nuestro amigo se había detenido y ahora miraba fijamente un lupa que según el vendedor podría ver aumentado la realidad hasta seis veces más cerca. Regateo el precio de la lupa (que podía haber ser más barato) y este fue el único momento de felicidad que tuvo ese día.

Después de haber caminado quinientos metros hacia la derecha una gran plaza se abría ante él donde antiguamente los mercaderes de todo el mundo venían a vender sus baratijas. Por la alta demanda de hombres que se necesitaban para la guerra civil los caminos habían sido abandonadas. Era muy frecuente que los bandidos asaltaran las rutas principales de comercio que antiguamente los mercaderes utilizaban. Como consecuencia a esto el flujo de mercado había caído en picado. Brow se quedó observando aquella plaza que antes había sido tan majestuosa. Su mente fue transportada a los antiguos años en que él cuando apenas llegaba a tener la edad de quince tanto jugaba. En ese instante tuvo la visión de los grandes héroes que antaño habían cruzado esas calles llamados para la sus última batalla.-Alabad al gran héroe de Brow que ha salvado a la misma ciudad de Germ- Se vio diciendo en voz alta. ¿Mira que soy estúpido Porque habré dicho eso? Pensó. Cuando se dio cuenta que la vena fantasiosa le había traicionado la vergüenza le llegó a todas sus extremidades. Alarmado oteo a su alrededor y después de haber comprobado que nadie le miraba echó a correr con todas sus fuerzas. Su mirada se perdía en el suelo con una única dirección. Su hogar o lo que quedaba de ella. Era un edificio bastante simple sin ningún adorno,muy apropiada para gente con poder económico un poco bajo. Visto desde el lado este del edificio,había una única ventana lo justo para que el sol pudiese entrar. El techo estaba cubierto de paja seca. No era un material ni muy usado ni resistente y era inútil contra la lluvia. Al principio de enero una catapulta lanzando un proyectil golpeó en la parte superior del tejado haciéndolo inservible. La estructura estaba construido únicamente de piedra tan antigua que ya mostraba sus primeras grietas. Brow abrió la puerta delicadamente como si temiera romperla.Tiro de un arrebató la lanza contra el suelo y se fue directamente a la cama.


-Será mejor estar descansado a la mañana.- Se dijo a sí mismo-. Las coronaciones de los reyes necesitan mucha manos para saciar el hambre y la sed de la gente de alta cuna.

Brow esa noche tuvo un sueño intranquilo despertando súbitamente y con la respiración ajetreada. Pero como siempre la noche se despedía para dejar que el amanecer pudiera saludar con su luz. Las primeras luces del alba llegaron a chocar sobre la cara de Brow. Era el diez de septiembre y como era habitual en el país el frío azotaba a sus habitantes cruelmente. Este de mala gana se levantó frotándose los hombros intentando entrar en calor,también se balanceo y chocó contra las patas de la cama. Se acercó a la ventana y se quedó mirando hacia los puestos ambulantes de comida situados debajo de su casa. Acto seguido se dio cuenta que sentía un hambre voraz. Por culpa del cansancio se le había olvidado cenar,algo muy raro en Brow. En la guerra los almacenes de trigo habían sido quemados y el reino pasaba hambre. Algunos mercaderes vieron la opción de hacer negocio. Compraron todas las existencias disponibles de los mercados antes que el asedio de Gernan y ahora vendían a precios desorbitados a la agente desesperada. Recordó que la cartilla de racionamiento del ejército no le permitía apoderarse de más comida por este mes. Tuvo que tirar de fondos reservados de dinero (Tres veces más caro de lo habitual). Se vistió con una capa y una camisa roja que el rey difunto le regaló por su servicios muy antaño,cuando solo era un jovenzuelo. También llevaba un pantalón rojo que se sacó del armario que se ubicaba al final de su cuarto.

Correteando salió de su casa y se encaminó al puesto ambulante que estaba situado más a su derecha. El dependiente era un hombre pequeño,fornido de ojos y pelo oscuros que le sobresalía una gran barriga. Este se mofaba de unos de los pequeños jóvenes que jugaban a ser caballeros que encarnaban batallas épicas entre ellos. Distraídos como estaban estos no se habían fijado en la presencia de Brow.

-¿Mike,me pones una empanada por favor?- Le pidió Brow amablemente mientras miraba en su monedero en busca de alguna moneda.


Al instante que el vendedor miro a Brow,la cara amable que este había lucido hace segundos fue transformándose en gestos de preocupación. La mano le temblaba. Brow se dio cuenta que a Mike había envejecido de golpe diez años. A nuestro Brow no le dio tiempo apenas a reflexionar sobre el cambio en el comportamiento en Mike. En medio del gentío un caballero montado en su hermoso corcel apareció en la lejanía acercándose al galope. Cuando estuvo lo bastante cerca de Brow desmontó sacó un papel y se pronunció al pueblo.


_ Donde esta el sucio velador llamado Brow. La justicia llama a su puerta y el juicio final le espera. Todo aquel que de cobijo seguirá su misma suerte y se declara traidor de la gente de Gernan.- Gritó el caballero

Brow asombrado y cada vez más airado la sangre le empezó calentarse. En un arrebato de ira contestó:- Soy yo. Algún problema señor. ¿De que se me juzga? Si se trata de una confusión lo pagaras caro por tus palabras y ofensas.- Le chilló al jinete poniéndose de puntillas y apretando los nudillos para parecer más amenazante de lo que realmente era.

El caballero asombrado por la valentía que mostraba alguien tan enclenque retrocedió un paso atemorizado. Acto seguido azuzó a su caballo y golpeó con la empuñadura en el la cabeza de Brow y este cayó de redondo. Brow no recordó nada de lo ocurrido en las siguientes horas. La cabeza le seguiría dando vueltas durante muchos días. La gente de las calles se amontonaba alrededor del caballero. Los rumores que el nuevo rey estaba perdiendo la cabeza se hacían cada vez más reales. Los habitantes estaban muy enfadados con los reyes en las últimas generaciones. La gente común estaba al canto de un duro de arruinarse. Pues cada año los reyes incrementaban las tasas de los impuestos que los ciudadanos debían de pagar. Lo único que estos ofrecían a cambio era la protección del ejército. Para la mayoría de la gente les parecía que abusaban del poder que les habían otorgado. Estos pedían elecciones al pueblo para decidir en abolir la monarquía o dejarla como estaba. Sus mayores temores era que los soldados golpearan a los ciudadanos o aun peor que se les ocurriese hacer purgas por una locura del rey.

Mientras Brow estaba desmayado el caballero le ató las piernas al caballo y entre dientes masculló algo parecido esto.- Mira lo que os pasará si no obedeces las órdenes. ¿Alguien quiere acabar como el? Pregunto desafiante. El caballero marchó hacia el castillo donde los reyes con frecuencia descansaban con el estómago lleno sin importarles nada que sus súbditos se estuvieran muriendo de hambre. Brown era arrastrado por toda la ciudad bajo las miradas alarmadas de los ciudadanos. El caballero acaba de llegar la puerta del castillo,donde el el nuevo rey y el Strongholdiano los esperaban. Este levantando la mano pidió silencio a toda la gente que estaba a su alrededor. Estos no parecían estar muy contentos. Puso su mano en la empuñadura de su espada y empezó a juguetear con las preciosas gemas que tenía incrustadas. Miro al público que tenía ante él con desprecio y empezó a buscar posibles usurpadores.-Mi señor no es por incordiar-. Empezó a susurrarle Henry(el Strongholdiano) al oído con una voz muy melosa,que a la mayoría de vosotros sucumbiríais a sus deseos.- No quiero llamarle ciego pero no se da cuenta lo enfadados que están aquellos de la derecha. Están haciendo grupos señor conspirando contra usted. Usted es el mejor Rey que ha visto en toda la era del reino y ellos no te alaban. Piense usted,si al mejor Rey del mundo la roña le reta. ¿Quien dice que no montaran una revuelta cuando las cosas se tuerzan?.- Prosiguió. El rey le miró a los ojos durante un largo tiempo como si una lucha surgiese en su interior. Después con un esfuerzo abismal consiguió asentir y con voz autoritaria se encaminó al pueblo.

-Amado pueblo,hoy hacia las nueve de la mañana vuestro príncipe Charlie ha alzado la espada contra vuestro rey. Esto significa que también la ha alzado contra vosotros pues yo soy la ley el gobierno y todo vosotros sois mis súbditos. ¡Míos solo míos!-. Repitió reiteradamente mirando sus manos. Estos empezaban a temblar.

-Este acto de traición no quedará impune-. Con esta frase el rey esperaba que el público le aplaudiera y le alabara. Al no recibir lo que esperaba se empezó a poner mas y mas nervioso. Si antes había alguna resistencia en la mente del rey ahora lo tenía claro. Las palabras susurradas de Henry hicieron el efecto que él había calculado. Este notó el cambio en la actitud del rey y se alegró de la situación. De improvisto se acercó a la oreja peluda de Henry y le susurro.- Si se resisten a mi voluntad recibirán su merecido.- ¡Sufrirán La ira de la serpiente!

-El príncipe tendrá un juicio justo según mi voluntad y todos sus seguidores correrán la misma suerte como esta sabandija-. Mientras decía esto el rey le propinó un puntapié a Brown. La muchedumbre no creía las palabras del rey pues este siempre había sido muy mentiroso. Los habitantes del reino creían que el príncipe era un bicho raro. Pero también pensaban que este era un hombre honorable y justo. Por ello veía incapaz de alzar armas contra su propio padre. El niño que antes jugaba a ser un caballero y vio todo los acontecimientos empezó a revelarse y como un viento huracanado se creó un rugido que todos repetían a voces.- !El rey es un mentiroso¡. Mientras esto pasaba en la plaza un guardia agarró a Brow y lo introdujo dentro de los muros. Mientras tanto los otros soldados bajaron las lanzas al unísono y acto seguido empezaron a agredir y asesinar a los ciudadanos. Un ciudadano con alrededor de cuarenta años,un hombre pequeño de piel arrugada,de ojos penetrante y cabellos negros recibió una fiera estocada en el abdomen. Este cayó de bruces contra la fría piedra. La gente asustada empezó a huir en toda las direcciones. Los más ancianos no podían soportar por mucho tiempo el ritmo de los más jóvenes. En consecuencia muchos caían al suelo y los que venían por detrás de ellos en estampida los aplastaban. En ese momento de caos unas trompetas sonaron y las flechas de los arqueros silbaron. La sangre de la gente muerta hacía que se formasen riachuelos. Que tocaron todas las calles en señal de amenaza.


Brow cuando se despertó se dio cuenta que se encontraba en una celda del rey custodiado por el mismo caballero que le había golpeado anteriormente y cuando este le reconoció le maldijo en todas las formas que pudo.

-Qué demonios ha pasado y donde estoy. ¡E! qué hace este malnacido aquí quiero ver y exigir la justicia del rey.- Dijo Brow poco convencido sin saber lo que realmente había ocurrido. Parecía una persona diferente para los ojos de el soldado. Antes Brow había llegado a atemorizar al caballero con su valentía y furia. Ahora parecía débil y desesperado como un gorrino que le toca la hora de irse al matadero. Cuando Brow se sentía más desdichado que nunca una voz amable salió en oscuridad

-Buenos días Brow. La voz de aquel hombre le resultaba familiar.


-¿Charlie? ¿Qué haces tú aquí?¿Qué está sucediendo?.-Chillo a pleno pulmón pues ver a un príncipe tan espléndido encarcelado le parecía muy surrealista. ¡Un príncipe encarcelado!. Se repetía sin descanso.Estaba tan asombrado que el dolor punzante de su cabeza desapareció por completo.


-Brow tengo malas noticias para nosotros-. Dijo el príncipe con un suspiro de dolor. El nuevo rey ha estado escuchando los consejos de un extranjero que según lo que un amigo de la corte procede de la ladera de Stronghold. Este país está situado a doscientas millas al norte de nuestra posición debajo de las montañas de Aenor cerca de nuestra frontera. Un país solitario con costumbres sanguinarias. Lo único que se conoce de ellos a ciencia exacta es lo que aparece en el libro de “Los antiguos registros de todas las costumbres y rituales del reino”. Se dice que son gente sería muy ocupada y que no se suele dejarse ver amenudo. Los cuentos de las ancianas,dicen que todos los habitantes de ese lugar tienen el don de ver el futuro.- Yo creo que todo esto son patrañas para engañar a la gente necia que solo quiere escuchar lo que más teme y poder echarle la culpa a los demás. Dijo el príncipe en voz baja avergonzado. Esto ha estado persuadiendo a mi rey con falsos rumores y mi padre que es tonto,cree que todo el que le rodea quiere quitarle el reinado que tanto ansía. Por eso nosotros tendremos un juicio justo según lo que le plazca y concorde con sus leyes. Lo que mas lastima me dan son los ciudadanos que han pagado con sus vidas por culpa de mi padre.En ese instante el guardia se echó a reír y se dirigió a Charli. -Tus días de mandar se han acabado- Dijo complacido como si disfrutara de las circunstancias que los dos prisioneros se encontraban.

Charli no hizo caso a esas hirientes palabras y se dirigió a Brow.-Mira Brow están cambiado las banderas que cuelgan de los mástiles del palacio. Están quitan el símbolo del mantis y en vez de ello ponen el de la víbora-. Dijo el príncipe llorando,mi padre está arruinando este el país y el honor de nuestra casa. Durante siglos los antepasados del príncipe habían lucido el estandarte de la mantis religiosa con honor y ahora su padre estaba echando tierra al legado de su casa. La bandera que ahora colgaba en el mástil tenía un fondo negro y en el centro de todo una serpiente de color verde y ojos amarillos. Brow cayó de culo contra los barrotes de acero de su celda y se agarraba la cabeza no queriendo creer lo que estaba pasando.

-Estamos jodidos dijo. Nos colgaran como traidores y lo peor es que no lo somos.


-¿Además que tengo que ver yo en toda esta historia?-. Pregunto Brow.


-¿Recuerdas que tu y yo tuvimos un encuentro en las murallas?-. Preguntó el príncipe.


-¿Si,pero esto qué tiene que ver conmigo? Pregunto Brow.


No te adelantes a los hechos amigo mio. Mi padre está obsesionado con que yo quiero usurparle el reino. Al principio de este mes el rey me ha puesto un espía que apuntaba en un libro los actos y las personas con las que yo frecuentaba. Estos están ahora bajo arresto y esperando su sentencia. Lo siento Brow no tenías porque estar aquí todo es mi culpa. No quiero que la población sufra por la locuras de mi padre. Con esto

Charlie estalló en lágrimas. Brow sintió lástima al ver a uno de los señores de inquebrantable moral derrumbarse tanto.

24 de Março de 2021 às 00:22 14 Denunciar Insira Seguir história
9
Continua… Novo capítulo A cada 30 dias.

Conheça o autor

Comente algo

Publique!
Galo Vargas Galo Vargas
Hola Julen, somos del equipo de verificación de historias de Inkspired. Quisiéramos verificar tu historia, pero antes de hacerlo, necesitamos que por favor corrijas las faltas ortográficas y de tildes en tu capítulo. Prestar atención a la falta de tildes en pronombres y demás. Cuando hayas corregido todo cuidadosamente, por favor responde este comentario para volver a revisar. ¡Gracias!
November 27, 2019, 19:00
Francisco Rivera Francisco Rivera
Julen, amigo, buen arranque. Cuidar manejo de primera, segunda persona, darle su "momento" en tu narración; separar o intencionar los diálogos, si es posible; errores de puntuación; no intercalar Mayúsculas donde no corresponda. Tu información es interesante y referencial, me gusta. Volveré a re leerla. ¡Adelante con esta historia!
November 19, 2019, 13:53

  • Julen Basterretxea Julen Basterretxea
    Puedes ser mas explícito a lo que te refieres con lo de ¿primera persona y la segunda? November 19, 2019, 13:56
D.C. Brugiatti D.C. Brugiatti
Cuando leí solamente el inicio hace un rato, todo lo que vi fue descripciones de lugares y pensamientos, pero después de eso, los personajes entran más en acción y se pone interesante, y eso era lo que buscaba. Las descripciones están bien, no son complicadas y permiten hacerse la imagen con claridad, creo que simplemente preferiría ver aún más interacción y/o participación directa del protagonista al principio. A parte de eso, como ya los demás dijeron, hay algunas cosas que corregir y al volver a leerlo tú mismo, te iras dando cuenta. El punto de vista de un soldado raso puede ser interesante si lo manejas bien y tienes claro el papel que un soldado de bajo nivel juega en un ejército. Trataré de leer el siguiente capítulo, pues los temas militares son de mis favoritos.
November 19, 2019, 03:50

  • Julen Basterretxea Julen Basterretxea
    Mil Gracias, el segundo capitulo creo que te gustara tiene mucha acción November 19, 2019, 13:53
Cuenta Borrrada Cuenta Borrrada
A mí me ha gustado mucho, las descripciones son ricas y no me parecen pesadas, pero es cosa de gustos, algunos errores que se corrigen con una segunda lectura... Esperaré los siguientes capítulos.
November 19, 2019, 01:19

  • Julen Basterretxea Julen Basterretxea
    ¿Te gustaría el seguir el proceso? Si quieres podemos crear un grupo en algún lugar November 19, 2019, 13:44
  • Cuenta Borrrada Cuenta Borrrada
    ¿Como lectores beta para nosotros? Sería interesante, puedes contactarme por instagram, en mi perfil está el enlace November 19, 2019, 13:47
Astarthea Higgs Astarthea Higgs
Hola hola ~ Para empezar debo decir que tu léxico y narrativa están bastante bien, me gusta. Suena a muy épico. Pero te diré algunas cositas que debes tener en cuenta (desde el ounto de vista de un lector) : Veo demasiados puntos y eso hace que todo se lea como más lento. También deberías repasar las faltas de ortografía y los signos de puntuación. Los diálogos se escriben con guiones largos (—) y, como consejo, sepáralo de acciomes o descripciones largas. También van solo, un dialogo seguido de una narración chirría :( Ojo con la repetición de palabras, veo muchos preguntó al final. En definitiva, solo necesitas repasar el texto antes de subirlo, la historia está muy bien n.n
November 18, 2019, 23:45

Julen Basterretxea Julen Basterretxea
Un muy buen inicio
November 17, 2019, 13:23
~