Domingo Seguir história

milevaarroyos Mileva Arroyos

El monólogo interior de una mujer deseante y deseada. En acción y en poesía.


Erótico Para maiores de 18 apenas.

#realismo;-encuentros;-deseo;-cotidianeidad;-prosa-poética
0
1420 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Terças-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Fiaca

Acá estoy, en la cama, debatiéndome entre las mejores maneras de aprovechar el domingo. Quisiera levantarme y aprovechar el día, escribir, pero también quedarme remoloneando... Pienso en escribir acá mismo, acostada, pero hay algo que no me deja pensar libremente.

cómo te explico ese latido?s una parte de mí que se cree de pronto el centro del mundo. Se levanta, se inflama, claramente podriamos decir que está encendida. Como una máquina alimentada por flamas rojas y violáceas. Sola, esperando, deseando ser tocada. Es una lámpara brillando en el desierto sin nadie que la mire. Así, sin tapujos, se desenvuelve; su luz crece. Se torna cada vez más cálida, suave, magnética.

No te lo iba a contar pero como justo tocás la puerta ahora, tal vez quieras, no sé, si te dan ganas.. me encantaria que vengas aca adentro, (de las sábanas) y a la vez aparentar ser timidxs. Ser suaves. Dar vueltas sin poder dormir, percibiendo los chisporroteos.

Abajo del abrigo, yo desnuda. Por eso el resplandor te atraviesa los párpados cerrados.

Distraídamente, como un ser alado encandilado, te acercás. Yo estoy dándote la espalda, haciéndome la inocente. Tu peso y tu calor me hacen aprender mejor los límites de mi cuerpo. La electricidad que fluye de mis adentros puede recorrer también líneas curvas, y va dando pinceladas, espasmos, hacia atrás. Moldeando mis gluteos, cada vez mas redondos, cada vez más densos, más intensos.

Me contradigo: apretando los músculos te hago sentir mi fuerza. Pero sabés que mi espalda está a tu libre albedrío. Esos son los momentos en que me siento mas linda. Sé de mi suavidad. La acerco a tus ojos y a tus manos, la dejo envolver por tu cintura como un regalo que abriremos otra vez, más tarde. Hacés un moño con mi pelo suelto.

Una vez descubri que la suavidad de los peluches es un intento de simular lo intangible.

Tu piel es tan sutil, que ahora podría imaginar que nada me está tocando; si no fuera por este calor, esta energia que me abrasa y me abraza. Me hace hacerme una bolita, y soy entonces el punto blanco del yang, sintiéndome amada entre esta explosión de energía. Esto recién empieza.

6 de Agosto de 2019 às 16:47 0 Denunciar Insira 0
Continua… Novo capítulo Todas as Terças-feiras.

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~