Garden of Hesperides Seguir história

kuma-kuroko Kuma Kuroko

"Somos avaros, somos egoístas e indiferentes a penas ajenas ¿Por qué debo permitirte entrar a este jardín para salvar a quien tanto amas? A esa alma que acabará marchita." Mythology! AU Pairing: KookMin [Hades!Jeon Jung-Kook x Perséfone!Park Ji-Min] - NamJin [Atenea!Kim Nam-Joon x Afrodita!Kim Seok-Jin] - Sope [Morfeo!Min Yoon-Gi x Apolo!Jung Ho-Seok] - Other Advertencias: Lemon/Smut, Lenguaje Obsceno, Fluff, Mythology, Muerte de personaje, OOC Portada: Heisabetth Anterior: Wisdom of Love 1#; Dreaming Light 2#; Blossom in the Abyss #3


Fanfiction Bandas/Cantores Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#alternativeuniverse #au #ua #universoalternativo #jhope #hoseok #romance #greek #mitologia #sonyeondan #bangtan #bts #taehyung #namjoon #jin #namjin #yoonseok #sope #jikook #jimin #kookmin #jungkook #zeus #poseidon #hades #perséfone #mythology #myth
5
370 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Terças-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

I - El fundamento

—Yo bendigo esta unión que frente a mis ojos nació. Enfrentó dificultades, altibajos y mucho tiempo de nuestras inacabables existencias... Sin embargo, el amor entre estas dos eternas presencias lo superó y por ello hoy se enlazan en esta sagrada celebración. A partir de ahora son uno solo, casados hasta que el fin de los tiempos llegue. Que no se diga más al respecto... Ya son un matrimonio.

Los aplausos y delicada caída de pétalos no se hizo esperar tras eso. Jin -Afrodita-, prácticamente se había lanzado sobre Namjoon -Atenea-, cuando Hwasa -Hera-, terminó de dar sus bendiciones y buenos deseos para el recién hecho matrimonio. Todos los dioses lo festejan a viva voz pues es un evento que ninguno lo esperaba.

Jin fue liberado de su matrimonio con Chanyeol -Hefestos-, y Namjoon es un dios que hizo votos de castidad y celibato. Es la pareja más anticlimática que nadie haya visto formarse en el Olimpo. Lo cierto al final del día es que ocurrió realmente y nadie pudo oponerse a ello por más que se hubiera querido.

Cuando cayó la noche iniciaron una hecatombe* gloriosa. Había música de las musas, el mejor vino que Taehyung -Dionisio-, pudo proveer; iluminación gracias a Hoseok -Apolo-, y una bella y enorme decoración florearan venida de quien es uno de los principales causantes de que esto hoy ocurra: Jimin -Perséfone-.

La mayor parte de flores que hay son narcisos blancos, la flor favorita de Jin y que le adorna el oscuro cabello. Resultaba tan cómico que estuviera vestido de blanco cuando es de todo menos virgen, pero así quiso hacerlo Namjoon con una justificación que nadie pudo rebatir, bastante jocosa y nada acorde a él dicho sea de paso

«Jin se ha mantenido fiel a mi todo este tiempo y ¿Que mayor indicio de virginidad es ese?»

Dicho de un modo más coloquial por Taehyung que disfrutó el momento, es decir: Tenemos tan poco sexo y Jin sin amantes que es casi tan virgen como el día en que surgió de las olas. Son pocos los que ahora no están contentos de ver el enlace entre el dios de la sabiduría y de la belleza. Entre ellos Kai -Ares-, que no es capaz de aceptar lo que ocurre.

Que Jin lo haya cambiado por su impotente hermano.

Ambos se aman, eran los más grandes amantes... Esto es insultante.

Otro detalle a destacar es la presencia de la comitiva del Averno. Dioses entre Woozi -Hypnos-, Jikoon -Thanatos-, y Yoongi -Morfeo-, se suman a la gran fiesta. El dios del sueño que permanece acompañado por Hoseok sonríe y les regala buenos sueños para cuando decidan tenerlos. No obstante, lo verdaderamente impresionante es la presencia del dios del Averno, Jungkook -Hades-.

Que este a plena vista y una ligera sonrisa es un caso que ni sus hermanos Seunghyun -Zeus-, y Jiyong -Poseidón-, pueden creer. Ilógico, pues es muy obvio que su alegría viene de ver la danza y canto de su esposo Jimin. Cosa que no puede ver mucho en el Hades por cuestión de deberes y que no es la mejor temporada pada él. Sea como sea, es un espectáculo encantador.

Baila un par de canciones con él acompañando a la lenta y apenas competente pareja de recién casados. Hwasa baila con Seunghyun, Hoseok con Yoongi; Solar -Aurora-, con Moonbyul -Artemisa-. Llegado un momento Jungkook y Jimin deciden apartarse para tener cierto tiempo a solas. El otoño está tan lejos que el cabello de Jimin tienen un tono rosa aún.

Jungkook pudo darse cuenta de que algo lo aqueja.

— ¿Que te ocurre, mi reina?

—No es... Nada. —responde sin mirarlo y con expresión compungida. Jungkook se detuvo y besó la pequeña mano de Jimin.

—Puedes contarme lo que sea. Lo entenderé. —dijo Jungkook, asumiendo que de hecho se trata de una mala acción.

Jimin lo miró hasta que los azulados ojos se aguaron al tiempo que los labios de tono rosa tiemblan. Jungkook no pudo evitar que se fuera corriendo en dirección al templo que pertenece a Jeonghan -Deméter-. Estuvo a poco de perseguirlo hasta que vio en un árbol curvado al procreador de su cónyuge y se acercó al verlo solo. El hombre de largo cabello le observa de reojo.

—Me sorprende que no tenga compañía.

—Rara vez la tengo—pasa el dedo por el borde de su copa llena de vino oscuro—. Mis amantes están casados; no busco pretendientes y mi pequeño hijo ya no es mio nada más. Es un sentimiento horrible, supongo que lo conoces bien, hermano.

—Lo hago—asiente—. Por ello Jimin está a mi lado así sea por medio año... Para alimentar mi alma desolada por la otra mitad en silencio aislado—Jeonghan dio un suave trago a su bebida—. Comprendo tu odio por arrebatarte a tu hijo-

—No te odio por eso... No así... Sabía que lo perdería. Seunghyun escogería entre Jiyong, Kai o quien sabe que otro, para desposarlo. Sería tan infeliz por las infidelidades, por el poco tacto... Eras el mejor y me llena de gozo que lo hagas tan feliz. —sonríe lastimero.

— ¿Qué es lo que ocurre entonces?

—Que lo alejaste de mi—su cuerpo adquirió pequeños temblores. El vino peligraba con derramarse—. No te bastó con... Arrebatármelo, sin pedirme un permiso, de destruir lo que tengo tanto tiempo cuidando sino que... Está en un mundo que no puedo pisar, donde no puedo abrazarlo o siquiera tocarlo; se vuelve muerte, le temen... Me quitas a mí hijo por medio año y hasta más donde debo aguantar a que regrese y me diga que ansía regresar.

—Debes entender que Jimin no sería tu pequeño por siempre.

—Lo será, sin importar nada, ni siquiera tú. Es el único amor que siempre voy a tener... Su amor de hijo hacia mí. —Jungkook sintió pesar por el sufrimiento de Jeonghan que es genuino y lo comprende.

Sin embargo, Jimin así lo decidió y nada se puede hacer al respecto.

—Morirá si no va conmigo.

—y solo por eso no evito que se vaya... Me dolería más perderlo para siempre—sonríe entristecido—. Desearía con tantas fuerzas que lo hubieras amado aquí o en la tierra, pero te lo llevaste ahí donde nada crece... No puedo odiarte por amarlo; que te ame; que te prefiera, pero si por llevarlo a un reino tan oscuro y frío. El invierno es reflejo de lo que sufro en su ausencia y lo que Jimin vive en tu presencia.

—Jeonghan...

—Aléjate. No quiero verte. No sabiendo que también mi nieto nacerá allá abajo.

No lo va a negar, se siente tan triste porque lo dicho por Jeonghan es cierto. A pesar de que Jimin se adaptó y creció ¿No es que lo consumió hasta el punto de matarlo? Jimin eligió la muerte para estar junto a él, abandonar parte de su vida y natural brillo para adquirir uno distinto y oscuro.

Jeonghan se fue en dirección a su templo. Tan grande que posiblemente no se vieran las caras hasta su partida. Ya es extremadamente tarde y la pareja se encuentra en el templo de Jin consumando el matrimonio, con el dios de la belleza logrando cada reacción en su eternamente inexperto marido. No dejaría de parecerle tierno.

Tampoco dejaría de decirle te amo a cada final y reinicio del acto. Jin tiene una intención y Namjoon finge ignorancia al respecto cuando es obvio:

Quiere tener un hijo de Namjoon.

En tanto, en el templo de Hoseok se duerme debido a la borrachera tan poderosa que tienen y en el mundo de los sueños, en un jardín prefecto y en el suelo el mismo acto se consuma. Mientras más cerca están sus cuerpos al dormir, es más la sensación de éxtasis que se produce.

Jungkook arribó a la habitación de Jimin, donde en ropa de dormir no deja de sobarse el cuello. en silencio se acercó por la espalda y tomando sus manos para apartarlo dio un suave beso a la zona. La reacción temblorosa e incluso asustada le causó sorpresa... Hasta que se fijó en la mordida que mancha la pálida piel del dios de la primavera.

— ¿Que te ocurrió? —pregunta en un murmullo. Jimin no dijo nada—. Dímelo o me voy a buscar quien esté dispuesto a acompañarme en el lecho esta noche.

Silencio. Su amague de irse alteró a Jimin que lo abrazo.

—Es que...

Aunque escuchó lo que ocurrió... No mencionó nada al respecto, no esa noche, ni al día siguiente, sino cuando todos se reunieron a discutir el gran evento que se avecina por parte de los mortales: La guerra de Troya.

Lo cierto también es que esa noche lo amó como nunca.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

*Hecatombe: Festín hecho en base a lo que ofrecen los mortales a los dioses de sus propios festines.

13 de Novembro de 2019 às 12:50 0 Denunciar Insira 3
Leia o próximo capítulo II - Las Ofensas

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 3 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!