El ultimo cuerpo Seguir história

E
Emma Jones


Un joven aparece en mitad de la noche en un bosque cercano a la residencia Baltimore con un atuendo único y ejemplar; puede ser que la caballerosidad, la bondad y el porte de aquel joven se hiciesen notar en una época tan liberal como la de nuestros tiempos. Sissi Irazoky, albina de 21 años, reconoció que había hecho contacto con un caballero de la época victoriana. Las cosas no serán como se esperaba, puesto que una albina en una época donde la minoría son juzgadas al fuego, pondrá en práctica su lucha a la libertad al emprender un viaje a una época pasada. Descubrirá que el refinado joven ha sido testigo de un horrible asesinato. Sobre todo, revelar quién y que tiene que ver Jack "el destripador" con el misterioso caballero.


Suspense/Mistério Todo o público. © Reservados

#romance #paranormal #misterio #londres #muerte #asesinato #fantasmas #suspenso #asesino #albina #siglo19 #whitechapel #jack-el-destripador #viajesalpasado
0
741 VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 30 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prologo

Noviembre de 1888

Espuma. No cualquier espuma se iguala a la belleza de la que es de mar. Según, te tranquiliza y hace descansar del día. Nunca es para mostrar preocupación, a no ser que sea la que sale de la boca de mi querida madre. La señora, Rose Baltimore me miraba con miedo, con ese terror que tenemos todos nosotros al pensar que ella podría morir.
Sus manos tocaron su cuello para detener el dolor, sus pulmones buscan aire, sus piernas tiemblan y cae al suelo al saber lo que le estaba ocurriendo. Había sido envenenada y mi padre, no lo asimilaba. Corrió con uno de mis hermanos cargando a Rose a la carroza para ir a un hospital más cercano, aquel en el que tal vez no iban a llegar, pero la esperanza era más fuerte que el no hacer nada.

Observo a mi única tía, que presta atención con asombro y coraje a la sirvienta que yace al otro lado mío sin ninguna expresión en su rostro, y que sus zapatos hacen eco en el suelo rompiendo el silencio en el comedor. La sirvienta se marcha primero que todos nosotros. Nos levantamos con toda calma, pero el desespero, la sospecha, las ganas de llorar estaban por inundar esa parte de la casa. Volvimos a sentarnos, repitiendo el mismo suspiro para tranquilizar nuestros nervios y corazones. En mi cabeza se sigue repitiendo la escena una y otra vez. Escucho a los niños entusiasmados bajar por las escaleras, no saben lo que ha ocurrido. Les he dicho que volvieran, que la comida no se estaba lista.

—Tía Emily ¿qué sucede? —pregunto en voz baja a mi tía, que a pesar de ser fuerte, su corazón siempre ha sido muy sensible.

—Ella —una mirada perdida yacía en su rostro.

—Tenemos que romper con este pesado ambiente, recojamos todo. Que los niños no se enteren de esto —ordeno a mis otros hermanos—. Ven, tomemos el té.

Nos encontrábamos en la sala de té junto a la chimenea y minutos largos han pasado; con una mano Emily limpia sus lágrimas y con la otra toma su taza de té.

—Ha sido ella —dice temblando.

—¿Quién? —pregunto sentándome a su lado.

—La anormal sirvienta que tienen ustedes. He visto como mostraba su sonrisa al ver que tu madre estaba ansiosa por probar la nueva sopa —dice en voz baja. Ella ha sido, y si algo le llegase a ocurrir a Rose, esa pobre chica no vivirá aquí, pelearé para que se le dé el día de su muerte.

—No piense así, Sra. Emily. Victoria ha dicho que ella es muy amable, y lo ha sido con todos, hasta con el joven Sebástian.

—Qué cosas ella tendrá con el joven. No convenía ni tan siquiera estar en esta familia.

—No sea prejuiciosa, tía Emily. Ella lleva tiempo aquí, usted llegó hace unos días.

—Pero es que ella... —tartamudea— puede volver a cometer esto, no se pueden fiar de personas que pertenecen al circo.

—Tía Emily...

—Hablando de tu hermano —me interrumpe—, ¿dónde se encuentra? Tiene que saber lo que ha ocurrido—. Hay que avisarle —se muestra intranquila, no deja de mirarme.

Escuchamos una puerta cerrarse a la distancia.

—Debe ser él —me dirijo a la puerta que yace abierta, escucho un fuerte pisoteo y luego, un sonido compacto logra repetirse varias veces. ¡Son disparos! —digo pasmada.

—Annie, mis dos hijos están ahí. Fueron cinco disparos. Cinco —pone un puño en el pecho—. Dios, ten misericordia de nosotros —Emily junta sus manos al modo de rezar y solloza pidiendo la vida para sus hijos, no soportaría perder a otro.

Me echo hacia atrás junto a Emily al escuchar unas enérgicas pisadas que iban a nuestra habitación. Era de esperarse. Volvió la única persona que me vio crecer, que creyó en mí y mostró que valía la pena dar a conocer mi voz.

Se encontraba frente a nosotras, apuntando su arma a la hermana que tanto quiso proteger. El disparo hacia Emily fue tan rápido que no pude cerrar los ojos, y cuando los cerré, yo ya me encontraba en el suelo manchando la alfombra de sangre.

3 de Agosto de 2019 às 09:35 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo Capitulo 1 pt 1: Nueva vida

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!