Primitivo Seguir história

miktli Omar Castro

«Ahora el concepto de humanidad parece un chiste cruel».


Conto Todo o público.
Conto
0
876 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Primitivo

“Ya se acabaron los fríjoles”. Fue lo último que le escuché decir a uno de ellos. La desafortunada chica no tenía idea de lo que hablaban. La habían encontrado abandonada en la calle, una flecha le atravesaba el fémur. Sangraba demasiado, apenas podía mantener la conciencia. Ellos bajaron de la camioneta y le ofrecieron ayuda. Vestían limpios y bien arreglados y su sonrisa reflejaba confianza; parecían amables. Dicen que, si un animal sabe que va a ser sacrificado, su carne se pone tensa. Quizás por eso la llevaron adentro de una de las casas vacías, la que solía pertenecer a los Montero, habían estado asentados ahí desde hace varios días. Allí iniciaron aquella conversación. Yo los observaba a través de la abertura entre las persianas, al interior de mi propio departamento. Nunca olvidaré cuando llegaron a esa parte:

—Ya se acabaron los fríjoles —mencionó uno de ellos.

—Habían suficientes la última vez que revisé.

—Pero ya no, solo hay lentejas y espárragos.

—No, viejo, no sabe igual con espárragos.

—¡Dije que aún deberían haber fríjoles!

La tipa ahora intuye algo. Mientras discuten, se sostiene como puede, quita el seguro de la puerta de la casa en el más absoluto sigilo, sale, avanza a través del jardín arrastrando su miembro inutilizado, llega hasta el final de la acera, sube a la camioneta, gira la llave y espera que el motor arranque, mete el cambio, pone el pie sobre el acelerador, y en ese momento, una bala le atraviesa las sienes. Tras el estruendo del disparo, la escopeta se mantiene firme en las manos de uno de los cazadores, quien dice:

—Seguro también sabe bien con lentejas.

Un rato después, al interior de la casa, algo se cocía.

Sí, así actúan todos. ¿Estará en el agua? ¿O en el aire? Nadie lo sabe. Pero cuando alguien lo pesca, el pan pierde su sabor, las frutas se vuelven agrias, el pescado sabe a cenizas, y solo hay algo que deseas más que cualquier cosa: carne humana. Ahora el concepto de humanidad parece un chiste cruel.

Me quito de la ventana, no vaya a ser que también me descubran. Comienzo a poner trampas.

Es otro día. Esta mañana aún eran cuatro. Sonó un disparo, quedaron tres. Luego, al exterior de la casa, el humo de la chimenea revelaba que algo se cocía. Suelen cazar en grupo, pero cuando no encuentran nada, se atacan entre ellos.

Y una vez más, la conversación de los fríjoles.

En cuanto a mí, la piel se adhiere a mis costillas, esa es mi realidad. Pero mientras estén rondando el barrio, salir de casa es una muerte segura. Necesito mantener la distancia entre esos tipos y yo.

Esa noche los escucho discutir, parece serio esta vez. Han pasado dos semanas. Finalmente los veo subir todas sus cosas devuelta a la camioneta. Pero solo hay dos de ellos a bordo cuando arranca y se marcha a lo lejos.

Me retiro de la ventana, y de repente, atisbo un punto rojo en mi frente. Me arrojo al suelo justo un segundo antes de que logre disparar. Intento correr, y un segundo disparo me impacta el muslo derecho. Y me tumba devuelta al suelo. Ahora estoy herida, confusa, indefensa.

Intento alejarme de él tanto como puedo.

Se lleva al arma al hombro, satisfecho de su hazaña. Cuando se me acerca, casi puedo escuchar el sonido de su lengua rozar sus labios, saboreando la forma en que planea cocinarme.

Ignora que ha caído en la boca del lobo. Cuando cruza la puerta de la habitación, no se percata del hilo que se lleva con las botas. Las cargas de explosivos a los lados de la puerta se activan, y el tipo vuela por los aires.

Tomo su arma y la sostengo con firmeza. Lo veo rogar mutilado en el suelo, herido, confuso, indefenso… Por fin voy a probar como saben con esos malditos fríjoles.

2 de Setembro de 2019 às 00:22 5 Denunciar Insira 2
Fim

Conheça o autor

Omar Castro Lo que vas a encontrar por acá es un tanto fantástico, no te extrañes, el mundo también es mágico.

Comentar algo

Publique!
Becca Blume Becca Blume
No sé si debería reírme o no, pero me pareció muy graciosa la última frase :)

  • Omar Castro Omar Castro
    El relato es en realidad una sátira, está bien que rías. Me alegra que le gustara :) 2 weeks ago
Becca Blume Becca Blume
No sé si debería reírme o no, pero me pareció muy graciosa la última frase :)
Becca Blume Becca Blume
No sé si debería reírme o no, pero me pareció muy graciosa la última frase :)
~