El romance adolescente (No) vale la pena Seguir história

S
Sakka Izumi


Akihiko Ito es adolescente normal de secundaria, piensa que los enamoramientos durante la adolescencia son cuestiones muy triviales en la vida y que sus iguales le dan mucha mas importancia que la que debería tener; pero esta idea se le pone en contra cuando Gina Minami, su compañera de clases, se pone triste al ver que su amor platónico no es correspondió. Akihiko quiere ayudar a Gina a superar sus penas ¿Pero el es el mas indicado para ayudarla o intentara quitarle la idea de la cabeza?


Romance Contemporâneo Impróprio para crianças menores de 13 anos. © Todos los derechos reservados

#original #drama #adolescentes #adolescente #anime #colegio #comedia #depresion #depresiva #desamor #desamores #escuela #humor #novela #ligera #manga #rechazo #romance #escolar #239 #amor #Akihiko-Ito #Akihiko #ito #Gina-Minami #gina #Minami
2
656 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todos os Domingos
tempo de leitura
AA Compartilhar

Capítulo 1 - Sonríe a las chicas, así consigues novia

—¡NO SABES LO QUE ES SENTIR UN RECHAZO!

Su clamor susurraba en mi cabeza como si de una contraseña importante se tratara, no sabia que hacer frente a la chica. No estaba sudando, no estaba haciendo ningún tipo de gesto nervioso porque realmente no entraña para nada en forma personal, pero sireiteraba varias veces. Es como si mi cabeza estuviera intentando de hacer que me importé. Vago intento y vago resultado.

La juventud es una de las partes de la vida del humano contemporáneo, ignorando el sexo. Somos alegres, somos tristes, somos destacados, somos interesados, somos héroes, somos villanos; en la juventud es cuando normalmente vivimos las mayores aventuras de nuestras vidas, pero tanto así lo disfrutamos que en equivalencia al tiempo pasa TAN, pero TAN rápido que no nos damos cuenta.

—Hola, Hiroshi.

Yo, estoy actualmente esa etapa de juventud, en la juventud temprana; colegio, estudiando en cuarto de secundaria en un colegio promedio con alumnos promedios, siempre quise estudiar en el Instituto Hajime del Norte, pero por razones de distancia (Literalmente en el norte) estudio en otro que es casi a su nivel.

—Buenos días chicas.

En esta efímera y placiente juventud disfruto lo que todo adolescente de mi edad debería disfrutar«Quien diga sexo le pido que por favor cierre Wattpad porque algo en su educación falto, y con eso me refiero a atención»

—Akihiko, deberías sonreír también a las chicas. Es de mala educación no sonreír a la gente que te ha...

—Hiroshi ¿Podrías decirme las preguntas de la tarea de física? Ayer no las copie correctamente y termine investigando química.— Pido interrumpiendo la llamada de atención de Hiroshi.

—Oye, te estaba hablando de las chicas. Pero ya no importa...— Dice Hiroshi sacando de su mochila un cuaderno de color verde y ubicándolo cuidadosamente sobre la mesa donde estábamos sentados.

—Sabes que me caen mal esas chicas.— Interrumpo otra vez a mi amigo—Desde luego que puedo sonreír, solo que sonrió a la gente con cierta clase.

Hiroshi es mi amigo, uno de mis cuatro amigos. Calificaría su personalidad como un chico claro en lo que es la vida, bastante libre y siempre alegre. Le gustan la información, tanto como a mi ¿Por qué lo estoy presentando como si fuese un producto de tienda?

—Ya te he dicho que esas chicas son divertidas, y te aseguro que después de haberles hablado de ti uno de ellas esta interesada.

Porque el hace lo mismo conmigo.

—No quiero una novia. No hables de mi a la gente.

Hiroshi lleva medio año intentando de conseguirme novia... No lo ha conseguido. No es por mi aspecto físico, no me considero guapo pero si me considero como refinado para lo que es la sociedad actual; siempre elegante y directo. Mi mala cara frente a las chicas nuevas que conozco es la que juega en contra y dificulta la misión a mi compañero.

*Ring Ring Ring Ring*

Suena el timbre que nos dice a los alumnos "El recreo a terminado, es hora de regresar a lo salones de clase"

—El recreo a terminado, es hora de regresar a lo salones de clase.— Dice la bocina por la que habla el director.

A veces me considero profeta.

Yo y mi amigo salimos de la biblioteca y fuimos nuestros respectivos salones, yo a 4to-C e Hiroshi a 4to-A. Sí, salones separados desafortunadamente. Ese aspecto dificulta la misión en conseguirme una enamorada, pero al menos el no se dificulta en la suya.

Cuando subí al salón de clases notaba que las personas en los pasillos murmuraban sobre algún tema polémico, no sabia de que (No apostaba en ningún momento que fuese de mi) imaginaba que fuese alguna pelea escolar, pero los profesores no parecían estar preocupado así que descarte instantáneamente esa teoría.

—Escuche que fue rechazada.

¿Uh?

—¿Ya no eran novios?

¿Eh?

—Guau, pobre chica. El no le rechazo.

Ah...

Todo lo que la gente esta murmurado suena a lo que llamarían lasjóveneslenguas,por decir de una manera, comochismes. Claro he dejado desde el principio que soy reacio a la idea de seguir cualquier tipo de arquetipo adolescente como en este preciso caso sería ignorar los chismes.

Entre a mi salónde clases y me senté en donde acostumbro a sentarme, no hay asientos asignados para cada alumno, así que me siento en la segunda fila de la cuarta columna justo en frente de la mesa donde se sienta el profesor que en su debido memento entre a impartir su materia.

Siguieron las ultimas dos clases, geometría y literatura. Esa primera clase se me hizo eterna debido a que soy bastante torpe para los números, pero me destaco bastante bien en la clase de literatura así que esa ultima clase paso tan rápido como el abrir y cerrar de ojos entonces terminar el día y poder irme a mi casa.

—No tan rápido señor Ito.— Me detiene la profesora de literatura.

—¿Ah? ¿Qué pasa?— Le pregunto ya encontrándome en la puerta

—¿Tendría inconveniente en arreglar hoy el salón de clase? Seria un favor bastante grande ya que tu compañero encargado de la limpieza de hoy no pudo asistir a clases.

Si sería una molestia—No tengo problema— ¿Por que respondí eso?

En fin. Me quede limpiando el salón, barrí debajo de las mesas, arregle las sillas y las mesas, limpie las mesas. Las mesas parecen tener mayordomo por el trato que reciben.

Me tarde lo que necesitaba tardarme ya que me gusta que las cosas que yo limpio queden en un estado como si fuesen recién compradas, así que termine saliendo del salón de clases una hora mas tarde de lo común.

—Me siento orgulloso de mi trabajo.— Dije admirando la desde el portal todo el cuarto que con esfuerzo había aseado.

Decidí finalmente partir a mi casa. Hacia las escaleras para ir camino a la puerta del colegio, pero en el pasillo se escuchaban unos ruidos.

En el pasillo se escuchaba el sonido de alguien, alguien estaba aun en los salones y no era el sonido de alguien conversando o de alguien que se había quedado en el salón con la misma misión que yo. Alguien estaba llorando en alguno de los salones.

No supe que hacer, ese sonido de alguien gritando me helaba los pelos y no sabia porque, los alaridos de tristeza que oía me provocaban cierta incomodidad y muy pero muy sobre todo cierta tristeza también.

Camine al salon de 4to-D que se encuentra al lado izquierdo del mio a ver si allí se encontraba aquella persona y nada. Camine a 4to-B, salón que esta a la derecha del mío, nada; pero el ruido se hacia mas cercano.

Camine en frente de 4to-A y parecía haber alguien, se escuchaba que aquellos gritos melancólicos bailaban por los cristales de las ventanas de aquel salón contagiado de su pena. Me agache para divisar estando en la puerta pero desde abajo para que nadie me vea, y había alguien.

Solo lograba ver su falda por debajo de las pesas así que supuse que era una chica... Espera... Una chica...

Una chica... Los chismes... Llorando... Es la chica a la que rechazaron... Que terrible.

No sabia que hacer, para poder ir a donde están las escaleras tenia que pasar por enfrente del salón, pero me daba vergüenza pasar y que ella este llorando... Aunque me da sentimiento escuchar su llanto y no hacer nada al respecto...

—Disculpa ¿Estas bien?

¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHH! ¡CÓMO SE ME OCURRE PREGUNTAR ESO! ¡OBVIAMENTE NO ESTA BIEN!

—¿Ah?— Dice la chica levantando su rostro —No, no pasa nada—Gime la chica mientras se limpia el rostro con el antebrazo.Voy a seguir limpiando el salón.

Esta chica no la conozco, pero es de cuarto año así que en algún momento debí de haberla visto.

—Disculpa la interrupción, debería retirarme.— Excuso y me volteo para irme nuevamente.

—No hay pro-problema.

Ay dios mio... Me da cosa la chica. En mi cabeza pensaba que hacer con la chica, a veces no hay mejor que una buena compañíapara superar tus penas... Inclusive... A veces solo necesitas es de compañía...

—¿Ah?

Me senté en el primer puesto que esta mas cerca de la puerta. Simplemente me senté ahí, sin decir nada, sin verla, solamente me senté y miraba la pizarra.

No sabia que hacer, solo pensaba en que quedarme allí sin decir nada era una buena idea. Prefiero estar y no incomodarla hablándole que estar y poder lastimar a la chica mas ya que se encuentra en un estado bastante vulnerable.

Pasaron diez minutos. La chica termino de limpiar y ya iba a irse, quien sabe a donde, pero ya iba a cruzar la puerta con su mochila. Pero por mi cabeza paso la idea que no podíaperder esta oportunidad de ayudarla, ya que se encontraba sola... Así que...

—Disculpa ¿Tienes un momento?— La llame mientras me levantaba del asiento.

La chica se quedo volteada, aun se escuchaba sollozar.

—S-Si.— Lagrimeaba la chica.

—¿Cómo te llamas?—Pregunte secamente.

La chica tardo en responder mientras volteaba y se limpiaba sus ojos. Finalmente pude verle a los ojos. Tenia una hermosa cara de porcelana con la piel al rededor de sus ojos un poco lastimada por los roces con sus manos para limpiarse las lagrimas. Cabello color café alargado y también tenia unos hermosos ojos esmeraldas que despertaron en mi mas intriga de la que ya tenia.

—So-Soy Gina. Gina Mi-Minami.— Respondió la hermosa chica.

—Yo soy Akihiko Ito. Mucho gusto.

La chica no respondió, se limito a mover de arriba a abajo su cabeza como si afirmara algo.

—¿Puedo saber por qué usted esta llorando?— Pregunté como si no supiera la respuesta.

—Te parecerá tonto...

—Mas tonto me parece que este aquí llorando y no estés con alguien que te ayude a solucionar tu problema.—Respondí instantáneamente.

Nos quedamos en silencio.

—Yo ya te conozco... Eres amigo de... El...

—¿Quién?— Pregunté.

—¡HIROSHI AKIYAMA!— Gritó Gina.

Parecía que ese nombre le molestaba por la cólera con la que lo pronuncio, yo me quede escuchando, pero me ponía nervioso.

—Sí, es mi amigo ¿Tienes problemas con el?— Interrogué.

Gina se recoge mientras intenta confesar.

—No lo entenderías...— Dice la chica.

—Te rechazo Hiroshi...

—¡NO SABES LO QUE ES SENTIR UN RECHAZO!

Su clamor susurraba en mi cabeza como si de una contraseña importante se tratara, no sabia que hacer frente a la chica. No estaba sudando, no estaba haciendo ningún tipo de gesto nervioso porque realmente no entraña para nada en forma personal, pero si reiteraba varias veces. Es como si mi cabeza estuviera intentando de hacer que me importe. Vago intento y vago resultado.

—Así que... ¿Tu primera vez?... Uh... Empecemos con este melodrama...

Vago resultado...

30 de Setembro de 2019 às 21:42 0 Denunciar Insira 2
Leia o próximo capítulo Capítulo 2 - Compadece de forma correcta, así conseguirás novia

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 2 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!