0
3553 VISUALIZAÇÕES
Em progresso
tempo de leitura
AA Compartilhar

MUERTES

El pueblo estaba callado, tanto, que podía oír el murmullo de los árboles o el pasar del viento. Apenas escuchaba mis pisadas en el pavimento mientras las personas a mi alrededor caminaban cabizbajos por las veredas con muchísima prisa mientras miraban de reojo a los demás con un aura de preocupación y angustia.

¿Era por Él?

ÉL...

¿Quién era? 

Podría decir con seguridad que todos aquí se hacían la misma pregunta. 

Les contaré.

Hace dos meses una chica llamada Janet Willson salió con sus amigos a un bar famoso de la zona llamado Happy Rabbit. El lugar vaya que tenía una reputación muy conocida y por experiencia diría que no era el lugar indicado para un adolescente de 17 años y mucho menos para una chica como Janet. La conocía desde hace mucho. Ella era menor a mi por dos años. Una chica lista y amable que tenía muchos amigos y conocidos. Siempre la invitaban a fiestas y reuniones y ella siempre asistía a todas y cada una. Nadie pensaría que esa noche nunca más la volveríamos a ver. 

Esa vez, Janet estaba con Lucille y Donna, sus mejores amigas de siempre. Recuerdo haberlas visto salir del instituto y correr hacia el auto de Xavi Smith, que esperaba recargado en la puerta del coche con la mirada como apuntador hacia la cancha en la cual practicaban las porristas de equipo. Vió a las tres chicas y enseguida se montaron en el coche y arrancaron con prisa. 

Según dicen, Janet y sus amigos fueron al bar y se quedaron ahí hasta que "No pudieron más con las vueltas" en palabras de Donna. Dijo que salieron del bar y cuando estaban a punto de dirigirse al auto, Janet les dijo que había olvidado su celular en la barra y que pronto regresaría. Donna en su testimonió declaró haberla esperado como cuarenta minutos con sus amigos dentro del coche y al no verla regresar todos salieron a buscarla dentro del bar. El bar tender les dijo a los tres que Janet cruzó la puerta casi a los cinco minutos después de haberse ido con ellos y luego salió nuevamente. Esos eran casi 30 minutos. Esto dejó preocupados a todos, y no tardaron en salir a buscar a Janet por los alrededores casi por dos horas.

Nada.

Donna llamaba y llamaba al teléfono de Janet y nadie respondía. Los tres se separaron y con las linterneras de sus celulares se adentraron al bosque de alado del lugar. Según Donna, recorría todos y cada uno de los lugares que veía y casi sin esperanza llamó al celular de Janet otra vez. Se sorprendió al escuchar el timbre del celular de su amiga no muy lejos de ahí. Rápidamente recorrió el camino que le faltaba hasta que el sonido del aparato estaba casi a su lado. Buscó en cada rincón y por fin encontró el celular de Janet, pero el miedo comenzaba a crecer al ver lo maltratado que estaba este, con la pantalla rota y la tierra cubriéndolo. Camino unos pasos más hasta que encontró la bufanda de Janet atascada en la rama de un árbol, la recogió, y con el miedo a mil camino solo un poco más...

Donna fue quién encontró el cuerpo de Janet esa noche.

La policía no tardó en llegar con los forenses y comenzar a examinar el cuerpo. En las noticias dijeron que los expertos no encontraron nada de cortes ni marcas en su cuerpo, descartaron el asesinato casi de inmediato. Luego de llevarse el cuerpo de Janet y realizarle la autopsia descartaron también una enfermedad o paro cardíaco.

Su muerte era un misterio. Es como si su corazón solo hubiese parado. 

Ese día el pueblo estaba aterrado. La personas casi no salían de noche y los jóvenes que frecuentaban clubs nocturnos salían de estudiar y volvían apresurados a casa.

Como si no hubiese suficiente temor, una semana después encontraron a Molly  Cooper, una porrista del equipo, muerta en la cancha sin una sola pista de como esto le pudo suceder. Como a Janet, no encontraron nada.

Así pasaron los días y los muertos solo aparecían. Luego fueron: Aaron Davis, y David Rogers. Aaron murió dos días antes que David. Ambos con la misma "causa" de muerte.

Todos esos casos eran casi iguales. Todos ellos eran estudiantes del instituto Garden Rose, no pasaban los 17 años de edad, eran todos muy conocidos y todos murieron igual. Sin pistas ni rastros de lo que les pudo ocurrir.

Aunque a diferencia de los otros casos, dos días después de la muerte de David, una chica llamada Karen, declaró haber visto a David con un hombre extraño, dijo que el desconocido llevaba una vestimenta negra de pies a cabeza y estaba encapuchado. Karen no alcanzó a ver su rostro, pero afirma que vió cierto objeto resplandeciente ser sacado del bolsillo del hombre y segundos mas tarde de que este diese vuelta y desapareciese de su vista, David dejo de moverse y se quedó inmóvil en su lugar por mucho tiempo, así que Karen corrió a verlo y cuando por fin llegó encontró a su amigo tendido en el suelo sin vida. 

Los policías no estaban seguros de la declaración de Karen hasta que pasado varios días un hombre que había estado en el Happy Rabbit la misma noche que murió Janet afirmó ver a la chica con un muchacho de las mismas características que describió Karen. Ropa negra y encapuchado. El hombre afirma haber estado totalmente lúcido cuando vio a Janet caminar hacia el bosque acompañada de un hombre extraño, también dijo que en ese momento creyó que era su novio o su amigo y por esa razón subió a su auto para dirigirse a casa. Solamente cuando se enteró de lo que decían las noticias y reconoció a Janet en las fotos que se mostraban en la pantalla, corrió a declarar a la policía.

Las muertes descartaban asesinatos, pero el tipo era un sospechoso en ambas ocaciones. Así que la gente comenzó a preocuparse de la identidad de este hombre  y su papel en las muertes de Janet y David.

Era como una mancha de muerte y tristeza. 

Todos estaban desesperados por obtener respuestas, y esté tipo podría saberlas.

¿Pero como encontrarlo si nadie le había visto el rostro? 

¿Quién era ÉL?

Podría decir con seguridad una vez más que todos aquí se hacían la misma pregunta.

12 de Fevereiro de 2019 às 07:07 0 Denunciar Insira 1
Leia o próximo capítulo TIC TOC

Comentar algo

Publique!
Nenhum comentário ainda. Seja o primeiro a dizer alguma coisa!
~

Você está gostando da leitura?

Ei! Ainda faltam 3 capítulos restantes nesta história.
Para continuar lendo, por favor, faça login ou cadastre-se. É grátis!