Título pendiente Seguir história

rosmery-delgado1549831432

La cacería de brujas llegó a su clímax tras muchos años de persecución, terminando tras muchas muertes. La tranquilidad y la paz regresan luego de muchos años dedicados a la construcción de un mundo donde hechiceros y humanos puedan convivir con una nueva especie nacida de la magia.


Fantasia Medieval Todo o público.

#fantasía #brujas #magia
4
4.0mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prólogo

- Otro fracaso… - dijo la bruja de cabellos cobrizos y cara redonda. Sus ojos plateados eran la prueba vil del continuo uso de la magia negra. Vestía una armadura dorada hecha de pequeñísimas placas y daba la sensación de ser muy pesada. Miraba con decepcionante desprecio a lo que antes había sido un hombre y en ese momento era una masa deforme que no se sabía cómo podía mantener algún signo de conciencia.

- Sigo sin entender por qué seguimos fallando una y otra vez… - analizó pensativa la segunda bruja. Era de cabellos ondulados, largos del color de la madera podrida. Sus ojos eran también plateados, pero menos brillantes que los de la primera. Esta vestía un vestido sencillo, como el de una simple pueblerina por la que se hizo pasar para poder maldecir a todo el pueblo. El hombre las miraba con miedo y desprecio, no soportaba la forma en la que se mofaban de ser más fuertes, pero ya no tenía voz para gritarles que se marcharan, ni fuerzas para echarlas de su morada. Ahora estaba a su merced.

- Zanna, ¿por qué no te quitas esa ropa? Verte así vestida me da asco… - dijo la pelirroja.

- ¿Ah? Ah, lo siento, Belka – contestó Zanna al salir de su trance. Inmediatamente después sus ojos brillaron con una chispa rojiza y el vestido se deshizo sobre su piel, mostrando una camisa negruzca de lana y unos pantalones de cuero ceñidos por un cinturón y unas altas botas de tacón. En su cuello había una joya roja como la sangre que nunca había visto, había aparecido de la nada, igual que su ropa.

- ¿Ahora qué hacemos con ellos? Ninguno se convirtió… - preguntó refiriéndose a todos los hombres del pueblo, ahora transformados en masas deformes sin voluntad.

- Se me ocurre algo… podríamos usarlos – reflexionó Zanna.

- ¿Cómo? –

- Realmente eres una cabeza hueca… les daré un nuevo cuerpo y podremos usarlos como guardaespaldas –

- Ya veo… - contestó Belka entusiasmada por la idea - ¿Y qué forma les darás? –

- Algo que intimide, pero que puedan mantenerse con su conciencia… - pensaba en voz alta la bruja – Sin embargo, no sé cuántos podrán resistir el cambio – añadió acercando su mano a la masa humana más cercana. La gema brilló del color de la sangre y sus ojos del frío acero a la luz. El bulto de carne se rodeó de humo negro y chispas rojizas mientras se estremecía continuamente. Su forma se volvió aún más extraña cambiando continuamente, se alargaba intentando regresar a su forma humana. Bultos nacían y explotaban liberando humus mientras unas manos intentaban formarse sobre ellos, los ojos se separaban y volvían a unirse en uno solo sin cesar, las piernas nacían flácidas y se deshacían en líquido poco después; y lo que debía ser la cabeza, con su boca y nariz, solo era un pedazo de carne mal formada con un gran agujero por boca carente de lengua y dientes; dos orificios más pequeños se abrían y cerraban siguiendo un son descabellado, hasta que por fin todo se detuvo en un solo lugar. La cabeza se alargó, al igual del agujero que tenía por boca se ensanchó, los ojos que habían estado viajando por toda la masa regresaron a su lugar y se agrandaron y oscurecieron por completo. Los bultos más grandes fueron creando bultos más pequeños hasta darle a la figura algo parecido a manos, torso y piernas. Un aullido colmó al viento mientras las bujas sonreían complacidas. La masa se había convertido en un lobo gigantesco bípedo, y eso era lo único que le quedaba de humano, su capacidad de andar sobre dos piernas. Todo su cuerpo estaba cubierto de un espeso pelaje gris. Su rostro lobuno era fiero y cruel, y en sus constantes intentos por articular alguna palabra mostraba sus enormes caninos blancos. Sus manos eran humanas pero cubiertas por la misma capa de pelo que el resto de su cuerpo, aunque sus piernas no mostraban haber tenido la misma suerte. Eran las patas comunes de un lobo, con la magnífica excepción de su tamaño colosal, para así poder soportar todo el nuevo imponente cuerpo que debían cargar, aunque para el equilibrio ya estaba la larga y poblada cola que nacía de su espalda baja.

- Veo que sigue siendo un hombre… - habló Belka mirando descaradamente la entrepierna desnuda. El animal gruñó incómodo por su descaro.

- Déjalo, Bel… el pobre es muy tímido – bromeó Zanna. El nuevo gruñido fue aún más profundo, en sus enrome ojos dorados se veía reflejado el odio.

- ¿No es peligroso? – preguntó Belka.

- No, tranquila, me aseguré de que no pudiera ir contra nuestros deseos – contestó, orgullosa de poder mostrar tal dominio de la magia – Búscale algo con que cubrirse, no queremos que levante pasiones – rieron descaradamente ante el obsceno chiste. La pelirroja fue a buscar a las casas que aún quedaban en pie, mientras la otra hacía lo mismo con los demás. El lobo se sentó en una roca no muy lejana, intentando recordar qué había pasado para que una aldea tan grande quedara reducida a cenizas en menos de una noche, pero su mente era una laguna de recuerdos incoherentes y sin orden. A su olfato llegaban los olores de la lluvia y su pelaje se movía presa del viento que llegaba del sur y que arrastraba consigo negras nubes. La tormenta era inminente.

Cuando la bruja pelirroja regresó con unos trapos viejos y el lobo se cubrió la otra también regresó. La bestia se sorprendió al ver cómo en unos pocos minutos todas las masas humanas que había antes se habían convertido en bestias como él, algunos eran leones, otros eran perros o lobos como él, otros eran osos, pero había otros que con ojos muy abiertos miraban con desprecio al resto, de piel seca y escamosa, colmillos largos y afilados como agujas, garras demasiado largas para ser reales y la simple sensación que tenía de que a esos les faltaba algo, algo que debía estar en sus ojos, pero no se veía por ninguna parte.

- ¿Y a esos qué les pasó? – preguntó la pelirroja.

- No lo sé, yo no elegí que animal sería cada uno, tal vez es la bestia que más coincidía con su personalidad, y si es así, esos son los humanos más fríos que el mundo jamás verá – contestó sonriente, acompañada por la risa loca y desquiciante de la bruja Belka.

- Me gustan… que los demás busquen a esa desgraciada y que estos nos protejan, parecen los más fuertes –

- Pues que así sea – afirmó cuando el primer relámpago que caería esa noche iluminaba el cielo nocturno colmado de nubes más oscuras que la propia noche.

9 de Junho de 2019 às 17:20 4 Denunciar Insira 5
Leia o próximo capítulo Capítulo I

Comentar algo

Publique!
Astarthea Higgs Astarthea Higgs
¡Hola! Me encanta el inicio de la historia, realmente parece muy muy interesante. A mi ya me ganaste siendo una historia de brujas. Aquí la quisquillosa de la ortografía y gramática interior me pide que te diga que: Los guiones de diálogos deben ser largos (—) y, además, se adhieren a la primera palabra y a las acotaciones así: —Hola —murmuró notablemente cansada—. Ponme un café. Como ves, al final del diálogo no se pone guión, tanto si lo finalizas con unas palabras más del personaje como si lo acabas con una acotación. También debo decirte que cuando describes la transformación sería mejor usar el punto y coma para separar cada parte en lugar de una oración tan larga llena de comas. Y una última cosa, algunas narraciones largas que siguen a la acotación del diálogo deberías ponerlas en un párrafo aparte. Por lo demás, estoy intrigada por saber a quién buscan y qué pasará ahora ¡Mucho ánimo!
10 de Junho de 2019 às 19:31
Zeta Sniper Zeta Sniper
Un par de cosillas (Perdona que he tardado en comentar, ayer me surgieron cosas y no pude hacerlo) Decir que ya se plantea como algo interesante que dos brujas poderosas creen seres semi-humanos para simplemente tener alguien a quien dar ordenes. Si el objetivo era decir que las brujas son tan poderosas que les da todo absolutamente igual (excepto el hecho de haber fallado en lo que sea que estuviesen intentando) pues lo has conseguido. Pero, hay un momento del cap en el que las dos hablan seguido y no especificas quien dice que y (a lo mejor soy solo yo) pero yo creí que estaban hablando al revés, hasta que pusiste que Belka respondió al anterior dialogo. Entonces, quizás el aclarar quien dice qué al menos una vez más, sería más esclarecedor. Luego, una cosa muy interesante que quizás te sirva (o quizás no, depende de como vayas a llevar esto (Aun he de leerme el siguiente capitulo)) Hace algún tiempo estuve viendo vídeos sobre Hombres lobo y cómo construirlos para que molen y sean algo que de miedo, aunque sea ligeramente. Entonces, tú aquí nos muestras como transforman un moco carnoso en un hombre lobo. Si enfatizas más en la transformación y nos la defines mejor, puede ser un momento clave e inolvidable de la historia, ya que, cuan más desagradable sea la transformación, creo que más interés tendrá el público por ese personaje (si es que es importante en el futuro) o simplemente, les causarán un poco más de curiosidad (También podrías definir la transformación de alguno de los lagartos). El hecho de que el hombre-lobo esté confundido y que sea más animal que antes (evidentemente xD) te lo compro, pero quizás, si refuerzas el lado animal y lo haces algo más agresivo, lo hará más interesante (no digo que salte encima de las brujas y las despedace, porque sé que ese no es el objetivo, pero que tengan que apaciguarle con magia o algo estaría bien, sería todo un detallito) Y ya está. Muy largo todo esto, ya me perdonas
10 de Junho de 2019 às 07:19

  • Rosmery Delgado Rosmery Delgado
    Zeta, ya leí tu comentario e hice los arreglos pertinentes. La transformación de los lagartos espérala más adelante ;P 10 de Junho de 2019 às 15:12
Sammy  Apfel Sammy Apfel
Que malotas las brujitas esas
9 de Junho de 2019 às 22:12
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 4 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!