Entre la vida y la muerte Seguir história

jeissonn26 jeisson alvarez

la histora relata la vida de el protagonista que tiene un muy retorcido punto de vista de la vida y se deja llevar por sus impulsos al final de esto recibe su merecido de manos del mismo carma .


Horror Horror teen Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#suspenso #295 #ciencia-ficcion #eretico
Conto
1
1309 VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Turno nocturno

Otra noche más en la morgue, pasillos sombríos y fríos, silenciosos y solitarios. Sebastián está solo, su compañero, Gregorio, no fue a trabajar, según él se le presentó un problema familiar. A Sebastián no le importa en lo más mínimo estar toda la noche solo entré cadáveres; su actitud y conceptos, que para mucho es motivo de miedo, le genera un gusto mórbido por las artes mortuorias. En su adolescencia perteneció a una secta “satánicos de fin de semana”, como él les cataloga ahora, fue entonces donde descubrió su apasionamiento por estos temas que fueron matizados por la música herví metal, lecturas de los relatos de Edgar Allan Poe y otras cosas más. Es muy solitario, habla poco, es difícil intuir que está pensando, solo conversa abiertamente con dos personas tan extrañas como él una de ellas se llamaba Claudia y la otro Cristal. No tiene novia y es huérfano de padre y madre, los cuales murieron cuando él tenía algo más de 7 años.

Ya pasan de las 3 de la madrugada del sábado, todo estaba muy callado, Sebastián leía “cuentos de intriga y terror” era la 10ma vez que lo hacía en menos de 5 meses, estaba él cuento llamado “entierro en vida” que trata, como tantos otros escritos de casos de Carter Griman y entierros en vida, vaya. En los pasillos comenzó a retumbar el gritar frenético de unas ambulancias, varios camilleros, cuerpos quemados, desmembrados, el olor a carne quemada dominó los corredores de inmediato, uno de los camilleros gritó:

- ¡Oye! Sebastián, aquí te traemos un poco de chicharrón.

- ¿De dónde traen tantos cuerpos quemados, un incendio?

- En verdad son unos 150 cuerpos, los demás están en otra morgue, pero ya no cabían allí y te trajimos unos cuantos.

- ¿Dónde fue él incendió? no me has dicho.

- Fue una explosión de un camión gasolinera en la autopista, se dice que fue una balacera de dos vehículos la cual provocó la explosión.

Ya habían ingresado algo más de 15 cadáveres, cuándo sacó el cuerpo de una jovencita que no estaba quemado.

- ¡Hay!, Sebastián, ven a ver esto, no todo es chicharrón.- Sebastián observó el cuerpo, no tenía quemaduras, ni golpes externos, la joven aparentaba tener unos 18 o 20 años, era de piel clara, cabello rojizo, estaba vestida con ropa de piel, al parecer conducía una motocicleta, ya que entre sus pertenencias relucía un cascó, el cual tenía pintado un cráneo azul envuelto por una rosa negra, también se notaban dos abolladuras producidas por balas, las cuales no traspasaron el casco, pero tal vez produjeron un fuerte impacto en la cabeza.

Ya todos los cuerpos estaban engavetados, y listos para ser examinados. Sebastián volvió a su habitual y placentera rutina. Muerte por quemaduras de tercer grado, politraumatismo craneal, asfixia, hasta que llegó ella, la desnudó, su cuerpo quedó al descubierto, solo tenía unos cuantas laceraciones. Era extraño, su cuerpo conservaba un leve tono rojizo en las mejillas y los labios, lo cual no es habitual en un cadáver. Inclusive, su piel estaba fría pero no al grado común para su estado, la causa más probable de muerte debe ser algún golpe interno producido en él accidenté, tal vez una caída o el impacto de las balas que aunque no traspasaron el cascó pudieron causar un fuerte golpe. Sebastián la observó, vio sus partes íntimas, sus senos, esos muslos, una piel suave, era una bella mujer, que a pesar de su estado se veía muy bien; recordó el largó tiempo que había pasado desde que se acostó con una mujer o tuvo una eyaculación, cientos de pensamientos pasaron por la mente de Sebastián, - ¿Por qué no? Nadie se dará cuenta.- Además está en muy buen estado, pero ¿qué coño estoy pensando?—unos minutos pasaron y su mente volvió a ser atacada por los pensamientos –Sí, lo haré, a qué le he de temer.

Aunque ella estaba muerta, él comenzó a besarla lentamente (quizás eso le hacía sentir que estaba viva y le hacía menos pesada la acción) lamió sus senos, incluso, los mordió.

Fue entonces cuando sintió algo extraño, - ¿Se movió, respiró? No pensó que eran efectos ilusorios inducidos por la situación. Continuó con sus caricias, abrió sus piernas. Esta húmeda aunque los fluidos no eran abundantes, estaban presentes debe ser un reflejó corpóreo, así como los espasmos, bueno, eso me facilita el trabajo no disponía de preservativos así qué tomó un guante elástico y lo humedeció con un gel que utilizaba para sabrá Dios qué, aunque un poco apretado el guante cumplía la función de condón. Su verga penetro con relativa facilidad en el coño dé la occisa, estaba en la posición del misionero, ya que resultaría muy difícil adoptar otra. Comenzó a embestirla con fuerza rápida, su cuerpo desnudo estaba en total contactó con el de ella, calor, pero ¿de quién era? No había momento para incógnitas, soló para buscar la codiciada eyaculación, pero, fue entonces cuando unos brazos rodearon su cuello, unas piernas que lo aprisionaron y una boca que comenzó a gemir de placer.

Sebastián intentó soltarse, gritó preso del miedo y él desconcierto, pero ella lo apretó y movía su pelvis, al parecer en busca de un orgasmo. Sebastián logró librarse de ella, la observó aterrorizado, pero, se calmó rápidamente, él hombre intelectual superó al animal, pensamientos lógicos dedujeron que ella estaba en un estado catalítico. ¡Estas viva! ella suspiró, se incorporó, se sentó en la camilla, -Sí, estoy viva, gracias a ti, estaba consentida, o al menos sentía lo que ocurría a mi alrededor pero no podía moverme, ni actuar en lo más mínimo, pero al sentir cómo me besabas, comencé a tomar más conciencia de mi cuerpo, hasta que logré salir de ese estado. Él la observó a los ojos, y le preguntó y entonces ¿qué ocurrirá ahora? Ella le sonrió pícaramente y respondió Termináramos en vida, lo que empezaste en muerte.

4 de Junho de 2019 às 17:48 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

jeisson alvarez soy un persona carismática elocuente que está enamorado de la lectura le fascina escribir y le gusta mantenerse al día con lo último en la plataforma para poder seguir creciendo y mejorar cada dia mas.

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~