El ser de la galera roja Seguir história

voiceofkoto Pedro Levy

El ser de la galera roja ha entrado a nuestra tierra, buscando al "roedor que hace girar el mundo", pero nadie sabe sus verdaderas intenciones.


Conto Impróprio para crianças menores de 13 anos.

#dark #332 #341 #apocalipsis #terror #295 #343 #347 #336
Conto
0
3.6mil VISUALIZAÇÕES
Completa
tempo de leitura
AA Compartilhar

Aquel que se acerca...

El ser de la galera roja había entrado a nuestra tierra. Fue visto por primera vez cuando unos marinos lo encontraron bailando sobre el océano, cuidando no mojar el fino atuendo negro que había elegido para la ocasión. Tras percatarse de que su presencia había sido notada, se giró hacia ellos, retiró uno de los apretados guantes que llevaba puesto y saludo con sus largos y avejentados dedos.

-¡Estoy buscando al roedor que hace girar al mundo!- Gritó.

Los espectadores estaban pálidos. Ellos nunca olvidarían la indescriptible voz que ese personaje tenia.

Perseverante e incansable, viajó por tiempos y civilizaciones. Se cuenta que la gente formaba grandes círculos donde el ser danzaba exquisitamente. Lo que el bailarín más talentoso podría fantasear, en los sueños más atrevidos, no se comparaba, ni por asomo, a la gracia de sus pasos. Siempre, al finalizar el acto, retiraba su galera y le sonreía, de oreja a oreja, a la audiencia. Cuando esos puntiagudos dientes grises salían a la luz, toda ovación se detenía.

Terminaba con una interrogante -¿Alguno sería tan amable de decirme dónde puedo encontrar al roedor que hace girar al mundo? Tengo asuntos que tratar con él.

Un pesado silencio colectivo se hacía presente, interrumpido ocasionalmente por alguna risita nerviosa. Nunca recibía una respuesta.

A pesar de que el tiempo era una simple escalera que podía bajar y subir a gusto, comenzó a sentir el apabullante pasó de las décadas, sabiendo que su objetivo estaba lejos de ser alcanzado. Algunos siglos después de su llegada, abandonó la búsqueda y se recluyó a la soledad, sumergido en la frustración. Las lenguas de confianza afirman que tardó un largo tiempo en recuperar la esperanza y retomar la misión.

Decidió ir más allá de las tierras conocidas, adentrándose en los huecos del mundo que ningún hombre había pisado. Esos lugares cuya mera existencia era impronunciable.

Caminó superficies donde el cielo era un simple espejo debajo suyo. Recorrió paraísos donde las rocas y las montañas flotaban en el aire, como si fueran aves. Respiró aromas imposibles, en espacios frondosos donde presencias ocultas lo observaban en silencio.

Finalmente, tras cruzar el fin del mundo, en un hoyo olvidado por la tierra, encontró una pequeña puerta que daba al interior de una caverna.  Un hedor insoportable salió disparado, junto con un ejército de susurros roncos que lo invitaron a entrar. Un chillido de rata se hizo audible y el ente sonrió. Se adentró en las profundidades de la negrura y el chillido dejó de sonar.

Un día, hubo un malestar que fue infectándose de persona en persona. Miles de pueblos, alrededor de los tiempos, se reunieron en puntos concentrados para oír una marcha fúnebre que venía de ninguna parte. Los instrumentos eran insoportables, parecían desafinados. La poca musicalidad que esa tonada tenía desapareció por completo, para dar lugar a un caos sonoro. El bullicio se propagó como una plaga.

El cielo se tragó a los árboles. Madres vieron como sus hijos eran secuestrados por el océano. Los hombres devoraron vivos a sus hermanos mientras lloraban y reían simultáneamente. Las nubes se abrieron a la mitad. Todas las voces se volvieron una, y cantaron la balada que iniciaría el fin de los tiempos. Los animales se acostaron para morir llorando, mientras el cielo se caía a pedazos y una voz descomunal gritaba desde las fronteras del conocimiento. Los cuerpos de la gente se contrajeron en un espacio diminuto, antes de que una explosión repartiera los cadáveres alrededor de la tierra, acabando con todo. Por más que las vidas les habían sido arrancadas, los gritos perduraron.

El ser de la galera roja paseó por todo el apocalipsis, con la sonrisa en alto. Su ambición era insaciable, lo quería todo y no descansaría hasta conseguirlo, como si fuera un consentido niño caprichoso

Desde lo más profundo del corazón, supo que tenía que hacerle honor a su tradición, por lo que levantó las carcasas sin vida y las reanimo para que bailaran su lado. Alzó las manos al cielo y aquella marcha fúnebre volvió a sonar. Esta vez era más podrida, pero fue suficiente para que los pies zapatearan felices. Nunca se detuvo a ver que sus compañeros de danza parecían borrachos moribundos cubiertos de sangre, con las pupilas idas. El espectáculo finalizó y le hizo una reverencia a la nada misma, antes de regresar a los fallecidos al descanso eterno.

El ser de la galera roja se llevó las manos a los ojos y comenzó a llorar, pensando en todas las eternidades de soledad que tenía por delante, hasta encontrar otra realidad para continuar el espectáculo

Al fin y al cabo, el espectáculo nunca debe terminar. Nunca.

6 de Fevereiro de 2019 às 20:50 2 Denunciar Insira 1
Fim

Conheça o autor

Pedro Levy Busco la belleza dentro de lo oscuro.

Comentar algo

Publique!
Hitler meme Hitler meme
historia mas mala no leí en mi vida tengo 30 años y soy millonario
8 de Fevereiro de 2019 às 12:46

  • Hitler meme Hitler meme
    esto comentario es una broma y debe ser ignorado, por favor disfruten de la lectura 8 de Fevereiro de 2019 às 12:50
~