Miedo de noche Seguir história

dg ÓSCAR DANIEL DELGADO GUZMÁN

Esta historia gira al rededor de Soníca Brown, una joven de 23 visitada por un periodista en busca de la información de delitos del pasado, en los que esta joven a sido involucrada y ha sido incrimina, ¿la neblina de su mente ha interferido o solo son sus trastornos y traumas del pasado?


Conto Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#suspenso #cuentocorto #psicologico #primerahistoria #primerrelato
Conto
1
502 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

¿Obscuridad eterna?

Han pasado tantos años que el olvido fue apoderándose de mi mente, hasta hace unos días mi mente estaba sumida en una incomparable neblina, mis recuerdos eran escasos y mis profundos miedos volvieron a vislumbrar como si del mismísimo sol se tratase. Mi nombre es es Soníca Brown, he vivido en Inglaterra por casi toda mi vida, sin embargo, hace unos años un hecho que no podría catalogar de otra forma que no sea inexplicable provoco que haya pasado mis últimos 5 años en esta pocilga.


Pero ustedes no vienen a averiguar mi historia ni mucho menos, han venido a ver si he mejorado y si por fin pienso hablar "sinceramente" ante ustedes ¿cierto?


-Solo queremos entenderte, no somos tus enemigos, solo buscamos la verdad ...


Era inevitable esta conversación, lo sabia en lo mas profundo de mi ser, pero aun así esperaba poder evitar esta conversación el mayor tiempo posible... Como sea, vamos a empezar desde el principio.


Yo tenia 18 años, mis padres como era de costumbre hablaban de mis malos comportamientos en la escuela, que en si no tenían nada de malos, solo en ese tiempo (y aun ahora) no veía que el hecho de sobresalir incluso entre maestros era malo para los mismos, mi vida constaba de ir a la escuela, sobresalir en mis estudios, ser una chica normal con problemas normales y amigos normales. Pero todo se empezó a trastornar con el nuevo chico del vecindario, Dalen Chistter, nada fuera de lo normal con el o con su familia, un padre casi perfecto, una madre con sonrisa amable y ojos tan azules como el mismísimo cielo, no me percate de nada malo en ese entonces de el, fui una completa ingenua.


Unos días después de la llegada de ellos al vecindario, Dalen se acerco a mi y a mis amigos, nadie se esperaba nada de eso, mucho menos Kelvin que era el mas cauteloso de todos nosotros, no tardamos en preguntar todos al unisono - ¿Necesitas algo? - nunca fuimos buenos en los saludos cordiales y educados, pero como si nada el contesto - Hola mi nombre es Dalen, Dalen Chistter y soy nuevo por aquí, esperaba hacer nuevos amigos y ver si me podrían mostrar el vecindario - su respuesta fue tan inesperada que nos echamos a reír, mientras el se empezaba a tornar preocupado, pero a los pocos segundos entendió lo que sucedía y sonrió con nosotros. Poco a poco nos fuimos volviendo los mejores amigos, mi segundo mejor amigo (después de Kelvin claro).


Pasadas dos semanas, todo el vecindario se empezó a tornar mas que extraño, y rumores sobre la familia de Dalen empezaron a surgir, ninguno de nosotros creíamos esas estupideces, menos tratándose de nuestro nuevo socio, todos eran meras coincidencias y nuestro socio no tenia nada que ver...


Fui interrumpida de golpe por el periodista que se encontraba sentado frente a mi - ¿Qué son esas dichosas coincidencias de las que hablas? - me limite a contestar - Desapariciones en toda la ciudad de niños pequeños de entre 3 a 7 años de edad, algunas veces asesinatos de familias enteras, pero las mas inexplicables para nosotros es que poco a poco nuestra banda se fue separando, sin razón concreta pero seguíamos siendo amigos.


Continuando con mi historia poco a poco fueron creciendo los rumores sobre Dalen, llegaron al punto que su padre fue arrestado por el jefe de policía de la ciudad, culpándolo por haber atropellado a alguien, que como era de esperarse solo era un rumor mas que todos creyeron, Dalen por otro lado, empezó a darle mas importancia a todos los rumores, al punto de llorar desconsoladamente por los mismo. Dalen poco a poco se fue tornando mas distante, mas callado y sus ojos cafés claro empezaron a tornarse obscuros, como si una inmensa obscuridad lo envolviera...

Una pequeña pausa y un silencio envolvió aquel cuarto, hasta que deje salir un grito tan estridente que los doctores del psiquiátrico donde me encuentro me dieron un relajante lo suficientemente fuerte para que dejara de gritar pero aun pudiera hablar con el periodista frente a mi, que había saltado a un lado por tan perturban te escena.

No tenia ni idea que ese extraño recuerdo de sus ojos me provocaría de nuevo esta reacción...

- Lo siento mucho, podemos continuar ahora - dije con la mirada gacha y ojos perdidos, después de todo esos relajantes son fuertes aunque no lo parezca. Las siguientes dos noches Dalen se encontraba bastante distante con nosotros, una nueva victima se vio en el periódico... un miedo me invadió cuando vi lo que decía: "Kelvin D. Ronner desaparecido en los suburbios el día 18 de abril" en seguida fui a la casa de Kelvin pero nadie respondió a la puesta y no había ni una luz encendida, me fui de ahí pero unos extraños ruidos empezaron a hacer dentro de la casa. No podía hacer nada, no quería entrar a su casa menos si no me habían dejado entrar, esos extraños sonidos se fueron silenciando poco a poco, decidí regresar mas tarde así que me fui directo a mi casa, en el camino me encontré con Dalen, corrí hacia el pero cuando me acerque a el una sonrisa siniestra se vio por medio segundo, me detuve por un momento y después el corrió hacia mi, como si no hubiera pasado nada, me acompaño hasta mi casa, no se si no le tome importancia a lo que vi o simplemente no quería tomar le demasiada importancia... al llegar a mi casa el me abrazo y me susurro al oído algo que no entendí "espero y duermas bien esta vez" se despidió y se fue rumbo a su casa.


Esa misma noche decidí ir nuevamente a la casa de Kelvin por si sus padres habían regresado y pudieran darme mas información de lo que le paso al Kelvin, así que tome mi sudadera de mezclilla, unos guantes de cuero negros y me vestí con unos pantalones de mezclilla entubados y me dirigí a la casa de Kelvin, no paso nada hasta después de medio camino, sentía como si me observasen unos ojos por donde quiera que fuese, apresure el paso, pero poco a poco el aire se empezó a poner mas pesado, una neblina incomparable se hizo presente y me inundo una completa obscuridad, no se que sucedía pero de un momento a otro sentía que había caminado por horas y me encontraba frente a la casa de Kelvin con la puerta abierta y a punto de entrar, no busque explicaciones y entre, no dejaba de sentirme observada, una vez dentro de la casa empezaron a retumbar sonidos aterradores del piso superior y el sótano... de repente un golpe seco me dio en la cabeza caí sobre aquella alfombra y unas botas cafés con un pantalón negro se postro ante mi, perdí el conocimiento... después de eso las sirenas de una patrulla estaban fuera de la casa, la familia de Kelvin y Dalen estaban frente mío muertos, Dalen se encontraba atado a una silla inconsciente y Kelvin junto a mi manchado de sangre y con la garganta cortada, del otro lado estaba algún tipo de cuchillo muy largo con dientes manchado de sangre seca y toda mi ropa he incluso mi cara estaba cubierta de sangre.


La puerta se abrió de golpe, un policía me encontró en un estado catatónico y como si yo fuera el monstruo que realizo eso me apunto y yo temerosa alce las manos y sin mas me arrestaron por múltiples asesinatos, el juez me catalogo con Demencia ademas de muchos otros doctores concluir que tengo un trastorno psicótico, mas concreta mente un trastorno Delirante, haciéndome creer que todo lo que sucedió aquel día solo es un invento mio y que todo lo que hago es llenar huecos un una vida que nunca tuve...

Una vez dicho esto el reportero me interrumpe y dice - Muchas gracias Soníca Brown, su historia ha sido de mucha ayuda - tras eso se levanta y sale del cuarto de manera silenciosa, tras de el sale un chico de unos 21 años con ojos cafés claro y sonrisa fingida... una vez más ese miedo me invade y esas sensación de ser observada vuelve... vuelvo a sentirme en una inmensa obscuridad y un miedo me invade, grito fuertemente - !yo no asesine a nadie¡ - en seguida un par de doctores me toman del brazo y un tercero inyecta en uno de ellos un liquido ámbar que poco a poco hace efecto que me termina noqueando...


(DESPUÉS DE TODA LA ENTREVISTA)


- Usted que opina doctor, cree que sea realmente lo que paso, suena muy convincente y es la misma historia que nos a contado desde hace 3 años que ha sido internada aquí.

- No estoy seguro, desde lo sucedido no ha recibido ni una visita ni una sola llamada, lo único que recibe son estas cartas de alguien que nunca pone su nombre y siempre dicen lo mismo, "espero que te encuentres bien, y estés durmiendo bien ahora"

Un extraño escalofrío recorrió todo mi cuerpo, y como si ya hubiere escuchado eso antes y después mi Dalen toco mi hombro - Se encuentra bien jefe - se notaba preocupado, me tranquilice tras unos minutos dejamos la clínica psiquiátrica, le pregunte a Dalen que le parecía todo esto a lo que contesto:

- Nunca creí que Soníca se encontrara tan mal, hace mucho que no la veía pero tener una mente tan atrofiada que no recuerde lo que nos hizo a todos nosotros en esos tres días que nos mantuvo encerrados.

21 de Julho de 2019 às 04:34 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~