Conto
0
3.4mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

CARLOTA Y LOS PECAMINOSOS

Pues si el tipo llegaba tarde todos los días, se suponía que no lo haría más, las conversaciones que a diario se formaban en la sala todas las noches se pactaba como algo serio entre los conyugues, pero él muy necio y terco hacia caso omiso a las indicaciones de su esposa, el trabajo aparentemente le ocupaba mucho tiempo y ella empezaba a tener sus dudas pero sabía que al igual que su carrera < ¿Qué sería de aquel desdichado si en ese momento no hubiera pasado la prueba de admisión?> repasaba los apuntes del cuaderno sobre arquitectura, uno que otro garabato en manuscrita, una que otra tinta de color rojo y cosas por el estilo. < Parece más una tortura y la satisfacción es poca, no recompensa todo el esfuerzo que hago para que salga bien este proyecto dentro de poco me volveré loco eso sin duda> más de seis años en el convento para los “estudiosos” y mucha cafeína en las venas su única compañía en las noches largas de estudio, dejarse llevar por las pasiones del momento normal para aquellos días no era tan fácil pues congeniaba con pocas personas de la universidad incluso con gentes de su misma facultad, así mismo en los trabajos grupales dejaba de reunirse con otros y luego le pedía a su teacher presentar sus trabajos de forma individual pues prefería hacer todo solo, < un tipo elegante, de pocas palabras según dicen> heredero de una buena cantidad de dinero y propiedades, uno que otro negocio en el centro de la ciudad por parte de su tío materno el cual lo tenía en gran estima y consideración al ser el único pariente en su núcleo familiar.

Eran poco más de las nueve de la noche y la conyugue muy desesperada y sin poder dormir “como de costumbre” una noche más sin su esposo, pensaba en dejarlo pues a sus pocas semanas de embarazo no le convenía llevar ese estilo de vida tan deprimente y vacío < Lo amaba pero no podía soportar la idea de que me engañaba y de qué forma por Dios¡ de qué forma¡ nunca pensé que su descaro y cinismo llegaría hasta ese punto> serían las dos de la mañana y nuevamente la faena se repetía, los insultos, los reclamos, y una que otra palabra indebida se salían de sus bocas, destrozada y abatida en su habitación y él tendido en el sofá tratando de pensar, al otro lado y sin poder consolar el sueño < Con la idea de salir corriendo de ese infierno, y pensar que se convertiría en un ser tan despreciable y corrupto basura quemada por dinero, un chico tan bueno e inteligente como se la iba a pasar entre juegos, mujeres y más mujeres.> La otra vez llego un compañero de trabajo preguntando por él, argumentando que hacía cuatro días se había ausentado de la empresa y que debía presentarse urgentemente pues había sido relevado de su cargo <Me imagino la escena de pánico que haría la mujercita, lo bonito que sería desde los primeros días de matrimonio y después el sufrimiento pobre ilusa, con dinero uno se descubre a sí mismo, las pobrezas y los más amplios sin fines de la locura, uno o dos años como mucho después del casamiento y si le digo se demoró mucho en sacar las garras “vecinito”> Llegaba en el Porche de lado a lado subiéndose por la acera de mármol, tumbando postales o destrozando los hermosos jardines, el día en que se metió cerca al patio del Doctorcito Patricio, salió con su querida lo mas de asustados pensando quien sabe que cosas < Cuando fue que el maestrico parqueo su carrito casi en medio de mi casa, arraso con mis dalias, rosas claveles, crisantemos, todo un desastre¡> Luego de eso el Doctorcito y su amante le ayudaron a bajar del carro como pudieron para llevarlo a su casa, el bruto pensaba que ella lo engañaba con el tal y en el camino la recriminaba diciéndole palabras a oscuras pensando que era su esposa diciéndole: “eres una puerca, bandida, desvergonzada, que le habían contado sus engaños con antiguos amores de la infancia, tal era su perdición que no sintió el golpe con un farol verde a la entrada de su casa, entre los tres lo ayudaron a recostarse, acto seguido se prosiguió a darle las respectivas curaciones, mientas eso la veían llorar de a pocos y no se atrevieron a comentarle nada pues no querían ser entrometidos… “imagínate tú” < hay que ser muy desvergonzado y más con la mujer embarazada, pero la vida y la gente misma es así, no se casa con el que uno quiere si no con el que a uno le toca, y a la pobre muchacha le toco al peor de todos, el más tomador, el más mujeriego, el más inmundo de todos pero con plata ¡eso si¡ ¡vaya uno a saber porque se casó con el fulanito ¿será que fue por interés? O ¿será que lo amaba? “aja niña tu que dices…”

¿Cómo esta señor? ¿Buen día…?

Buen día Camarada… ¿supongo que ya se hicieron las votaciones verdad? <si señor> dijo él, de acuerdo a sus indicaciones nos reunimos con los tres accionistas mayoristas de la empresa pero nos hicieron saber sus sugerencias y se destacó una en particular, ¿Qué sugerencia? Hable claro Camarada, - Dicen que pueden accionar a favor de usted en la próxima reunión general pero debe mejorar la oferta ¿Cómo? ¿Mejorar la oferta? <Menudos monos hijos de puta les puedo ofrecer el país entero y no quedan satisfechos, y encima el negociador no sirve para nada, no se puede confiar en nadie, suerte que te tengo Camarada.” Pensaba él, pues bien llame a los accionistas nuevamente y dígales que personalmente me encargare de negociar con ellos los nuevos términos, convénzalos para que nos reunamos en el “chuzo de la Rosa” a las diez de la noche que ninguno falte, claro como no pero déjeme preguntarle algo ¿Usted cree que aceptaran? < Aprende algo muy importante Camarada, las mujeres los hombres y los negocios tienen mucho en común y ya verás cuando estemos reunidos de lo que te hablo, debes saber que somos animales dependientes del vicio de la carne y nada más que eso, carne en busca de carne> Si señor como usted diga…

Y una cosa más Camarada, ve ojeando nuevos nombres para mi futuro negociante pues el Barbuchas pronto dejara de ser mi aliado, es un absoluto holgazán que maquina a mis espaldas para joderme la presidencia, dile que pase por mi oficina en la tarde yo mismo me hare cargo y ojala que nunca vuelva.

¿Alo? ¿Alo? Querida que pasa ¿Por qué me llamaste tan agobiada paso algo? Ella contesta con voz entrecortada diciendo: querida mi marido está fuera de control no soporto más esta situación, cada vez está peor y si no es por el Doctorcito mi marido se me muere, desde el otro lado “no te preocupes ya ves que los hombres pasan por esas etapas rápidamente, no durara mucho ten paciencia mi niña y ve a que le formulen un calmante” – ella mirando la ventana para que no la agarraran por sorpresa le contaba a su amiga las pesadillas que tenía cada noche, por culpa de su marido el libertino, las cosas que pasaban por culpa del embarazo, los mareos, los vómitos, los cólicos, los antojos de todo tipo, un día carne, un día pollo, un día frutas, otro día sopitas, y así pasaba el rato un poco más calmada hablando con su amiga… -­ desde el otro lado “ ¿ya le contaste la noticia? Pronto se va a enterar, pronto se va a dar cuenta de tu estado y puede que reaccione de forma incorrecta mi vida, debes decírselo o los problemas nunca acabaran, tal vez si hablas con él y le cuentas todo lo que te pasa puede que cambie de opinión, debes ser valiente o perderás todo lo que hasta ahora has construido. “Mi marido tal vez no cambie su parecer, o su punto de vista, por el contrario puede ser peor, prefiero dejarlo antes que vivir con un hombre a quien estos momentos ya no amo” decía ella con voz tranquila y segura <y con razón de sus palabras la pobre no estaba acostumbrada a ese tipo de trajines, los días pasaban y la prensa ahí pegaditos a ellos ya ves que hacen lo que sea para tener la primicia de cualquier evento, siempre dando la cara y apoyando a su cónyuge incluso cuando cometía sus locuras, pensó en irse de la casa y ajá y el hombrecito no le dio la gana de apoyarla, ¿Cómo podría soportarlo?.

Luego de muchos minutos de conversación colgó el teléfono con la promesa de ir a visitarla el fin de semana próximo, se acercaba su cumpleaños y como de costumbre ella estaba invitada, es la mejor oportunidad para distraerme un poco y pensar el nuevo rumbo de mi vida y si es necesario me tomare unos días más.

Su oficina estaba ubicada en el edificio principal de la ciudad el “Economic Center” el más prestigioso, frecuentado por los grandes empresarios del país y donde se cerraban algunos tratos de tipo internacional, subiendo por el ascensor se saluda con un amigo accionista, hablan sobre la nueva reunión que se hará en los próximos días para elegir al nuevo presidente, luego de subir al cuarto piso se despidieron con el fiel compromiso de que se verían en de la Rosa y tomarse algún Wiski, luego camina por el pasillo reluciente con olor a canela, entra y se dispone para tomar asiento… ¿Buenas tardes jefe me mandó llamar? Llegue un poco más temprano pues el Camarada me dijo que era de urgencia y decidí adelantarme… se lo agradezco Barbuchas y ahora dígame ¿Hace cuánto trabaja para mí? Cuatro años y medio señor… y ¿Usted sabe que es muy importante que llegue a la presidencia cierto? Claro como no señor… es un proyecto que hace un tiempo venimos desarrollando y en varios días estoy seguro que usted llegara a ser presidente y único dueño de la compañía < Menudo capullo >…

Pues me alegro saber eso Barbuchas, pero aun no entiendo una cosa, dígame usted ¿Por qué los accionistas no han aceptado mis condiciones y han pedido un aumento a la cuota? ¿Por qué carajos se reunió el gerente y el economista sin que yo estuviera? < El tipo con voz calmada se excusaba diciendo que le era imposible estar al tanto de todas las reuniones extraoficiales que se hacían dentro o fuera de la empresa y también decía otras cosas sin sentido> Se da usted cuenta los disparates que me está diciendo, se da cuenta lo falsas que son sus excusas y que no tiene por qué esforzarse para seguir mintiéndome, eso que me acaba de decir es ¡basura¡ una ¡absoluta mierda¡ le pago para que negocie a mi favor ¡le pago para que me mantenga informado a cerca de mis enemigos, para que me tenga al tanto de lo que pasa en mi empresa carajo¡ <Lo tengo en mis manos hora de manipular o estrangular, sucio perro> se decía en sus adentros. Escúcheme bien porque bien no repito las cosas, mi regreso a la presidencia no va a ser truncado por un don nadie como usted, todo lo que ve en este edificio, todo lo que ve y no ha visto me pertenece me ha escuchado me ¡pertenece¡ y no lo voy a perder por un imbécil que juega doble que juega en ambos lados, ¿Cómo es posible que el accionista principal no esté satisfecho con la oferta que le hice? ¿Por qué se reunió usted con él en su casa a mis espaldas? ¿Negociaron o llegaron a otros acuerdos sin mi autorización? <Desgraciado pensó el futuro presidente iracundo echando humo por las orejas dejándose llevar por las más fuertes emociones, con impulsos de asesinarlo de charlo a volar por la ventana, con ganas de desaparecerlo de este mundo y del otro.> Vigilo a mis empleados más cercanos y usted no es la excepción, yo sé que impone sus intereses personales por encima de los míos y de la empresa, su teléfono esta intervenido desde que entro a trabajar conmigo y lo sé todo, sus acuerdos con los agentes de mercadeo y de finanzas, ¡esto no se queda así me entiende¡, por eso le sugiero que se marche de este distrito, tampoco se moleste en pasar a su oficia pues sus cosas ya se las enviaron a su casa.

“De la Rosa” estaba preparado para el festín que se daría en la noche, sus más carnales y primitivas emociones y deseos saldrían a flote, las mejores pastas, los más finos tragos, y las mujeres de lujo serian el adorno perfecto para una velada inolvidable. < Las chiquillas conocían el oficio de memoria, con uno que otro truco fácilmente serian el centro de atención ajá y en medio de tanto hombre como no mi niña…>

Los invitados llegaban poco a poco en sus autos Porche, Ferrari, Corvete, Aston Martin, y un sin fin de marcas, “De la Rosa” mostraba su cara amable y perversa como todas las noches a sus queridos de invitados, esta noche será una de las mejores caballeros no solo por el nuevo acuerdo que se firmara en los próximos días, sino por las delicias que se disponen hoy en nuestra mesa, por esta vez seré su “cesar” quien hará realidad sus fantasías, por esto y mucho más disfruten de mi generosidad ilimitada a divertirse ¡señores¡. El “cesar” ha terminado de hablar y el establecimiento se llenó de alegría y música.

Hora de levantarse amorcito... las doce del mediodía perfecto para tomar el desayuno, < me muero de hambre y me duele el cuerpo después de tanto ajetreo que ¡faena¡> un besito por aquí, otro por acá, la forma que escogían para levantarse, sus cuerpos desnudos y sin pena recogían las sabanas que estorbaban. Un rato después se disponían a pasar al comedor y conversar sobre las conquistas de la noche o los secretos de sus clientes, Carlotta le comentaba a su íntima las aventuras que le pintaba un senador de la república, un viaje por parís, asistir al salón erótico de Madrid, un paseo cortico por la india o por china. En la habitación contigua se encontraba Patricio ya levantado con la cabeza revuelta y un manojo de nervios, recordaba lo que hizo la noche anterior con miedo y desespero, también recordaba su bella esposa quien no veía hace varios días y que por una u otra razón se sentía culpable al dejarla sola por tanto tiempo. Mientras tanto ella alistaba sus maletas para nunca más volver, su paciencia tenía un límite y la decisión estaba tomada, quería verse a sí misma como una mujer libre < Querida he hecho lo que me pediste desde que hablamos la última vez, no te avergüences por haber vigilado a tu marido estoy segura que cualquier mujer en tu posición lo haría y fueron ciertos los rumores cariño, tu marido sale con distintas mujeres casi todos los días, su favorita con nombre artístico es Carlotta… lo siento mucho mi vida pero es mejor que salgas ahora mismo a la casa de tus padres o ven a quedarte en mi casa mientras pasa el embarazo, y una cosa más al parecer Carlotta o “Luisa Barrera” estudio contigo ¿eso es verdad?, ¿te graduaste con ella cierto?...

28 de Maio de 2019 às 15:50 0 Denunciar Insira 0
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~