Discursos de un humano Seguir história

apolozax Jordan Aleman

¿Que sentimos? ¿Que es lo que gritamos desde el fondo de nuestro ser? Son palabras humanas, llenas de odio, amor, tristeza, dolor... Son palabras difíciles de expresar. Son discursos que en nuestra mente permanecen, son poemas, versos, canciones y letras sobre un blanco papel.


Auto Ajuda Todo o público. © Reservados

#amor #odio #sentimientos #emociones #discurso #lirica #poesía
0
3.6mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Discurso sobre la vida

Hay cosas que no conocemos, no entendemos, o simplemente no las vemos de la manera indicada, tanto así que pensamos en la felicidad como una necesidad insaciable, buscamos tantas maneras de encontrarla, nos llenamos los bolsillos con dinero, trabajamos día y noche, para cuando llegue el día de descanso solo pensemos en malgastarlo, buscando felicidad en drogas, alcohol, mujeres... Sin embargo al llegar la noche y llegamos a recapacitar, nos damos cuenta que: Simplemente estamos equivocados.

Vivimos por vivir, sin un propósito, sin un camino a seguir. Nos perdemos en océanos de pensamientos, nos ahogamos en lágrimas al saber que somos una completa basura, inútil y sin ningún valor. En la soledad y obscuridad de nuestra noche nos refugiamos, derramamos lágrimas, hablamos con nosotros mismos, nos sentimos solos... Y quizá a veces deseamos dejar de existir.

Nos dejamos llevar por la corriente de felicidad pasajera, dejamos que nuestros corazones se embriaguen con las mentiras que nosotros mismos relatamos. Hundidos en la miseria, deseando que alguien nos ayude, gritando tan fuerte que nuestra alma se desgarra, simples palabras que a veces nadie escucha: "Por favor, alguien que me ayude..."

Llegamos al punto de pensar: "La vida es inútil"

Vivimos para llenar un lugar sobre el plano de la tierra, vivimos para un día morir en el olvido, de que vale pensar en llenar nuestra casa de cosas innecesarias? De qué sirve un gran título universitario, si el día en que desaparezcamos solo será un trozo de papel inútil. Es lo que llegamos a pensar...

Sigue llorando, sigue suplicando por salvación. Al final nadie te escuchara.

Deseas vivir? Deseas romper el ciclo? Cambiar lo que hay dentro de tu corazón?

Aprende a divisar, mira al cielo. Las estrellas que por sí solas serian inútiles. Puedes verlas? Fueron puestas para iluminar el camino de un ser aún más inútil como lo son los humanos.

Mira a tu alrededor! Tienes un mundo completo el cual puedes conquistar, puedes gobernar con justicia sobre la obscura humanidad. Pero lo podrás lograr?

La vida es corta, y algunos no logran si quiera ver la luz de un primer amanecer.

La vida es injusta, por culpa de nuestra estúpida manera de pensar.

La vida es inútil si te quedas enterrado en el suelo deseando la muerte.

La vida no tiene valor, ya que tú mismo se lo has quitado.

La vida es triste, lo es. Personas mueren injustamente, se desangran deseando una oportunidad más para poder divisar un atardecer, el cual nunca llegara.

Somos egoístas, avariciosos, insaciables seres que buscan la manera de ser grandes y felices, aplastando al débil, tirando de ellos en una cuerda floja. Nos enorgullecemos por deshacernos de la escoria humana, nos deleitamos en su sangre; sin darnos cuenta que una familia esperaba a ese pecador desagradable.

Hablamos de justicia, cuando siquiera somos capaces de dejar de odiar.

Hablamos de amor, cuando en nuestro corazón no hay más que violencia.

Hablamos de paz, cuando nosotros mismos luchamos en nuestra mente para ver cuál es el motivo de nuestra existencia.

Hablamos de humanidad, cuando no comprendemos que realmente es.

Hablamos de vida, cuando realmente estamos muertos, caminando hacia el precipicio del castigo eterno.

....................................

18 de Março de 2019 às 02:34 0 Denunciar Insira 2
Leia o próximo capítulo Discurso sobre el vació

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 11 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!