Conto
0
3.5mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

.

Levanté la mirada. Sé que está en ese lugar, lúgubre y frío, no me canso de observar esa esquina. Sé, también, que el monstruo no se cansa de acechar, como siempre desde la oscuridad. A veces no puedo dormir pensando cuando atacará, cuando clavará sus infames colmillos para acabar con otra vida. Pienso, deliro, el sueño me vence. Despierto sudoroso, «tengo que acabar con esto», pienso. No sé porque antes no lo he destruido, tal vez no quiero saber que esta ahí, siempre con sus repugnantes ojos mirándome, desafiándome.

Al fin me decido, maldito engendro acabaré contigo. Empuño mi arma, y me dirijo a enfrentarlo, trago saliva, la boca se me seca. Blandiendo mi utensilio de destrucción, en el aire, doy el primer golpe y fallo. Doy el segundo golpe y luego el tercero a diestra y siniestra sigo golpeando, calibrando el peso del instrumento, en cada golpe que doy, sobre aquella esquina.

Algo se mueve, creo distinguir los peludos miembros del asqueroso animal.

—¡Sí, eres tú maldita e inmunda bestia! ¡Muere a por fin!

Con mi poderosa escoba he acabado con esa despreciable Loxosceles laeta. Sus patas dobladas, apuntando al cielo, quedaron. Sus seis ojos atónitos preguntando, ¿por qué?, mientras tocaba su propio concierto fúnebre con su cuerpo de violín.

Me quedan más esquinas.

FIN

1 de Abril de 2019 às 04:47 0 Denunciar Insira 1
Fim

Conheça o autor

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~