El caso Seguir história

taradunan13 tara duncan

Los detectives son personas a las que recurrimos cuándo queremos solucionar problemas que nosotros mismos no podemos. Mike es un detective que un día fue visitado por Laura y le otorgó uno de los casos más raros con los que trató. Él junto con la mujer tratarán de llegar al fondo de un misterioso saqueo mediante pistas que son hechas anónimamente. Lo que el detective no sabe es que la mujer alberga un secreto muy grande relacionado al caso y que irá descubriendo poco a poco con el paso del tiempo.


Suspense/Mistério Todo o público.

#caso #pistas #misterio #detectives #pruebas #suspenso
0
497 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

Primera pista

En una posición muy relajada estaba él sentado con su café en una mano y en la otra sujetando el ratón de su ordenador, sus ojos estaban atentos al aparato eléctrico.

Joven, con un hermoso pelo a lo Justin Bieber de esta época de color marrón, sus ojos relucían con la luz del ordenador y el color marrón verdoso se podía divisar muy bien, su nariz era respingona y sus labios eran carnosos y un poco anchos.

Vestía su típico traje favorito de color azul y una camisa debajo de color blanco, y por encima tenía un manto también azul. También usaba una corbata azul marino y sus zapatos eran negros.

La habitación en la que estaba era grande, y estaba tenuemente iluminada por la luz del sol que se escondía entre las nubes grises que se divisaban a lo lejos en el cielo, en la parte derecha estaban colocados unos sofás de color beige con una pequeña mesita en medio adornada con un jarrón de flores amapolas, y a la izquierda estaba una puerta que daba a otro cuarto en dónde él solía descansar cuando había mucho trabajo, en ese cuarto también había dos puertas, una era la cocina y la otra el baño.
También había cuadros pintorescos por todo el cuarto adornándolo.

Ensimismado en lo que hacía que no escuchaba que habían tocado a la puerta, al quinto golpe fue cuándo se enteró de que alguien estaba ahí pidiendo sus servicios o eso o eran turistas preguntando por algún hotel cerca de ahí. Ya le había pasado varias veces así que no descartaba esa opción.

Alejó el portátil de él y dejó la taza de café caliente y fue a abrir la puerta.

Ahí, delante suyo estaba una mujer de unos 25 años más o menos con un sombrero de tela en su cabeza cubriendo su hermoso pelo rojo rizado, su piel era blanca y estaba cubierta con un sutil maquillaje, los ojos de un color marrón claro, y si observabas bien, en una de sus pupilas, justamente en la derecha, tenía una manchita negra que cubría la mitad de su iris, sus labios era voluptuosos cubiertos con un pintalabios marrón suave.

Su ropa, un vestido corto por encima de las rodillas rojo, con unos tacones del mismo color y también llevaba en sus manos un abrigo de color negro con su bolso.

Parecía nerviosa y preocupada, el detective la hizo pasar y le pidió que se sentase para poder hablar tranquilamente.

—Siéntese, por favor.

—Sí— la mujer se sentó en la silla y se puso el abrigo encima de sus rodillas.

—Dígame, ¿en qué puedo ayudarle?— preguntó Mike.

—Soy Laura Rodríguez y vine aquí para pedir su ayuda en algo muy importante para mí.

—Claro, dígame— decía el detective mientras le prestaba atención poniendo sus codos encima de la mesa cruzando sus dedos.

—Hace algunos días saquearon la tumba de mi difunta abuela, y dos días después me llegó esta carta— decía mientras sacaba un sobre de su bolso y se lo dio al detective—. Tome.

—Gracias— la cogió, la abrió y empezó a leerla.

La carta era simple, la habían escrito a ordenador, en su interior decía lo siguiente:

Entréganos lo que nos pertenece o iremos a por ti.

El detective frunció el ceño y se centró en la carta, intentaba buscar alguna pista en aquella hoja pero no encontraba nada, todo estaba meticulosamente arreglado. No había huellas ni nada sospechoso ahí, necesitaba más pruebas o pistas.

Mientras tanto la mujer lo observaba fijamente como si quisiera averiguar algo. Discretamente sin salirse del papel de mujer nerviosa y necesitada.

Cuando terminó su búsqueda levantó su cabeza a la dirección de la mujer y mirándola fijamente preguntó.

—¿Sabe usted por qué saquearon la tumba de su abuela?, ¿tiene alguna idea de por qué le mandaron esta carta?, ¿sospecha usted de alguien?

—No, sinceramente no lo sé, por eso vine aquí, no se quién podría haber sido ni porque lo hizo, solo sé que esta carta me vino días después del saqueo.

—Bien, esta carta es una pista pero necesito más, no me basta con solo esto, así que me preguntaba si me podría llevar hasta la tumba de su abuela para verla.

—Claro, si quiere podemos ir ahora— respondió la mujer.

—Por supuesto, sería lo mejor.

La mujer se levantó cogió su abrigo y esperó a que el detective se preparara.

Cuando los dos estuvieron listos salieron y fueron a buscar el coche de Mike, el detective.

Una vez dentro del vehículo se pusieron los cinturones y fueron rumbo al cementerio.

Ya una vez allí la mujer lo guió hasta la tumba saqueada, al encontrarla estaba intacta, el cordón policial aún seguía ahí ya que había pasado poco tiempo del suceso.

El detective pasó entre el cordón policial y empezó a inspeccionar la tumba, a primera vista todo parecía que estaba bien pero al mirar en el cadáver pudo divisar una especie de papel enrollado.

La mujer estaba atenta a cada movimiento del detective, lo miraba cómo si quisiera probarlo, cómo si estuviera buscando algo de parte de él.

—¡Bingo!

—¿Encontró algo? — preguntó intrigada la mujer o eso parecía.

—Sí, y ahora veamos qué es esto— desenrolló el papelito y dentro había escrito esto:

¡Felicidades señor detective encontró la primera pista, siga buscando más si quiere resolver este caso! La siguiente pista está donde el agua sube y vuelve a bajar.

Al terminar de leerla la cara del detective estaba llena de confusión, la mujer al verlo sus labios se curvaron en una sonrisa.

"Esto será divertido" pensó aquella mujer.

Continuará....

15 de Maio de 2019 às 17:12 0 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo Segunda pista

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 11 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!