Qué pasó en la sala Seguir história

F
Fernanda López


Magui acaba de llegar a casa y no sabe lo que le espera al entrar, muchas dudas empiezan a rondar por su cabeza


Suspense/Mistério Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#drama #intriga #suspenso #corto #desesperacion #drama-intriga-suspenso-corto #FinalAbierto
Conto
0
999 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Qué pasó en la sala

Eran las tres de la madrugada de un veintitrés de julio del dos mil diez, es una fecha que nunca voy a olvidar, había una fuerte tormenta, las calles estaban inundadas, todas las alcantarillas estaban tapadas por tanta basura que siempre hay en la ciudad, se escuchaban truenos muy fuertes y se apreciaban muchos relámpagos; mi mejor amiga me acompañó hasta mi casa en su auto, las calles se ponen muy peligrosas, sobre todo cuando el tiempo está así, me hubiera dado mucho miedo regresarme sola.

En unos minutos llegamos a mi casa, Jazmín estacionó el auto lo más cerca que pudo de la puerta de mi casa, para que no me mojara tanto al intentar entrar.
-Gracias por traerme, la fiesta estuvo genial, debería escaparme más seguido- le comenté a Jazmín –mis padres son bastante estrictos y jamás me dejarían ir a esos antros.
-Magui, deberías entrar antes de que te descubran aquí y te manden a un convento.

Entré a hurtadillas para evitar que mis padres se dieran cuenta que apenas iba llegando, pues se suponía que ya estaba dormida desde hace tres horas y media; estaba completamente oscuro, lo que ocasionó que casi me tropezara con el sofá, no sé qué hacía en ese lugar puesto que siempre había estado a dos metros de ahí, seguí caminando y de repente hice mucho ruido al pisar un montón de vidrios que estaban en el piso, lo que me pareció muy extraño pues a mi madre le gustaba tener todo bien recogido siempre, no sabía si prender la luz para ver qué era lo que había pasado o seguir mi camino hasta mi habitación.

Cuando llegué a mi recamara el bulto de almohadas que había dejado en la cama, para que mis padres creyeran que era yo, estaba deshecho, en ese momento se me vinieron muchísimos pensamientos a la cabeza, puesto que si el bulto de almohadas ya no estaba era porque mis padres habían descubierto que yo no estaba en casa, así que seguramente no estarían dormidos en estos momentos, pero entonces… ¿dónde estaban? ¿a dónde habían ido? ¿Qué pasó en la sala?

En seguida salí corriendo a prender la luz de la sala para averiguar qué era lo que había pasado, cuando la encendí alcancé a sostenerme de la pared pues casi me desmayo al ver toda esa escena - ¿qué demonios sucedió aquí? - me preguntaba una y otra vez con desesperación, sentí muy feo al ver todo tirado, ¡había un completo desorden! Todos los muebles estaban fuera de su lugar, el sillón favorito de papá estaba de cabeza, había muchos vidrios tirados, la mesita de centro que tanto le gustaba a mi mamá estaba destrozada, había mucho lodo como si hubieran caminado por todos lados con los zapatos sucios, incluso por encima de los sillones, la pregunta de lo que podría haber pasado me atormentaba cada vez más, ¡había sangre por todos lados!

No lo pude seguir evitando y comencé a preocuparme, tenía un muy mal presentimiento, ver un desastre en la sala y no saber que sucedió me ponía muy mal. Me acerqué lentamente al sillón favorito de mi padre para intentar acomodarlo y ponerlo en su lugar, pero mi sorpresa fue que había algo detrás de ese sillón, fue una escena que me impactó mucho, jamás había sentido un dolor en el pecho como el que sentí en ese momento, mis ojos se inundaron de lágrimas al verlos a los dos ahí tirados y llenos de sangre, ¿qué fue lo qué pasó? ¿Quién hizo esto? ¿Cómo es posible que nadie los haya ayudado? ¿acaso nadie se dio cuenta de nada? Un sinfín de preguntas rondaban en mi mente sin respuesta alguna.

Subí corriendo por la escalera hasta la habitación de mis padres envuelta en un llanto inconsolable, mientras marcaba al número de emergencias, no podía dejar de llorar, cuando abrí la puerta de la recamara de mis papás, ellos se despertaron asustados por mi llanto, me quedé perpleja, definitivamente no entendía que había pasado.

22 de Julho de 2019 às 03:19 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~