La confesión Seguir história

A
Andres Steiner


ADVERTENCIA : Esta historia viene con contenido explícito y se trata de una serie de mensajes que podemos leer de un sujeto a quien se le busca por ser denominado " el Descuartizador de Colina". Se le pide a la audiencia discreción, pues a pesar de ser ficticio, intenta ser narrado lo más gráfico posible. Esta historia se narrará en ocasiones en primera persona y puede verse como un juego psicológico donde vemos el descenso a la locura de un sujeto que escala hacia el poder con desordenes de identidad


Horror Para maiores de 21 anos apenas (adultos).

#drama #suspenso #misterio #grotesco #erotico #gore
0
632 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 15 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Origen de lo macabro

Hola compañera cercana:
Te escribo este mensaje para contarte un poco sobre lo que hoy pase dentro de mi cabeza
e intento pensar en como debo redactarlo, pero es extraño el pensar tanto en declararte algo que no me nace inventar por llamar la atención mas que la atención que proviene de ti.

Ha sido una semana muy extraña, llena de ideas locas acerca de como será el amanecer y quería compartir esto aunque fuera por un instante con alguien a quien veo como un igual y a quien necesito decirle todo esto, para luego no sentir que mi día fue un descenso brutal

hacía la oscuridad que habita dentro de mi, o la locura inherente que habita en cada uno de mis ausencias perceptibles ante el resto de la gente. Disculpa que sea tan redundante, pero es necesario que entiendas porque te escribo con tantas dudas en mi cabeza y la verdad la historia es muy larga para que sólo pueda decirte una cuantas palabras y ya.

He cometido actos detestables ante ti, a pesar de que tu me has apoyado en todo lo que he aspirado a realizar, te he ignorado desde la lejanía de mi sitio, el cual no te puedo revelar porque implicaría mi fatídico final y esto conllevaría a ambos a vivir mientras podamos con la culpa de no especular que el otro fue y será sólo un recuerdo de lo que pudo ser antes de caer hacía el fondo del infierno, sin embargo en este momento sólo puedo sentarme a ver como las cosas que solíamos ver juntos son ahora un punto muy lejano hacía la nada y por tanto un símbolo de que quizás ambos no seamos más que simples marionetas de un destino cruel que lentamente nos atormenta con su presencia y nos asesina sin la más mínima gota de piedad. Por un instante, yo quise luchar contra lo que no podía ver, pensando que tal vez si seguía lograría avanzar ante toda adversidad, pero cada día que pasa, es un día donde más decepcionado me siento de lo que observo y también más deplorable se ve lo que alguna vez pude admirar de la luz que me rodeaba. Ha pasado mucho tiempo desde que te he visto y sólo tengo una pregunta que hacerte:

¿Puedes verme ?

Parece como si te estuviera buscando para pedirte un consuelo, para preguntar por tu ayuda o simplemente para intentar ver alguna posibilidad de caminar tranquilamente por aquella larga colina que subimos en nuestra primera cita, pero quiero que sepas que esto esta lejos de ser tan sólo un bello recuerdo. Anoche te recordé mientras estaba con ese vino que disfrutábamos en abril y lentamente cada sorbo me conducía a ese punto de inflexión, en donde mi cordura era vendida por la circunstancia de un hecho horrible.
Ahora me encuentro pensando como pude ser capaz de llegar tan lejos, como para desear semejante acto de perversidad y como pude ser tan despiadado, como para pensar que un acto así me daría un poco de placer. Esta noche no estoy solo, pues me siento acompañado de un recuerdo maldito y éste me esta observando con los ojos apagados, mientras sigo viendo fotos del pasado y mientras te veo a ti y aquel tipo en esa gran colina tomados de la mano y compartiendo un beso prohibido. Ahora él me esta mirando, preguntándome a mi porque fui capaz de romper sus sueños, cuando el tenía un futuro brillante y yo sólo quería apagar ese fuego que llamó tu atención por un instante y quebró un lazo que nos unía a ambos; él me está mirando y me pregunta porque no pude ver otro escenario para plantear mi solución y es que no pude evitar sentir que el lo merecía y por ello no tuve otra opción. Cuando comenzaste a verlo, yo ya sospechaba que algo estaba mal con lo nuestro, pues tu actitud cambió radicalmente y tu cariño hacía mi se fue marchitando lentamente. Podía ver que me hablabas maravillas de tus nuevos amigos, en especial de aquel chico, a quien no parabas de visualizarlo como un escape a tu propia oscuridad y que por lo tanto era claro que representaba un simple centro de atracción.

Ese fatídico día donde me confesaste que más que una simple fantasía, la pesadilla se había vuelto real, una parte de mi de pronto murió y todo parecía más miserable que nunca, en especial mi propio ser. Yo llegué a odiarme por todo lo que representaba, por todo lo que fui y seré, me volví un ser muy devastado y simplemente me terminé odiando hasta el punto de ver que todo fue mi culpa y sin embargo cuando me confesaste tu romance con aquel sujeto que era distinto en todos los sentidos, hasta el punto de amarse a sí mismo, cosa que lo hacía más insoportable, solamente me limité a escucharte, como si no hubiese sentido nada al respecto y entonces no pude verme llorar por dentro, porque quería revelarte lo débil que yo me venía y me limité a decirte que tu eres la persona que mostraba ser débil ante el sostenimiento de las cosas. Quería ver si podías decirme lo que necesitaba para poder suicidarme esa noche, así que te pedí más detalles, pero me hice el fuerte y escuche como terminaste acostándote con él y a pesar que me decías que no era tan especial como yo, sabía que sólo me mentías para ocultar un trauma innegable que me condujo a la locura y me quebró el espíritu. Cuando tu te marchaste después de que te pedí que siguieras conmigo, yo estallé por dentro y sólo quería que esto fuese un mal sueño, no podía creer que la pesadilla que veía en mis peores momentos se había vuelto realidad y entonces una parte de mi desapareció. Recuerdo que cuando te pregunté el nombre de ese chico, no me lo dijiste, por lo cual tuve que investigarlo y fui al sitio donde tu trabajabas, pues sabía que ambos trabajaban juntos y fueron a un viaje de negocios en donde comenzaron a perpetrar el plan de escapar de una relación tóxica y aborrecible para ti, mientras para mi era un sueño del cual no quería escapar. Cuando hallé el nombre de ese chico a raíz de que me contaste que el era ecuatoriano, pude investigar todo acerca de él, como su dirección, su teléfono, sus contactos, su pasado, el sitio donde cada miembro de su familia vivía, los lugares donde frecuentaba y lo más inédito, una relación oculta a tus espaldas con otra mujer, la cual fue sorprendida en un hostal junto a él un año después de que ocurrió aquel hecho sin sentido. Recuerdo que tu estabas muy triste por ello, pero te diste cuenta que lo mejor era dejar todo y escapar a un sitio, donde podías ser tu nuevamente, sin darte cuenta que ambos bajo toda coincidencia vivimos actualmente en la misma ciudad y muy cerca uno del otro. Sin embargo, yo no pude perdonar lo que ese sujeto te hizo, porque prometiendo que te ayudaría a escapar de un dolor tremendo al estar con alguien tan inestable como yo, simplemente te apuñaló por detrás y se fue con otra persona, con el fin de comenzar de cero sin dar marcha atrás y sin una gota de arrepentimiento por la pena que te causo y las noches que no parabas de llorar por toda la rabia e impotencia que sentías. Con la información que tenía almacenado, sabía que el se encontraba trabajando en un sitio desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde en un sitio rodeado por montañas y entonces tomé el bus más próximo para esperarlo mientras se acercaba el fin. Cuando el salió, lo vi con el teléfono, pues el estaba hablando con su actual pareja para pedirle que se reunieran en el centro de la ciudad para luego ir a ver una película. Cuando el pasó por una calle paralela a la mía, sin poder verme pues nunca me ha visto, esperé unos segundos y luego comencé a seguirlo. En ese entonces llevaba una mochila negra y dentro tenía un cuchillo de palo, el cual tenía pensado usar en el, para que antes de morir lentamente, se arrepintiera de todo el sufrimiento que nos causo y yo más allá de verlo como un acto cruel, en ese entonces lo veía como un acto de justicia, para poder recuperar mi ansiada felicidad perdida y quebrada en pedazos junto a mi moral, pero luego pensé y que pasa si en vez de sólo matarlo a él, me aseguro que vea el infierno antes de irse a aquel. Esa tarde lo seguí en todo momento, incluso pude ver a la chica con la que este comenzó a salir, la cual era una persona que era más cariñosa y tierna de lo que tu parecías ser con él, pues siempre que veía las fotos que él subía a su red social, te veía muy apagada, como si la vida ya no valiera nada y pensé que quizás sólo estabas con él porque una vez que me traicionaste, sentías muy en el fondo de tu libertad concedida, un sentimiento de culpa y vergüenza que nunca pudiste borrar de tu mirada aciaga y borrada de toda esperanza y por eso sólo podía verte con lástima.

Seguí a la pareja durante horas, incluso compré las entradas para el cine y entré a observarlos mientras veían su película, la cual duró tres horas. Terminando la película, ellos tomaron un bus que los dejo en una gran casa ubicada en el norte de la ciudad y entonces el le pidió a ella que lo acompañara. Me quedé observando y esperando a que la chica saliera y la noche se hacía cada vez más fría. Yo estaba muy desabrigado y muy nervioso por lo que podía pasar. Pasaron dos horas y media y luego vi a la chica salir de su casa; se notaba que ella estaba un poco despeinada y me pareció curioso que cuando ella entró junto a él, ella se veía menos agotada y estaba bien parecida. El chico le ofreció acompañarla, pero ella se negó y se despidió de él; aquel fue su más grande error y su propia sentencia de muerte. Ella comenzó a caminar en medio de la oscuridad y yo la seguía a una cuadra de distancia. Ella nunca giro la cabeza para ver que había a su alrededor, poco sabía que de haberlo hecho la historia no habría cambiado, pero ella se hubiera preparado mejor para recibir su maldito final. En un momento determinado, comencé a acelerar el paso y dentro de los quince minutos de caminata, me encontraba cada vez más cerca y ella poco a poco se dio cuenta de que no estaba sola y que algo se aproximaba hacía ella. Se notaba que comenzaba a ponerse nerviosa, pero ya no había escape. Tome mi cuchillo y cuando ella volteo un segundo antes del suceso, ya era tarde, pues alcance a saltar sobre ella y apuñalarla varias veces en el cuello, en la espalda y traté de golpearla en la cabeza para hacer más fácil su caída. De repente vi como ella se desangraba y caía lentamente al suelo mientras rogaba que no la hiriese más. Era increíble que aún conservase fuerzas, pero cuando ella me suplicó que parase, una parte de mi sonrío y me dije: Puedo ver tu miedo y me excita saber que puedo silenciar todos tus sueños y los de tus amigos. Es un agrado sentir que tienes el poder de destruir la vida de una persona que puede causar la destrucción moral de otra y eso conllevo a lo siguiente:

Intenté que no muriera al instante y la llevé a una cuadra del sitio donde estábamos. Como tenía la garganta abierta, pero aún respiraba, ella no pudo gritar ni pedir ayuda, así que la llevé a un sitio cercano que yo conocía, donde podía actuar con libertad y donde podía llevar a cabo mis más célebres ambiciones. El sitio donde fui es un lugar aislado y que adquirí en mis muchas ocasiones en que te seguí de camino a su casa, mientras mi ser se volvía poco a poco el monstruo que hoy puedes escuchar que te relata dicha historia. Pudo ser fácil intentar violarla, pero pensé en una mejor idea:

Llegando al sitio, la desvestí, tomé el cuchillo y le abrí el estómago lentamente, mientras ella se retorcía aún consciente y me miraba con su trágica expresión, pidiendo que me detuviera. Sin embargo esa expresión de pánico era algo que me hacía sentir cosas que hacía mucho tiempo que no pasaban dentro de mí y me sentía cómodo con su mirada perdida, su desesperanza y sufrimiento, entonces a pesar de verme como algo horrible, seguía sonriendo y seguía excitado y quería causar más dolor, así que use el cuchillo y la comencé a sodomizar lentamente con la parte afilada y cada gota de sangre que caía desde su parte rectal era una forma más pura e incontenible de hacerle el amor de una forma bella y única, pues vi que una forma de verla impura a cuya mujer perpetro al llanto de quien me rodea era despojar a ella de toda posibilidad de hallar una forma de ser libre o ser feliz. Quería seguir por otro de sus órganos vitales, pero vi que ella perdió la consciencia hasta el punto de quedarse sin aliento. Cuando la toqué me dí cuenta que había fallecido, entonces pensé que mi momento de gloria había terminado, hasta que se me ocurrió algo nuevo. Una vez fallecida, comencé a cortar sus dedos con el cuchillo de forma que estos pudieran fácilmente ser sacados de sus manos. Luego decapité el cuerpo y le corté el pelo hasta afeitarla de cierta manera con lo que tenía. Dicho eso, la comencé a desollar desde el rostro hasta la zona del cráneo, dejando la carne a la vista, junto con una parte del hueso del cráneo y poco del cerebro. Le extirpé parte del mismo para dejarlo cuidadosa mente en el torso de la mujer exánime, mientras pensaba en el siguiente paso para borrar su existencia más allá de lo conocido hasta ahora. Tomé una pequeña caja que encontré en el sitio y comencé a poner las cosas, como la piel que extirpé de su cabeza, el cabello, los ojos, los oídos y las partes del cerebro y las coloqué lentamente en dicha caja y acto seguido comencé a hacer espacio para lo siguiente. Luego seguí cortando trozos de las manos, tendones, dedos de los pies, pezones y un poco de las entrañas que hallé en el estomago para dejarlas en el otro extremo de la caja y luego seguí abriéndole el cuerpo hasta fraccionarlo en varios pedazos. Los órganos sexuales se los amputé para dejarlos en mi mochila e irme, no sin antes tomar el resto del cuerpo y botarlo en distintos puntos de la ciudad, pero no sin antes hacerle una pequeña visita a ese bastardo. Eran las nueve y media de la noche y afortunadamente no había nadie en mi casa. Al llegar, pude alcanzar a ducharme y guardar algunos de los restos en mi caja y la mochila. Volví a salir para limpiar el cuarto que estaba cubierto de sangre y parte del intestino que salió de su cuerpo y entonces
logré deshacerme de ello de la forma más clara que vi en ese momento; acto seguido me tome parte de la sangre y me comí un trozo del intestino y una parte del resto de las vísceras que se hallaban en la habitación. Al principio intenté no vomitar, pero luego de
un rato me sabía bien probar algo nuevo y entonces luego de un par de horas pude dejar el cuarto impecable y libre de ese olor a decadencia. Cuando regresé a mi casa, sentí por el aroma desagradable que la carne se empezaba a descomponer y tuve que lavar e impregnar algunos de los órganos con aromatizantes muy fuertes para eliminar todo rastro que causara sospecha. Cuando abrí la caja, comencé a tomar parte de las cosas que se encontraban dentro y luego con unas herramientas que tenía en mi poder, logré cortar en pedazos cada trozo y luego decidí que iba a usar las orejas y los cachos de cerebro para hacer un pastel. Por su puesto usé los ojos como condimentos y los dedos los trituraba hasta convertirlos en una pasta y luego cubrí con la piel. El proceso tardó varias horas, pero al fin pude acabar de completar el proceso, sin embargo la preparación culinaria no fue continua, pues se me ocurrió hacer cosas interesantes en mis descansos. Como tenía alguno de los órganos sexuales junto a una parte del torso bifurcado en varios pedazos, pude realizar un acto experimental de masturbación cada cierto tiempo, colocándome por encima del objeto e introduciéndome lentamente hacía este, para luego consumir mi oscuro placer que por desgracia, no pudiste ser capaz de ver, pero estoy seguro que hubieras disfrutado tanto como yo lo hice. Al terminar las recetas, guardé el pastel en una caja y dentro coloque una foto de la chica junto a el en un noche donde les tome una foto a escondida mientras hacían el amor en su habitación con las luces prendidas, escribiendo por detrás: En la vida siempre hay nuevas formas
de disfrutar de lo dulce, me entrego cubierta del reconocible sabor que siempre admirabas después de acabar en tu mayor placer Es un día hermoso, sé que ella también disfrutará de esto, esté donde esté. Al final de la carta, le pedí que me escribiera al celular como estaba el pastel o si lo había disfrutado . Para que no sospechará, escribí el mensaje usando mi computador. A través de un mensajero, le envié el pastel a aquel chico que me contaron que emocionado, recibió el regalo a nombre de su amada. Cabe destacar que yo me quedé con el celular de la chica y un par de horas después recibí el mensaje de este chico que me decía inocentemente:
Estuvo delicioso, es lo mejor que he probado, muchas gracias amada mía. Cuando recibí ese mensaje, ya estaba listo para la fase dos, le escribí una segunda carta y junto a ello lo que quedaba de los órganos que tenía para mi placer y escribí lo siguiente: Aquí te dejo lo que más amabas y recuerda que la persona con la que fornicabas todas esas noches esta ahora dentro de ti en forma de un pastel que me declaraste como lo más rico que nunca probaste. Puedes odiarme, pero nada quitara ese amargo sabor de tu boca que hoy se esta descomponiendo en vida junto a ti. Ese día que envié la carta, empaque todo y huí de la ciudad, yéndome a otra región donde más nunca se volvió a comentar del caso. Para hacer posible el envío, esperé que no hubiese nadie en su casa y luego le deje el segundo mensaje en forma de otro obsequio y luego me fui de la ciudad y cerré todo contacto con redes sociales, televisión, radio o Internet. Te escribo a ti este mensaje, con el fin de saber si el recibió el mensaje y que pensó al respecto. Me da mucha pena una cosa y es el hecho de que no pude verlo llorar de la forma en que te vi llorando a ti, pero eso ahora da igual. Ha pasado mucho tiempo y hoy no soy mas que un recuerdo maldito que esta dentro de tu cabeza y que siempre que veas en tu espejo, verás a una bestia cubierta de sangre, lista para despojar con sus garras el cuerpo de algún desgraciado y también de destruir todo lo que alguna vez fue un recuerdo placentero. Me despido y te deseo lo mismo que me deseaste a mi, la muerte.

Adiós

Es curioso que te preguntes de donde viene esta carta, pues hace tiempo hubo un caso sin resolver que fue visto en la ciudad ubicada en el centro de nuestro país, donde la gente se horrorizó por el hallazgo de los restos de una chica de veintitrés años, que fue descuartizada de manera muy violenta por alguien a quien se bautizó por un tiempo como el Descuartizador de Colina. El caso sigue vigente hasta el día de hoy y nadie sabe acerca del paradero del supuesto asesino. Esta carta fue hallada hace muy poco, pero nos dimos cuenta que el origen de la carta no venía de un paradero remoto, sino de un sitio muy cercano a donde nosotros vimos el paradero de la chica a quien supuesta mente le llego dicha carta. Además, muchos conocidos de ella apuntas a que esta mujer de veintiséis años jamás tuvo un relación formal con nadie, pero sin embargo ella ha sostenido amoríos cortos con otras personas, lo cual nos lleva a pensar que el caso no es tan simple como apuntar a un psicópata cuya obsesión es la búsqueda de una protección que sobrepasa lo tóxico, sino de algo mucho más perturbador y siniestro de lo que nadie nunca se podría imaginar.


Ese fue el mensaje que recibí mediante el anuncio de un compañero. Aquí la situación no es agradable y el clima es muy húmedo. Sin embargo, nadie me ha visto con una mirada de sospecha, ni tampoco me han visto como un mal tipo. Actualmente trabajo como jefe del departamento de desarrollo industrial y con mi equipo estamos desarrollando un nuevo proyecto que busca detectar a criminales que son altamente peligrosos y letales para nuestra sociedad y entonces mediante este plan, cambiaremos la realidad y esa será la forma de enfrentar una parte de mi vida, mientras vivo con lo rostro manchado con el recuerdo de la chica a la que destruí y la vida que rompí. Me enteré que el chico recibió el mensaje y hoy se encuentra internado en un hospital psiquiátrico, pues el golpe fue brutal. Ese mensaje fue hermoso y finalmente me sentí vivo. Ahora esa realidad no se detiene y el mundo gira, mientras veo como una parte de mi es ahora sólo el significado existencial del sueño de cualquier ente en busca de la libertad distanciada de la origen de la tragedia colectiva. Me dirijo a mi destino y ahora estoy lista para nacer de nuevo.

7 de Novembro de 2019 às 02:36 0 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo La aventura

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 2 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!