LOS AMORES DE LA ALE Seguir história

daniela-godoy1551963309 Daniela Godoy

Ale es una profesional joven que vive entre Santiago y Talca. A raíz de una reciente ruptura amorosa, de una relación de algunos años, comienza a recordar a los hombres que han estado presente en su vida, esto la llevará por un largo y a veces agotador, pero divertido, camino de introspección.


Romance Romance adulto jovem Para maiores de 18 apenas.

#desamor #superación #romance
0
3.6mil VISUALIZAÇÕES
Em progresso - Novo capítulo A cada 30 dias
tempo de leitura
AA Compartilhar

La época de la crisis

Sentada en el andén, esperando el próximo tren que la llevará a trabajar, Alejandra repasa su dolor e inútil drama. Transcurren días de verano en la gran capital, esa época del año en donde la gente anda alegre, no obstante para ella nada es motivo de alegría. Algo le oprime el pecho, a ratos le cuesta respirar, siente ganas de llorar, gritar, maldecir, está llena de veneno pero debe mantener la calma, necesita terminar bien este trabajo, a pesar de todo, debe ser profesional, después el tiempo dirá. ¿Qué será de mi vida este año?, piensa, mientras trata de distraerse escuchando alguna canción de Río Roma en su teléfono, como si el romanticismo le viniese bien en estos días. Javier no te merece, nunca te ha merecido pero tú, porfiada, seguiste con él y mírate ahora, queriendo morir por dentro y sonriendo por fuera para que nadie lo note. A pesar de todo, no ha perdido las ganas de levantarse día a día a enfrentar las largas jornadas de trabajo, que finalizan a las 10 de la noche en la periferia de la ciudad, porque si algo caracteriza a la Ale es su sentido de responsabilidad. Ella ya debe estar con las piernas abiertas, piensa, y la odia y odia ambos, a ella por meterse en su relación, a él por permitirlo. Yo sabía, sabía, sabía que algo raro estaba pasando, lo intuía pero que chucha podía hacer y recuerda las señales: la polera de Priscila en el living, los whatsapp por la noche después de haber trabajado todo el día al lado de Javier, las visitas sin previo aviso cuando Ale se encontraba trabajando, los regalos de cumpleaños demasiado cariñosos para él…filo, encontrarás a alguien mejor, a estas alturas cualquiera puede ser mejor que él, razona. Enero, que mes más negro, ni el sol la calienta. A diario habla por whatsapp con Javier para recriminarle todo, está agotada emocionalmente, pero sigue dándole guerra por teléfono. No lo quiere entender, pero en el fondo sabe que no hay vuelta atrás porque lo conoce y él no cambiará de opinión, se terminó para siempre. Haber perdido independencia es lo más difícil, volver a la casa de su tía no le ha hecho ninguna gracia y a su tía menos, quién casi a diario le pregunta cuándo se irá porque ya no hay espacio para nadie más en el departamento, lleva varios días durmiendo en la pieza de su prima, rodeada de osos de peluches y muñecas, y tan caluroso que es ese lugar, hierve junto a su humor, extraño mi pieza (o nuestra pieza) y el departamento. Su tía carretea día por medio en el jardín, le ha costado dormir en las noches debido a la bulla y a la preocupación. Recuerda la noche de Año Nuevo 2016, habían llegado a la casa de la familia de Javier, como cada año nuevo, a cenar en familia con la sra. María, madre de Javier, su abuelo y hermana, esta vez no estaría presente la abuela, quien había fallecido en el invierno. Este panorama se venía repitiendo año tras año desde que estaban juntos, y no la entusiasmaba particularmente, conocía a la familia de su novio y no eran la diversión hecha personas precisamente, pero la señora María se desvivía cocinando y era amable. Cenaron en un ambiente de mucha tranquilidad porque se encontraba presente el abuelo, debido al duelo los ánimos no eran festivos precisamente. Después de cenar, se sentaron en el sillón a ver televisión, a esperar las 12 para darse el tradicional abrazo, pero Javier andaba raro, callado, no mostraba el entusiasmo de otros años, no brindaría con vino espumante a las 12 am, advertía. Tampoco tenía ánimos de tomarse fotos con la familia y con Alejandra, quién con su eterna paciencia trataba de comprenderlo, debe estar aburrido porque no fuimos a ninguna fiesta como él quería, pero esas fiestas no me entusiasman especialmente la noche de año nuevo, en que anda tanta gente ebria y rara. Antes que el reloj diera las 12, fue al baño, cuando se lavaba las manos sintió un golpe en la puerta: - Ale abre, que nos vamos, no voy a pasar las doce con esta gente fome - le dijo Javier. Alejandra muy sorprendida salió del baño sin comprender lo que sucedía, - ¿Qué pasa Javier?- le dijo, - mi mamá no quiere tomar champagne, yo me voy- y justo dieron las doce, era Año Nuevo en Chile… el abrazo de él no fue ni el más amoroso ni efusivo del mundo, no se sintió como otros años, luego se fue a ver los fuegos artificiales sólo a la esquina, ella, , terminó bebiendo su copa sola, sentada en el sillón, sin comprender la situación.

- ¿Dónde fue Javiercito, Ale? – de pronto le preguntó la señora María.

- No sé tía, salió enojado-

- Puuucha, es que no tengo ganas de tomar, echo de menos a mi mamita, primer año nuevo sin ella-.

- Está bien tía, es comprensible. Javier tiene que entender que el mundo no gira en torno a él, ustedes están de duelo, es lógico que no haya ánimos de fiesta. No entiendo cómo no puede ser feliz si está con su familia, mi mamá debe estar sola en Talca, pero yo ya pasé la navidad con ella, y Javier pasa las dos festividades con ustedes, no me importa, yo lo apoyo si eso es lo que quiere, además comió una rica cena, hasta con postre, todos estamos sanos y se viene un nuevo año, un nuevo empezar. Lo estoy llamando pero no contesta-.

Fue uno de los años nuevos más raros en la vida de Ale.

*************************************************************************

En el trabajo trata de distraerse, ayudar a jóvenes en el financiamiento de sus estudios le gusta y el ambiente laboral en el instituto es ameno. Gonzalo no para de mirarla, cada vez que se lo encuentra se queda pegado viéndola, a pesar que hace dos días atrás le comentó lo feliz que es junto a su mujer y a sus dos hijas. Ale se ha mostrado amable con él, pero no le ha dado señales de nada más, parece que él no ha entendido, porque últimamente le ha dado por ir a la oficina a conversar con ella, es insistente pero muy sutil, no es feo, pero el que tenga pareja e hijas y aún así ande con aires de galán, lo hace ver como un pastel a los ojos de Alejandra. –Que lata que estés tan sola un día como hoy Ale- le dice Gonzalo - ¿me ves preocupada? - le responde ella. Es 14 de Febrero, día de los enamorados, le llega un mensaje por whatsapp de Damián, “feliz día, en esta fecha tan especial”, que original, piensa ella sin darle mucha importancia. Desde que Damián intuyó que ella había quedado soltera es que ha vuelto a hablarle, después de varios meses sin dirigirle la palabra, desde que trabajaron juntos en esa obra de construcción. La ha invitado como tres veces a distintas partes, a andar en bicicleta principalmente, panorama que no es mucho de su gusto, y la verdad no tiene interés en salir con nadie por ahora, la herida está abierta y punza. Javier le habla en la noche, al parecer anda nostálgico por la fecha, pero nunca fue un día tan especial para ninguno de los dos, sino más bien comercial. El último 14 que pasaron juntos el año pasado, ella tenía que viajar a Rancagua a trabajar por el día, así que le dejó un regalo encima de la mesa con una tarjeta, al lado del pocillo para el yoghurt con cereales que él tomaba de desayuno por las mañanas, y que ella que se despertaba antes, siempre le dejaba listo. Esa tarde ya de vuelta, él también le tenía un regalo, que le entregó sin mayor entusiasmo, sino más bien se sintió como un compromiso, chuta que está enamorado, pensó ella sin darle gran importancia, ya conocía sus actitudes frías, actitudes que antes pasó por alto y ahora la estaban cansando.

Evelyn ha demostrado ser una excelente jefa y compañera de trabajo, en estos tres meses que Alejandra lleva en el instituto y más que compañera, se ha transformado en una amiga. Respecto a la situación por la que está pasando Ale, comentan:

-No es obligatorio que me ame Eve, simplemente se acabó el amor y ya- trata de autoconvencerse Alejandra.

- Sí, pero no podía decírtelo de ese modo, echarte del hogar que armaron los dos y más encima darte menos de 24 horas para que te fueras. Esto me huele a otra mujer, si estuviera solo ya habría vuelto a buscarte y quizás ni siquiera es por esa otra mujer en particular, sino por lo que ella representa: aventura, carrete, alegría, despreocupación, todo lo contrario a lo que tenía contigo después de varios años de relación. En cuanto a Gonzalo, cuando llegaste al instituto te dije que los chicos te iban a mirar más de la cuenta, y este parece que olió que quedaste soltera, pero ni un brillo, bibliotecario, pareja, dos hijas y tiene una cara de carreteao que ni se la puede.

- Tiene cara de cansado porque tiene una guagua, y fíjate que tan viejo no es, 34 años. Ese es el problema cuando se ponen a armar familia tan chicos, después se ven con hijos, una mujer con un poquito más de peso corporal, deudas… y ahí empiezan a mirar para el lado. Para vivir lo que no vivieron en su momento, pero conmigo está perdiendo el tiempo, es más, Eve, no me dejes sola con él, me mira como si yo fuera comida, cuando venga quédate al lado mío y dame ordenes, que para eso eres mi jefa, recuérdalo- Le pide Alejandra.

-Ahora respecto al de la bicicleta, Damián, no salgas con él, me huele a fome el tipo y oportunista, está buscando presas fáciles donde hincar el diente, aparte está comprobado científicamente que los primeros hombres que aparecen cuando termina una relación, son todos pasteles.

- Yo me pregunto por qué están tan solteros después de los 35 años, ¿qué pasa con ellos?, los hombres buenos tienen pareja o alguien que los aguante ja ja ja.

-Exactamente Ale. Yo también viví con un pololo, que también me pateó de un día para otro y me tuve que ir, a las dos semanas se andaba paseando con otra mina. Básico, muy básico-.

¿Estás decepcionada Alejandra? Sí, hasta la médula. Se hace preguntas y se responde también. Este sábado Javier irá al concierto de esa banda romántica con Priscila, su jefe y la polola de él, pero Priscila es sólo una amiga, le asegura, contándole sus planes como si hablara con uno de sus amigos. Si supieran todos que aún mantienen contacto por whatsapp, sería el hazme reír de varios, piensa ella. Si mi mamá supiera que aún lo visito en el que fue nuestro departamento y que me acuesto con él con la esperanza de revivir la llama que ya se apagó, me daría un sermón de aquellos y no precisamente como madre, sino como mujer que también ha sufrido por culpa de un hombre alguna vez. Por eso se calla, sólo trata de sobrevivir a diario con la espina clavada. Los fines de semana le están costando mucho trabajo emocional, debe ser porque en esos días pasaba más tiempo con él, y es verano, sus amigas no la han pescado mucho porque tienen sus propios planes y vida, prácticamente el duelo lo está viviendo sola. Su mamá en la más genuina preocupación, trata de presentarla con sus pacientes vía whatsapp o face, es inútil, Alejandra no quiere hablar con nadie. Sólo le preocupa encontrar un trabajo, porque el que tiene está por caducar, y un lugar donde vivir en Santiago, no quiere volver a Talca con su madre, aunque esa es una posibilidad bien realista.

Camilo le ha hablado hace un par de días, fue su compañero de universidad en Talca, cuando Alejandra estudiaba arquitectura, lo raro es que nunca fueron amigos, solo estaban en la misma sala de clases, da igual, ya ha pasado más de un mes desde la ruptura con Javier, y aunque el dolor está más vivo que nunca, ella acepta verse con él, ya que anda de paso por Santiago, visitando a un cliente. Se juntan a conversar en Estación Central, un par de horas, después ella debe irse al trabajo. Tal como era de esperar, Camilo habla todo el rato de su ex y Alejandra también, aunque pasan un rato muy agradable y él es un hombre bastante interesante. Al menos ahora accedo a ver a otras personas, hace dos años que no salía a una cita con otro hombre. Camilo podría haber hecho que Alejandra olvidara a Javier, un clavo sacando a otro clavo a veces es una opción, aunque no de las mejores, pero esa posibilidad se derrumba, porque a las dos semanas él vuelve con su ex polola y ella continúa en su duelo.

A pesar de lo feo que fue el verano, no ha perdido las esperanzas de volver con Javier, porque no han cortado la comunicación y siguen viéndose cada dos semanas, puntualmente en el departamento. Ella ya se trasladó a vivir a Talca, pero aun así, cada vez que viaja a Santiago lo ve. Trata de no pensar en Priscila y en la relación que poco a poco va formando con su ex, aunque siente que ya está siendo la tercera y que cada vez sobra más. Hace un mes, Javier le dijo secamente que no la ama, pero ella insiste e insiste, terca, porfiada. El apego emocional es más bien apego sexual parece.

Y ya van cuatro meses desde la ruptura con Javier, ojalá fueran cuatro meses desde que no se ven, pero hace un poco más de un mes se vieron y durmieron juntos. Fue un fin de semana muy contradictorio, se juntaron un viernes por la tarde a tomar once en el Paseo Bulnes, luego compraron algo para picar y beber, a media noche sus cuerpos unidos pero el interés de él ya puesto en otra mujer. Una doble vida, dos mujeres a su siga. El sábado por la noche, Ale supo que sobraba en el que fue su hogar durante un año, ya se veían vestigios de la presencia de Priscila. Revisando cajones en la que fue su antigua casa, encontró unas fotos de ambos en el matrimonio al cual Alejandra era la invitada oficial, pero debido a la ruptura, Javier decidió ir con Priscila, que se ve vieja ella, pensó Ale, yo me habría visto mejor. Junto a las fotos, una tarjeta tipo Art Attack barata con fecha del 14 de Febrero, que tenía una frase a lo Paulo Coehlo: “Dos personas que se hacen reir tienen derecho a todo”….frase que Alejandra odió y que odiaría por mucho tiempo. Javier, después de los reproches de Alejandra, explicó que no salía con ninguna, por no decir que se comía a las dos, el muy goloso. Fue de los fines de semana más horribles en la vida de Ale, pero comprendió que no quería volver a verlo, no continuaría alimentando su ego. Ya decían por ahí que los calladitos son los peores, la vida sin ti será más tranquila, ya no me haces falta, pero no sé si quiero dejar de hablarte.

Rocío la aconseja.

-Sal de ahí Ale, él anda con otra y ya te dejó más que claro que no te quiere- pero él acepta que mantengan contacto por whatsapp y se sigan viendo, lo cual confunde aún más a Alejandra.

-Está tirando cuatro años de relación por la borda-

-Pero él ya eligió y no eres tú-

-Voy a jotearme a su mejor amigo, Andrés-

-¿Estás segura?-

-Sí. Es guapo, soltero, inteligente, no pierdo nada, ahora lo puedo mirar con otros ojos-

- Pero es el amigo, ¿no podría ser otra persona?

- Es que me gusta, Javier tiene que entender que ni Andrés, ni yo, ni nadie es de su propiedad, aunque por él que fuéramos “amigos” eternamente, y así no funciona la vida-

-Pero tienen un pacto, acuérdate. Ninguno se puede involucrar con la ex polola de nadie dentro del grupo, las ex quedan como mujeres asexuadas.

-No me importa, el amigo jura que mata a todas, voy a ver qué me dice.

Dicho y hecho, Ale le pidió el teléfono del amigo a Javier, y éste sabiendo muy bien para qué era se lo envió sin ningún problema, pensando que quizás ella no se atrevería a hacer algo así. Andrés accedió a conversar aunque todo le parecía muy extraño, aseguró que existía el pacto de amistad, pero que él no tenía una aureola arriba de la cabeza, no obstante, seguía siendo un egocéntrico de primera y hablar con él fue más aburrido de lo que Ale imaginó, aunque cumplió su objetivo, Javier la eliminó de whatsapp y no volvió a dirigirle la palabra, Andrés le había contado las extrañas intenciones de Alejandra- ¿qué esperaba ella viniendo de un amigo de Javier?, ¿por qué los hombres serán tan dramáticos?, como gran despedida, Javier le envió un correo exudando mala onda a borbotones, mandándola casi a internarse por loca, había dañado su ego de hombre, aunque Ale no entendió mucho esa actitud, porque se supone que Javier estaba iniciando algo con Priscila, argumentando que lo suyo había muerto hace mucho tiempo, tres meses aproximadamente. Después fue armando las piezas del rompecabezas, quizás para él la relación estaba muerta desde mucho antes, aunque fingiera amor eterno, hablara de los hijos que tendrían y cuáles serían sus nombres, un mes antes de terminar. Por fin comprendía que era mejor soltar, ya había intentado de todos modos pegar los pedazos de la taza rota, que ya no servía. Al soltar se sintió aliviada, como que le habían quitado un peso de encima, el peso de fingir amistad con el hombre que le rompió el corazón.

Trabaja en su nuevo puesto y está conociendo a nuevas personas en Talca, pero nada la alegra, está sumergida de lleno en el dolor, que disfraza de fortaleza día a día. Las señales estaban ahí, Alejandra sabía que Priscila andaba a la siga de Javier, desde hace un año prácticamente, pero nunca le dio gran importancia, es que los celos nunca habían sido parte de su forma de querer, confiaba ciegamente en él y en el amor de ambos que tan debilitado estaba y que siempre pendió de un hilo. Día a día recuerda todas las equivocaciones que él cometió en la relación, es una forma de razonar que lo de ellos, tenía de fecha de caducidad hace rato, sólo que siempre había bonus track. Exactamente hace dos años, Javier en un arrebato de furia, y debido a la inseguridad de ella en cuanto a seguir con la relación, le había bloqueado las redes sociales, ella nunca le dijo las claves, pero él se las aprendió cuando la miraba teclearlas en su pc, probablemente la intención de él era ver si había alguien más, encontrar alguna conversación comprometedora, pero más que rastros de algo, se llevó la furia de ella, quien no le dirigió la palabra en tres meses.

- Estuve un mes llorando Ale, día a día, no sabía nada de ti, pensaba que nunca más te vería, yo te amaba con el alma- Le había dicho Javier en una de las últimas conversaciones-

- Veo que nunca lo superaste-

-No y no entiendo por qué volviste a buscarme-

-Yo no podía tolerar faltas de respeto, también te amaba pero fue grave lo que hiciste, después que pasó el tiempo y cuando te hice pagar de algún modo, te busqué porque te echaba de menos-

Alejandra repasa lo ocurrido, y que irónico es todo, si hubiese tenido una bola de cristal en ese momento para saber que finalmente todo acabaría mal, que Javier la dañaría siempre, jamás hubiese vuelto a buscarlo. Si hubiese entendido que él tenía o tiene un concepto muy errado del amor, porque amar jamás será dañar ni pasar a llevar la privacidad del otro, pero la vida tenía que continuar con la lección que quería enseñarle, tendría que darse un par de porrazos más, porque el que la hace una vez, siempre la vuelve a hacer. Obviamente lo que vino después no fue muy bonito, se rehusaba a consultar con un psicólogo que le enseñara a sobrellevar la pena, aunque tenía que trabajar y la angustia le impedía concentrarse.

Después de pensarlo muchas veces, finalmente decidió pedir una hora. En la consulta el psicólogo la miraba como analizando hasta el punto negro más diminuto de su nariz.

-¿Sabes por qué estás acá?-

- Sí, aunque lo pensé harto antes de venir, yo trabajo con psicólogos y sé en qué situación me encuentro, estoy en un duelo porque el que era mi pololo me pateó, y ahora estoy en la etapa de depresión-. Seguido de esto, no paró de llorar los 45 minutos que duró la sesión. -¿Hasta cuándo será esto?- preguntaba entre lágrimas, -nunca me había pasado algo así, entonces no sé qué se hace o cómo se supera-.

-Esto dura de seis meses a un año-

-No sabe cómo cuento los días y los meses, pero el tiempo está pasando muy lento, no quiero quedarme pegada, tengo cosas que hacer, trabajar, tengo una hija y voy a hacer un Magíster-

-¿Es bonita la mujer por la que te dejó tu ex?-

-Sí- lo miró extrañada. - ¿Cómo supo que hay otra persona?-

-Por tu edad, que me imagino no sobrepasa los 30 años y puede que tengas 25 y él tiene la misma edad que tú, ¿verdad?. Él no ha madurado y está el tema de la masculinidad también, mientras más mujeres tenga en el cuerpo, más y mejor realizado se va a sentir, pero no te preocupes que lo que te hizo a ti, a ella también se lo hará y a la que venga, así hasta que quiera armar su propia familia y madure o puede que la arme sin madurar-.

-Pocas veces en la vida me he sentido tan mal, tan abandonada, decepcionada y más encima tuve que volver a Talca a vivir con mi mamá, siento que retrocedí todo lo que avancé en Santiago, me fui para crecer y aquí estoy de vuelta. Lo raro es que el pololo que tuve antes de Javier, también me pateó por otra mujer y llevábamos la misma cantidad de años que en esta última relación, entonces el problema lo tengo yo -

- No Ale, el problema no lo tienes tú. Ahora duele más sí, porque te proyectaste con Javier, vivías con él, hablaban del futuro, fue un terrorista emocional en tu vida. Es normal lo que te pasa y es esperable, tuviste muchos cambios de una vez. Todos los días, o día por medio, veo estos casos, estamos invadidos de terroristas emocionales Ale, pero también estamos invadidos de gente fuerte como tú, llenas de proyectos, de cara plantada frente a la vida, saldrás de esta y saldrás siendo otra persona, más madura y más fortalecida. No te vendrán con cuentos de nuevo, pero tienes que hacerme caso, si tengo que retarte lo haré-.

-Es cierto, no he parado de tener actividades y no voy a parar, porque no quiero pensar en él. Si estuviera en Santiago sería más fácil todo, allá la vida es rápida, no hay tiempo para echar de menos-.

-Pero anestesiarse no es lo mejor, tienes que botar, soltar todo lo que sientes, y volver a creer, porque tú vas a volver a confiar y esta vez no te van fallar y si lo hacen, ya tendrás las herramientas para enfrentarlo.

- Creo que empecé a volverme loca incluso-

-¿Por qué?-

-Porque me jotié al amigo de Javier en venganza y yo no soy así-

- Ja, ja, ja - la miró entre divertido y sorprendido.

-No se ría, si es verdad-

-¿Y lo viste?-

-No, todo fue por whatsapp-

-Ah, entonces no vale-

-Quiero verte una vez a la semana Ale, este será un trabajo arduo, como cualquiera de los que te haya tocado enfrentar en tu carrera, porque implica trabajar con las emociones, pero no de forma objetiva, porque ahora se trata de tus emociones, alguien que tú amabas se fue de tu vida para siempre, no es un tema menor pero lo vas a superar. Te voy a dejar una tarea que comentaremos la próxima vez que nos veamos. ¿Viste la película “Mi novia Polly”?-

-Sí, es buena-

-Necesito que la veas de nuevo, quiero saber si en tu forma de ser te pareces más al protagonista o a la chica, Polly, presiento que eres más parecida al protagonista-.

Me está cayendo bien el psicólogo, pensó Alejandra, mientras iba de camino de la consulta a su casa, aún se sentía avergonzada, pero sabía que saldría de esta como fuese. Esta situación no se la ganaría.

Cuando le contó todo a Ignacia, una amiga en común entre ella y su madre, ella le aconsejó:

- Ser feliz es tu mejor venganza Ale, pero igual ve “No estoy loca” de la Paz Bascuñán, cualquiera que no es bien amada puede caer en la locura o en la apariencia de locura y pronto te darás cuenta que la loca no eras tú-.

- La veré-

Tiempo después se juntó con Lisbeth, una amiga en común con Javier, la única que le había quedado de toda la gente que conoció el tiempo que estuvo junto a él.

- ¿Supiste de él? Ale-

- Nada - mentira, ya lo había mirado por última vez por Facebook, su perfil lo tenía en modo público.

-Está pololeando con ella, lo grita por Face ya, parece que salieron de viaje fuera de Chile, de vacaciones -.

Alejandra sintió un ardor en la boca del estómago, pero con lo que le quedaba de dignidad respondió:

-Me preguntó por qué no se los comió un tiburón- en tono de broma y ya más seria después - Es que no puede estar solo parece, saltó de una relación a otra. Yo llevo casi seis meses soltera y la verdad, me estoy acostumbrando y estoy bien así, nadie me tinca ni para salir. Que genial que viajen, con Javier nunca nos subimos juntos a un avión y fueron cuatro años de relación-.

-La vez anterior que lo pateaste, hace dos años atrás, nos presentó a una tipa al Jose y a mí, nos juntamos los cuatro, andaba desesperado porque no querías volver, imagínate que a ella la conoció por Tinder-.

-No tenía idea, supe de la existencia de esa mina, pero no que fuera tan importante como para presentársela a los amigos, con esto que me dices, confirmo mi hipótesis: No puede estar solo. En fin, que sea feliz, que tengan cuatrillizos con Priscila y que queden gorda ella y él más pelado todavía jajajaj, yo ya no tengo nada que ver ahí-.

Por un segundo volvió a acordarse de Ramiro, al que dejó ir por volver a la misma tontera con Javier. Pensar que siempre veníamos en invierno a este café, Ramiro, ¿qué será de ti?.

Lisbeth interrumpe sus pensamientos. –Con Jose felices de seguir siendo tus amigos-

-Gracias Lisbeth, pero no volvamos a mencionar a Javier-

Ramiro y Javier pololeando cada uno por su lado y tú soltera Alejandra, tu compañera de trabajo de ese entonces tenía razón al parecer, ninguno era para ti. No supiste y no supieron amarte.

7 de Março de 2019 às 14:02 0 Denunciar Insira 0
Leia o próximo capítulo Ramiro

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 1 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!