Two Worlds (W) Seguir história

talkimyou25 Talassa Kim

¿Es posible vivir en el mismo lugar al mismo tiempo, pero en una dimensión completamente diferente? Adaptación del dorama "W".


Fanfiction Seriados/Doramas/Novelas Todo o público.

#lgbt #fanfiction #bts #jungkook #vkook #taehyung #dorama #acción #adaptación
2
3657 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Prólogo

-Estamos recibiendo buenas noticias del departamento olímpico. El día de hoy se lleva a cabo la competencia de tiro en los cincuenta metros de distancia, donde nuestro representante Jeon Jungkook compite por la medalla de oro, un logro difícil de obtener, pues se encuentra con el primer, segundo y tercer lugar a nivel mundial en tiro.


-Nuestro atleta sur coreano parece estar mostrando un crecimiento inesperado, no dudemos ni un segundo en que la victoria podría ser de él.


-En su penúltimo año de preparatoria, se encuentra participando en las olimpiadas, creo que podemos esperar a que algo nos sorprenda.


-Claro que sí, deberíamos apoyarlo.


-Sí y como esperamos una medalla de oro sorpresa, convertiremos la pantalla en un centro de tiro.



-Nos encontramos en el centro de tiro de Mirkópoulo Olympic, donde los competidores se posicionan a cincuenta metros de la 8va Ronda en Pistola masculina.


-El evento final de puntería a 50 metro ya ha comenzando. El competidor Jeon Jungkook se posa en el 5to lugar de las finales, apuntando a la medalla de oro; con un rango de tiros limpios, la mira de encabezar la lista de participantes, es palpable.


-En su séptimo tiro, el atleta Jeon se posiciona en la Línea 3.10.6.; Ucrania, Ivan Asimov, Línea 4.9.9; Estados Unidos…


-Para ser honestos, Jeon Jungkook no es el atleta que esperábamos. El joven de 17 años logra entrar a la Ronda Final con los jugadores que ocupan los tres primeros lugares a nivel mundial, convirtiéndose en un representante nacional.


-Es su primera experiencia en un evento internacional que es transmitido por televisión, debe sentirse nervioso.


-Está siendo bien entre los clasificados internacionales.


-Justo como el atleta Kim Yugyeom nos mencionó. Un medallista de oro por su alma mater. Ya veremos cómo el Atleta sur coreano brilla en la última ronda.


El fuerte estruendo hacía eco en sus oídos, los altavoces no paraban de sonar y el bullicio se convertía en gritos cada y tanto. Estaba en las rondas finales y su concentración se disipaba gracias a las múltiples voces en diferentes idiomas. El clamor de su padre y unos cuantos individuos de su misma nacionalidad le exigían un gane. Estaba nervioso.

La voz de uno de los jueces se hizo presente.


-Para la siguiente competencia de disparos, carguen.- Su voz sonó fuerte y clara.


Su mano tocó la fría empuñadura del arma, cargándola con el pequeño balín de metal. Estiró un poco sus músculos, moviendo sus hombros hacia atrás para destensar su cuerpo.

Su mirada viajó a los lados, viendo a los demás competidores. La seguridad desbordaba de sus rostros, casi como si supieran que iban a ganar; no pudo darse el lujo de demostrar lo contrario.


Levantó con firmeza la pistola, apuntando al objetivo. Su ojo izquierdo era tapado por un artefacto amarillo con una correa negra que se cernía alrededor de su cabeza, permitiéndole ver el pequeño círculo rojo con mayor precisión.


-Atención.- La neutra voz hizo que su corazón se agitara dentro de su pecho.- La Ronda comenzará en Tres.- Cargó su arma- Dos. Uno. ¡Comiencen!


En el momento que la última palabra fue pronunciada, los disparos no se hicieron esperar, ni siquiera dejando que una mínima de segunda pasara. A su izquierda se encontraba el ucraniano, un señor de no más de treinta años, cuerpo robusto y mirada amenazante, quien esperó al igual que él.


Ivan Asimov no era más que uno de los mejores tiradores internacionales, tenía que estar seguro de cuándo tirar si quería llevarse la victoria.


Un segundo más tarde de oírlo disparar, haló el gatillo y el balín salió disparado dejando detrás de él una fina capa de pólvora.


Inmediatamente su mirada viró hacia el tablero de puntuación, esperando ver el tiro más acertado.


Jeon Jungkook: 10.2.


-¡10.2! ¡Realmente fue 10.2!


El vitoreo de parte de su padre y los reporteros fue inmediato. Había ganado esa vuelta y sabía que se encontraba por encima de los demás jugadores.



IIvan Asimov: 9.5


La sonrisa surcó en su cara, denotando felicidad. Sabía que le faltaban crecer para ganar pero aquello había sido una motivación para llegar a la cima.


-A pasar de esa increíble puntuación, el chico no puede celebrar. Aunque será muy difícil alcanzarlo, quedan dos partidas más, tiene que conservar la calma.


-Su entrenador se encuentra muy feliz, sabe que lo preparó bien.


-Claro que sí, su entrenador y progenitor se encargó de eso.


-Para este noveno tiro tendrán que estar con los píes en la tierra, de fallar su puesto bajará hasta el punto que será imposible recuperarse de eso.


La voz del juez se mezcló con las que salían de los altavoces, confundiéndolo.


-Atención. La Ronda comenzará en Tres. Dos. Uno. ¡Comienzen!


Esta vez no dudo en disparar, sin embargo, la fuerza del disparo sacudió su brazo, impulsándolo una mínima hacia arriba, fallando el tiro.



Jeon Jungkook: 7.9

Ivan Asimov: 10.2


La decepción pintó su rostro, había errado por mucho y eso casi le costaba el puesto.

La mirada desconcertada de su padre se clavó en su nuca. No quería voltear.


-Ha conseguido un 7.9, una puntuación bastante baja que si se descuida podrá arrebatarle la medalla de oro.


-Con una valoración de 10.2, Asimov se sitúa en el segundo lugar a 0.2 puntos de alcanzarlo.


El tablero de puntuación apareció en su campo de visión, mostrando el resultado. Su nombre encabezaba la lista, seguido del ucraniano, quien estaba a nada de alcanzarlo.


1er lugar Jeon Jungkook con 653.4 puntos.

2do lugar Ivan Asimov con 653.2 puntos.


Tenía que acertar en esta última vuelta si quería ganar.


Las repetidas palabras del mediador se filtraron por sus oídos, dándoles pie a disparar.


Si corazón latía con fuerza y sus manos temblaban; podía sentir su postura rígida mientras contenía la respiración si ninguna razón. Escuchó cada una de las descargas pero su vista jamás se apartó del centro de la tela. Se escuchaban las puntuaciones y los reporteros repetir cada una de ellas, sólo faltaba él.


Ivan Asimov: 10.4 puntos.


-Asimov ha conseguido un resultado de 10.4, Jeon tendrá que superar aquello con una puntuación mínima de 10.7 para ganar.


-Los segundos pasan y no se le ven ánimos de disparar.


-Tiene que ganar por lo menos una medalla de bronce.


-Está tenso, es su primera vez en internacionales, puede que la presión lo abrumen.


-No es nada fácil estar ahí, por lo que poder participar ya es un logro.


-¡Quedan pocos segundos! Tiene que tirar ya.


Su mente estaba en blanco.


-Jungkook, concentrate. Tienes que dispara ya.- La voz de su padre sonó como una recriminación.


Cinco segundos. Cuatro segundos. Tres. Dos. Uno.


No esperó más y haló. El perdigón recorrió el campo de tiroteo en cámara lenta, juró haber escuchado el zumbido cortando el aire.


Sus cejas se levantaron y sus párpados se abrieron en demasía tratando de captar cada segundo. El eco de la tela rompiéndose resonó en el lugar y la tabla de puntuación mostró el resultado.


Jeon Jungkook: 10.9 puntos.


-¡Ganó! ¡Realmente ganó!


-El joven de 17 años de nacionalidad sur coreana, se lleva la medalla de oro.


Primer lugar, Jeon Jungkook.


Había ganado. Aquel reconocimiento era suyo y de su padre.


Aquel pensamiento asaltó su mente. ¡Su padre!


Volteó hacía las gradas, donde un señor de baja estatura se encontraba saltando con los brazos estirados, celebrando aquel triunfo en una clara invitación para abrazarlo.


Sin pensarlo mucho, corrió hacia él para poder ser envuelto en aquellos brazos que siempre lo acogieron con gusto; estaba feliz, no solo por haber conseguido el éxito, sino también por enorgullecer a su padre.


-Ven aquí, hijo. Estoy tan feliz por ti.- Sus rugosas manos aprisionaron sus mejillas.- Hiciste un gran trabajo.


Lo atrajo en un fuerte abrazo mientras gritaba "Es el número un, mi hijo es el número uno", con la satisfacción tiñendo su voz.


La, tan aclamada, medalla de oro fue puesta sobre su cuello, mientras posaba para unas fotografías que estaba seguro, iban a salir en el periódico con un encabezado digno de admirar mientras su nombre se pronunciaba en boca de todos.


-Jeon Jungkook se ha convertido en la nueva estrella del Polígono de Tiro. Es una leyenda.



11 de Junho de 2019 às 04:55 0 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo 2

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 3 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!