Sea tu luz Seguir história

francisco-rivera1553811071 Francisco Rivera

Amores, amantes y amoríos atribulados en claro oscuros: deseos, arrepentimientos y evocaciones recurrentes...


Histórias da vida Impróprio para crianças menores de 13 anos.
0
3.3mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo Todas as Sextas-feiras
tempo de leitura
AA Compartilhar

Sea tu luz

Sea una

y no

otra luz

la que derrame

desde

la peña

de la frente

que corona

la testa

no tocada

por la mano

de quien

dice amarte

en su silencio

y evade

la mirada,

opacando

propia llama

donde yace

la tristeza separada

que penumbra

su mirada

y esconde

entre ambas palmas

las yescas extintas

de los amores

abandonados

a su suerte

ennegrecida.


Sea la luz

la que convoque

el recuerdo

iluminado

y no la cera derretida,

consumida

en su silencio

de incandescencia

abandonada

en capilla

olvidada

sin propia luz

abastecida en que

yace la mentira

hecha

oración

por conveniencia.


Sea otra luz

la que prodigue

esperanza

al sueño

enfebrecido

dando vuelta

a la caricia

de la frente,

sellada ésta

con el beso

del amante

que retorna

a la dueña

de la frente

acariciada,

propio calor

y resplandor

de un amor

agradecido

donde brilla

la esperanza

iluminada

por la luz

ya compartida

en mejores

noches

departidas,

con la luz

que necesitan

quienes amen

como sólo

Dios les manda

que se amen...



15 de Abril de 2019 às 05:10 1 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo Más bombas del alfabeto lanzadas...

Comentar algo

Publique!
Francisco Rivera Francisco Rivera
En esa evocación al amor profesado se cruzan los destinos de lo que se cree amado y compartido, donde una parte de la vida pugna por dilatar el estado de enamoramiento más allá de lo previsible. No siempre se logra eternizar los instantes fugaces de lo compartido en el silencio quebrado por el éxtasis no recurrente dentro del amor fundido, compartimentado..
8 de Setembro de 2019 às 23:04
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 4 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!