Casete Seguir história

stanger23 Martín B.

Un joven decide acudir a una supuesta exposición de casetes en Maine, pero pronto se da cuenta de que no es lo que esperaba. Esto no le impide llevarse dos objetos que esconden una larga historia en si mismos, una historia cuyo ciclo nunca debió de repetirse.


Horror Literatura monstro Todo o público. © Baychev

#mystery #horror #paranormal #demonios #thriller #literatura #terror #misterio #drama #historia #muerte #miedo #fantasmas #monstruos #gore #español #asesino #sangre #demonio #it #payaso
Conto
0
1514 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Casete

Timmy es un joven de 16 años al que siempre le han encantado los objetos "vintage", si alguien le pregunta el porqué, el adolescente siempre le responderá con la sencilla frase: "Me gusta perderme en el tiempo."


Hoy Timmy acaba de enterarse de que cerca de su estado, más concretamente en el estado de Maine, se hará una exposición de casetes antiguos. El cartel, que de alguna manera tapaba las manchas feas de quemaduras del poste, decía:


"El tiempo enterrado en casete." Las letras estaban poseídas por lo gótico, cosa que despertó todavía más el interés de Timmy.


Esta misma tarde, el chico le pidió a su padre que lo acercará a la exposición, ya que todavía se estaba sacando el permiso de conducción.


-Nada de canciones satánicas, ¿vale Timmy? - le ordenó el padre. Harry era un tipo muy religioso, es más, en su dormitorio tenía un crucifijo enorme encima de la cama.


- ¡Vale joder! - contestó molesto el chico.


Una vez ahí, su enorme ilusión rápidamente se encogió cuando vio de que no había absolutamente nadie. Únicamente se podía observar una vieja mesa de madera y dos objetos que en un principio no pudo distinguir, debido a que no tenía las gafas puestas.


"¿Un casete y un Walkman?"


Efectivamente. En la mesa descansaban dos objetos perdidos en el tiempo que de inmediato atrajeron al adolescente como el imán al metal.


El joven se mantuvo unos diez minutos examinándolos como un niño a sus primeros juguetes y ante la larga fata de ausencia del supuesto dueño, decidió llevarse aquellos portales de música a su casa.



"Propiedad de Bob Gray." Se leía en el desgastado papel del casete.


- ¿Bob Gray? ¿Quién diablos es este tío? - habló en voz alta el chico.


Nada más llegar a casa, se encerró en su habitación e inició su "huida en el tiempo". Cuando abrió la caja del casete, se cayó el papelito permitiendo así leer quizás el título del recopilatorio.


"Canciones del circo de Bobby "Penny" ."


-¿Canciones del circo? - se sorpendió.


Puso el casete en el Walkman, se puso los cascos y le dio al "PLAY"...


De inmediato su oído fue testigo de un fuerte sonido distorsionado, acompañado de algunas canciones antiguas de feria, posiblemente al revés. Timmy se quitó los cascos por un segundo, pero los volvió a poner, porque esos desagradables sonidos cesaron. A continuación se empezaron a escuchar uno susurridos que decían algo incomprensible , estos susurridos pasaron a gritos de niños que con cada segundo aumentaban de volumen hasta volverse escalofriantes. El corazón del chico ya iba más acelerado que nunca mientras que su mandíbula temblaba cada vez más del miedo. Finalmente, no aguantó y se quitó lentamente los cascos mirando fijamente al vacío. En este momento se dio cuenta de algo que le hizo tirar el Walkman y el casete por la ventana e irse corriendo de la habitación... Los cascos nunca estuvieron enchufados, es más, el cable estaba completamente comido...


"Es imposible..." "¿Como es posible que no me haya dado cuenta antes?" "Parecían en perfecto estado."


-¡Papá! ¡Papá! - gritaba y gritaba Timmy mientras corría por los pasillos.


Cuando llegó a la habitación de sus padres, vio algo que le hizo orinarse encima a pesar de tener ya 16 años y ser el "machote" del colegio.


Del crucifijo enorme se había bajado alguien y no era Jesús... Era un ser con dos cabezas humanas enormes y múltiples piernas peludas que se movían rápidamente acompañadas de unos zapatos de payaso. Ese mismo ser que ahora estaba devorando lentamente al padre de Timmy, quien no paraba de llorar del sufrimiento.


- ¿Quieres perderte en el tiempo Timmy? - se giró una de las cabezas. Antes de que Timmy pudiera contestar si es que iba a hacerlo, esta misma cabeza estiró el cuello y le arrancó la cabeza de un mordisco para posteriormente perder su larga lengua entre la tráquea del chico lamiendo lo que quedaba de sangre.




26 de Junho de 2019 às 23:57 1 Denunciar Insira 1
Fim

Conheça o autor

Martín B. Si el ser humano se considera un animal... ¿Por qué está mal visto comérselo?

Comentar algo

Publique!
K.H Baker K.H Baker
¡Wow! Realmente ha sido una lectura entretenida y bastante gore a mi parecer (algo que me encanta, también debo añadir). Lo único que cambiaría serían ciertos fallos de puntuación, así como la ausencia de dichos signos. Por lo demás, es una historia fantástica ^^ #TheAuthorsCup #TheGrammarN_zi
12 de Julho de 2019 às 01:55
~